eltoque_logo
De la miseria y otros demonios

Foto: Claudio Peláez Sordo

De la miseria y otros demonios

Una mirada de Edelmiro parece ser la última. En su rostro lleva marcado la insoportable levedad del ser, no de la que habla Milan Kundera en su novela sino aquella que refleja el agónico cansancio de una vida de obstinación, esa que parece buscar desde el vacío la necesaria ayuda que nunca llega. La misma que requisa todo en pos del más leve hálito de esperanza con la seguridad de no hallarlo, pero a lo que no renuncia, aunque tiene ya 83 años y un cáncer que lo  devora hasta secarlo. Lo único que quiere es acabar su existencia bajo un techo nuevo.

“Yo solo sé coser zapatos, es lo que aprendí desde los veinte y pico de años…” tras un suspiro suelta la nostalgia reprimida dentro y mira una vieja aguja oxidada que permanece encima de una mesita como recuerdo de tiempos pasados. Entonces compungido entorna la vista hacia el suelo, tal vez porque lo venció el sueño pero no, piensa en el modo de escarbar y sepultarse varios metros bajo tierra. No quiere morir sino perderse del mundo por unos instantes, a los pocos segundos levanta la cabeza, hace una pausa y luego de tomar aire me mira.

“En esta casa estoy desde que tenía treinta años, aquí vivió mi madre, perdió la cabeza y murió…” me dice señalando un cuadro colgado en la enmohecida pared de la rústica sala. Casi no puede moverse y las marcadas comisuras en el entorno de sus labios resecos denotan lo difícil de cada gesto, sus gastados huesos no soportan la artrosis que lo carcome y el recostar la espalda en el sillón de madera, es una inyección de adrenalina.

Ella lo cuida desde que cayó enfermo, es sobrina, hija, hermana, la única ayuda que tiene el viejo. En su expresión está ese grito desolador que pide a Jesús, a lo que sea, es el anhelo ahogado de querer ser escuchada. No sabe  de Dostoievski pero desde ese sepulcro de vivos le clama a todos, pero nadie escucha, cree que soy su salvador y no soy más que otro de esas pobres gentes que anda por ahí.

“La casa nunca estuvo muy buena, pero como ahora jamás, tal parece una cueva, desde 2012 estamos pidiendo ayuda,.. en vivienda, en el partido… y nada, porque sí mi tío es del partido y mira esto… ”. Agobiada respira hondo, toma aire y sigue,”.. la pedimos más bien por su enfermedad y por su condición, es un viejito, que trabajó mucho, y lo recuerdo leyendo y estudiando por unos libros viejos y gordos…, esto no es fácil mijo, mira esas puertas, las ventanas ese piso parece de un corral para puercos…”. Para y entre los cristales de sus espejuelos se ve salir lágrimas de sus ojos, me pide disculpas, observa que el sol le da en la cara a Edelmiro y mueve el sillón. Luego vuelve a sentarse y mientras me sirve café con voz entrecortada le pregunta a su tío por las pastillas.

“Al café tuve que acudir porque necesitaba unos pesitos para ayudarnos con las medicinas, la chequera que el cobra no da para nada, son 200 pesos que se van volando y tenemos nuestros parientes pero es como si no estuvieran,… lo que más me duele es el maltrato de los funcionarios sobre todo el de vivienda, la última vez me botó de la oficina y armó tremendo escándalo después que me dijo que para qué dar los materiales si Edelmiro estaba a punto de morir…”. Entonces sus ojos me esquivan, buscan en la pared el desahogo al dolor y la ilusión de verla nueva, ya no quiere tocar la madera carcomida, añora sentir el olor a pintura fresca, no para comerse la cal como los Buen Día, aunque el hambre los lleve a ello desea mirar la vitalidad de las cosas renovadas en su propio Macondo.

