eltoque_logo
Cuando me agredieron por “maricón y terrorista” en un bar en La Habana

Foto: Jessica Dominguez Delgado

Cuando me agredieron por “maricón y terrorista” en un bar en La Habana

Esta escena ocurrió hace algún tiempo en un bar de La Habana que ya no existe. Una persona, luego de saber mi ascendencia árabe y mi preferencia sexual, me soltó en pleno rostro:

—¡Maricón y terrorista!¡Después dicen que Dios no castiga dos veces!

Yo nunca antes en mi vida había sido víctima del racismo y la homofobia de una forma tan cruda, sucia y brutal.

“El dueño” nos tocó el hombro y muy “educadamente” nos dijo: “Este no es el tipo de comportamiento que yo quiero en mi bar. Por favor tengo que pedirle que se vayan”.

Como él había sido tan “educado” le pregunté de vuelta: “¿Cuál es el tipo de comportamiento que usted no quiere en su bar? Solo para saber cuando venga de nuevo, qué puedo hacer y qué no”.

—No quiero que este bar se llene de maricones. Quiero decir, pueden estar aquí pero no pueden bailar juntos y mucho menos besarse.

La pregunta que le hice fue retórica. Yo sabía perfectamente a qué se estaba refiriendo. Pero quería comprobar si cuando las palabras salieran de su boca tal vez sus oídos le hicieran notar cuán homófobo estaba siendo.

—Correcto, es su bar y usted puede querer lo que quiera —seguí el “diálogo”— pero, ¿usted está consiente que vive en un país donde lo que está haciendo es ilegal?

—No me importa que sea ilegal —me respondió— yo no quiero ese tipo de comportamiento en mi bar. Aquí tenemos derecho de admisión.

Mientras más hablaba, más ganas de responderle me entraron:

—Los códigos de admisión son para vestimenta o lo que se puede entrar o no al bar. No para color de la piel, lugar de origen o sexualidad. Le aconsejo que ponga un cartel debajo del edificio que diga: No permitimos maricones.

—Pueden quedarse, pero tienen que controlarse— sugirió convencido de que estaba siendo “generoso”.

—No gracias, nosotros nos vamos. No voy a contribuir que un racista, homófobo y xenófobo como usted se haga más rico.

***

Muchos cubanos aun no quieren admitirlo, pero hay que decirlo con todas sus letras: en nuestro país subsisten muchas formas de discriminación.

Déjenme ser claro, obviamente no es la misma que experimentaron otras generaciones anteriores, y está más que sabido que no es una discriminación respaldada por la ley ni por figuras públicas, pero está claramente ahí.

En lo personal veo la discriminación como una extraña y peligrosa cadena alimenticia que funciona en espiral.

Puede comenzar por el hombre blanco y poderoso que discrimina a su esposa blanca, que no importa a qué hora llegue del trabajo tiene que cocinar y lavar las ropas de su esposo y su hijo.

Esa mujer blanca discrimina a su compañera de trabajo negra, por ser negra, y ella a su vez quiere que su hijo “adelante la raza” casándose con una blanca.

Ambas prefieren que sus hijos sean cualquier cosa menos ladrón o maricón. Pero si el hijo sale gay no quiere entonces que lo relacionen con la travesti blanca de la esquina, quien a su vez no quiere juntarse con las travestis negras que van al Parque de la Fraternidad, porque son más propensas a que las detenga la policía en uno de sus “chequeos aleatorios”.

Y, cuando crees que ha terminado la cadena, te enteras que todos los nacidos en La Habana, no quieren emigrantes orientales en su edificio.

La discriminación es una enfermedad que cuando piensas ha acabado y que solo se encontraba en la dermis de la sociedad, te sorprende destrozando los músculos, articulaciones y huesos del entramado público y las relaciones humanas a cualquier escala.

Es un batón que se pasa de familia en familia, de cualquier raza, credo, orientación sexual o identidad de género. Es, tristemente, un punto en común entre las minorías discriminadas y la mayoría discriminadora.

