eltoque_logo
Voluntarios llegando con donaciones a las zonas afectadas por el tornado. Foto: Tomada del perfil en Facebook de Jorge Jimenez Alvarez.

Voluntarios llegando con donaciones a las zonas afectadas por el tornado. Foto: Tomada del perfil en Facebook de Jorge Jimenez Alvarez.

Cuba, el tornado y la política

En Cuba la solidaridad tuvo una concreción reciente. Mucha gente optó por estar y hacer frente a los destrozos dejados por el tornado que golpeó varios municipios habaneros.

Las experiencias, anécdotas y reflexiones sobrevenidas, al tiempo que están llenas de escombros, dramas y virtudes humanas, recuperación y solidaridad, nos invitan a leer con hondura y discernimiento a Cuba, su sociedad, su gente y las maneras de hacer política.

Estos días nos dejan algunas lecciones importantes:

1. los problemas dramáticos del pueblo tienen solución en la unidad;

2. Estado y sociedad no tienen fronteras nítidas cuando se prioriza acompañar y proteger a la gente que, angustiada, maldice las ausencias y dilaciones, al tiempo que bendice las cercanías afectivas y materiales, vengan de donde vengan;

3. la pregunta ¿y tú qué has hecho? es un buen antídoto contra los/as cronistas de desastres;

4. la prioridad del protagonismo personal o del control estatal hacen igual daño a la solidaridad colectiva;

5. cuando se trata de resarcir a la gente más jodida, el problema no es quién sí o quién no, dónde sí o dónde no;

6. un “presenciazo” soluciona y humaniza más que un “twitazo”; la realidad está en los barrios y no en Facebook ni en Twitter;

7. la sensibilidad individual y colectiva puede mucho cuando activa la autogestión para ser útil y servir.

Este episodio nos deja una pregunta trascendente: ¿por qué no hacemos cotidiano lo que ahora parece una excepción? Por ejemplo, la preocupación constante por las personas que viven en situación de pobreza (las más afectadas por eventos naturales y sociales); el hábito de compartir lo que tenemos sin que medie una relación mercantil; el rescate del trabajo voluntario en la comunidad, sin más interés que ayudar a quien lo necesita y sin más beneficio que el bienestar que genera servir.

Podemos hacer cotidiano, también, que los límites entre el Estado y la sociedad se diluyan; poner en común los intereses, coordinar esfuerzos y reconocer que la sociedad civil legitima su riqueza en la solidaridad y el empeño colectivo.

Podemos, entre todas y todos, diseñar un modelo que, al desterrar los recelos mutuos, naturalice, potencie y enriquezca la articulación entre el Estado y la sociedad. Un modelo donde la burocracia no confunda papeleo con soluciones. Un modelo que parta de comprender que la solidaridad, la creatividad y las alternativas comunitarias, culturales y económicas, tienen muchos caminos posibles fuera de la mercantilización y la centralización castrantes.

La buena gente cubana trasluce lo mejor para afrontar este desastre. No perdamos el impulso y reconstruyámoslo todo, “mejor que como estaba antes”, incluyendo las maneras de hacer política, para que el bien común sea, cotidianamente, una preocupación de todos y todas.

 

Iniciativas ciudadanas tras el tornado que azotó La Habana

Ariel Dacal Díaz
Educador Popular
ariel-dacal-diaz

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ash

Lo mejor que podemos hacer haora después de esta catástrofe es ayudarnos mutuamente para reparar todo los daños ocurridos y estoy seguro que saldremos adelante como siempre hemos salido de todas las situaciones que ha afrontado el país
Ash

Vd

Los seres humanos hacen lo peor pero tal vez saben unirse para lo bueno
Solo hay que promover lo bueno. Decirse que ayudar une persona una vez y esperar que ella ayudara otra y otra
Sueño de un mundo mejor que no pide tanta energia que encerarse en una burbuja de miedo del desconocido.
Gracias a los que dan tiempo fuerza dinero y que recogen amistad en pago
Vd

Osmany

El estado pretende politizar un desastre natural, como se supo en todo el mundo o en Miami que para ellos es lo mismo intentan sensibilizar una situación par hacer creer que se preocupan por el pueblo, yo he visto casas peores durante años y no les hizo falta un tornado o si un tornado llamado socialismo que destruyo lo poco que hubo pero el clima es así solo nos ocurre a los nos pobres. Pero otros como yo que esperamos un tornado que borre los males de la republica incluyendo a los que lo causan
Osmany