Ese sueño hermoso de ser comunista, de romperse el lomo y morir en la monotonía del querer ser y no poder es lo que desvela a Edelmiro. Pensó incluso en entregar el carnet pero “maestros” en la oratoria, que no saben de Platón ni de Aristóteles, lo convencieron para que no lo hiciera, solo para  mantenerlo en las filas. Cuidar la promoción y cumplir, cumplir y sobre cumplir, incluso decidieron pagar entre todos su cuota mensual pero nada de cuota personal, ni para el pan siquiera.

Así transcurre la existencia de Edelmiro, Raquel lo sabe y me agradece la visita, lo que no sabe es si le queda un año, una semana o una parte del día para que descanse en paz. No soporta tenerlo así, y con esa fe que la mantiene viva me pregunta el nombre,.. Alexander, entonces me despide así, “…bueno es usted en mucho tiempo quién único nos ha hecho sentir personas.”

Alexander García Milián
Soy géminis, apasionado sentimental, con gusto por la historia y la literatura. Creo en el karma y hacer cosas buenas para recibir a cambio.
alexander-garcia-milian

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

alexander

Todo es una cuestión de tergiversación de principios , de analogías incorrectas que dan pie al oportunismo, de incomprensiones que afloran visímiles cuestionamientos, son prisiones de larga duración que fulminan la conciencia como hablaba Gramsci , tanto a los que estan a favor del sistema como en contra; es indignante que sucedan esas cosas cuando existen casos como el de Edelmiro; no obstante es cierto que la cuestión se magnifica porque es el hijo de Fidel, y enseguida vienen las comparaciones y los relativismos, si fuera el hijo de otro presidente o figura política , no sonaría tanto o pasaría muy normal en fin las desigualdades siempre van a existir es algo que va intrinseco a las relaciones humanas, lo ideal es hallar el equilibrio que sustente eso, lo hablaron Tomas Hobbes y John Locke desde la perspectiva burguesa, con el Leviatán y El Cuarto Poder, y Engels desde el marxismo con El origen de la familia , la propiedad privada y el Estado, el socialismo surgió como la Utopía que hablaba Moro , la URSS quedó en eso , al final el efecto dominó ocurrió y puso en tela de juicio todo lo inherente a eso,el hombvre era causa y efecto del asunto co Stalin como punta de lanza para todo, pero la humanidad se ha debatido en esa eterna pugna y amparados en ideologías , conceptos y simbolismo que en la mayoría de las cosas no se comprenden, suceden cosas como esas y como las del artículo
alexander

Cecilia

Ya quisiera el que escribió firmando Fernando Ravsberg llegarle a los talones
Cecilia

Anónimo

Lamento que este asunto sea utilizado como plataforma para difamar al periodista, es algo burdo y mezquino que hacen remitir el pensamiento a los de la Checa y el NKVD, con Yezhov y Beria, o a los años de la Stasi en la Alemania Democratica,es algo como estar viviendo la vida de los otros, una gran pelicula , que con esto parece tener segundas partes ; pero en fin la cuestión no cambia , la suciedad tal vez utilizada para generar algun pretexto para algo no puede atemorizar al decir la verdad, lo que hizo Antonio Castro quizas amparado por sus cargos en la Federación Internacional de Beisbol y demas no tiene justificación porque da pie a lo abordado anteriormente, no deja de ser indignante, pero lo que sucede y digo de nuevo, es que es Cuba , es Fidel y con esa basta para armar la bulla que se quiera, no se debe equiparar al padre y al hijo, las distancias están marcadas , Fidel es Fidel uno de los hombres con más convicciones de la historia de los “guapos” y “duros” de verdad, bastante incomprendido y por ende tergiversado mayormente por quienes tieneen que velar que los casos como el Edelmiro no existan y que extravagancias como las de Tony no ocurran y que de seguro son los mismos que montan este teatrico bufo que pone hasta los c……
Anónimo

