banderas, estatua, flores

Foto: elTOQUE.

¡Y se formó la República!

28 / junio / 2023


En agosto de 1898, las acciones armadas de la Guerra de 1895 habían finalizado. El fin del conflicto se aceleró con la intervención de Estados Unidos. «El motivo visible» para la opinión pública fue la explosión del vapor Maine. El hecho aún despierta polémica y dudas, pues en el momento de la detonación los altos oficiales se encontraban en una fiesta en La Habana. 

El suceso ocupó la primera plana de los diarios estadounidenses y movilizó todo su arco político, lo que desembocó en la aprobación —en la Cámara de Representantes y por una inmensa mayoría— de la Resolución Conjunta; luego llevada al Senado y validada en una votación bien reñida. 

La Resolución Conjunta propició la entrada de EE. UU. en el conflicto que sostenían españoles y cubanos, y catalizó el fin del conflicto. La guerra terminó con la firma del Tratado de París, el 10 de diciembre de 1898. Por medio del Tratado, España renunciaba a sus posesiones de ultramar en favor de Estados Unidos: Filipinas, Guam, Puerto Rico y Cuba. En enero de 1899 comenzó la Primera Ocupación estadounidense dirigida por los Gobiernos de John Brooke (1899) y de Leonard Wood (de 1900 a mayo de 1902). 

Al terminar la Guerra de 1895 Cuba era un país devastado. La tea incendiaria destruyó buena parte de la industria azucarera, mientras la Reconcentración de Weyler diezmó la población —debido a la pobreza que generó la movilidad poblacional o debido a los brotes epidémicos (cólera, dengue)—. Además, la destrucción de la infraestructura agraria e industrial producto de la invasión a Occidente y la guerra dejó sin empleo a miles de ciudadanos. 

La Reconcentración aniquiló, aproximadamente, entre 100 000 y 150 000 personas, en un país que contaba con una población cercana al millón y medio de habitantes. Asimismo, al terminar la guerra en 1898 se había consumido el 85 % de las riquezas insulares: se incendiaron 1 000 de los 1 200 centrales azucareros (daños en las plantaciones o en algunas áreas del proceso industrial); murieron más de un millón de cabezas de ganado y se perdió aproximadamente el 90 % de la superficie sembrada de caña, tabaco, café, viandas y hortalizas.

Frente a una situación de verdadero caos económico y desastre humanitario, el Gobierno interventor impulsó varias medidas. Se desarrolló una campaña masiva de entrega de ayuda humanitaria (comida, insumos de primera necesidad y medicamentos); se implementaron programas sanitarios que tuvieron un resultado inmediato (en aproximadamente tres meses se redujo la tasa de mortalidad). 

Otro problema existente era el aumento del bandolerismo —en particular en los campos—, así como los deseos de revanchas y ajustes de cuentas debido a los chivatazos ocurridos durante la guerra o a viejos odios entre españoles y cubanos. Para lograr un cierto clima de tranquilidad ciudadana —necesaria no solo para la gente, sino para los futuros negocios yanquis—, el Gobierno interventor ordenó el 6 de enero de 1899 el desarme de la población civil con el objetivo de evitar duelos y riñas, pero también por temor a una situación de guerra similar a la ocurrida en Filipinas. Otra urgencia consistía en recuperar la débil economía cubana, sobre todo la industria azucarera. Para lograr tal objetivo y salvar de la bancarrota a los propietarios agrícolas e industriales, se decretó el Bando Militar 46, mediante el cual se establecía una moratoria de pago de las deudas por dos años.

El estado de las comunicaciones también debía ser resuelto, pues la invasión y la tea habían destruido los caminos y los ferrocarriles. Para ello, se dictó un Bando Militar destinado a la inversión ferrocarrilera que se desarrolló con capital inglés. Con el Bando Militar 62 sobre el deslinde de tierras se le otorgaron grandes cantidades de tierra a propietarios tanto extranjeros como cubanos. Esto que dio origen a los grandes latifundios, que si bien generaban grandes diferencias sociales debido al acceso a la tierra cultivable, también aumentaron el volumen de la producción agrícola.

La división de las competencias gubernamentales fue una medida destinada a contentar la opinión pública. El poder político seguiría en manos estadounidenses mediante competencias militares —en la persona de los gobernadores—; en cambio, las competencias civiles pasaron a los independentistas moderados. A partir de ese momento, los jueces, los secretarios e incluso los alcaldes fueron nativos. Una medida recibida con júbilo fue el grupo de leyes que favorecieron las libertades de prensa, de asociación, de religión y de educación. 