Para eliminarla no basta la voluntad política (aunque mucho ayudan las denuncias y las intervenciones de la justicia contra quienes discriminen por cualquier motivo) sino que hace falta una cuota de autoexamen para ver dónde cada uno de nosotros sigue discriminando.

Yo, de momento, tengo mi propia lista de frases que no repetiré más, justo como he cumplido mi promesa de no gastarme un peso más en bares homofóbicos.

Aquí se las dejo, para que la amplíen:

  • Las mujeres son más machistas que los hombres.
  • Hay que adelantar la raza.
  • Él es gay, pero es buenísima persona.
  • Él es de un solar y llegó a ser ingeniero.
  • Ella es puta porque quiere, imagínate, se gana la vida fácil.
  • Todas las lesbianas son masculinas.
Ernesto J. Gómez Figueredo
Graduado de Periodismo en la Facultad de Comunicación de la Universidad de la Habana. Siempre he pensado que el periodismo es, más que cualquier otra cosa, una necesidad. Vivimos tiempos complejos y es imprescindible, al menos para mí, tratar de desenredar la realidad. Me uno entonces a esta aventura que es El Toque, con muchas ganas y espectativas, pues sé que esta es una plataforma válida para simplemente crear.
ernesto-j-gomez-figueredo

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Lapón Libre

Pues Ernesto, creo que confundes la peste con el mal olor. El bar al que fuiste no era visiblemente gay, por tanto; estás actuaciones de besos y bailes juntos con tu pareja homosexual no tenían lugar. El dueño impone sus reglas y las cumples o no. No creo que, por eso, él sea un racista u homófobo. Por supuesto, que no estoy de acuerdo con la persona que les ofendió públicamente, pero, tampoco; que tú y tu pareja homosexual anden exhibiendo su sexualidad en cualquier área o lugar ajeno al “medio”, especialmente de corte privado y perteneciente a un tercero que no aboga “oficialmente” por “la labor” en su establecimiento. Amarse libremente está bien y es un derecho, pero ?No es suficente el espacio privado de vuestras casas o los sitios gays existentes para ello (aunque aún sean muy pocos en esa “machista” isla)? ?A qué tanto exhibicionismo? Es muy fácil caer en el saco de las calumnias u ofenzas para quienes -supuestamente- nos discirminan y, peor aún, en el de mutarnos en las eternas víctimas. Y aquí te dejo una frase que siempre uso para mi mismo: !Respeta! —!para que te respeten! Mira que simple. Y quien te habla, sabe lo que dice. No quieras montar tu Amsterdam en La Habana de un día para otro, todavía falta un buen trecho y eso hay que ganárselo, poco a poco, pero con mucha ética, clase y distinción. No obstante, !Abajo la homofobia!

S...

El Lapón Libre, resulta risible tu supuesta posición contra la homofobia con el mensaje tan homófobo que acabas de publicar. “No es suficiente el espacio privado de vuestras casas” es el típico mensaje homófobo de “Que lo hagan, pero escondidos” que entra en la misma categoría que mencionaba Ernesto de “Son gays, pero son buenas personas”, como si una cosa desvalidara la otra. Además, el dueño no los botó siquiera por besarse, los botó por “maricones” (con toda la connotación despectiva que puede tener esa palabra). Si todavía no te convences de cuan errado estás (cosa que imagino, es lo que siempre pasa, gente que ignora hasta su propia ignorancia), piensa si dijeras la misma frase a una pareja heterosexual. No estamos hablando de tener sexo en lugares públicas ni nada cercano, es un beso, una mera muestra de cariño lo que no les permiten: “puedes ser gay, pero que nos se note”. ¿Para ti qué es discriminación? No se está pidiendo nada más que respeto (ese respeto que tanto defiendes), respeto por quienes son y respeto por querer demostrarlo simplemente como a cualquier otra persona le es permitido.
S...

