Ilustración de portada: Wimar Verdecia.

Ilustración de portada: Wimar Verdecia.

¿Con quién era que no dialogábamos?

Un cadáver que muchos pensamos sepultado entre lo peor de la historia reciente ha sido visto en las últimas semanas —con muy buena salud— enfangando las calles de Cuba. Su nombre común es «acto de repudio», pero entre sus acólitos también se conoce por múltiples alias o etiquetas, ahora serían hashtag, para ponernos en onda: «abajo la gusanera», «que se vayan pa´ Miami», «lacayos del imperio», «las calles son de los revolucionarios» y otras lindezas.

El occiso, bien lo sabemos, tiene una brillante hoja de servicios durante las décadas pasadas, especialmente en los años 70 y 80 del siglo xx en el archipiélago cubano. En esos momentos cumbre pasó con esmerada chusmería y diligente inquina de las ofensas y gritos a la tiradera de huevos, piedras y palos, para establecer delicadamente sus puntos de vista sobre quienes pensaban y actuaban diferente.

Y ahora, que regresa triunfal, cualquiera podría preguntarse: ¿Por qué? Las respuestas, seguramente, partirían de admitir que el interfecto es una resurrección a la que estaremos condenados, una y otra vez, mientras la salud de su enterrador, el Diálogo, siga en tan penosas condiciones.

La Revolución no dialoga con mercenarios. La Revolución no dialoga con gusanos. La Revolución no dialoga con vendepatrias. La Revolución no dialoga con enemigos… Y así, por esa barranca, cambiando solamente, con el mismo fervor de turba enardecida, el epíteto de los no merecedores de una conversa.

Articularse en y por Cuba no es sinónimo de mercenarismo

Pero sucede que la historia y la realidad son más tercas que las consignas, y suelen mostrar lo que las enrojecidas gargantas omiten. La Revolución —o para ser más precisos, el Gobierno regente en nombre de aquella— sí ha dialogado con personajes que, en la óptica al uso, encajarían en cualquiera de los perfiles peyorativos descritos, desde los simples gatillos hasta los jefazos y magnates que los empujan. Y diría más, ha dialogado con bastante aplomo y hasta concretos resultados.

Pocas semanas después del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y EE. UU., en 2015, aterrizó en La Habana un avión no identificado del Gobierno estadounidense que traía en su interior a John Brennan, director de la temible CIA, agencia que pudiera ganar el premio a la villana favorita del discurso oficial cubano. Brennan acudía a reunirse con el coronel Alejandro Castro Espín para discutir cuestiones de cooperación de inteligencia entre ambas naciones, según han contado los laureados periodistas Adam Entous y Jon Lee Anderson para The New Yorker.

Tras las conversaciones, que se llevaron a cabo en una casa de huéspedes del Gobierno, el día de intercambios formales fue seguido por un banquete con cerdo asado, narraron los reporteros.

Meses más tarde, durante 2016, recorrió el mundo la imagen del general presidente Raúl Castro, sosteniendo en el aire el brazo del «hermano Obama», en un gesto solo antes reservado para los compañeros de militancia. No fueron pocos los revolucionarios ortodoxos que sintieron removerse algo de su dogma tutelar tras aquella escena.

Por supuesto, el paseo del «jefe del Imperio» por la Isla, y hasta la posibilidad que le dieron de discursar sin limitaciones era el resultado de un largo camino de negociaciones, que arrancan casi en la génesis de lo que fue la Revolución cubana, y que se mantuvieron ocultas, zigzagueantes, poco documentadas, pero latentes.

Así lo demostraron los estudiosos William LeoGrande y Peter Kornbluhen su libro Back Channel to Cuba: The Hidden History of Negotiations between Washington and Havana. En entrevista concedida a Cubadebate, afirmaba Kornbluh: «no es algo nuevo para los presidentes de EE. UU. “hablar con los Castro”. […] Todos lo han hecho». Y en un pasaje del riguroso volumen, según cita el académico Piero Gleijeses, afirman los autores: «Cada vez que un nuevo presidente asumió el cargo en Washington, [Fidel] Castro le tendió una rama de olivo para ver si la administración —no importa qué tan conservadora o antagónica— podría estar abierta a mejores relaciones».

