Cachita: historia y devoción de una isla

Foto: elTOQUE.

Cachita: historia y devoción de una isla

8 / septiembre / 2023

La devoción popular a la Virgen de la Caridad del Cobre constituye uno de los hitos fundacionales de la nacionalidad cubana. El hallazgo documentado de la imagen durante las primeras décadas del siglo XVII insular se enmarca en el ciclo de construcción del universo sociorreligioso criollo. El fenómeno se manifestó en la adopción de la devoción a un grupo de imágenes marianas encontradas (Luján, Caacupé, Aparecida, entre otras) y en el impulso de las élites locales a los procesos de canonización de religiosos americanos (Santa Rosa de Lima y Toribio de Mogrovejo). 

Si bien existe un grupo de relatos asociados con la devoción popular, las evidencias fácticas apuntan a que el capitán toledano Francisco Sánchez de Moya fue quien introdujo la imagen en las minas de Santiago del Prado (actual Cobre) o que la talla llegó a su ubicación luego de ser rescatada de un naufragio en las costas orientales —fenómeno recurrente en la época producto de los huracanes y la piratería—. El caso cubano presenta rasgos similares a las otras imágenes criollas regionales: devoción popular, sincretismo religioso y asociación con el mestizaje cultural. 

La devoción a la Virgen de la Caridad del Cobre se fue extendiendo del oriente al occidente de la isla de manera constante entre los siglos XVII, XVIII y XIX. En 1717, en Sancti Spíritus, el sacerdote criollo Silvestre Alonso inició la edificación de una ermita dedicada a la advocación. Sería el segundo templo dedicado a la Virgen en el archipiélago cubano. Otro dato que evidencia la extensión de la devoción a lo largo del siglo XVIII se basa en el aumento del uso del nombre Caridad entre los bautizados en las parroquias de Santa María de Puerto Príncipe (actual Camagüey).

Sin dudas, fue durante las guerras de independencia contra el colonialismo español entre 1868 y 1898 cuando más se extendió la devoción mariana, que experimentó una intensificación durante la Invasión a Occidente y la guerra total a partir de 1986. La piedad popular asociada a Nuestra Señora de la Caridad del Cobre adquirió, durante ese período, una connotación política disidente con respecto al estatus colonial, pues la advocación era contrapuesta a las imágenes peninsulares (Virgen de Covadonga y Virgen del Pilar) que usaba el ejército español y las instituciones coloniales.

Así, antes de incorporarse a la contienda bélica, numerosos mambises acudían a encomendarse a la imagen existente en la Iglesia de Santo Tomás en Santiago de Cuba. Se popularizó entre los insurrectos, además, el uso de una cinta con la medida de la Virgen como resguardo protector en los combates; también, medallas, estampas y rosarios.

Foto: elTOQUE.

Con el establecimiento del régimen republicano en mayo de 1902, la Iglesia católica enfrentó un proceso de debilitamiento de sus conexiones sociales y políticas debido a su alianza con el poder colonial. Sin embargo, la devoción a la Virgen de la Caridad del Cobre se consolidó como uno de los símbolos culturales y religiosos de la nueva nación. La historiadora Marial Iglesias Utset evalúa el alcance de la celebración mariana en su libro Las metáforas del cambio en la vida cotidiana: Cuba 1898-1902. Según Iglesias, «el culto a una virgen criolla de color tan dudoso como el de sus devotos se arraigó en los sectores populares y se integró junto a las palmas, la bandera o la efigie martiana al corpus de las imágenes de cubanía»[1].

El propósito se vio fortalecido con la solicitud formal de un grupo de mambises —encabezados por los generales Agustín Cebreco y Jesús Rabí— al papa Benedicto XV en 1915. La misiva pedía que la advocación de Santa María de la Caridad del Cobre fuera declarada Patrona de la República de Cuba. En respuesta a la carta, el pontífice nombró la imagen Patrona de la nación el 10 de mayo de 1916. Durante 1906, debido a las explotaciones de las minas existentes en la región, el santuario sufrió daños irreparables. Se iniciaron las obras de construcción de la actual iglesia en la segunda década del siglo XX con el objetivo de contar con un nuevo inmueble destinado al culto, así quedó inaugurado el edificio el 8 de septiembre de 1927. 