JEFF

Bueno señor japonés, si Ernesto confunde la peste con el mal olor debe ser por estados pudrefactos como el que usted defiende. Permítame aclararle, usted es tan o más homofóbico que el dueño del bar. Supongo que debería existir, según usted, un manual de comportamiento para gays en sitios estrictamente heterosexuales, no? Mientras exista personas como usted y su pariente del bar, por supuesto que amarse no será libre y menos un derecho, usted mismo dicta que tiene que confinarse a las cuatro paredes de una habitación, si, como las ilegalidades y los crímenes. No se trata de exhibicionismo, se trata de libre expresión, del solo ser, y no solo en espacios determinados, sino por donde quiera que caminemos. Esto de mutar según a donde vayamos comienza a ser iracional a las alturas del siglo XXI, donde debería primar ese mismo RESPETO que usted promulga y la simple TOLERANCIA, cosa que Amsterdan sobra y que en Cuba parece que no existe!!! Sí, abajo la homobofia y los homofóbicos que la disfrazan!!!

Jesse Diaz

Jeff. Estoy de acuerdo contigo.. Por suerte, el bar esta cerrado segun leo en el articulo. De seguro perdio parte de su clientela por IDIOTA, de seguro los heteros que iban no eran lo suficiente como para que pudiera mantener sus altos costos, pues de seguro nada era barato. Ahora si que esta bueno, Deben poner un cartel: SOLO PARA HETEROS, o SOLO PARA GAY’S. Que estupidez tan grande. Y el tal Lapon se contempla en cual categoria, hetero, homo o bi. Pues en verdad, lo mismo da para alante que para atras.. Yo creo que esta perdido en un campo de lechugas.. En fin, Jeff.. 100 puntos.. Un abrazo. Jesse
Jesse Diaz
JEFF

homono

Lapon Libre solo voy a citar un par de frases de tu comentario anterior:
“estás actuaciones de besos y bailes juntos con tu pareja homosexual no tenían lugar”. ¿Actuaciones? ¿En serio?, no se llama actuaciones, porque seguro estoy de q si lo hacen un hombre y una mujer no lo llamarías actuación.

“que tú y tu pareja homosexual anden exhibiendo su sexualidad en cualquier área o lugar ajeno al “medio”, especialmente de corte privado y perteneciente a un tercero que no aboga “oficialmente” por “la labor” en su establecimiento”. ¿La Labor? las personas heterosexuales también andan exhibiendo su sexualidad y seguro no dirías lo mismo, además, el apelativo de homosexual en pareja, sobra, solo reafirma tu homofobia disfrazada.

“No es suficente el espacio privado de vuestras casas o los sitios gays existentes para ello (aunque aún sean muy pocos en esa “machista” isla)? Dile eso mismo a una pareja heterosexual, xq solo se aplica para los homosexuales?!

“nos discirminan y, peor aún, en el de mutarnos en las eternas víctimas”, por qué te incluyes? si en el fragmento en el q te cité arriba no lo haces? no quieras hacerte el buen samaritano xq ese abajo la homofobia del final es lo más hipócrita de todo tu comentario. Por favor, el simple hecho de que existan bares para homosexuales es un acto discriminatorio, xq no todos en un mismo sitio? Pero nada, mientras existan personas como usted quien dice e incluso se cree q aboga contra la homofobia cuando no es así (como ya le demostré), entonces seguiremos en las mismas.

Jesse diaz

Homono.. Tu comentario mato al personaje llamado: Lapon en verdad no sabe ni lo que dice: Grita: Abajo la Homofobia, pero el mismo es un homofobo, es como decir: el lobo disfrazado de oveja.. No voy a redundar, tu lo dijiste todo y lo situaste en su lugar. Siendo mas vulgar, quizas el sea varon de dia y mujer de noche, de esos existen muchos; casados con hijos y los ve cazando de noche al primero que desee hacer lo que tu y todos saben, de esos existen muchos. reitero. En fin, tu lo dijiste todo y lo ubicaste en su lugar, lo mejor de todo es que todos defendieron el derecho a ser como cada quien desea ser. Y es ese aspecto, estamos mejorando. Un abrazo. Jesse
Jesse diaz
homono

