eltoque_logo
¿Cuba sobre ruedas?

Foto: Harold Cárdenas

¿Cuba sobre ruedas?

Un país que aspira al socialismo donde los funcionarios públicos no rinden cuentas públicamente sobre las medidas gubernamentales. Este post sobre automóviles aborda mucho más que eso… un reclamo para que la “actualización” vaya también sobre ruedas.

Por Harold Cárdenas Lema

Tener un automóvil en Cuba es el sueño de muchos cubanos y forma parte del imaginario popular. Ignorar esta realidad o sabotear este deseo es un ejercicio suicida que el Estado viene practicando durante demasiado tiempo. Quizás sea hora de “normalizar” también la situación de los autos en el país, dejar de atribuirles un fetichismo de clase que los considera señal de aburguesamiento y verlos como otra herramienta para mejorar las condiciones de vida del país.

Una de las campañas publicitarias más exitosas en el período republicano anunciaba que “usted también puede comprarse un Buick”. La creadora de la misma fue una cubana que aún hoy vive en la Isla y que logró tomarle el pulso a los anhelos populares. ¿Acaso le resulta eso tan difícil a los decisores que han encarecido esto hasta el absurdo?

La suerte de los autos se asemeja un tanto a la de Internet en Cuba: se ven como fuente de ingresos en vez de como instrumento de desarrollo.

En el caso de Internet, muchos de los decisores sobre ella sienten un temor que nace del desconocimiento. Pero el prejuicio con los automóviles resulta mucho más grave. Estos funcionarios públicos sí tienen transporte, en ocasiones hasta dos coches designados y es muy moralmente cuestionable que en tales condiciones firmen medidas que encarecen exageradamente lo que ellos ya tienen seguro.

Foto: Harold Cárdenas

No fue hasta septiembre de 2011 que se autorizó la compraventa de vehículos usados en el país. Antes solo era posible hacerlo con los autos previos al 1959. Es decir, solo podía comerciarse con los bienes adquiridos antes de la Revolución. Era el Estado quien daba la oportunidad de tener un coche nuevo y esto respondía generalmente a un estímulo laboral o al cargo que ocupara la persona en el aparato gubernamental.

La medida tomada en 2011 no resolvió el problema pues todavía los autos nuevos quedaban ajenos al alcance social. El Estado regulaba su venta en dependencia de las “categorías ocupacionales”, es decir, solo artistas, deportistas o profesionales de renombre podían recibir una carta autorizando la compra en un concesionario. Los insatisfechos no podían imaginar que la situación de esta limitación significaría un golpe aún mayor para la sociedad.

El 19 de diciembre de 2013 se abría la venta de vehículos de motor a los cubanos, pero los precios fijados luego fueron los del mercado informal entre particulares. La inflación en los precios de este mercado era harto conocida, provocada precisamente por el impedimento gubernamental de adquirir vehículos en una forma normal o por un monto razonable. La justificación estatal para fijar precios astronómicos era precisamente causada por él mismo: la medida que buscaba combatir la inflación terminaba por encarecer aún más la adquisición de los coches.

Foto: Harold Cárdenas

Lo más doloroso fue que muchos profesionales cubanos habían trabajado durante años en el extranjero para ganarse el derecho a una carta que autorizaba la compra de un auto nuevo o usado, pero “moderno”, según los bajos estándares de los cubanos. Desde hace años existía un contrato social entre los trabajadores internacionalistas y el Estado mediante el cual uno de los beneficios de trabajar fuera de Cuba era soñar con regresar y poseer un automóvil, que para cualquier profesional en el país resulta inalcanzable. Ese sueño se rompió en diciembre de 2013 y con ello aumentó la desconfianza en las promesas gubernamentales.

Si este comportamiento impopular no genera un pensamiento neoliberal, no sé qué lo hará. Al otro día en la mañana muchos comentaban cómo el Ministerio del Transporte lograba lo que la prensa extranjera y la disidencia interna del país no habían podido nunca: rechazo masivo a medidas del Estado cubano. Lo más preocupante es que cualquiera que conozca el funcionamiento de la institucionalidad cubana sabe que no se trataba de una medida ministerial, sino que estaba aprobada desde el mayor de los niveles.

Las razones para limitar las compras o el ajuste de los precios fueron ambiguas e impersonales, mediante una breve nota en el periódico oficial del partido comunista.

No hubo un funcionario público frente a las cámaras que rindiera cuentas al respecto o pudiera esclarecer los resortes detrás de este inexplicable comportamiento. No encontramos en la nota una justificación moral, económica o de otro tipo que compensara ser el hazmerreír de la prensa mundial. En lo interno, en un país que aspira al socialismo, con el control social del poder que ello implica, es al menos contradictorio que sus representantes públicos no rindan cuentas de cómo ocurre esa representación.