Cubanón regusanón

Como proposición en general, el artículo está bueno. Lo que pasa es que cuando vamos a la realidad no podemos pedir esfuerzos a un puelblo cuya inmensa mayoría de integrantes está en situación más que precaria. En un momento de crisi se puede hqcer un esfuerzo. Poer es impensable que ese actuar pueda mantenerse los 365 días del año. Prmero, cada cual tiene problemas propios qeu atender, necesidades y carencias. Segundo, no hay materialmente condiciones para aue un individuo pueda ayudar a otros a no ser que se desprenda de lo suyo dejando a quienes dependen de él en desamparo. Sí es oblibación del Estdo socorrer a sus ciudadanos, más cuando constantemente les pide sacrificoios y fidelidad, apoyo y entrea. pero, no. el Estdo llegó al colmo de vender alimentos a los damnificados, algoq eu en cualquier pasís se regala. es un nivel de mezquindada y falta de compasión que resulta obssceno.
Cubanón regusanón

El D'D

Eso tiene bastante razón. Como el estado cubano se le ocurre cobrar una racion de comida a esas personas q no tienen absolutamente nada. Entonces promuebe las donaciones, por q el no da el asilo y la comida como donacion. ?
El D'D

Jabco

Es muy fácil pedir q se mantenga el impulso, y lo correcto sería hacerlo; pero el pueblo cubano es un pueblo cansado, un pueblo ocupado con el día a día no para poder vivir, sino para poder sobrevivir. Son muchos los problemas que atentan contra nuestra sociedad, que han venido atentando mucho antes del tornado, problemas que nos quitan tiempo, que nos quitan vida. Ojalá todo vuelva a la “normalidad” lo antes posible para que [email protected] [email protected] [email protected] vuelvan a la rutina diaria del cubano y que La Habana y toda Cuba cojan experiencia de cómo el pueblo puede trabajar unido para afrontar los más difíciles momentos, y así sepa aprovecharla en un futuro.
Jabco

Maggot

Que no vendan tanta comida ni pidan donaciones que bastante necesidad se pasa en este pais.que la regalen igual que todas las donaciones.o seguro el eatado no tiene presupuesto.verdad que lo que hay que ver
Maggot

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE

Voluntarios llegando con donaciones a las zonas afectadas por el tornado. Foto: Tomada del perfil en Facebook de Jorge Jimenez Alvarez.

Voluntarios llegando con donaciones a las zonas afectadas por el tornado. Foto: Tomada del perfil en Facebook de Jorge Jimenez Alvarez.

Cuba, el tornado y la política

En Cuba la solidaridad tuvo una concreción reciente. Mucha gente optó por estar y hacer frente a los destrozos dejados por el tornado que golpeó varios municipios habaneros.

Las experiencias, anécdotas y reflexiones sobrevenidas, al tiempo que están llenas de escombros, dramas y virtudes humanas, recuperación y solidaridad, nos invitan a leer con hondura y discernimiento a Cuba, su sociedad, su gente y las maneras de hacer política.

Estos días nos dejan algunas lecciones importantes:

1. los problemas dramáticos del pueblo tienen solución en la unidad;

2. Estado y sociedad no tienen fronteras nítidas cuando se prioriza acompañar y proteger a la gente que, angustiada, maldice las ausencias y dilaciones, al tiempo que bendice las cercanías afectivas y materiales, vengan de donde vengan;

3. la pregunta ¿y tú qué has hecho? es un buen antídoto contra los/as cronistas de desastres;

4. la prioridad del protagonismo personal o del control estatal hacen igual daño a la solidaridad colectiva;

5. cuando se trata de resarcir a la gente más jodida, el problema no es quién sí o quién no, dónde sí o dónde no;

6. un “presenciazo” soluciona y humaniza más que un “twitazo”; la realidad está en los barrios y no en Facebook ni en Twitter;

7. la sensibilidad individual y colectiva puede mucho cuando activa la autogestión para ser útil y servir.

Este episodio nos deja una pregunta trascendente: ¿por qué no hacemos cotidiano lo que ahora parece una excepción? Por ejemplo, la preocupación constante por las personas que viven en situación de pobreza (las más afectadas por eventos naturales y sociales); el hábito de compartir lo que tenemos sin que medie una relación mercantil; el rescate del trabajo voluntario en la comunidad, sin más interés que ayudar a quien lo necesita y sin más beneficio que el bienestar que genera servir.

