¿Cómo funciona la seguridad privada en Cuba?

¿Cómo funciona la seguridad privada en Cuba?

28 / febrero / 2024

¿Cómo se defiende legalmente un agente de seguridad que lesione a un cliente? «Si luego de utilizar todos los métodos de psicología para evitar un combate, el individuo no “transa” y debo reducirlo a la obediencia»

Cuando llegue la policía y no posea documentación legal, ¿quién se hace responsable de las consecuencias: el establecimiento para el que trabaja o él?

La anterior fue la duda que, a comienzos de enero de 2024, planteó el habanero Emmanuel Torres en unl grupo de Facebook con más de 11 000 miembros que, en su mayoría, desempeñan esa actividad profesional. Por esa razón, casi la totalidad de las respuestas a su publicación incluían consejos prácticos sobre cómo lidiar con la complicada situación.

«En realidad, la principal arma de un “seguridad” es el verbo. Uno tiene que estar preparado para llegar al cuerpo a cuerpo, pero si puede evitarlo, mucho mejor», reflexionó Emmanuel a través de WhatsApp, pocos días después.

Tras cinco años de trabajo en centros nocturnos y conciertos, lidiando con públicos numerosos bajo los efectos del alcohol y otras sustancias, la principal «perla» de sabiduría que el Emmanuel de hoy pudiera legar al novato que fue sería «nunca perder el control».

«Es un oficio al que casi todos llegamos a aprender. Cuando te contrata el Estado suelen darte un pequeño curso y un carné del hotel o de la discoteca en los que trabajarás, pero le sucede a una minoría», cuenta.

Enmanuel relata que empezó en el oficio gracias a un primo que era promotor cultural y lo recomendó para el proyecto artístico «Génesis», en la capital. Fue ahí cuando comenzó a ganar experiencia.

«Hay muchos bares y otros negocios privados que necesitan especialistas de seguridad, pero no he oído que exista una agencia empleadora o una patente que nos ampare para ejercer la profesión», dice.

«Un estrés constante»

Cada semana, El Duro debe organizar milimétricamente el tiempo para alternar entre su familia y los tres trabajos que les permiten llegar a fin de mes (profesor de Educación Física en una escuela primaria, gestor de ventas de una mipyme y agente de seguridad en un bar-terraza de Bayamo).

El uso de un alias y la comprensión por sus demoras en responder las preguntas por Messenger fueron los únicos reclamos que hizo antes de compartir su historia.

«Siempre voy con el tiempo justo. En el bar estoy de jueves a domingo, entre las siete de la noche y las tres o cinco de la madrugada, y ahí sí no puedo entretenerme», cuenta. «Después de los turnos de fin de semana, hay lunes en los que no tengo deseos ni de hablar».

El Duro cuenta que ha tenido que beberse hasta dos Red Bulls para «levantar presión». «Mucha gente piensa que el “seguridad” se la pasa sin hacer nada, pero en realidad lidiamos con un estrés constante. Somos responsables de la integridad de los clientes, de los empleados y del local».

El Duro suele ganar 500 pesos por noche. Cuando «hace puerta» (una especie de portero), al pago se suma el 30 % de lo ingresado en el parqueo.

«En otros establecimientos más concurridos de Bayamo, cada agente puede cobrar hasta 1 000 CUP por noche, pero el trabajo es más complicado», acotó.

A los 17 años, El Duro se incorporó a su primer empleo en el ramo, como parte del proyecto artístico «Sonomax». Buscaba una forma de aprovechar sus vacaciones de onceno grado y la posibilidad se la brindó un amigo que sabía de su preferencia por los deportes de combate.

En los ocho años transcurridos desde entonces ha tenido de colegas a exatletas y antiguos miembros del Minint, fundamentalmente.

«En Cuba, la seguridad es un negocio que funciona a partir de la recomendación de conocidos, de la confianza. No es poner a cualquiera y que después termine por resultar peligroso», asegura.

Se trata de mucho más que saber defenderse o inmovilizar a un juerguista conflictivo, coincidió Dariel Gómez, quien también lleva ocho años en la profesión.

Dariel Gómez lleva varios años ejerciendo la profesión. Foto: Cortesía del entrevistado.

«Imagínate un concierto con 7 000 u 8 000 personas en el público y una presencia policial deficiente —como me ha pasado fuera de La Habana— y que sean alrededor de 60 “personas de seguridad” para lidiar con todo».

Dariel Gómez explica que, «en teoría», solamente tendrían que cuidar el escenario y el perímetro, «pero al final uno no puede decir “lo mío se acaba aquí y lo demás no me importa”».

Según explica, hay que velar las entradas y las salidas y estar atento a que no tiren armas blancas por encima de los muros o las cercas para formar problemas dentro.

