eltoque_logo
Ilustración: Carralero

Ilustración: Carralero

Dejen el Morro encendido

Dice un amigo mío que no debo tener tantos recelos de viajar, que el mundo es una Patria gigante, y que ya no existen fronteras para la comunicación y la vida. Dice el Doctor en Ciencias Antonio Aja, prestigioso investigador en cuestiones migratorias cubanas, que ya no hablaremos más de este tema si no es para referirnos al término “migración circular”, que ya pocos emigran definitivamente, que todo el mundo contempla la opción de modo transitorio y luego decide dónde y cómo permanecer por etapas.

Y yo digo que sí a todo. Que es verdad. Que lo sé. Y sigo investigando sobre el asunto (es de los que más me apasionan); y sigo escribiendo historias sobre el dolor que causa a quienes habitamos este pedazo de tierra llamada Cuba. Será por esa estadística reveladora de que uno de cada tres cubanos posee un familiar en el exterior… Será porque soy un ser eternamente nostálgico… Pero el caso es que no consigo cambiar mi percepción sobre estar y no estar.

Lo prohibí hace un tiempo a mis amistades: no quiero escuchar que nadie se va. Después me planteé la ley más estúpida: ni una despedida más en aeropuertos. Pero los socios (socios al fin) ni caso me hacen. Y siguen moviéndose de aquí para allá, y regalándome más lejanías que presencias. ¿Qué le voy a hacer? A estas alturas de la juventud, una sabe bien todo lo que apremia y el poco tiempo que hay para cubrir todas las urgencias. He pasado a entenderlos. Pero de ahí a apoyarlos va un buen tramo.

He comprendido, sí, que quienes no ven un futuro en su país tienen derecho a salir y buscarlo a donde creen que puede estar. He aprendido también que muchos lo encuentran, y regresan felices de sus estudios y contratos de trabajo en cualquier punto de la geografía mundial, o contentos también (por qué censurarlos) de haber incrementado su ropero, nivel de vida y posibilidades de transporte (tan infame como anda por acá).

Pero quedarme me ha permitido ver también cómo añoran nuestras madrugadas de amistad sin límites, cuánto necesitan el café de su vieja y el modo extraño en el que requieren sentirse parte, sentirse en tierra, saberse reyes de la latitud que habitan, y no como familiares lejanos prestados en un cuarto ajeno. Es el dolor del emigrante, lo sé; es el precio a pagar. Tal vez sea demasiado caro también el costo de permanecer aquí. Todo depende de por dónde nos lleve la vida, y de cómo le permitamos al destino movernos de aquí para allá.

Yo sigo siendo un bicho raro. Echo por tierra, como otros pocos en mi círculo inmediato, la ley universal de la ciencia de que migración genera migración. Tengo importantes piezas de mi ajedrez (o dominó) sentimental desperdigadas por medio trozo de mundo. Pero me cuesta mucho, al decir de Silvio, soltar todo y largarme.

Sigo apostando a un «no sé qué» (porque el tiempo derriba paradigmas); sigo creyendo en no sé cuánto (porque los días apremian y uno se cuestiona el esperar a qué); sigo aferrándome a las lógicas sentimentales de quienes plantamos nuestra casita de campaña en medio de una nada que tira para todas partes, y creemos que sí, vale la pena quedarse, hay sueños que cumplir y pueden hacerse realidad por estos lares, y qué dicha tan grande si estamos todos  — compinches de siempre, la pura y el puro, los aseres del barrio, el malecón, el parque — para disfrutarlos como buenos cubanos, y no como calcos tristes de guajiros armando su bohío en medio de un express-way.

Pero (pocas declaraciones de principios llevan un «pero») a veces le cojo un poco de inquina al futuro. Y me pongo a pensar en si a la vuelta de la esquina, acabaremos convertidos en piezas de museo de resistencia juvenil; si se irán más de los que se quedan; si mañana será más criticable estar que marcharse.

Me resuenan en los oídos tantas palabras del profe Aja en aquella entrevista que le hiciera años atrás («El compromiso sentimental es importante, pero tiene que ir unido a otras necesidades», dijo); me laceran en la mente múltiples historias de mi día a día; me chocan entre las paredes del alma las de mis emigrantes por cada esquina del mundo… me pasa tanto, que el futuro tiene que preocuparme.