jesse diaz

Socio.. (Por no llamarte de otra forma). Eres un perfecto ………., pon lo que quieras, asi que: “Abajo la homofobia”, a ver dime que hacemos contigo, te torturamos, te damos candela, la horca o quizas la guillotina.. Tu decides, que es lo que mas te gusta. Asi que se debe demostrar el amor entre cuatro paredes, que bonito suena, pero, que tal si le dices eso a los heteros a ver si te mandan a freir croquetas, (si las encuentran).. Dos varones no pueden bailar juntos porque segun tu eso es ser gay, mucho mneos dares un beso como demostracion de cariño pues son “maricones”, pero dos mujeres si, y por eso no son lesbianas. Los heteros si pueden hacer y deshacer pues para ellos todo les esta permitido, pero dos hombres del mismo sexo no, porque segun tu: Respeten, para que te respeten. Donde dejaste tu respeto a la dignidad de los demas. No uses palabras ni refranes que no pongas en practica en tu vida, eso es ser hipocrita para contigo mismo. O, de otra forma piensa antes de escribir. que bueno que todos te dieron una leccion, y te quedaste como el perro con la cola entre las p…… piernas, para no decir patas.. Ups, ya lo dije. Perdon.. No quise ofender al perro. Con personas como tu el mundo seria perfecto, mas si ponemos en practica, tu refran, como es que decia, ahhh, ya: respeten para que puedas/puedan vivir en paz.. (se que NO era eso lo que decia, pero hice un pequeño cambio), Para que tu lo pongas en practica, si quieres, claro !?. Creo que es un poco mejor que el tuyo. Jesse
jesse diaz
El Lapón Libre

Gilgamesh

¡Se calentó esto!
Quería decir algo más fuerte pero temí que mi coloquialismo me provocara ser censurado.
Me gustó mucho el artículo. Pero me queda duda de la actuación del propietario del bar, acusado de mal actuante. ¿Qué pasa gente? Ustedes alegan que el tipo es un homofóbico, claro y explícito. A mi el cuento no me queda tan claro.
Hipótesis 1: Les pide amablemente que se vayan porque no puede permitir “este tipo de comportamiento” en su bar, LQQD: es un homofóbico.
Hipótesis 2: El hombre observa que el citado comportamiento pone incómodo al resto de clientes y decide actuar a conveniencia de su bolsillo o de su clientela habitual.
Puedo estar equivocado, al final yo no estaba ahí, pero comportamientos como los que uds. pretenden que sean vistos como normales yo nada más los he visto en El Mejunje de Silverio, si a establecimientos nos referimos. Allí los gays tienen su día exclusivo, el resto de los días todo el mundo hace igual lo que le da la gana. Pero los que allí vamos no se nos da mucho lo de los viejos moralismos y tabues, sabemos lo que nos vamos a encontrar. No se puede culpar a la gente porque se les revuelva el estómago viendo a dos tipos besándose. ¿Pretenden que las cosas cambien de pronto? Está bien que ustedes se besen en público pero no esperen que la gente se conmueva por su amor tan rápido. Cuando yo era niño, nací en el ’82, todo el que usaba arete era etiquetado de maricón. Viví el cambio de paradigma de masculinidad, pasó ante mis ojos mientras fui creciendo, y fue de a poco. Yo vi a los maricones de mi ciudad cambiar su ropa de mujer por pantalones y puloveres a medida que las circunstancias se fueron flexibilizando. No quieran ahora homosexuales quemar en la hoguera a los homófobos porque eso antes se lo quisieron hacer a ustedes. Además esos homófobos pueden y seguro son también sus parientes. Ellos también necesitan tiempo para el cambio y además respeto porque también son víctimas de su época. Dejen a la gente reflexionar y no les impongan las cosas porque eso provoca reacciones opuestas y resistencia, que es todo lo contrario de lo que se quiere.
¡Viva la heterosexualidad! Discúlpenme porque yo soy heterosexual y defiendo la heterosexualidad. 😀
Pero Yo Voto Sí por el matrimonio igualitario. Estoy lleno de detalles.
¡Dejé esto caliente!
Gilgamesh

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE

Cuando me agredieron por “maricón y terrorista” en un bar en La Habana

Foto: Jessica Dominguez Delgado

Cuando me agredieron por “maricón y terrorista” en un bar en La Habana

Esta escena ocurrió hace algún tiempo en un bar de La Habana que ya no existe. Una persona, luego de saber mi ascendencia árabe y mi preferencia sexual, me soltó en pleno rostro:

—¡Maricón y terrorista!¡Después dicen que Dios no castiga dos veces!

Yo nunca antes en mi vida había sido víctima del racismo y la homofobia de una forma tan cruda, sucia y brutal.

“El dueño” nos tocó el hombro y muy “educadamente” nos dijo: “Este no es el tipo de comportamiento que yo quiero en mi bar. Por favor tengo que pedirle que se vayan”.

Como él había sido tan “educado” le pregunté de vuelta: “¿Cuál es el tipo de comportamiento que usted no quiere en su bar? Solo para saber cuando venga de nuevo, qué puedo hacer y qué no”.

—No quiero que este bar se llene de maricones. Quiero decir, pueden estar aquí pero no pueden bailar juntos y mucho menos besarse.

La pregunta que le hice fue retórica. Yo sabía perfectamente a qué se estaba refiriendo. Pero quería comprobar si cuando las palabras salieran de su boca tal vez sus oídos le hicieran notar cuán homófobo estaba siendo.

—Correcto, es su bar y usted puede querer lo que quiera —seguí el “diálogo”— pero, ¿usted está consiente que vive en un país donde lo que está haciendo es ilegal?

—No me importa que sea ilegal —me respondió— yo no quiero ese tipo de comportamiento en mi bar. Aquí tenemos derecho de admisión.

Mientras más hablaba, más ganas de responderle me entraron:

—Los códigos de admisión son para vestimenta o lo que se puede entrar o no al bar. No para color de la piel, lugar de origen o sexualidad. Le aconsejo que ponga un cartel debajo del edificio que diga: No permitimos maricones.

—Pueden quedarse, pero tienen que controlarse— sugirió convencido de que estaba siendo “generoso”.

—No gracias, nosotros nos vamos. No voy a contribuir que un racista, homófobo y xenófobo como usted se haga más rico.

***

Muchos cubanos aun no quieren admitirlo, pero hay que decirlo con todas sus letras: en nuestro país subsisten muchas formas de discriminación.

Déjenme ser claro, obviamente no es la misma que experimentaron otras generaciones anteriores, y está más que sabido que no es una discriminación respaldada por la ley ni por figuras públicas, pero está claramente ahí.

En lo personal veo la discriminación como una extraña y peligrosa cadena alimenticia que funciona en espiral.

Puede comenzar por el hombre blanco y poderoso que discrimina a su esposa blanca, que no importa a qué hora llegue del trabajo tiene que cocinar y lavar las ropas de su esposo y su hijo.

Esa mujer blanca discrimina a su compañera de trabajo negra, por ser negra, y ella a su vez quiere que su hijo “adelante la raza” casándose con una blanca.

Ambas prefieren que sus hijos sean cualquier cosa menos ladrón o maricón. Pero si el hijo sale gay no quiere entonces que lo relacionen con la travesti blanca de la esquina, quien a su vez no quiere juntarse con las travestis negras que van al Parque de la Fraternidad, porque son más propensas a que las detenga la policía en uno de sus “chequeos aleatorios”.

Y, cuando crees que ha terminado la cadena, te enteras que todos los nacidos en La Habana, no quieren emigrantes orientales en su edificio.

La discriminación es una enfermedad que cuando piensas ha acabado y que solo se encontraba en la dermis de la sociedad, te sorprende destrozando los músculos, articulaciones y huesos del entramado público y las relaciones humanas a cualquier escala.