Durante el conflicto civil ocurrido en el país entre 1956 y 1966, la Virgen fue el consuelo de miles de madres que vieron sufrir o morir a sus hijos; fuera en los combates en la Sierra Maestra, en los centros de tortura de Batista, en los pelotones de fusilamiento revolucionarios y las cárceles castristas o en el conflicto del Escambray. Debido a la confrontación entre la Iglesia y el Estado, producto del giro autocrático del Gobierno revolucionario, fueron suprimidas las procesiones de la Virgen de la Caridad en la década de los sesenta del pasado siglo. 

A su vez, el régimen totalitario de Fidel Castro impulsó una persecución religiosa que obligó a cientos de hogares a esconder el cuadro o la imagen de Cachita en el fondo del armario. Con la caída de la Unión Soviética y el abandono del ateísmo de Estado por parte del régimen cubano —que se complementó con una mejora de las relaciones Iglesia-Estado—, se retomaron las procesiones marianas y el nombre Caridad volvió a crecer en los registros civiles y escolares.

Al igual que en el pasado, la Virgen de la Caridad también ha experimentado los dramas recientes de sus hijos cubanos. Ella ha sido migrante, sea en una medallita en el cuello de un balsero, en una estampita guardada con devoción al cruzar la selva del Darién o cuando se llega a una tierra extranjera en la cual se debe comenzar desde cero un nuevo proyecto de vida. 

Por tal motivo, se construyó en Miami, a partir de 1967, una iglesia dedicada a la Patrona de Cuba. El templo es el mejor ejemplo de cómo la Virgen de la Caridad del Cobre constituye un signo de reconciliación de la nación cubana. Ha sido, a lo largo de más de 400 años, mambisa, migrante y fuente de fortaleza en la historia de la nación cubana.

[1] Iglesias, M. (2003). Las Metáforas del Cambio en la vida cotidiana: Cuba 1898-1902. Ediciones Unión, La Habana, p.70.

En el Santuario del Cobre conviven las más diversas ofrendas: la medalla entregada a Ernest Hemingway cuando recibió el Nobel de Literatura, las zapatillas de Alicia Alonso, las medallas de Javier Sotomayor, los discos de platino de Van Van… Foto: elTOQUE.

En 1916 fue reconocida Patrona de Cuba a petición de los líderes mambises. Foto: elTOQUE.

La imagen de una mujer con un niño en brazos, con unos 30 centímetros de altura, apareció en la bahía de Nipe sobre una tabla en la que se leía Yo soy la Virgen de la Caridad. Foto: elTOQUE.

A pesar del discurso antirreligioso impuesto en la isla por más de 30 años, los altares de la Virgen y especialmente el del Cobre no dejaron de llenarse de ofrendas. Foto: elTOQUE.

Foto: elTOQUE.

Foto: elTOQUE.

La Virgen de la Caridad del Cobre se sincretiza en la religión afrocubana con Oshún. Foto: elTOQUE.

Foto: elTOQUE.


toque-promo

Si crees que nuestro periodismo es relevante para Cuba y su pueblo, queremos que sepas que este es un momento crítico.

Detrás de cada publicación hay un equipo que se esmera porque nuestros productos cumplan altos estándares de calidad y se apeguen a los valores profesionales y éticos.

Pero mantener la vigilancia sobre el poder, exigir transparencia, investigar, analizar los problemas de nuestra sociedad y visibilizar los temas ocultos en la agenda pública; es un ejercicio que requiere recursos.

Tú puedes contribuir con nuestra misión y por eso hoy solicitamos tu ayuda. Selecciona la vía que prefieras para hacernos llegar una contribución.

Evalúe esta noticia

cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MERCADO INFORMAL DE
DIVISAS EN CUBA (TIEMPO REAL)

toque_logo_white
1 EUR356.50 CUP
+1.5
1 USD350.00 CUP
1 MLC285.00 CUP
Calendar iconCUBA
publicidad_banenr
test
bell-notification

No te pierdas nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

No te pierdas
nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

bell-notification