Podemos hacer cotidiano, también, que los límites entre el Estado y la sociedad se diluyan; poner en común los intereses, coordinar esfuerzos y reconocer que la sociedad civil legitima su riqueza en la solidaridad y el empeño colectivo.

Podemos, entre todas y todos, diseñar un modelo que, al desterrar los recelos mutuos, naturalice, potencie y enriquezca la articulación entre el Estado y la sociedad. Un modelo donde la burocracia no confunda papeleo con soluciones. Un modelo que parta de comprender que la solidaridad, la creatividad y las alternativas comunitarias, culturales y económicas, tienen muchos caminos posibles fuera de la mercantilización y la centralización castrantes.

La buena gente cubana trasluce lo mejor para afrontar este desastre. No perdamos el impulso y reconstruyámoslo todo, “mejor que como estaba antes”, incluyendo las maneras de hacer política, para que el bien común sea, cotidianamente, una preocupación de todos y todas.

 

Iniciativas ciudadanas tras el tornado que azotó La Habana

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR83 CUP
-0.5
1 USD64 CUP
1 MLC73 CUP
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ash

Lo mejor que podemos hacer haora después de esta catástrofe es ayudarnos mutuamente para reparar todo los daños ocurridos y estoy seguro que saldremos adelante como siempre hemos salido de todas las situaciones que ha afrontado el país
Ash

Vd

Los seres humanos hacen lo peor pero tal vez saben unirse para lo bueno
Solo hay que promover lo bueno. Decirse que ayudar une persona una vez y esperar que ella ayudara otra y otra
Sueño de un mundo mejor que no pide tanta energia que encerarse en una burbuja de miedo del desconocido.
Gracias a los que dan tiempo fuerza dinero y que recogen amistad en pago
Vd

Osmany

El estado pretende politizar un desastre natural, como se supo en todo el mundo o en Miami que para ellos es lo mismo intentan sensibilizar una situación par hacer creer que se preocupan por el pueblo, yo he visto casas peores durante años y no les hizo falta un tornado o si un tornado llamado socialismo que destruyo lo poco que hubo pero el clima es así solo nos ocurre a los nos pobres. Pero otros como yo que esperamos un tornado que borre los males de la republica incluyendo a los que lo causan
Osmany

Cubanón regusanón

Como proposición en general, el artículo está bueno. Lo que pasa es que cuando vamos a la realidad no podemos pedir esfuerzos a un puelblo cuya inmensa mayoría de integrantes está en situación más que precaria. En un momento de crisi se puede hqcer un esfuerzo. Poer es impensable que ese actuar pueda mantenerse los 365 días del año. Prmero, cada cual tiene problemas propios qeu atender, necesidades y carencias. Segundo, no hay materialmente condiciones para aue un individuo pueda ayudar a otros a no ser que se desprenda de lo suyo dejando a quienes dependen de él en desamparo. Sí es oblibación del Estdo socorrer a sus ciudadanos, más cuando constantemente les pide sacrificoios y fidelidad, apoyo y entrea. pero, no. el Estdo llegó al colmo de vender alimentos a los damnificados, algoq eu en cualquier pasís se regala. es un nivel de mezquindada y falta de compasión que resulta obssceno.
Cubanón regusanón

El D'D

Eso tiene bastante razón. Como el estado cubano se le ocurre cobrar una racion de comida a esas personas q no tienen absolutamente nada. Entonces promuebe las donaciones, por q el no da el asilo y la comida como donacion. ?
El D'D

Jabco

Es muy fácil pedir q se mantenga el impulso, y lo correcto sería hacerlo; pero el pueblo cubano es un pueblo cansado, un pueblo ocupado con el día a día no para poder vivir, sino para poder sobrevivir. Son muchos los problemas que atentan contra nuestra sociedad, que han venido atentando mucho antes del tornado, problemas que nos quitan tiempo, que nos quitan vida. Ojalá todo vuelva a la “normalidad” lo antes posible para que [email protected] [email protected] [email protected] vuelvan a la rutina diaria del cubano y que La Habana y toda Cuba cojan experiencia de cómo el pueblo puede trabajar unido para afrontar los más difíciles momentos, y así sepa aprovecharla en un futuro.
Jabco

Maggot

Que no vendan tanta comida ni pidan donaciones que bastante necesidad se pasa en este pais.que la regalen igual que todas las donaciones.o seguro el eatado no tiene presupuesto.verdad que lo que hay que ver
Maggot
boletin_elTOQUE