Alexander

Lamento que este asunto sea utilizado como plataforma para difamar al periodista, es algo burdo y mezquino que hacen remitir el pensamiento a los de la Checa y el NKVD, con Yezhov y Beria, o a los años de la Stasi en la Alemania Democratica,es algo como estar viviendo la vida de los otros, una gran pelicula , que con esto parece tener segundas partes ; pero en fin la cuestión no cambia , la suciedad tal vez utilizada para generar algun pretexto para algo no puede atemorizar al decir la verdad, lo que hizo Antonio Castro quizas amparado por sus cargos en la Federación Internacional de Beisbol y demas no tiene justificación porque da pie a lo abordado anteriormente, no deja de ser indignante, pero lo que sucede y digo de nuevo, es que es Cuba , es Fidel y con esa basta para armar la bulla que se quiera, no se debe equiparar al padre y al hijo, las distancias están marcadas , Fidel es Fidel uno de los hombres con más convicciones de la historia de los “guapos” y “duros” de verdad, bastante incomprendido y por ende tergiversado mayormente por quienes tieneen que velar que los casos como el Edelmiro no existan y que extravagancias como las de Tony no ocurran y que de seguro son los mismos que montan este teatrico bufo que pone hasta los c……
Alexander

Jesse Diaz

Señores, el problema no es que ese tipo de situacion no existan en el mundo entero, existen y quizas peores, mucho peores; el lio esta en que en Cuba se dice: “que todos somos iguales”, una mentira mayusculas, una MENTIRA MAYUSCULA, reitero. Y eso es lo que marca la diferencia con el mubndo entero. Somon corruptos, ladrones, descarados, y cuando lo hacen las personas de a pie, son sancionados, cuando lo hacen los “JEFES” son trasladados de lugar y se acabo.. Necesitaria 3 dias para escribir nombres y ejemplos. Lo que periodista hizo fue su trabajo, el trabajo de la prensa es hablar y decir las cosas, tal y como son, no inflando ni desinflando noticias, si no diciendolas tal cual son, pero eso en Cuba se llama: Tergiversar, disidente, contra, y mil nombres mas sacados del concepto, por tal de no decir lo mal hecho. Tu sabes lo que es un funcionario estatal decir: que para que le van a dar los materiales si ya casi esta por morirse.. Que lastima que nunca sabremos el nombre de ese funcionario, mereceria un lugar en el Libro de los Records Guines.. Ahh, olvide, olvide que hablaba de Cuba, donde lo imposible es posible y lo imposible, posible.. Alexander, yo en lo personal te doy un 100, y deja que esos que no escriben su nombre y prefieren el anonimato, sigan haciendo su trabajo, al final todo el mundo sabe el tuyo, pero nadie sabe el de ellos, son “anonimos”. Un super abrazo: Jesse Diaz Pedraja. Yo no tengo miedo, al final Raul Castro lo dijo: hay que decir la verdad, solo que esa verdad queda limitada a algunas personas.
Jesse Diaz

José Manuel Rodriguez

ustedes se creen lo que dicen o se los mandan a decir, si nos llevaramos por ustedes Cuba es un cementerio, en vuestro caso son un vertedero de mal oliente manipulación un saludo
José Manuel Rodriguez

alexander

HAblar de libertad de expresión, parece sonar a fuego, ese tipo de mentalidad como las de José Manuel, que enseguida que se dicen unas cuantas cosas bien dichas se ponen con las cañones en posición de fuego y empìezan a tergiversar y ha distorsionar , sin dudas son de las que hacen un daño inmenso a nuestro país: es el clásico eslogan que tilda de gusano y disidente a todo aquel que no diga q todo esta bien, q hable de sobrecumplimientos, q tape el sol con un dedo; en fin más de lo mismo. Pero le digo al señor que no, nadie nos mando a decir esto, los hechos son los q propician esas apreciaciones y criterios , por personas como usted es que suceden gran parte de los problemas a los que nos enfrentamos; no solo se afincan en estar a la izquierda sino más allá, un estalinismo en grado sumo
alexander