¿Qué sucedió con las fuerzas independentistas? 

En primer lugar, se disolvió el Partido Revolucionario Cubano (PRC) por orden de Estrada Palma el 21 de diciembre de 1898 —el PRC no era un partido electoral, sino un partido organizativo—. Los estatutos del PRC establecían que, una vez terminada la guerra, el partido se disolvería. Además, existía una fuerte contradicción entre Máximo Gómez y Domingo Méndez Capote (el hombre de Estrada Palma en Cuba).

El siguiente suceso fue el licenciamiento del Ejército Libertador, que inició el 10 de mayo de 1899. El proceso alcanzó 69 718 soldados. Fue dirigido por Máximo Gómez gracias al donativo de 3 000 000 de dólares que facilitó el Gobierno estadounidense. A cada solado se le entregaron 75 pesos, pero el proceso se extendió hasta 1903 bajo el Gobierno de Estrada Palma. Como en Cuba «el cambalacheo no es cosa nueva», más de un coronel mambí se licenció con grados de mayor general para aumentar su tajada.  

El proceso anterior deterioró la relación entre la Asamblea del Cerro y Gómez. Pues los asambleístas eran partidarios de realizar el licenciamiento mediante un empréstito, mientras que Gómez quería aceptar el donativo. El empréstito obligaba a Estados Unidos a reconocer la República de Cuba como entidad política; a su vez, el donativo permitía que la República no naciera endeudada. Finalmente, la tensión terminó con la destitución de Gómez y la autodisolución de la Asamblea. 

Al finalizar el Gobierno de la República en Armas se estableció una Asamblea de Representantes, suceso que tuvo lugar en Santa Cruz del Sur en 1898; después fue trasladada a dos casonas ubicadas en el Cerro, La Habana. Las competencias gubernamentales del Parlamento se aumentaron al disolverse el PRC. Sucede que las pugnas por egos políticos en su interior, agravadas por el diferendo con Máximo Gómez por el licenciamiento del Ejército, terminaron en un enorme rechazo popular; lo que condujo a la autodisolución de la Asamblea después de la sesión del 4 abril de 1899. 

Así, la causa independentista se quedaba sin instituciones políticas o militares que condujeran sus exigencias frente al Gobierno estadounidense. Existía, además, una diversidad de posturas políticas que iban desde el anexionismo (inclusive varias cartas firmadas por cubanos llegaron al Congreso del vecino), hasta el independentismo moderado y radical.

En 1900 ocurrió un cambio de gobernador militar y fue promovido Leonard Wood (antes fue gobernador militar de Oriente). Durante su gestión, Wood reforzó el saneamiento de la isla, el mejoramiento del alcantarillado público y la pavimentación del Prado habanero. Edificó la Escuela de Artes y Oficios, reparó la Academia de Ciencias Médicas, construyó el Malecón de La Habana (hasta la calle Lealtad) y comenzó el rescate de la industria azucarera.

Tal vez el momento más importante de su gestión fue cuando, el 25 de julio de 1900, mediante ley militar lanzó la convocatoria para una asamblea constituyente. 

Para profundizar en el debate sobre la Constitución de 1901, los invitamos a escuchar la entrevista al jurista Julio Antonio Fernández Estrada. El contexto social, político, económico y cultural transcurrido entre 1898 y mayo de 1902 constituye una época sumamente compleja a la que siempre se podrá volver para darle un toque de historia.


toque-promo

Si crees que nuestro periodismo es relevante para Cuba y su pueblo, queremos que sepas que este es un momento crítico.

Detrás de cada publicación hay un equipo que se esmera porque nuestros productos cumplan altos estándares de calidad y se apeguen a los valores profesionales y éticos.

Pero mantener la vigilancia sobre el poder, exigir transparencia, investigar, analizar los problemas de nuestra sociedad y visibilizar los temas ocultos en la agenda pública; es un ejercicio que requiere recursos.

Tú puedes contribuir con nuestra misión y por eso hoy solicitamos tu ayuda. Selecciona la vía que prefieras para hacernos llegar una contribución.

Evalúe esta noticia

cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MERCADO INFORMAL DE
DIVISAS EN CUBA (TIEMPO REAL)

toque_logo_white
1 EUR255.00 CUP
1 USD250.00 CUP
1 MLC220.00 CUP
Calendar iconCUBA
test
bell-notification

No te pierdas nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

No te pierdas
nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

bell-notification