Es un batón que se pasa de familia en familia, de cualquier raza, credo, orientación sexual o identidad de género. Es, tristemente, un punto en común entre las minorías discriminadas y la mayoría discriminadora.

Para eliminarla no basta la voluntad política (aunque mucho ayudan las denuncias y las intervenciones de la justicia contra quienes discriminen por cualquier motivo) sino que hace falta una cuota de autoexamen para ver dónde cada uno de nosotros sigue discriminando.

Yo, de momento, tengo mi propia lista de frases que no repetiré más, justo como he cumplido mi promesa de no gastarme un peso más en bares homofóbicos.

Aquí se las dejo, para que la amplíen:

  • Las mujeres son más machistas que los hombres.
  • Hay que adelantar la raza.
  • Él es gay, pero es buenísima persona.
  • Él es de un solar y llegó a ser ingeniero.
  • Ella es puta porque quiere, imagínate, se gana la vida fácil.
  • Todas las lesbianas son masculinas.

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR84 CUP
+0.5
1 USD64 CUP
1 MLC71 CUP
-2
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Lapón Libre

Pues Ernesto, creo que confundes la peste con el mal olor. El bar al que fuiste no era visiblemente gay, por tanto; estás actuaciones de besos y bailes juntos con tu pareja homosexual no tenían lugar. El dueño impone sus reglas y las cumples o no. No creo que, por eso, él sea un racista u homófobo. Por supuesto, que no estoy de acuerdo con la persona que les ofendió públicamente, pero, tampoco; que tú y tu pareja homosexual anden exhibiendo su sexualidad en cualquier área o lugar ajeno al “medio”, especialmente de corte privado y perteneciente a un tercero que no aboga “oficialmente” por “la labor” en su establecimiento. Amarse libremente está bien y es un derecho, pero ?No es suficente el espacio privado de vuestras casas o los sitios gays existentes para ello (aunque aún sean muy pocos en esa “machista” isla)? ?A qué tanto exhibicionismo? Es muy fácil caer en el saco de las calumnias u ofenzas para quienes -supuestamente- nos discirminan y, peor aún, en el de mutarnos en las eternas víctimas. Y aquí te dejo una frase que siempre uso para mi mismo: !Respeta! —!para que te respeten! Mira que simple. Y quien te habla, sabe lo que dice. No quieras montar tu Amsterdam en La Habana de un día para otro, todavía falta un buen trecho y eso hay que ganárselo, poco a poco, pero con mucha ética, clase y distinción. No obstante, !Abajo la homofobia!

S...

El Lapón Libre, resulta risible tu supuesta posición contra la homofobia con el mensaje tan homófobo que acabas de publicar. “No es suficiente el espacio privado de vuestras casas” es el típico mensaje homófobo de “Que lo hagan, pero escondidos” que entra en la misma categoría que mencionaba Ernesto de “Son gays, pero son buenas personas”, como si una cosa desvalidara la otra. Además, el dueño no los botó siquiera por besarse, los botó por “maricones” (con toda la connotación despectiva que puede tener esa palabra). Si todavía no te convences de cuan errado estás (cosa que imagino, es lo que siempre pasa, gente que ignora hasta su propia ignorancia), piensa si dijeras la misma frase a una pareja heterosexual. No estamos hablando de tener sexo en lugares públicas ni nada cercano, es un beso, una mera muestra de cariño lo que no les permiten: “puedes ser gay, pero que nos se note”. ¿Para ti qué es discriminación? No se está pidiendo nada más que respeto (ese respeto que tanto defiendes), respeto por quienes son y respeto por querer demostrarlo simplemente como a cualquier otra persona le es permitido.
S...