Sin embargo, otra vez, me aferro a la fuerza, la esperanza, la ilusión, la verdad. Quiero ser feliz en Cuba. Y eso no debe ser un pecado. Tengo el empuje de locos como yo; tengo la cordura de otros bichos raros que me acompañan. Y solo por eso me atrevo a cambiar el final de aquella historia: el último que salga, por favor, no apague el Faro del Morro. No me gusta la oscuridad ni a mis amigos tampoco. Solo para dormir. Y aquí hay que estar bien despiertos para seguir escribiendo este cuento.

 

Este texto fue publicado originalmente en la revista Alma Mater y su autora es Susana Gomes Bugallo. 

Alma Mater
Revista de los universitarios cubanos. Fundada por Julio Antonio Mella en noviembre de 1922, es la revista joven más antigua de Cuba.
alma-mater

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Barrueto

Me ha gustado enfoque, es tan valiente la posici�n de seguir en Cuba como salir de ella, y es cierto que muchos deseamos que nos vaya bien afuera, acumular un capital y despu�s volver para emprender en algun d�a en nuestra naci�n, que siempre nos deber�a recibir aunque muchas personas se nieguen a permitir la entrada de muchos de nosotros.
Barrueto

Eduardo Alberto

Felicitaciones Susana por este “cuento” que recoge el sentimiento de tantos soñadores que apostamos por realizar los sueños aquí y gastamos la juventud, y aún soñamos ya casi sin tiempo. Porque lo viví puedo afirmar que después del horizonte * Cuba se extraña* y *hasta la belleza cansa*.
Eduardo Alberto

Guillermo

Hola me gusto mucho este articulo donde expresa su criterio respetando el de otros, eso es muy importante, yo pienso que sin respeto a los dem�s nunca habr� humanidad.
Tratare de conseguir la revista alma mater y ver si publican mas art�culos como estos.
Guillermo

Jorge Carlos Mazorra

Wao. Buena crónica. Bien lograda. Pero es una realidad q aquí en Cuba en ocasiones se acaban las opciones y no hay para donde girar. No es q en otro lado este la llave del mundo ni de la felicidad. Pero la juventud quiere probar porque ya sabe lo q hay aquí. Salen a buscar otro horizonte. Emigrar es duro, se renuncia a todo corriendo el riesgo de perderlo “todo”. Pero también con la “jabita” de encontrar una posibilidad de lograr un mejor modo de vivir.
El faro no se apagará amigo mío, y si pasara siempre habrá quien necesite de la lucecita y del café de la vieja.
Jorge Carlos Mazorra

Henrick

El día a día de los cubanos.”Que si fulanlo se fue que si mengano se quedó”.mi barrio se está quedando sin gente.incluso gente que ni yo sabía que se había ido.que me entero en facebook o por otra persona.me imagino como deben extrañar su país.por muy bien que les vaya en el exterior.es lo que decide cada quien para intentar mejorar económicamente.nada que hacer
Henrick

W116

muy buen art�culo es muy duro todo lo que ha pasado est� pueblo. Y me gusta ir a contracorriente he visto como se fueron mis amigos de toda la vida. Mi familia, y hasta la mujer que me mueve el piso, POR ESO NO QUIERO QUE ME LLAMEN PARA DECIRME OLL� TE ENTERASTE QUIEN SE QUED�
W116

Rachel

Es lindo ver el enfoque que le das . Pero a veces no nos ponemos a pensar en las circunstancias de cada cual y solo hablamos por hablar . Muchas personas tienen la esperanza de vivir mejor y de salir del hueco en que se encontraban otras viven una ignorancia que no les permite ver la realidad
Rachel

Yoa

Hermoso relato!
Yo también me considero un bicho raro y me siento muy identificada con su manera de pensar.
Tantos amigos he visto partir..
Un gran abrazo a [email protected] los cubanos donde quiera que estén.
Éxitos a la escritora.
Yoa

Dennys

La historia de muchos de nosotros desde los (80) comenzando desde tus mas cercanos(Padre) y luego crecer dejando ir (hermanos) y mejores (amigos) y tener que echar raíces porque la vida te lo exige, Pensando en tu turno o lo que es peor el de tus hijos y la agonía del sacrificio de seguir quedando detras se va haciendo eterna.

Muy buen articulo.