«Una vez estuve en un concierto en el que trabajamos desde las dos de la tarde de un día hasta las siete de la mañana del siguiente. En todo ese tiempo solo nos dieron un pan con jamón», recuerda.

Sin embargo, la seguridad personal privada funciona distinto. «Casi siempre lo que se hace es custodiar algún traslado de valores o acompañar a una personalidad. Lleva otro tipo de especialización», explica Dariel.

Alegales

En agosto de 2021, el primer ministro Manuel Marrero Cruz firmó el Decreto 49, en el cual se detallaban las 112 actividades prohibidas para las mipymes, cooperativas no agropecuarias y trabajadores por cuenta propia. 

Entre las actividades vetadas se incluyeron las relacionadas con la seguridad y la protección —salvo los servicios de portería, sereno o cuidador de inmuebles y edificios múltiples—.No puede autorizarse la actividad «sobre una persona específica como “guarda espalda” o “escolta” ni tener alcance en la vía pública», especifica la norma vigente.

Según refirió Marrero Cruz durante su intervención en el Parlamento en diciembre de 2023, la lista se ha actualizado con el incremento de algunas y la eliminación de varias que estaban prohibidas en la lista vigente y para las cuales se establecen ciertos requisitos, como la necesidad de certificación.

Si se aprobara la regularización de las actividades de seguridad, se beneficiarían cientos de especialistas que hoy trabajan sin amparo legal o con el limitado respaldo que les brindan contratos de «personal de apoyo» o licencias cuentapropistas caratuladas bajo la modalidad de «custodio-sereno-portero» (especialidad 8 010 del Clasificador Nacional de Actividades Económicas). En la práctica, se encuentran desprotegidos ante conflictos o accidentes. La falta de un marco legal entorpece la profesionalización del sector y la negociación de mejores salarios y condiciones de trabajo.

La reticencia a formalizar el ejercicio de la seguridad privada contrasta con el crecimiento de su demanda, a tenor con el desarrollo de la economía no estatal y el aumento de la violencia en Cuba.

Varios dueños de emprendimientos consultados por elTOQUE rehusaron comentar sobre el asunto. Pero uno de ellos, off de record, reconoció que el trabajo de los especialistas de seguridad se ha vuelto cada vez más necesario.

«Hay mucha agresividad en la calle y los delitos han aumentado. Si los bares y las discotecas dependieran solamente de la Policía para mantener el orden, tendrían que cerrar. No es raro que uno llame al 106 y pase media hora o más antes de que aparezca la patrulla. ¿Qué pasaría de no tener un equipo protección bien preparado?», se preguntó.

En una circunstancia como la anterior se vieron los dueños de varios restaurantes ubicados en el barrio la Loma del Ángel, en La Habana, debido a la afluencia de mendigos y «niños ninja» (dedicados al rateo). «La gente dejó de venir [y] como la Policía se declaró incapaz de controlar el aluvión de menores dedicados al pillaje (...), hubo que buscar un equipo» de protección, le contó un empleado de uno de los establecimientos del lugar a 14 y Medio

Según la nota, al menos tres restaurantes habían unido fuerzas para crear una suerte de «agencia» que brindara seguridad a sus locales y al entorno citadino inmediato.

Pero la solución tiene brechas potencialmente conflictivas en cuanto a la legalidad. Los agentes de seguridad no pueden, por ejemplo, limitar la circulación por el espacio público; tampoco quedan claras sus facultades ante hechos que deriven en confrontación física.

«Cuando tenemos un problema, llevamos las de perder. Nada nos respalda a pesar de la importancia del servicio que prestamos», lamentó Dariel, quien considera la profesión de especialista de seguridad tan exigente como otras de mayor reconocimiento social. 

«Nos estamos preparando siempre porque se trata de un trabajo muy dinámico. De niño practiqué boxeo y ahora artes marciales mixtas. Además, en colectivo entrenamos “estrategias” para hacer frente a situaciones conflictivas y reducir a los individuos sin necesidad de lesionarlos».

En América Latina —por lo general— corresponde a los ministerios del interior o a las direcciones de la Policía otorgar las licencias para los servicios de seguridad privada. El procedimiento habitual incluye la presentación de documentos (pólizas de seguro y una relación detallada de sus integrantes y equipos), además del cumplimiento de procesos de selección y capacitación.

«En materia de actividades permitidas y prohibidas, la regla general es establecer como primer límite el ajuste a la prestación específica para la cual ha sido autorizada la persona jurídica o natural (...). Otro límite a la labor es realizar las prestaciones dentro de los recintos, locales o edificios para los cuales ha sido contratada (...). En casos excepcionales se permite la actuación del personal de SP [seguridad pública] en lugares públicos», explica un informe de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU. 

El texto elogia los ejemplos de Costa Rica y Panamá, que han regularizado una amplia gama de actividades de seguridad guiados por la premisa de que formalizarlos contribuye a disminuir la delincuencia y evitar excesos.