En la actualidad hay dos formas de comprar un auto en Cuba: que un particular te venda el suyo o visitando un concesionario de la empresa CIMEX. Los precios allí, tanto para población como para las empresas extranjeras, son multados con el 800%. De esa manera, un auto que originalmente cuesta 10.000 CUC llega hasta 80.000 CUC. Habría que valorar si esta política de multar a los ciudadanos 8 veces y, sin embargo, mantener el precio original para las empresas estatales, no implica una doble moral. Como la inflación automovilística en Cuba es tan alta, importar un auto sería un buen negocio de no ser porque los propietarios deben pagar un impuesto también del… -sorpresa- 800%.

Foto: Harold Cárdenas

Sería interesante estudiar quiénes son los que han comprado autos al Estado desde entonces. Difícilmente será un trabajador sacrificado o un profesional que lo haga con sus ahorros laborales. Estos quizás no puedan ni adquirir uno con más de 10 años de uso. Otro aspecto urgente en esta situación es el fraude al seguro. La agencia de seguros cubana (ESEN) está muy preocupada porque los autos modernos que se usan como reposición ante robos o accidentes son inmediatamente vendidos por sus dueños a precios astronómicos, defalcando así la economía nacional.

Medidas impopulares como éstas provocaron el distanciamiento entre la clase dirigente y el pueblo en la Europa del Este, con las consabidas consecuencias. Espero que nuestros servidores públicos (que lo son, para los desmemoriados) sean superiores a los soviéticos y que nuestro país se enrumbe en un sentido más democrático y humano que el alcanzado por ellos.

En lo personal siempre he sido partidario del transporte público, que es más ecológico y rentable, pero ante la incapacidad estatal de brindar soluciones a este problema, son muchos los que optan por tener su propio auto.

Si hacemos un ejercicio de empatía y nos ponemos en el lugar de los decisores, es cierto que no existen muchas soluciones. No obstante, afectar a la ciudadanía o limitarle sus derechos bajo la promesa de revertir esto en futuras mejorías, no es una técnica popular ni razonable. Hay que intentarlo por otro camino. Debemos establecer mejores relaciones con Estados Unidos, pero también con nosotros mismos.

Harold Cárdenas Lema
En mi tiempo libre administro un blog llamado La Joven Cuba que inicié junto a dos colegas en mi época de profesor de Historia de la Filosofía en la Universidad de Matanzas. En el blog puedo escribir sobre muchos temas de la realidad cubana y los cambios que tienen lugar en estos momentos en Cuba.
harold-cardenas-lema

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Gregorio

No es atribuirles un fetichismo de clase que los considera señal de aburguesamiento
y verlos como otra herramienta para mejorar las condiciones de vida del país

Es un comportamiento suicidad y una aberracion o fetichismo burges.
Si Cuba debe ir sobre ruedas, pero sobre ruedas de omnibus confortable,
metros, y ferrocariles.

Copia a los paises que dependen del transporte individual privado solamente
es una estupides mas grande que la piramide Giza, la Torre de gastos incesarios
como combustibles, seguros de automobiles y los gastos en salud publica que
acarrean, sin dejar de mencionar el daño o contribucion al calentamiento global

El automobil hay que verlo como lo que es verlos como otra herramienta para destruir
las condiciones de vida de los países.

Gregorio

guillermo cortes

Señores debemnos mejorar primeramente el transporte colectivo. Harold estás pensando de manera individualista y no Colectiva como se debe pensar en nuestra sociedad. El estado no ha saboteado nada, tengo el mismo sueño de muchos y del mismo que hablas, pero las necesidades del Estado como garante de la nación y de los cubanos son muchas para pensar en la posibilidad de que un grupo pueda adquirir su auto o sus autos. Busca información sobre los niveles de contaminación producto del smock en el DF, en Nueva York, en Beijing, Busca e informate acerca de los gastos en Combustibles fósiles, en construcción de viales que incluso causa otro fenómeno que es el desplazamiento de familias hacia otros lugares. Busca información acerca de los niveles de engarrafamiento producto de la alta dencidad vehícular y el aumento de los accidentes de transito. Con todo lo estudiado que eres pienso que estés claro de que la solución está en diseñar un sistema de transporte colectivo que resulte benefisioso y cubra las necesidades. Informate acerca de la migración hacia trasnportes no contaminantes y ecológicos como las Bicicletas que están poniendose de moda en países desarrollados. el periodismo debe de hacerse desde la base de la investigación y no sobre la base de argumentos bacíos y fuera de contexto. ubicate en tiempo y momento, no ateques por hacerlo, busca razones lógicas y que sean comprendibles. No uses ideas ya viejas y arcaicas, fijáte que los especialistas en el uso de discursos de ese típo ya han planteado el cambio porque no les funciona.
Si Cuba va sobre las ruedas del socialismo colectivo y cada día más eficiente y productivo.
guillermo cortes