JEFF

Bueno señor japonés, si Ernesto confunde la peste con el mal olor debe ser por estados pudrefactos como el que usted defiende. Permítame aclararle, usted es tan o más homofóbico que el dueño del bar. Supongo que debería existir, según usted, un manual de comportamiento para gays en sitios estrictamente heterosexuales, no? Mientras exista personas como usted y su pariente del bar, por supuesto que amarse no será libre y menos un derecho, usted mismo dicta que tiene que confinarse a las cuatro paredes de una habitación, si, como las ilegalidades y los crímenes. No se trata de exhibicionismo, se trata de libre expresión, del solo ser, y no solo en espacios determinados, sino por donde quiera que caminemos. Esto de mutar según a donde vayamos comienza a ser iracional a las alturas del siglo XXI, donde debería primar ese mismo RESPETO que usted promulga y la simple TOLERANCIA, cosa que Amsterdan sobra y que en Cuba parece que no existe!!! Sí, abajo la homobofia y los homofóbicos que la disfrazan!!!

Jesse Diaz

Jeff. Estoy de acuerdo contigo.. Por suerte, el bar esta cerrado segun leo en el articulo. De seguro perdio parte de su clientela por IDIOTA, de seguro los heteros que iban no eran lo suficiente como para que pudiera mantener sus altos costos, pues de seguro nada era barato. Ahora si que esta bueno, Deben poner un cartel: SOLO PARA HETEROS, o SOLO PARA GAY’S. Que estupidez tan grande. Y el tal Lapon se contempla en cual categoria, hetero, homo o bi. Pues en verdad, lo mismo da para alante que para atras.. Yo creo que esta perdido en un campo de lechugas.. En fin, Jeff.. 100 puntos.. Un abrazo. Jesse
Jesse Diaz
JEFF

homono

Lapon Libre solo voy a citar un par de frases de tu comentario anterior:
“estás actuaciones de besos y bailes juntos con tu pareja homosexual no tenían lugar”. ¿Actuaciones? ¿En serio?, no se llama actuaciones, porque seguro estoy de q si lo hacen un hombre y una mujer no lo llamarías actuación.

“que tú y tu pareja homosexual anden exhibiendo su sexualidad en cualquier área o lugar ajeno al “medio”, especialmente de corte privado y perteneciente a un tercero que no aboga “oficialmente” por “la labor” en su establecimiento”. ¿La Labor? las personas heterosexuales también andan exhibiendo su sexualidad y seguro no dirías lo mismo, además, el apelativo de homosexual en pareja, sobra, solo reafirma tu homofobia disfrazada.

“No es suficente el espacio privado de vuestras casas o los sitios gays existentes para ello (aunque aún sean muy pocos en esa “machista” isla)? Dile eso mismo a una pareja heterosexual, xq solo se aplica para los homosexuales?!

“nos discirminan y, peor aún, en el de mutarnos en las eternas víctimas”, por qué te incluyes? si en el fragmento en el q te cité arriba no lo haces? no quieras hacerte el buen samaritano xq ese abajo la homofobia del final es lo más hipócrita de todo tu comentario. Por favor, el simple hecho de que existan bares para homosexuales es un acto discriminatorio, xq no todos en un mismo sitio? Pero nada, mientras existan personas como usted quien dice e incluso se cree q aboga contra la homofobia cuando no es así (como ya le demostré), entonces seguiremos en las mismas.

Jesse diaz

Homono.. Tu comentario mato al personaje llamado: Lapon en verdad no sabe ni lo que dice: Grita: Abajo la Homofobia, pero el mismo es un homofobo, es como decir: el lobo disfrazado de oveja.. No voy a redundar, tu lo dijiste todo y lo situaste en su lugar. Siendo mas vulgar, quizas el sea varon de dia y mujer de noche, de esos existen muchos; casados con hijos y los ve cazando de noche al primero que desee hacer lo que tu y todos saben, de esos existen muchos. reitero. En fin, tu lo dijiste todo y lo ubicaste en su lugar, lo mejor de todo es que todos defendieron el derecho a ser como cada quien desea ser. Y es ese aspecto, estamos mejorando. Un abrazo. Jesse
Jesse diaz
homono