Las primeras páginas del libro incluyen una frase de Raúl Castro: «Nuestras relaciones son como un puente en tiempo de guerra. No es un puente que se puede reconstruir fácilmente, ni tan rápidamente como fue destruido. Toma tiempo, y si ambos reconstruimos ambas partes del puente, cada cual su propia parte del puente, podremos darnos la mano, sin ganadores ni perdedores». Kornbluh acota: «La sorpresa es que Raúl dijo esto en una reunión privada en La Habana con los senadores George McGovern y James Abourezk, en 1977».

No obstante, el capítulo más asombroso de los diálogos con esos enemigos que la propaganda estatal se encarga de recordarnos a cada segundo, fue el que aconteció en 1961, cuando el entonces primer ministro intercambió nada más y nada menos que con los atacantes de Playa Girón, según recordó recientemente el catedrático Michael J. Bustamante.

«En la Ciudad Deportiva de La Habana, el 26 de abril, Fidel dio una muestra de democracia sin límites, al reunirse con los mercenarios capturados en Playa Girón. Hecho sin precedente hasta nuestros días, pues han sido los primeros prisioneros del mundo que, en su totalidad, tuvieron el privilegio de discutir con el jefe del Gobierno que intentaron derrocar», narraron en Granma Eugenio Suárez Pérez y Acela Caner Román.

«En el diálogo con los vencidos, transmitido en vivo por la radio y la televisión cubanas, Fidel […] hizo preguntas a los prisioneros y respondió a sus interrogantes sobre las reformas agraria y urbana, el régimen de propiedad privada, la nacionalización, la industrialización, la discriminación racial y el papel del Estado bajo la Revolución», añadieron los investigadores.

Imágenes de archivo del número de la Revista Bohemia en el cual se informó sobre el encuentro de Fidel Castro con los asaltantes de Playa Girón. Tomadas de la cuenta de Twitter del polítólogo Michael Bustamante.

Imágenes de archivo del número de la Revista Bohemia en el cual se informó sobre el encuentro de Fidel Castro con los asaltantes de Playa Girón. Tomadas de la cuenta de Twitter del politólogo Michael Bustamante.

 

ASALTANTES-PLAYA-GIRON-CUBA-CIUDAD-DEPORTIVA-LA-HABANA-BOHEMIA.jpg

 

Entonces, si realmente somos continuidad, ¿se puede dar muestras de una «democracia sin límites» al conversar con quienes habían matado cubanos y pretendido invadir el país y —años más tarde, a título del mismo proceso revolucionario— sabotear por todas las vías posibles el intercambio con artistas, intelectuales, ciudadanos en general que pacíficamente difieren del poder establecido?

¿Se puede, incluso, como evocaba el crítico de arte David Horta, abogar en todos los foros y espacios posibles por salidas pacíficas a los más sangrientos y enconados conflictos —recuérdese que La Habana medió en los diálogos de paz para Colombia; recibió a tres papas católicos y fue escenario del abrazo postergado por siglos entre esta iglesia y la ortodoxa rusa?— y torpedear a quienes desean construir, desde la real diversidad, una nación con todos los derechos para todas las personas?

«Compartir la misma visión política o ideológica no puede ser una condición sine qua non para el diálogo», meditaba el director de cine Ernesto Daranas. Y añadía: «El Gobierno no es la Patria, pensar diferente al Gobierno no es ser un traidor a Cuba, y ceder frente a la intimidación es someterse a los intransigentes que han frenado los cambios que el socialismo cubano ha demandado. Ellos también pueden ser vistos como contrarrevolucionarios, autores de un interminable “golpe blando”. Son también responsables de esta crisis».

Estado de derecho, democracia, convivencia, justicia… no han de ser solo palabras para adornar papeles o discursos. Son, si se asumen y defienden desde las instancias que deben garantizarlas, pilares de la dignidad humana que el Cubano Universal pretendía conquistar para esta Isla.