Hedel

harold, al menos ya encontramos a uno de los que fijó la tarifa de los carros 🙂
Hedel

Hedel

Harold transmite el sentir de millones de cubanos, al menos de los que conozco, el 100% coincide con el artículo, no se ponga bravo si le digo que es usted una muy rara excepción muy próxima a extinguirse (lamentablemente) pero para no dejarlo en argumentos vacíos pudiéramos hacer una encuesta. Pero en algo tiene usted razón, se debería pensar más en el transporte colectivo. ¿Ha visto usted a algún funcionario público cubano haciendo uso del transporte público? Si lo hay, será otro ente en extinción, lamentablemente repito.
Sobre la contaminación, debería estudiar usted también cuan importante es renovar el parque automotor, no cree usted que nuestros queridos almendrones son una enorme fuente de contaminación? Por qué tenemos en Cuba sólo una línea ferroviaria electrificada? Por qué se invirtió en cientos de autobuses y no en mejorar el ferrocarril que con uno sólo motor se mueve a miles de pasajeros? Por qué hay tantos camiones y no líneas de cabotaje entre los puertos de la isla?
Sabe que además de esas ciudades contaminadas que usted menciona,mexisten además cientos de ellas con perfecto estado ambiental donde circulan miles de vehículos y se controla la emisión de CO2?
Sabe, además, que en esos lugares donde ha tantos vehículos y viales la em gración a las ciudades es menor? Precisamente porque no es problema el transporte y se puede vivir fuera de las urbes contrario a lo que pasa en Cuba que todos queremos vivir en el Vedado ‘para que todo nos quede cerca’
Hedel

Dr. Alfredo J. Sanchez Valdivia

Recuerdo la Joven Cuba, y lo que hicieron con ellos (al menos lo que me dijeron pue sno se supo mas), felicidades por su inteligencia y valentia !
Dr. Alfredo J. Sanchez Valdivia

MI opinion

Considero el articulo bien redactado, por supuesto, siempre habra opiniones divergentes hacia todos los extremos, pero la realidad es que el mas perjudicado de todo este asunto (el hombre de a pie) no tiene tampoco como acceder a estos medios para dar su opinion, y en Cuba habitualmente no se usan referendums consultivos cuando se trata de algo tan importante y sensible para la poblacion.
Creo que se debe mejorar tanto el trasporte public como la posibilidad de adquirir un automovil, seria tonto pensar que eso no es NECESARIO. Y si de las Fuentes contaminantes hablamos en Cuba, saquen cuenta que mas del 95% de ellas pertenecen al gobierno, no es la poblacion la que contamina,(en la mayoria de los casos), por lo que una accion a escala gubernamental es lo que podria mejorar el medio ambiente. No creo que limitando los carros a la poblacion se mejorara la situacion del medio ambiente.
Pienso tambien que no son los del Vedado los que mas necesitan de un automovil, sino los que mas lejos viven, los que estan en un campo, por donde no pasan ni las moscas y el transporte public es inexistente despues de una hora determinada. Pero la cuestion no es de quien lo necesita mas o menos, la cuestion es de TENER la POSIBILIDAD REAL de obtenerlo, ya despues si tu decision personal es no usarlo queda de tu parte, pero lo mas triste del caso no es no tener carro, sino: no tener siquiera la esperanza de tenerlo.
Un saludo.
MI opinion

Elisandro

“Medidas impopulares como éstas provocaron el distanciamiento entre la clase dirigente y el pueblo en la Europa del Este, con las consabidas consecuencias. Espero que nuestros servidores públicos (que lo son, para los desmemoriados) sean superiores a los soviéticos y que nuestro país se enrumbe en un sentido más democrático y humano que el alcanzado por ellos.”
Esta es para mi la esencia del artículo, no importa si se trata de autos, de libertad para asociarse, de iniciativas propias fuera de las instituciones establecidas (muchas de ellas ineficientes e inoperantes), se trata de democratizar la sociedad y sus estructuras de gobierno, que las desiciones se tomen tomando en cuenta lo que reclama el pueblo y no desde la óptica de “iluminados”, que están convencidos sobre lo que le conviene o no al pueblo
Elisandro

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE