cuba estado fallido política sociedad civil

Foto: elTOQUE.

¿Es Cuba un Estado fallido?

18 / octubre / 2022

En un contexto de crisis energética y económica, desabastecimiento, carencias, protestas populares y respuestas gubernamentales violentas, muchos cubanos han impulsado (sobre todo en Twitter) la etiqueta #CubaEstadoFallido. 

La utilizan para señalar falta de alimentos, carencia de insumos médicos, emigración, represión estatal o, simplemente, la miseria e inflación que sufren los cubanos debido a, según consideran, un modelo político-ideológico gastado e ineficiente: el socialismo.

La articulación generada ha logrado activar la conversación social y ha impulsado el empleo de la etiqueta (Cuba es un Estado fallido) en comentarios y debates, la mayoría en redes sociales. Las palabras tienen fuerza y significado, por eso es relevante analizar si aplica, para la realidad cubana, el concepto de Estado fallido.

La definición, que se usa en la teoría sociopolítica contemporánea, es aún objeto de profundos debates. Sin embargo, la mayoría de los estudiosos coincide en que el elemento determinante de la categoría no descansa en el carácter más o menos autoritario (incluso dictatorial) de los Gobiernos o en la calidad de los servicios básicos. El elemento más trascendental está en la pérdida de la capacidad coercitiva de los Estados y del mantenimiento del orden hacia el interior de sus fronteras.

Por ejemplo, de acuerdo con el reporte anual de 2022 de la plataforma V-Dem, dedicada a estudios de democracia en el mundo, los Emiratos Árabes Unidos es uno de los países menos democráticos del planeta. Sin embargo, el Fragile States Index, principal índice sobre Estados fallidos a nivel global, considera en su reporte de 2022 el Estado árabe como uno de los más estables.

¿QUÉ DEFINE UN ESTADO FALLIDO?

El concepto de Estado fallido fue desarrollado por primera vez durante la década de los noventa. Los primeros en utilizarlo fueron los estudiosos del derecho internacional Gerald Herman y Steven Rartner. Según los autores, un Estado fallido pondría en peligro a sus ciudadanos y amenazaría a los Estados vecinos, a causa del flujo de refugiados, inestabilidad política, conflictos, revoluciones. 

No existe una definición única de Estado fallido. Aunque es un tema que ha evolucionado junto al desarrollo de las relaciones internacionales, sus principales ideas pueden concentrarse en dos grupos de posiciones.

Dentro del primer grupo sobresalen las del estudioso del derecho internacional Robert Rotberg, quien considera que los Estados están diseñados para proveer una serie de bienes políticos a sus ciudadanos. Dentro de esos bienes políticos destaca una adecuada infraestructura de telecomunicaciones; un sistema financiero y fiscal oportuno; seguridad; un sistema jurídico y judicial; libertades políticas; y, derechos económicos, sociales y culturales. Rotberg reconoce que un Estado falla o fracasa cuando llega a incumplir dichos bienes políticos. En palabras de Robert Rotberg: «el Estado fallido [es el que] no tiene la capacidad o la voluntad necesarias para desempeñar las funciones que le competen». 

Las posiciones similares a las de Rotberg pueden resumirse en tres postulados fundamentales. El primero estima que el Estado moderno occidental es la organización de poder político más adecuada; por ello, las investigaciones sobre los Estados fallidos deben partir desde el modelo del Estado moderno occidental. 

La segunda tesis consiste en que la causa directa y prácticamente exclusiva de la debilidad, falla y colapso estatales es la agencia humana o la mano del hombre; es decir: el pésimo desempeño de sus gobernantes. La tercera tesis argumenta que el desarrollo económico nacional e internacional se consigue mediante la liberalización del comercio y la reducción del tamaño del Estado.

Por otro lado, autores como Noam Chomsky, Christopher Clapham, Susan Woodward, Rainer Tezlaff, Mark Duffield y Jefrey Herbst coinciden en identificar como evidencias de un Estado fallido la ineficacia en prestar seguridad tanto interna como externa (pérdida del monopolio de la fuerza); la incapacidad para prestar servicios básicos a los ciudadanos; inestabilidad institucional; alta corrupción; crisis económicas; deficiencias jurídicas; luchas culturales; inseguridad constante.

EL CASO CUBANO

Para las investigadoras Laura Tedesco (del campus madrileño de la Universidad de San Luis) y Rut Diamint (de la Universidad Torcuato Di Tella de Buenos Aires), «el concepto Estado fallido es diferente al de Estado débil. En algunos casos, el Estado puede estar presente y ausente a la vez. El Estado débil combina fracasos y éxitos, como así legalidad, ilegalidad, legitimidad e ilegitimidad».

«El concepto del Estado fallido se origina como un instrumento para analizar y medir la capacidad de un Estado para ejercer sus funciones de Gobierno en un territorio determinado. Si un Estado es incapaz de garantizar seguridad física a sus ciudadanos; el funcionamiento de las instituciones públicas a nivel local, regional y nacional; la administración económica de bienes públicos y privados o el bienestar social, entra dentro de la categoría de Estado fallido».

«Por ejemplo, durante la década de losochenta y noventa, Colombia era considerado un Estado fallido por la incapacidad gubernamental de garantizar la seguridad física de sus ciudadanos frente a los cárteles de Cali y Medellín y los distintos grupos guerrilleros». 

«La mayoría de las definiciones hacen referencia al funcionamiento del Estado e intentan medir su capacidad (performance). Así, se entiende que un Estado fracasa si es deficiente en áreas como seguridad, el sistema político, el Estado de derecho, la administración y el bienestar social. Esta deficiencia hace que el Estado sea incapaz de establecer un monopolio legítimo del uso de la fuerza física y de proteger a sus ciudadanos de la violencia». 

«Al atenderla definición de Estado fallido, Cuba no puede ser considerado como tal porque es capaz de garantizar el funcionamiento de la administración pública, salud, educación, vivienda y seguridad. El Estado cubano es, por el contrario, una institución que controla la vida de los ciudadanos desde el nacimiento hasta la muerte, a través de la concentración de poder en instituciones reguladas por un partido único». 

«El Estado fallido tiene un vacío de poder, no puede administrar el conflicto social ante una sociedad muy fracturada y en la cual no se reconoce una legitimidad gubernamental. Se supone que ese Estado está al borde del colapso con un claro deterioro de las instituciones y los recursos estatales». 

«Si bien se trata de un término polémico que ha generado numerosas críticas, no puede considerarse que Cuba sea un Estado fallido, pues funcionan los servicios básicos pese a las penurias de la población, controla las instituciones y tienen concentrado el monopolio de la fuerza. No hay vacío de poder, pese a que las disputas o cuestionamientos a las autoridades son cada vez más numerosas», concluyen Tedesco y Diamint. 

CUBA EN LOS ÍNDICES INTERNACIONALES DE ESTADOS FALLIDOS 


Una de las constantes entre muchos de los que impulsan el hashtag #CubaEstadoFallido ha sido la de etiquetar a Fund for Peace. El resultado emergió tras el análisis de 18 998 mensajes publicados en Twitter (entre el 21 de agosto y el 9 de septiembre de 2022) realizado por elTOQUE. Una nube de palabras elaborada a partir de las menciones que hicieron 2 777 usuarios de la red devolvió @fundforpeace con gran relevancia.

Nubes de palabras tweets.jpg

Fund for Peace es una organización que participa en la elaboración del Fragile States Index sobre Estados frágiles o fallidos. Un índice utilizado, por ejemplo, por el Gobierno de los Estados Unidos para determinar dónde colocar ayudas internacionales. 

El índice organiza a los Estados frágiles de forma ascendente; los más críticos son los que ocupan los primeros puestos. El Estado cubano ocupa la posición 117 en una lista de 179 analizados. El Fragile States Index considera que Cuba es un Estado en alerta, aunque se encuentra al final de la sección de Estados estables que cierra Kazajistán, en el lugar 118. 

Por otra parte, en 2020 la Universidad de Carleton de Canadá elaboró el reporte «Fragile and Conflict-Affected States in the Age of COVID-19». En él, el Estado cubano no se encuentra entre los veinte de mayor fragilidad del mundo. La Universidad de Carleton, durante mucho tiempo, emitió también un índice mundial de Estados fallidos, cuyo último reporte, de 2012, colocaba a Cuba en el lugar 137 con un nivel medio bajo de riesgo de convertirse en un Estado fallido.

El Center for Systemic Peace consideró igual nivel de riesgo para Cuba en 2017, cuando en su reporte global «Conflict, Governance, and State Fragility» colocó al archipiélago en el lugar 103 de más de 170 países. 

Los índices consideran que Cuba tiene una forma de Gobierno autoritaria. Sin embargo, la consideración no ha tenido un peso determinante al evaluar si el cubano es un Estado fallido o frágil, como reflejan los datos ofrecidos.

TENSIONES ENTRE VOLUNTAD Y REALIDAD

Las teorías no son infalibles o aplicables a todo contexto, por similares que estos sean; las teorías se refutan, se reformulan, se conceptualizan. Se trata de testearlas, mirar a través de sus lentes para obtener las respuestas empíricas que están en la sociedad. 

Entre las tensiones naturales que se generan entre un poder opresivo y quienes resisten (en este caso entre la sociedad civil cubana y el Estado) es común el empleo de mecanismos variados que puedan conducir al éxito, sea cual sea el bando. Mecanismos que no siempre reflejan una verdad única y pura.