Yandri

buena tendedera para una familia pauperrima…
Yandri

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE

De la miseria y otros demonios

Foto: Claudio Peláez Sordo

De la miseria y otros demonios

Una mirada de Edelmiro parece ser la última. En su rostro lleva marcado la insoportable levedad del ser, no de la que habla Milan Kundera en su novela sino aquella que refleja el agónico cansancio de una vida de obstinación, esa que parece buscar desde el vacío la necesaria ayuda que nunca llega. La misma que requisa todo en pos del más leve hálito de esperanza con la seguridad de no hallarlo, pero a lo que no renuncia, aunque tiene ya 83 años y un cáncer que lo  devora hasta secarlo. Lo único que quiere es acabar su existencia bajo un techo nuevo.

“Yo solo sé coser zapatos, es lo que aprendí desde los veinte y pico de años…” tras un suspiro suelta la nostalgia reprimida dentro y mira una vieja aguja oxidada que permanece encima de una mesita como recuerdo de tiempos pasados. Entonces compungido entorna la vista hacia el suelo, tal vez porque lo venció el sueño pero no, piensa en el modo de escarbar y sepultarse varios metros bajo tierra. No quiere morir sino perderse del mundo por unos instantes, a los pocos segundos levanta la cabeza, hace una pausa y luego de tomar aire me mira.

“En esta casa estoy desde que tenía treinta años, aquí vivió mi madre, perdió la cabeza y murió…” me dice señalando un cuadro colgado en la enmohecida pared de la rústica sala. Casi no puede moverse y las marcadas comisuras en el entorno de sus labios resecos denotan lo difícil de cada gesto, sus gastados huesos no soportan la artrosis que lo carcome y el recostar la espalda en el sillón de madera, es una inyección de adrenalina.

Ella lo cuida desde que cayó enfermo, es sobrina, hija, hermana, la única ayuda que tiene el viejo. En su expresión está ese grito desolador que pide a Jesús, a lo que sea, es el anhelo ahogado de querer ser escuchada. No sabe  de Dostoievski pero desde ese sepulcro de vivos le clama a todos, pero nadie escucha, cree que soy su salvador y no soy más que otro de esas pobres gentes que anda por ahí.

“La casa nunca estuvo muy buena, pero como ahora jamás, tal parece una cueva, desde 2012 estamos pidiendo ayuda,.. en vivienda, en el partido… y nada, porque sí mi tío es del partido y mira esto… ”. Agobiada respira hondo, toma aire y sigue,”.. la pedimos más bien por su enfermedad y por su condición, es un viejito, que trabajó mucho, y lo recuerdo leyendo y estudiando por unos libros viejos y gordos…, esto no es fácil mijo, mira esas puertas, las ventanas ese piso parece de un corral para puercos…”. Para y entre los cristales de sus espejuelos se ve salir lágrimas de sus ojos, me pide disculpas, observa que el sol le da en la cara a Edelmiro y mueve el sillón. Luego vuelve a sentarse y mientras me sirve café con voz entrecortada le pregunta a su tío por las pastillas.

“Al café tuve que acudir porque necesitaba unos pesitos para ayudarnos con las medicinas, la chequera que el cobra no da para nada, son 200 pesos que se van volando y tenemos nuestros parientes pero es como si no estuvieran,… lo que más me duele es el maltrato de los funcionarios sobre todo el de vivienda, la última vez me botó de la oficina y armó tremendo escándalo después que me dijo que para qué dar los materiales si Edelmiro estaba a punto de morir…”. Entonces sus ojos me esquivan, buscan en la pared el desahogo al dolor y la ilusión de verla nueva, ya no quiere tocar la madera carcomida, añora sentir el olor a pintura fresca, no para comerse la cal como los Buen Día, aunque el hambre los lleve a ello desea mirar la vitalidad de las cosas renovadas en su propio Macondo.