 

También te sugerimos:

ACTO DE REPUDIO DE LA FMC PODRÍA COMPROMETERLA ANTE CONSEJO DE LA ONU

HOMO CHIVATUS: ¿UNA ESPECIE REVOLUCIONARIA?

LA COLA, EL TURISMO Y EL PAÍS

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR76 CUP
-1
1 USD60 CUP
1 MLC65.5 CUP
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fernando Rojas

Fernando Rojas:
Este texto, mediocre por la escasez de fuentes y su interpretación, y manipulador por su sentido político oportunista, no considera en lo más mínimo los valores de la soberanía y la independencia. Como los que piden diálogo desde todas las tendencias, insisten en esos valores, confío en que esta no sea su plataforma. A propósito, no tengo más remedio que señalar, desde la perspectiva de la soberanía y la independencia, que el toque recibe financiamiento extranjero
Fernando Rojas

Fernando Rojas

Agradezco saber si les llegó mi comentario
Fernando Rojas

Fernando Rojas

Pues no publican?
Fernando Rojas

Ángel

Claro que dialogan con los “enemigos” de la “revolución”. Nunca han dejado de hablar con ellos, es más, daría la impresión de que en realidad reciben ordenes desde el mismisimo corazón del moustruo. Debemos recordar que a Manuel Fraga, que fue ministro del dictador Franco en España y fundador del derechista partido popular, Fidel Castro lo recibió en octubre de 1998 y le otorgaron un Doctorado Honoris causa por la Universidad de Oriente. Jajajaja… La lista es interminable, pero bueno, la idea que debemos fijar es que ellos el día que se sienten a dialogar con un ciudadano cubano, ese día cae el régimen… por ello es hasta comprensible que difamen de todo aquel que pide dialogo siempre y cuando éste viva en la isla, porque el objetivo es no dialogar….
Ángel

Fernando Rojas

Sí me atengo a la lógica de Calahorra, me están censurando. Claro que no me atentó. Explique, por favor, quién los financia y para qué
Fernando Rojas

Fernando Rojas

Jesús Arencibia no puede entender lo que significó la derrota yanqui en Playa Girón. Su sentimiento nacionalista es equivalente al de los autonomistas
Fernando Rojas

Fernando Rojas

Hay que tener la cara muy dura para comparar las difíciles negociaciones con la admon Obama, en pro de la independencia, con el financiamiento del gobierno de Trump a ADN, cubanet, RDC e Hypermedia

Abraham

No se que texto ud esta leyendo porque en el de Arencibia no veo esa comparación.
Pero si hablamos de cara dura, hay que tenerla durísima para salir en la televisión nacional y no decir practicamente nada del diálogo que ud mantuvo con los 32 jóvenes el 27N.
Abraham
Fernando Rojas

Fernando Rojas

Hace trampa Arencibia cuando cita a Daranas. Ese no es el punto.
Fernando Rojas

Fernando Rojas

Abraham, hay dos comparecencias mías en la TV. Revise la más larga, con atención. No falta nada de lo discutido. Me dice. Saludos. PS: en mi cuarto comentario, escribí “atento'” por “atengo”. Pido excusas y agradezco.

Atahualpa

No se piden excusas, enviado del cuartel. Se ofrecen. Lea más a menudo. O escriba mejor
Atahualpa
Fernando Rojas

Pocoyó

Pues claro que se necesita financiación para emprender cualquier proyecto, pero aquí quién es el que mantiene al NTV y todas las demás emisoras es el gobierno con el dinero del pueblo, y cada quien responde a los intereses de sus socios, si alguna plataforma de estas le pide financiación al estado, o le dicen que no y si se lo aprobaran les dice que tienen que exponer lo que quieran ellos. Así que por favor, al gobierno les molesta que existan este tipo de plataformas q dicen la verdad, que es lo que les duele y les molesta. Y por ende quieren desaparecerlas, porque: ” el que no está con ellos, entonces contra ellos es”.
“La verdad nos hace libres”
Y aprendan a escuchar y respetar los criterios de los demás, para que se dignen un día de decir que en Cuba existe algo de democracia.
Pocoyó
boletin_elTOQUE
eltoque_logo
Ilustración de portada: Wimar Verdecia.