Para Cuba, la referencia más cercana sería la de «Nicaragua donde, [debido a] la colaboración que prestan a la Policía Nacional, [a los agentes de seguridad privada] se les exige incluso brindar apoyo a las patrullas policiales en la vía pública en los sectores, calles y avenidas donde ejercen vigilancia, así como también apoyar la regulación de tránsito en la salida de centros escolares», según detalla la memoria de la ONU.

Con independencia de la fórmula que se adopte, sería lógico reconocer desde lo legal lo que en la práctica es una realidad. Los servicios de seguridad privada en Cuba pueden ser de ayuda para recuperar parte de la tranquilidad ciudadana perdida en los últimos tiempos.

toque-promo

Si crees que nuestro periodismo es relevante para Cuba y su pueblo, queremos que sepas que este es un momento crítico.

Detrás de cada publicación hay un equipo que se esmera porque nuestros productos cumplan altos estándares de calidad y se apeguen a los valores profesionales y éticos.

Pero mantener la vigilancia sobre el poder, exigir transparencia, investigar, analizar los problemas de nuestra sociedad y visibilizar los temas ocultos en la agenda pública; es un ejercicio que requiere recursos.

Tú puedes contribuir con nuestra misión y por eso hoy solicitamos tu ayuda. Selecciona la vía que prefieras para hacernos llegar una contribución.

Evalúe esta noticia

cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rogelio Díaz Álvarez

Me atrevo a asegurar que la seguridad privada en Cuba no está realmente calificada para ejercer está función como existe en todas las partes del mundo. A nadie le interesa empezando por los propios dueños de negocio que aceptan a los Seguridad por socialismo y no por estar realmente calificados para esta función. Y lo estoy dispuesto a debatir.
Rogelio Díaz Álvarez

Francisco

Si veo que puede brindar ayuda a la disciplina ciudadana y legalidad porque en definitiva se están empleando de for informal y sin garantía y eso no es correcto
Francisco

Yasser Huete Lazo

En la madrugada de hoy 2 de marzo de 2024, en el municipio de Mariel, a las 02:30 horas ocurrió una riña entre dos individuos que abandonaban la discoteca de La Puntilla. El personal de seguridad no intercesión pues el altercado ocurrió a más de 100 metros de la entrada. Nada menos que frente a la sede del PCC. Uno de los contendientes agredió al otro con un machete que, al parecer tenía escondido por la zona cercana a la discoteca. El resultado de la riña, al parecer fue la muerte de un ciudadano a menos de una cuadra de la sede del PCC municipal sin que acudiera ningún efectivo de la PNR, cuando una pareja de los mismos hacen guardia en dicha instalación para prevenir ataques vandálicos. De confirmar la muerte del individuo sería una víctima más de la selectividad de la PNR para garantizar la tranquilidad ciudadana
Yasser Huete Lazo

Luiso

Cuánta falta haría que los sesudos que dirigen este país tomen conciencia de la importancia de esta actividad, dada la incapacidad manifiesta de la policía de garantizar la verdadera tranquilidad ciudadana por acción u omisión y puedo añadir que por irresponsabilidad también, no sé en qué argumentos se basan para no darle la debida importancia a este trabajo, cuando puede ser de gran ayuda en la lucha contra la delincuencia y el delito, sinceramente creo que no hay ninguna voluntad de enfrentar debidamente y con todas las herramientas a mano todo este desafío que tenemos como país, como sociedad, a alguien le conviene este estado de cosas
Luiso

Israel

Apruebo lo dicho en este artículo. La seguridad privada se hace necesario en los nuevos escenarios que surgen a partir de la existencia de negocios privados que atraen público. Se requiere que las instituciones gubernamentales pongan cartas en el asunto y que se vea como un apoyo extra a la tranquilidad ciudadana, aunque esté limitada al círculo de los bienes que protegen. Por último, peto no menos importante para mí, sería la certificación de este personal, que va más allá de sus destrezas físicas. Sino también de su preparación psico-mental (no sé si está bien empleado este término)para enfrentar los más complicados y delicados casos. Y esto va desde enfrentar personas agresivas, hasta lidiar con los niños ninjas, o pobres indigentes, donde el panorama requiere de una preparación que no está asociada a habilidades físicas. Abogo por ello, lo cual sería además una decente, digna y oportuna fuente de empleo para muchas personas que reúnen esos requisitos Pero reitero, sin improvisar. Saludos
Israel

MERCADO INFORMAL DE
DIVISAS EN CUBA (TIEMPO REAL)

toque_logo_white
1 EUR335.00 CUP
-5
1 USD
320.00 CUP
-5
1 MLC285.00 CUP
Calendar iconCUBA
test
bell-notification

No te pierdas nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

No te pierdas
nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

bell-notification