Si le preguntan a Dimairy Benavides Orta qué aplicación de mensajería usa hoy para comunicarse, no responderá Messenger ni WhatsApp. Tampoco Telegram o Twitter. Dirá, desde hace 3 meses, Sijú.

Con la crisis desatada a raíz la COVID-19, a Dimairy se le hizo imposible viajar de La Habana a Villa Clara, donde vive su mamá y el resto de la familia. Como su teléfono no es compatible con las redes 3G y 4G de Etecsa, su novio, Yadir Oliva García, le consiguió la versión para Cuba de Sijú, una aplicación de mensajería por correo electrónico que usan tanto él como los familiares de ella en el centro del país. Y por ahí van y vienen los mensajes de voz y las fotos.

“Es bastante económico”, valora Dimairy. “Yadir y yo nos enviamos muchos mensajes en el día y siempre me sobra de los 50 megas mensuales de la Bolsa Correo”. Con Bolsa Correo, se refiere al paquete de datos exclusivo para usar el correo Nauta.

También te recomendamos

¿QUÉ BOTS CUBANOS USAR EN TELEGRAM?

CUBA WEATHER APP: BUEN TIEMPO PARA LAS APLICACIONES CUBANAS

6 MOVILIZACIONES CIUDADANAS IMPULSADAS POR LOS DATOS MÓVILES

Yadir y Dimairy son dos de los usuarios que aún usan aplicaciones extranjeras basadas en el correo electrónico para comunicarse. A partir de la llegada de Internet por datos móviles en diciembre de 2018, muchos cubanos decidieron mudarse de CubaMessenger y Sijú, dos de las aplicaciones de mensajería más populares, hacia otras plataformas como Messenger y WhatsApp, a pesar de los altos precios de los paquetes de datos para conectarse a Internet. Otros optaron por toDus, una suerte de WhatsApp cubano que desde hace unos meses funciona con la Bolsa Correo, pero sin comunicación con personas fuera de Cuba.

Con ToDus y para el bien de ETECSA

La principal razón por la que todavía quedan algunos usuarios en CubaMessenger y Sijú es la popularidad alcanzada cuando no existía Internet por datos móviles en Cuba. La otra es el precio.

Ambas aplicaciones funcionan con la Bolsa Correo, que cuesta apenas 1 CUC al mes y permite chatear en tiempo real mediante estas plataformas como si se tratara de otro servicio de mensajería. Para chatear por Messenger, WhatsApp o Telegram durante 30 días es necesario adquirir, como mínimo, un paquete de datos de 4 CUC en zonas de telefonía de cuarta generación (4G) o 5 CUC en zonas de telefonía de tercera generación (3G). El salario medio oficial publicado hasta este momento equivale a 6 o 7 de estos paquetes de datos en dependencia del área.

“La versión para Cuba de Sijú ha mantenido números significativos de descargas”, declaró a elTOQUE Indatech, el equipo desarrollador de la aplicación. Sin embargo, reconocieron que la plataforma ha tenido una considerable disminución de usuarios. “La más golpeada ha sido la versión del exterior”, agregaron.

En cuanto a CubaMessenger, Yuniesky Alemán, cofundador de esta aplicación, dijo que no percibe una disminución significativa en la cantidad de usuarios. “Se mantienen, solo que envían menos mensajes y aprovechan las notificaciones por SMS del servicio para escribir a la gente en Cuba algún texto urgente. Los servicios de llamadas y recargas ahora son más usados que antes”, explicó.

Para establecer la comunicación a través de Sijú, los usuarios en Cuba usan una aplicación gratuita, sin límites; mientras que aquellos fuera del país pagan otra a Indatech con paquetes de 450 mensajes para enviar diariamente, entre otras funciones como llamadas por audio y video. La primera se ha descargado más de 100 mil veces desde que fuera publicada en la tienda de aplicaciones de Google, en la que todavía hoy puede ser obtenida; la segunda se ha “bajado” del mismo sitio en más de 50 mil ocasiones.

En cuanto a CubaMessenger, tanto los usuarios dentro como fuera de Cuba usan la misma aplicación, pero solo es gratis dentro del archipiélago. Fuera, es necesario comprar minutos de llamadas y mensajes, como si se tratara de un operador telefónico, aunque su sitio web indica que con conexión a Internet el envío de mensajes es sin costo. Desde que está disponible en Google, se ha descargado más de medio millón de veces.

Sin embargo, es posible que muchas personas que obtuvieron estas aplicaciones aún aparezcan como usuarios, aunque las hayan desintalado de sus dispositivos.

“Yo dejé de usar CubaMessenger en enero o febrero de 2019, y no eliminé mi cuenta, simplemente desinstalé la aplicación y desde ese momento no la utilicé más”, recuerda Amaurys Cid Fernández, de La Habana.

No existen estadísticas públicas que describan cuántos usuarios cubanos se han mudado a los servicios de mensajería instantánea más conocidos. Pero desde el inicio de los datos móviles, la presencia de Facebook en Cuba se ha acentuado. Según el sitio Statcounter –cuyo acceso está bloqueado desde Cuba–, la aplicación de Mark Zuckerberg ocupa desde diciembre de 2018 más del 60 % del mercado de redes sociales mediante teléfonos, al llegar a casi el 100 % entre mayo y septiembre de 2019. En enero de 2020, We Are Social declaró, citando a la empresa SimilarWeb, que Facebook Messenger es la aplicación de mensajería más usada por los cubanos y los estadounidenses, cuando en toda Latinoamérica lo es WhatsApp.

De los más de 6 millones de líneas móviles, 3,9 millones pueden acceder a Internet por datos móviles, según cifras oficiales de Etecsa. Para este año se espera que lleguen a 4,2 millones, aunque no se dice cuántas personas adquieren un paquete de internet cada mes. De ser así quedarían, potencialmente, cerca de dos millones de líneas con la única posibilidad de usar el correo —y, con él, Sijú y CubaMessenger— para establecer comunicación con el exterior del país sin usar SMS o llamadas telefónicas.

Para el que no tenga 3G en el teléfono, que no pueda conectarse, Sijú sigue siendo una ventaja, opina Dimairy.

 

Puedes leer otros en la aplicación móvil de elTOQUE. Cada día compartimos nuevas publicaciones a las cuales puedes acceder mediante una descarga por correo Nauta o Internet. Búscala en Google Play o en CubApk.