Dennys

Sandra

Me ha encantado tu manera de explicar esos sentimientos que a pesar del tiempo y la distancia, afloran con un simple olor a cafe. Un abrazo desde el otro lado.
Sandra

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE

Ilustración: Carralero

Ilustración: Carralero

Dejen el Morro encendido

Dice un amigo mío que no debo tener tantos recelos de viajar, que el mundo es una Patria gigante, y que ya no existen fronteras para la comunicación y la vida. Dice el Doctor en Ciencias Antonio Aja, prestigioso investigador en cuestiones migratorias cubanas, que ya no hablaremos más de este tema si no es para referirnos al término “migración circular”, que ya pocos emigran definitivamente, que todo el mundo contempla la opción de modo transitorio y luego decide dónde y cómo permanecer por etapas.

Y yo digo que sí a todo. Que es verdad. Que lo sé. Y sigo investigando sobre el asunto (es de los que más me apasionan); y sigo escribiendo historias sobre el dolor que causa a quienes habitamos este pedazo de tierra llamada Cuba. Será por esa estadística reveladora de que uno de cada tres cubanos posee un familiar en el exterior… Será porque soy un ser eternamente nostálgico… Pero el caso es que no consigo cambiar mi percepción sobre estar y no estar.

Lo prohibí hace un tiempo a mis amistades: no quiero escuchar que nadie se va. Después me planteé la ley más estúpida: ni una despedida más en aeropuertos. Pero los socios (socios al fin) ni caso me hacen. Y siguen moviéndose de aquí para allá, y regalándome más lejanías que presencias. ¿Qué le voy a hacer? A estas alturas de la juventud, una sabe bien todo lo que apremia y el poco tiempo que hay para cubrir todas las urgencias. He pasado a entenderlos. Pero de ahí a apoyarlos va un buen tramo.

He comprendido, sí, que quienes no ven un futuro en su país tienen derecho a salir y buscarlo a donde creen que puede estar. He aprendido también que muchos lo encuentran, y regresan felices de sus estudios y contratos de trabajo en cualquier punto de la geografía mundial, o contentos también (por qué censurarlos) de haber incrementado su ropero, nivel de vida y posibilidades de transporte (tan infame como anda por acá).

Pero quedarme me ha permitido ver también cómo añoran nuestras madrugadas de amistad sin límites, cuánto necesitan el café de su vieja y el modo extraño en el que requieren sentirse parte, sentirse en tierra, saberse reyes de la latitud que habitan, y no como familiares lejanos prestados en un cuarto ajeno. Es el dolor del emigrante, lo sé; es el precio a pagar. Tal vez sea demasiado caro también el costo de permanecer aquí. Todo depende de por dónde nos lleve la vida, y de cómo le permitamos al destino movernos de aquí para allá.

Yo sigo siendo un bicho raro. Echo por tierra, como otros pocos en mi círculo inmediato, la ley universal de la ciencia de que migración genera migración. Tengo importantes piezas de mi ajedrez (o dominó) sentimental desperdigadas por medio trozo de mundo. Pero me cuesta mucho, al decir de Silvio, soltar todo y largarme.

Sigo apostando a un «no sé qué» (porque el tiempo derriba paradigmas); sigo creyendo en no sé cuánto (porque los días apremian y uno se cuestiona el esperar a qué); sigo aferrándome a las lógicas sentimentales de quienes plantamos nuestra casita de campaña en medio de una nada que tira para todas partes, y creemos que sí, vale la pena quedarse, hay sueños que cumplir y pueden hacerse realidad por estos lares, y qué dicha tan grande si estamos todos  — compinches de siempre, la pura y el puro, los aseres del barrio, el malecón, el parque — para disfrutarlos como buenos cubanos, y no como calcos tristes de guajiros armando su bohío en medio de un express-way.

Pero (pocas declaraciones de principios llevan un «pero») a veces le cojo un poco de inquina al futuro. Y me pongo a pensar en si a la vuelta de la esquina, acabaremos convertidos en piezas de museo de resistencia juvenil; si se irán más de los que se quedan; si mañana será más criticable estar que marcharse.

Me resuenan en los oídos tantas palabras del profe Aja en aquella entrevista que le hiciera años atrás («El compromiso sentimental es importante, pero tiene que ir unido a otras necesidades», dijo); me laceran en la mente múltiples historias de mi día a día; me chocan entre las paredes del alma las de mis emigrantes por cada esquina del mundo… me pasa tanto, que el futuro tiene que preocuparme.