Ese sueño hermoso de ser comunista, de romperse el lomo y morir en la monotonía del querer ser y no poder es lo que desvela a Edelmiro. Pensó incluso en entregar el carnet pero “maestros” en la oratoria, que no saben de Platón ni de Aristóteles, lo convencieron para que no lo hiciera, solo para  mantenerlo en las filas. Cuidar la promoción y cumplir, cumplir y sobre cumplir, incluso decidieron pagar entre todos su cuota mensual pero nada de cuota personal, ni para el pan siquiera.

Así transcurre la existencia de Edelmiro, Raquel lo sabe y me agradece la visita, lo que no sabe es si le queda un año, una semana o una parte del día para que descanse en paz. No soporta tenerlo así, y con esa fe que la mantiene viva me pregunta el nombre,.. Alexander, entonces me despide así, “…bueno es usted en mucho tiempo quién único nos ha hecho sentir personas.”

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR83.5 CUP
1 USD64 CUP
1 MLC73 CUP
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

alexander

Todo es una cuestión de tergiversación de principios , de analogías incorrectas que dan pie al oportunismo, de incomprensiones que afloran visímiles cuestionamientos, son prisiones de larga duración que fulminan la conciencia como hablaba Gramsci , tanto a los que estan a favor del sistema como en contra; es indignante que sucedan esas cosas cuando existen casos como el de Edelmiro; no obstante es cierto que la cuestión se magnifica porque es el hijo de Fidel, y enseguida vienen las comparaciones y los relativismos, si fuera el hijo de otro presidente o figura política , no sonaría tanto o pasaría muy normal en fin las desigualdades siempre van a existir es algo que va intrinseco a las relaciones humanas, lo ideal es hallar el equilibrio que sustente eso, lo hablaron Tomas Hobbes y John Locke desde la perspectiva burguesa, con el Leviatán y El Cuarto Poder, y Engels desde el marxismo con El origen de la familia , la propiedad privada y el Estado, el socialismo surgió como la Utopía que hablaba Moro , la URSS quedó en eso , al final el efecto dominó ocurrió y puso en tela de juicio todo lo inherente a eso,el hombvre era causa y efecto del asunto co Stalin como punta de lanza para todo, pero la humanidad se ha debatido en esa eterna pugna y amparados en ideologías , conceptos y simbolismo que en la mayoría de las cosas no se comprenden, suceden cosas como esas y como las del artículo
alexander

Cecilia

Ya quisiera el que escribió firmando Fernando Ravsberg llegarle a los talones
Cecilia

Anónimo

Lamento que este asunto sea utilizado como plataforma para difamar al periodista, es algo burdo y mezquino que hacen remitir el pensamiento a los de la Checa y el NKVD, con Yezhov y Beria, o a los años de la Stasi en la Alemania Democratica,es algo como estar viviendo la vida de los otros, una gran pelicula , que con esto parece tener segundas partes ; pero en fin la cuestión no cambia , la suciedad tal vez utilizada para generar algun pretexto para algo no puede atemorizar al decir la verdad, lo que hizo Antonio Castro quizas amparado por sus cargos en la Federación Internacional de Beisbol y demas no tiene justificación porque da pie a lo abordado anteriormente, no deja de ser indignante, pero lo que sucede y digo de nuevo, es que es Cuba , es Fidel y con esa basta para armar la bulla que se quiera, no se debe equiparar al padre y al hijo, las distancias están marcadas , Fidel es Fidel uno de los hombres con más convicciones de la historia de los “guapos” y “duros” de verdad, bastante incomprendido y por ende tergiversado mayormente por quienes tieneen que velar que los casos como el Edelmiro no existan y que extravagancias como las de Tony no ocurran y que de seguro son los mismos que montan este teatrico bufo que pone hasta los c……
Anónimo