jesse diaz

Socio.. (Por no llamarte de otra forma). Eres un perfecto ………., pon lo que quieras, asi que: “Abajo la homofobia”, a ver dime que hacemos contigo, te torturamos, te damos candela, la horca o quizas la guillotina.. Tu decides, que es lo que mas te gusta. Asi que se debe demostrar el amor entre cuatro paredes, que bonito suena, pero, que tal si le dices eso a los heteros a ver si te mandan a freir croquetas, (si las encuentran).. Dos varones no pueden bailar juntos porque segun tu eso es ser gay, mucho mneos dares un beso como demostracion de cariño pues son “maricones”, pero dos mujeres si, y por eso no son lesbianas. Los heteros si pueden hacer y deshacer pues para ellos todo les esta permitido, pero dos hombres del mismo sexo no, porque segun tu: Respeten, para que te respeten. Donde dejaste tu respeto a la dignidad de los demas. No uses palabras ni refranes que no pongas en practica en tu vida, eso es ser hipocrita para contigo mismo. O, de otra forma piensa antes de escribir. que bueno que todos te dieron una leccion, y te quedaste como el perro con la cola entre las p…… piernas, para no decir patas.. Ups, ya lo dije. Perdon.. No quise ofender al perro. Con personas como tu el mundo seria perfecto, mas si ponemos en practica, tu refran, como es que decia, ahhh, ya: respeten para que puedas/puedan vivir en paz.. (se que NO era eso lo que decia, pero hice un pequeño cambio), Para que tu lo pongas en practica, si quieres, claro !?. Creo que es un poco mejor que el tuyo. Jesse
jesse diaz
El Lapón Libre

Gilgamesh

¡Se calentó esto!
Quería decir algo más fuerte pero temí que mi coloquialismo me provocara ser censurado.
Me gustó mucho el artículo. Pero me queda duda de la actuación del propietario del bar, acusado de mal actuante. ¿Qué pasa gente? Ustedes alegan que el tipo es un homofóbico, claro y explícito. A mi el cuento no me queda tan claro.
Hipótesis 1: Les pide amablemente que se vayan porque no puede permitir “este tipo de comportamiento” en su bar, LQQD: es un homofóbico.
Hipótesis 2: El hombre observa que el citado comportamiento pone incómodo al resto de clientes y decide actuar a conveniencia de su bolsillo o de su clientela habitual.
Puedo estar equivocado, al final yo no estaba ahí, pero comportamientos como los que uds. pretenden que sean vistos como normales yo nada más los he visto en El Mejunje de Silverio, si a establecimientos nos referimos. Allí los gays tienen su día exclusivo, el resto de los días todo el mundo hace igual lo que le da la gana. Pero los que allí vamos no se nos da mucho lo de los viejos moralismos y tabues, sabemos lo que nos vamos a encontrar. No se puede culpar a la gente porque se les revuelva el estómago viendo a dos tipos besándose. ¿Pretenden que las cosas cambien de pronto? Está bien que ustedes se besen en público pero no esperen que la gente se conmueva por su amor tan rápido. Cuando yo era niño, nací en el ’82, todo el que usaba arete era etiquetado de maricón. Viví el cambio de paradigma de masculinidad, pasó ante mis ojos mientras fui creciendo, y fue de a poco. Yo vi a los maricones de mi ciudad cambiar su ropa de mujer por pantalones y puloveres a medida que las circunstancias se fueron flexibilizando. No quieran ahora homosexuales quemar en la hoguera a los homófobos porque eso antes se lo quisieron hacer a ustedes. Además esos homófobos pueden y seguro son también sus parientes. Ellos también necesitan tiempo para el cambio y además respeto porque también son víctimas de su época. Dejen a la gente reflexionar y no les impongan las cosas porque eso provoca reacciones opuestas y resistencia, que es todo lo contrario de lo que se quiere.
¡Viva la heterosexualidad! Discúlpenme porque yo soy heterosexual y defiendo la heterosexualidad. 😀
Pero Yo Voto Sí por el matrimonio igualitario. Estoy lleno de detalles.
¡Dejé esto caliente!
Gilgamesh
boletin_elTOQUE