Ilustración de portada: Wimar Verdecia.

¿Con quién era que no dialogábamos?

Un cadáver que muchos pensamos sepultado entre lo peor de la historia reciente ha sido visto en las últimas semanas —con muy buena salud— enfangando las calles de Cuba. Su nombre común es «acto de repudio», pero entre sus acólitos también se conoce por múltiples alias o etiquetas, ahora serían hashtag, para ponernos en onda: «abajo la gusanera», «que se vayan pa´ Miami», «lacayos del imperio», «las calles son de los revolucionarios» y otras lindezas.

El occiso, bien lo sabemos, tiene una brillante hoja de servicios durante las décadas pasadas, especialmente en los años 70 y 80 del siglo xx en el archipiélago cubano. En esos momentos cumbre pasó con esmerada chusmería y diligente inquina de las ofensas y gritos a la tiradera de huevos, piedras y palos, para establecer delicadamente sus puntos de vista sobre quienes pensaban y actuaban diferente.

Y ahora, que regresa triunfal, cualquiera podría preguntarse: ¿Por qué? Las respuestas, seguramente, partirían de admitir que el interfecto es una resurrección a la que estaremos condenados, una y otra vez, mientras la salud de su enterrador, el Diálogo, siga en tan penosas condiciones.

La Revolución no dialoga con mercenarios. La Revolución no dialoga con gusanos. La Revolución no dialoga con vendepatrias. La Revolución no dialoga con enemigos… Y así, por esa barranca, cambiando solamente, con el mismo fervor de turba enardecida, el epíteto de los no merecedores de una conversa.

Articularse en y por Cuba no es sinónimo de mercenarismo

Pero sucede que la historia y la realidad son más tercas que las consignas, y suelen mostrar lo que las enrojecidas gargantas omiten. La Revolución —o para ser más precisos, el Gobierno regente en nombre de aquella— sí ha dialogado con personajes que, en la óptica al uso, encajarían en cualquiera de los perfiles peyorativos descritos, desde los simples gatillos hasta los jefazos y magnates que los empujan. Y diría más, ha dialogado con bastante aplomo y hasta concretos resultados.

Pocas semanas después del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y EE. UU., en 2015, aterrizó en La Habana un avión no identificado del Gobierno estadounidense que traía en su interior a John Brennan, director de la temible CIA, agencia que pudiera ganar el premio a la villana favorita del discurso oficial cubano. Brennan acudía a reunirse con el coronel Alejandro Castro Espín para discutir cuestiones de cooperación de inteligencia entre ambas naciones, según han contado los laureados periodistas Adam Entous y Jon Lee Anderson para The New Yorker.

Tras las conversaciones, que se llevaron a cabo en una casa de huéspedes del Gobierno, el día de intercambios formales fue seguido por un banquete con cerdo asado, narraron los reporteros.

Meses más tarde, durante 2016, recorrió el mundo la imagen del general presidente Raúl Castro, sosteniendo en el aire el brazo del «hermano Obama», en un gesto solo antes reservado para los compañeros de militancia. No fueron pocos los revolucionarios ortodoxos que sintieron removerse algo de su dogma tutelar tras aquella escena.

Por supuesto, el paseo del «jefe del Imperio» por la Isla, y hasta la posibilidad que le dieron de discursar sin limitaciones era el resultado de un largo camino de negociaciones, que arrancan casi en la génesis de lo que fue la Revolución cubana, y que se mantuvieron ocultas, zigzagueantes, poco documentadas, pero latentes.

Así lo demostraron los estudiosos William LeoGrande y Peter Kornbluhen su libro Back Channel to Cuba: The Hidden History of Negotiations between Washington and Havana. En entrevista concedida a Cubadebate, afirmaba Kornbluh: «no es algo nuevo para los presidentes de EE. UU. “hablar con los Castro”. […] Todos lo han hecho». Y en un pasaje del riguroso volumen, según cita el académico Piero Gleijeses, afirman los autores: «Cada vez que un nuevo presidente asumió el cargo en Washington, [Fidel] Castro le tendió una rama de olivo para ver si la administración —no importa qué tan conservadora o antagónica— podría estar abierta a mejores relaciones».