La puja por colocar el concepto de «Estado fallido» sobre el Gobierno cubano es otro episodio de las formas que adquiere la lucha política en tiempos de redes sociales. Basta mirar las etiquetas acompañantes de la denuncia que salen en nuestro análisis y se verá la dirección del mensaje, la acción de denuncia que se logra articular. 

nueb de hashtag.jpg

Pero, ante la construcción discursiva, es importante hacer un chequeo de la realidad. ¿Perjudica al Gobierno cubano que se imponga el relato de que es un Estado fallido? ¿Genera presión real el relato, desde la perspectiva del peligro que pudiera representar un Estado fallido a 90 millas de Estados Unidos? ¿No será más bien beneficioso para el Estado cubano que la Administración estadounidense identifique un riesgo para su seguridad nacional y opte por quitar presión a su política de sanciones, para evitar una crisis? ¿La causa democrática cubana se beneficia si pretende que vive en un Estado fallido o posee otras herramientas para denunciar y vencer? Estas preguntas también son necesarias. 



TAMBIÉN TE SUGERIMOS:

Si te interesan los temas jurídicos puedes visitar nuestro proyecto elTOQUE Jurídico, en el cual encontrarás análisis y debates sobre las leyes, los derechos y los procesos jurídicos en Cuba. 
Síguenos también en Twitter: @eltoquejuridico


toque-promo

Si crees que nuestro periodismo es relevante para Cuba y su pueblo, queremos que sepas que este es un momento crítico.

Detrás de cada publicación hay un equipo que se esmera porque nuestros productos cumplan altos estándares de calidad y se apeguen a los valores profesionales y éticos.

Pero mantener la vigilancia sobre el poder, exigir transparencia, investigar, analizar los problemas de nuestra sociedad y visibilizar los temas ocultos en la agenda pública; es un ejercicio que requiere recursos.

Tú puedes contribuir con nuestra misión y por eso hoy solicitamos tu ayuda. Selecciona la vía que prefieras para hacernos llegar una contribución.

elTOQUE Jurídico
Proyecto de educación jurídica para la ciudadanía cubana, bajo la sombrilla de elTOQUE.com, que integra expertos juristas con comunicadores y otros actores sociales.
el-toque-juridico

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Liatna

Cuidado! Afirmar que Cuba no es un estado fallido porque los servicios esenciales funcionan es una falacia, y podemos ponernos a debatir uno por uno cada servicio esencial desde la electricidad, el agua, la alimentación más básica o la seguridad (todos sabemos que el índice de asaltos, estafas y robos violentos, crímenes de todo tipo está por los cielos sin hablar del desamparo gubernamental. El gobierno en Cuba no existe para atender las necesidades del pueblo. Sin hablar de la crisis regional por una emigración sin precedentes y que además no parece menguar. Por otra parte #cubaesunestadofallido, es casi un grito desesperado en un país donde ya no se puede ni hablar, eso la Academia no lo entiende, porque no lo vive, aquí la teoría y los conceptos se quedan cortos.

Jorgess

En cuba todo el mundo habla y dice lo q quiera en la calle
Jorgess
Liatna

Justo Rodriguez

Yo sí considero que el estado cubano es un estado fallido, desde el 2020. El concepto se asemeja en más del 70 % de sus aspectos a la realidad de Cuba. Fuga de talentos (emigración). Pobreza, altos niveles de informalidad, desempleo incapacidad de garantizar servicios básicos, corrupción en las esferas políticas, crisis económicas, inflación incontrolable, vulnerabilidad ante desastres naturales y accidentes, población viviendo en asentamientos insalubres y con peligro de derrumbe. Todo ello corresponde al concepto de estado fallido y es la realidad cubana.
Justo Rodriguez

Jorgess

Busca lo q dijo el gobierno de EU cuando impuso el bloqueo desde 1962 y sabrás lo q es un estado fañido
Jorgess

Juan Jose Torres Hernandez

El concepto de "Estado fallido" en sí, tiene mucha ambigüedad, sobre todo si lo aplicas a Cuba, por ejemplo: en cuba el gobierno se ha tomado literal lo del "monopolio legítimo del uso de la fuerza física" y lo ha llevado al extremo en contra de su propio pueblo, y lo de "proteger a sus ciudadanos de la violencia" con mucha más violencia contra el mismo, acaso eso no es fallarle igual a la sociedad civil? acaso tu integridad física no está en peligro todo el tiempo?, porque en Cuba te mueres poco a poco por el deterioro forzado de la salud producto de una mala alimentación inducida por la incapacidad de un gobierno controlado por un sistema que de por sí ya es fallido históricamente, que no puede, ni deja, garantizar niveles básicos de bienestar, además donde puedes morir de multiples maneras y todas ellas producto de (negligencias, dejación, abandono, alta corrupción, etc... del gobierno). En mi opinion, si Cuba no clasifica como un estado fallido por concepto, o por no cumplir con todos los parámetros al 100%, que dicho sea de paso, si cumple con muchos de ellos para serlo, Cuba es al menos un estado donde todo falla, y entonces al final no es lo mismo? es solo un problema de conceptos.
Juan Jose Torres Hernandez

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR175.00 CUP
1 USD175.00 CUP
1 MLC174.00 CUP
+1
1 GBP200.00 CUP
+20
calendar_icon

CUBA

elTOQUE SUGIERE

test