Sin embargo, otra vez, me aferro a la fuerza, la esperanza, la ilusión, la verdad. Quiero ser feliz en Cuba. Y eso no debe ser un pecado. Tengo el empuje de locos como yo; tengo la cordura de otros bichos raros que me acompañan. Y solo por eso me atrevo a cambiar el final de aquella historia: el último que salga, por favor, no apague el Faro del Morro. No me gusta la oscuridad ni a mis amigos tampoco. Solo para dormir. Y aquí hay que estar bien despiertos para seguir escribiendo este cuento.

 

Este texto fue publicado originalmente en la revista Alma Mater y su autora es Susana Gomes Bugallo. 

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR83.5 CUP
1 USD64 CUP
1 MLC73 CUP
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Barrueto

Me ha gustado enfoque, es tan valiente la posici�n de seguir en Cuba como salir de ella, y es cierto que muchos deseamos que nos vaya bien afuera, acumular un capital y despu�s volver para emprender en algun d�a en nuestra naci�n, que siempre nos deber�a recibir aunque muchas personas se nieguen a permitir la entrada de muchos de nosotros.
Barrueto

Eduardo Alberto

Felicitaciones Susana por este “cuento” que recoge el sentimiento de tantos soñadores que apostamos por realizar los sueños aquí y gastamos la juventud, y aún soñamos ya casi sin tiempo. Porque lo viví puedo afirmar que después del horizonte * Cuba se extraña* y *hasta la belleza cansa*.
Eduardo Alberto

Guillermo

Hola me gusto mucho este articulo donde expresa su criterio respetando el de otros, eso es muy importante, yo pienso que sin respeto a los dem�s nunca habr� humanidad.
Tratare de conseguir la revista alma mater y ver si publican mas art�culos como estos.
Guillermo

Jorge Carlos Mazorra

Wao. Buena crónica. Bien lograda. Pero es una realidad q aquí en Cuba en ocasiones se acaban las opciones y no hay para donde girar. No es q en otro lado este la llave del mundo ni de la felicidad. Pero la juventud quiere probar porque ya sabe lo q hay aquí. Salen a buscar otro horizonte. Emigrar es duro, se renuncia a todo corriendo el riesgo de perderlo “todo”. Pero también con la “jabita” de encontrar una posibilidad de lograr un mejor modo de vivir.
El faro no se apagará amigo mío, y si pasara siempre habrá quien necesite de la lucecita y del café de la vieja.
Jorge Carlos Mazorra

Henrick

El día a día de los cubanos.”Que si fulanlo se fue que si mengano se quedó”.mi barrio se está quedando sin gente.incluso gente que ni yo sabía que se había ido.que me entero en facebook o por otra persona.me imagino como deben extrañar su país.por muy bien que les vaya en el exterior.es lo que decide cada quien para intentar mejorar económicamente.nada que hacer
Henrick

W116

muy buen art�culo es muy duro todo lo que ha pasado est� pueblo. Y me gusta ir a contracorriente he visto como se fueron mis amigos de toda la vida. Mi familia, y hasta la mujer que me mueve el piso, POR ESO NO QUIERO QUE ME LLAMEN PARA DECIRME OLL� TE ENTERASTE QUIEN SE QUED�
W116

Rachel

Es lindo ver el enfoque que le das . Pero a veces no nos ponemos a pensar en las circunstancias de cada cual y solo hablamos por hablar . Muchas personas tienen la esperanza de vivir mejor y de salir del hueco en que se encontraban otras viven una ignorancia que no les permite ver la realidad
Rachel

Yoa

Hermoso relato!
Yo también me considero un bicho raro y me siento muy identificada con su manera de pensar.
Tantos amigos he visto partir..
Un gran abrazo a [email protected] los cubanos donde quiera que estén.
Éxitos a la escritora.
Yoa

Dennys

La historia de muchos de nosotros desde los (80) comenzando desde tus mas cercanos(Padre) y luego crecer dejando ir (hermanos) y mejores (amigos) y tener que echar raíces porque la vida te lo exige, Pensando en tu turno o lo que es peor el de tus hijos y la agonía del sacrificio de seguir quedando detras se va haciendo eterna.

Muy buen articulo.

Dennys

Sandra

Me ha encantado tu manera de explicar esos sentimientos que a pesar del tiempo y la distancia, afloran con un simple olor a cafe. Un abrazo desde el otro lado.
Sandra
boletin_elTOQUE