Alexander

Lamento que este asunto sea utilizado como plataforma para difamar al periodista, es algo burdo y mezquino que hacen remitir el pensamiento a los de la Checa y el NKVD, con Yezhov y Beria, o a los años de la Stasi en la Alemania Democratica,es algo como estar viviendo la vida de los otros, una gran pelicula , que con esto parece tener segundas partes ; pero en fin la cuestión no cambia , la suciedad tal vez utilizada para generar algun pretexto para algo no puede atemorizar al decir la verdad, lo que hizo Antonio Castro quizas amparado por sus cargos en la Federación Internacional de Beisbol y demas no tiene justificación porque da pie a lo abordado anteriormente, no deja de ser indignante, pero lo que sucede y digo de nuevo, es que es Cuba , es Fidel y con esa basta para armar la bulla que se quiera, no se debe equiparar al padre y al hijo, las distancias están marcadas , Fidel es Fidel uno de los hombres con más convicciones de la historia de los “guapos” y “duros” de verdad, bastante incomprendido y por ende tergiversado mayormente por quienes tieneen que velar que los casos como el Edelmiro no existan y que extravagancias como las de Tony no ocurran y que de seguro son los mismos que montan este teatrico bufo que pone hasta los c……
Alexander

Jesse Diaz

Señores, el problema no es que ese tipo de situacion no existan en el mundo entero, existen y quizas peores, mucho peores; el lio esta en que en Cuba se dice: “que todos somos iguales”, una mentira mayusculas, una MENTIRA MAYUSCULA, reitero. Y eso es lo que marca la diferencia con el mubndo entero. Somon corruptos, ladrones, descarados, y cuando lo hacen las personas de a pie, son sancionados, cuando lo hacen los “JEFES” son trasladados de lugar y se acabo.. Necesitaria 3 dias para escribir nombres y ejemplos. Lo que periodista hizo fue su trabajo, el trabajo de la prensa es hablar y decir las cosas, tal y como son, no inflando ni desinflando noticias, si no diciendolas tal cual son, pero eso en Cuba se llama: Tergiversar, disidente, contra, y mil nombres mas sacados del concepto, por tal de no decir lo mal hecho. Tu sabes lo que es un funcionario estatal decir: que para que le van a dar los materiales si ya casi esta por morirse.. Que lastima que nunca sabremos el nombre de ese funcionario, mereceria un lugar en el Libro de los Records Guines.. Ahh, olvide, olvide que hablaba de Cuba, donde lo imposible es posible y lo imposible, posible.. Alexander, yo en lo personal te doy un 100, y deja que esos que no escriben su nombre y prefieren el anonimato, sigan haciendo su trabajo, al final todo el mundo sabe el tuyo, pero nadie sabe el de ellos, son “anonimos”. Un super abrazo: Jesse Diaz Pedraja. Yo no tengo miedo, al final Raul Castro lo dijo: hay que decir la verdad, solo que esa verdad queda limitada a algunas personas.
Jesse Diaz

José Manuel Rodriguez

ustedes se creen lo que dicen o se los mandan a decir, si nos llevaramos por ustedes Cuba es un cementerio, en vuestro caso son un vertedero de mal oliente manipulación un saludo
José Manuel Rodriguez

alexander

HAblar de libertad de expresión, parece sonar a fuego, ese tipo de mentalidad como las de José Manuel, que enseguida que se dicen unas cuantas cosas bien dichas se ponen con las cañones en posición de fuego y empìezan a tergiversar y ha distorsionar , sin dudas son de las que hacen un daño inmenso a nuestro país: es el clásico eslogan que tilda de gusano y disidente a todo aquel que no diga q todo esta bien, q hable de sobrecumplimientos, q tape el sol con un dedo; en fin más de lo mismo. Pero le digo al señor que no, nadie nos mando a decir esto, los hechos son los q propician esas apreciaciones y criterios , por personas como usted es que suceden gran parte de los problemas a los que nos enfrentamos; no solo se afincan en estar a la izquierda sino más allá, un estalinismo en grado sumo
alexander

Yandri

buena tendedera para una familia pauperrima…
Yandri
boletin_elTOQUE