Las primeras páginas del libro incluyen una frase de Raúl Castro: «Nuestras relaciones son como un puente en tiempo de guerra. No es un puente que se puede reconstruir fácilmente, ni tan rápidamente como fue destruido. Toma tiempo, y si ambos reconstruimos ambas partes del puente, cada cual su propia parte del puente, podremos darnos la mano, sin ganadores ni perdedores». Kornbluh acota: «La sorpresa es que Raúl dijo esto en una reunión privada en La Habana con los senadores George McGovern y James Abourezk, en 1977».

No obstante, el capítulo más asombroso de los diálogos con esos enemigos que la propaganda estatal se encarga de recordarnos a cada segundo, fue el que aconteció en 1961, cuando el entonces primer ministro intercambió nada más y nada menos que con los atacantes de Playa Girón, según recordó recientemente el catedrático Michael J. Bustamante.

«En la Ciudad Deportiva de La Habana, el 26 de abril, Fidel dio una muestra de democracia sin límites, al reunirse con los mercenarios capturados en Playa Girón. Hecho sin precedente hasta nuestros días, pues han sido los primeros prisioneros del mundo que, en su totalidad, tuvieron el privilegio de discutir con el jefe del Gobierno que intentaron derrocar», narraron en Granma Eugenio Suárez Pérez y Acela Caner Román.

«En el diálogo con los vencidos, transmitido en vivo por la radio y la televisión cubanas, Fidel […] hizo preguntas a los prisioneros y respondió a sus interrogantes sobre las reformas agraria y urbana, el régimen de propiedad privada, la nacionalización, la industrialización, la discriminación racial y el papel del Estado bajo la Revolución», añadieron los investigadores.

Imágenes de archivo del número de la Revista Bohemia en el cual se informó sobre el encuentro de Fidel Castro con los asaltantes de Playa Girón. Tomadas de la cuenta de Twitter del polítólogo Michael Bustamante.

Imágenes de archivo del número de la Revista Bohemia en el cual se informó sobre el encuentro de Fidel Castro con los asaltantes de Playa Girón. Tomadas de la cuenta de Twitter del politólogo Michael Bustamante.

 

ASALTANTES-PLAYA-GIRON-CUBA-CIUDAD-DEPORTIVA-LA-HABANA-BOHEMIA.jpg

 

Entonces, si realmente somos continuidad, ¿se puede dar muestras de una «democracia sin límites» al conversar con quienes habían matado cubanos y pretendido invadir el país y —años más tarde, a título del mismo proceso revolucionario— sabotear por todas las vías posibles el intercambio con artistas, intelectuales, ciudadanos en general que pacíficamente difieren del poder establecido?

¿Se puede, incluso, como evocaba el crítico de arte David Horta, abogar en todos los foros y espacios posibles por salidas pacíficas a los más sangrientos y enconados conflictos —recuérdese que La Habana medió en los diálogos de paz para Colombia; recibió a tres papas católicos y fue escenario del abrazo postergado por siglos entre esta iglesia y la ortodoxa rusa?— y torpedear a quienes desean construir, desde la real diversidad, una nación con todos los derechos para todas las personas?

«Compartir la misma visión política o ideológica no puede ser una condición sine qua non para el diálogo», meditaba el director de cine Ernesto Daranas. Y añadía: «El Gobierno no es la Patria, pensar diferente al Gobierno no es ser un traidor a Cuba, y ceder frente a la intimidación es someterse a los intransigentes que han frenado los cambios que el socialismo cubano ha demandado. Ellos también pueden ser vistos como contrarrevolucionarios, autores de un interminable “golpe blando”. Son también responsables de esta crisis».

Estado de derecho, democracia, convivencia, justicia… no han de ser solo palabras para adornar papeles o discursos. Son, si se asumen y defienden desde las instancias que deben garantizarlas, pilares de la dignidad humana que el Cubano Universal pretendía conquistar para esta Isla.

 

También te sugerimos:

ACTO DE REPUDIO DE LA FMC PODRÍA COMPROMETERLA ANTE CONSEJO DE LA ONU

HOMO CHIVATUS: ¿UNA ESPECIE REVOLUCIONARIA?

LA COLA, EL TURISMO Y EL PAÍS

Jesús Arencibia
Profesor y periodista. Cubano y pinareño. Amo el magisterio y la escritura porque me parecen un ejercicio poético de la bondad. Creo en la palabra compartida.
jesus-arencibia

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fernando Rojas

Fernando Rojas:
Este texto, mediocre por la escasez de fuentes y su interpretación, y manipulador por su sentido político oportunista, no considera en lo más mínimo los valores de la soberanía y la independencia. Como los que piden diálogo desde todas las tendencias, insisten en esos valores, confío en que esta no sea su plataforma. A propósito, no tengo más remedio que señalar, desde la perspectiva de la soberanía y la independencia, que el toque recibe financiamiento extranjero
Fernando Rojas

Fernando Rojas

Agradezco saber si les llegó mi comentario
Fernando Rojas

Fernando Rojas

Pues no publican?
Fernando Rojas

Ángel

Claro que dialogan con los “enemigos” de la “revolución”. Nunca han dejado de hablar con ellos, es más, daría la impresión de que en realidad reciben ordenes desde el mismisimo corazón del moustruo. Debemos recordar que a Manuel Fraga, que fue ministro del dictador Franco en España y fundador del derechista partido popular, Fidel Castro lo recibió en octubre de 1998 y le otorgaron un Doctorado Honoris causa por la Universidad de Oriente. Jajajaja… La lista es interminable, pero bueno, la idea que debemos fijar es que ellos el día que se sienten a dialogar con un ciudadano cubano, ese día cae el régimen… por ello es hasta comprensible que difamen de todo aquel que pide dialogo siempre y cuando éste viva en la isla, porque el objetivo es no dialogar….
Ángel

Fernando Rojas

Sí me atengo a la lógica de Calahorra, me están censurando. Claro que no me atentó. Explique, por favor, quién los financia y para qué
Fernando Rojas

Fernando Rojas

Jesús Arencibia no puede entender lo que significó la derrota yanqui en Playa Girón. Su sentimiento nacionalista es equivalente al de los autonomistas
Fernando Rojas

Fernando Rojas

Hay que tener la cara muy dura para comparar las difíciles negociaciones con la admon Obama, en pro de la independencia, con el financiamiento del gobierno de Trump a ADN, cubanet, RDC e Hypermedia

Abraham

No se que texto ud esta leyendo porque en el de Arencibia no veo esa comparación.
Pero si hablamos de cara dura, hay que tenerla durísima para salir en la televisión nacional y no decir practicamente nada del diálogo que ud mantuvo con los 32 jóvenes el 27N.
Abraham
Fernando Rojas

Fernando Rojas

Hace trampa Arencibia cuando cita a Daranas. Ese no es el punto.
Fernando Rojas

Fernando Rojas

Abraham, hay dos comparecencias mías en la TV. Revise la más larga, con atención. No falta nada de lo discutido. Me dice. Saludos. PS: en mi cuarto comentario, escribí “atento'” por “atengo”. Pido excusas y agradezco.

Atahualpa

No se piden excusas, enviado del cuartel. Se ofrecen. Lea más a menudo. O escriba mejor
Atahualpa
Fernando Rojas

Pocoyó

Pues claro que se necesita financiación para emprender cualquier proyecto, pero aquí quién es el que mantiene al NTV y todas las demás emisoras es el gobierno con el dinero del pueblo, y cada quien responde a los intereses de sus socios, si alguna plataforma de estas le pide financiación al estado, o le dicen que no y si se lo aprobaran les dice que tienen que exponer lo que quieran ellos. Así que por favor, al gobierno les molesta que existan este tipo de plataformas q dicen la verdad, que es lo que les duele y les molesta. Y por ende quieren desaparecerlas, porque: ” el que no está con ellos, entonces contra ellos es”.
“La verdad nos hace libres”
Y aprendan a escuchar y respetar los criterios de los demás, para que se dignen un día de decir que en Cuba existe algo de democracia.
Pocoyó

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE