eltoque_logo
El día que murió Fidel

Foto: Alejandro Ulloa

El día que murió Fidel

Un hombre me dice que no puede hablarme, que está triste, que lo perdone. Una mujer llora y pone su mano en mi grabadora: “No me grabes por favor” .Yo camino por algunas calles de La Habana. Hoy hay poca gente en las calles de La Habana. Casi no hay ruidos. Murió Fidel, y todos hacemos silencio.

Una mujer me dice: “¿Extrañar? De Fidel lo extraño todo porque Fidel es Cuba, y su muerte ha sido algo inesperado. Ahora tenemos que defender las ideas que nos legó”.

Mi vecina lo supo por un mensaje que le envié. Le dije: “Murió Fidel”. Era de madrugada ya, creo que pasada la una de la mañana. ¿Eso es verdad? Sí Ida, Raúl acaba de decirlo. “¿Y ahora?” Me preguntó ella. “Tenemos que esperar a que amanezca. Imagino que todos estemos mal, Raúl habló triste, lloroso”. Y colgamos los celulares.

Hablé con un hombre que barría la calle G bien temprano en la mañana. Me advirtió que estaba muy conmovido, que se había enterado cuando su mujer lo despertó para el trabajo. Con sinceridad, me dijo: “Hemos perdido a una persona extraordinaria, ha fallecido Fidel, pero él estará vivo en todo el pueblo y su ejemplo perdurará para toda la vida, porque este pueblo es muy fidelista, y Fidel nos enseñó mucho”.

Una mujer sentada en el borde de su portal me cuenta con dolor que se nos fue el hombre del siglo, el hombre que hizo de Cuba lo que es, “porque antes Cuba no se conocía en el mundo, y después de la Revolución hemos sido gente. Nosotros éramos una islita de turistas y ahora somos un país”

Una muchacha venía con una foto de Fidel dibujado en su  pulóver blanco. Le pregunté qué será de los cubanos a partir de entonces, y me dijo que recordar, y vivir lo que Fidel nos dejó. “Tenemos un dolor que no se repara con nada, pero hay que seguir, y él estará con nosotros, acompañándonos siempre”.

Una doctora esperaba una guagua. “Estoy mal, me duele, tengo un dolor inmenso, como si fuera un familiar”.

Yo me quedé con el deseo de saber sobre las novias de Fidel, sobre sus alegrías y sus tristezas cuando llegaba la noche en La Sierra. Escribí muchas preguntas para hacerle que deben estar en alguna libreta vieja. Hubiera querido hablarle, abrazarlo un rato y encontrar junto a él la calma que ofrecía. Me hubiera gustado ser su amigo, y que me llamara de madrugada para hablar de cualquier cosa, y reír o pensar.

En una esquina un señor dice que no tiene ánimos, que se perdió el hombre más grande del mundo y  al hombre más inteligente del mundo. “Pero hay que echar pa lante”.

“Oiga periodista”, me llama una señora, “escriba que yo, Angelina Rodríguez, amo a Fidel y le agradezco por la vida, la libertad y la paz que me dio. Ah, y dígale que hoy le encenderé dos velitas. Y todos los días antes de acostarme, le diré gracias y amén”.

Yoel Almaguer De Armas
Periodista cubano. Como el río, que se despeña y choca y se retuerce, pero llega al mar
yoel-almaguer-de-armas

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anónimo

Escriba que yo, Damián Pérez Alfson también amo a Fidel y aunque no pongo velas ni digo gracias ni amén, lo llevaré siempre, aquí en el medio del pecho….
Anónimo

Odalis Pérez Velázquez

Hoy Cuba solo ha perdido al hermano, al amigo, al lucahdor, al pensador, al hombre pero la verdad solo es un aperdida física, hoY la era ha parido un nuevo gigante que ha renacido cual ave fénix no solo para Cuba sino para el mundo. Ese hombre excepcionalnos dio algo más que lecciones de como construir el presente, ese magisterio excepcional nos legó su vida, esa que se multiplica en cada cubano que hace suya la patria que junto a él cosntruimos. aprendimos bajo su guía a ser un pueblo grande que copraje expande, a pesar de ser una pequeña isla, El eterno líder de todos los tiempos nos obsequió lo más valioso paar el ser humano, La libertad, esa que nos ha permitido ser paradigmas para el mundo. Se sienten unos pasos estremecedores en la tierra y el olimpo, los dioses se han reunido para recibir a un hombre cuya obra es infinita, desde el más allá se dan cita DOS grandes Cháves, el eterno amigo de Cuba y nuestro Fidel que es decir CUBA y e mundo.Hoy repito uan vez más la Revolución cubana pujante y victoriosa tiene un reto enorm ey una gran deuda, esa la de mantener la revolución que nos dio el Comandante a toda costa y costo, en al que pinos nuevos y viejos, primero harán hundir la isla en el mar antes de traicionar la gloria que se ha vivido y se vive. Sin dudas ese hombre excepcional, es un gigante que se multiplica en cada gesto, en cada trinfo y en cada amanecer donde exista un cubano, un amigo, un colega ahí estaré él para iluminar este porvenir incierto.
Odalis Pérez Velázquez

Laura Barrera Jerez

Estoy orgullosa de ti. Somos Fidel!!!!
Laura Barrera Jerez

Agradecida

Son tantas las cosas, que los bien agradecidos, le deben a Fidel, a sus ideales de solidaridad, hermandad, para con todo su pueblo y más allá…
Agradecida

Iris Gonzalez Hernandez

Soy cubana, naci y he vivido en ese pais hermoso llamado Cuba, desde que nací he aprendido a amar al hombre más grande que ha existido y existirá por mucho tiempo, ese hombre es FIDEL,HASTA SIEMPRE COMANDANTE
Iris Gonzalez Hernandez

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE

El día que murió Fidel

Foto: Alejandro Ulloa

El día que murió Fidel

Un hombre me dice que no puede hablarme, que está triste, que lo perdone. Una mujer llora y pone su mano en mi grabadora: “No me grabes por favor” .Yo camino por algunas calles de La Habana. Hoy hay poca gente en las calles de La Habana. Casi no hay ruidos. Murió Fidel, y todos hacemos silencio.

Una mujer me dice: “¿Extrañar? De Fidel lo extraño todo porque Fidel es Cuba, y su muerte ha sido algo inesperado. Ahora tenemos que defender las ideas que nos legó”.

Mi vecina lo supo por un mensaje que le envié. Le dije: “Murió Fidel”. Era de madrugada ya, creo que pasada la una de la mañana. ¿Eso es verdad? Sí Ida, Raúl acaba de decirlo. “¿Y ahora?” Me preguntó ella. “Tenemos que esperar a que amanezca. Imagino que todos estemos mal, Raúl habló triste, lloroso”. Y colgamos los celulares.

Hablé con un hombre que barría la calle G bien temprano en la mañana. Me advirtió que estaba muy conmovido, que se había enterado cuando su mujer lo despertó para el trabajo. Con sinceridad, me dijo: “Hemos perdido a una persona extraordinaria, ha fallecido Fidel, pero él estará vivo en todo el pueblo y su ejemplo perdurará para toda la vida, porque este pueblo es muy fidelista, y Fidel nos enseñó mucho”.

Una mujer sentada en el borde de su portal me cuenta con dolor que se nos fue el hombre del siglo, el hombre que hizo de Cuba lo que es, “porque antes Cuba no se conocía en el mundo, y después de la Revolución hemos sido gente. Nosotros éramos una islita de turistas y ahora somos un país”

Una muchacha venía con una foto de Fidel dibujado en su  pulóver blanco. Le pregunté qué será de los cubanos a partir de entonces, y me dijo que recordar, y vivir lo que Fidel nos dejó. “Tenemos un dolor que no se repara con nada, pero hay que seguir, y él estará con nosotros, acompañándonos siempre”.

Una doctora esperaba una guagua. “Estoy mal, me duele, tengo un dolor inmenso, como si fuera un familiar”.

Yo me quedé con el deseo de saber sobre las novias de Fidel, sobre sus alegrías y sus tristezas cuando llegaba la noche en La Sierra. Escribí muchas preguntas para hacerle que deben estar en alguna libreta vieja. Hubiera querido hablarle, abrazarlo un rato y encontrar junto a él la calma que ofrecía. Me hubiera gustado ser su amigo, y que me llamara de madrugada para hablar de cualquier cosa, y reír o pensar.

En una esquina un señor dice que no tiene ánimos, que se perdió el hombre más grande del mundo y  al hombre más inteligente del mundo. “Pero hay que echar pa lante”.

“Oiga periodista”, me llama una señora, “escriba que yo, Angelina Rodríguez, amo a Fidel y le agradezco por la vida, la libertad y la paz que me dio. Ah, y dígale que hoy le encenderé dos velitas. Y todos los días antes de acostarme, le diré gracias y amén”.

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR83.5 CUP
+0.25
1 USD64 CUP
1 MLC73 CUP
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anónimo

Escriba que yo, Damián Pérez Alfson también amo a Fidel y aunque no pongo velas ni digo gracias ni amén, lo llevaré siempre, aquí en el medio del pecho….
Anónimo

Odalis Pérez Velázquez

Hoy Cuba solo ha perdido al hermano, al amigo, al lucahdor, al pensador, al hombre pero la verdad solo es un aperdida física, hoY la era ha parido un nuevo gigante que ha renacido cual ave fénix no solo para Cuba sino para el mundo. Ese hombre excepcionalnos dio algo más que lecciones de como construir el presente, ese magisterio excepcional nos legó su vida, esa que se multiplica en cada cubano que hace suya la patria que junto a él cosntruimos. aprendimos bajo su guía a ser un pueblo grande que copraje expande, a pesar de ser una pequeña isla, El eterno líder de todos los tiempos nos obsequió lo más valioso paar el ser humano, La libertad, esa que nos ha permitido ser paradigmas para el mundo. Se sienten unos pasos estremecedores en la tierra y el olimpo, los dioses se han reunido para recibir a un hombre cuya obra es infinita, desde el más allá se dan cita DOS grandes Cháves, el eterno amigo de Cuba y nuestro Fidel que es decir CUBA y e mundo.Hoy repito uan vez más la Revolución cubana pujante y victoriosa tiene un reto enorm ey una gran deuda, esa la de mantener la revolución que nos dio el Comandante a toda costa y costo, en al que pinos nuevos y viejos, primero harán hundir la isla en el mar antes de traicionar la gloria que se ha vivido y se vive. Sin dudas ese hombre excepcional, es un gigante que se multiplica en cada gesto, en cada trinfo y en cada amanecer donde exista un cubano, un amigo, un colega ahí estaré él para iluminar este porvenir incierto.
Odalis Pérez Velázquez

Laura Barrera Jerez

Estoy orgullosa de ti. Somos Fidel!!!!
Laura Barrera Jerez

Agradecida

Son tantas las cosas, que los bien agradecidos, le deben a Fidel, a sus ideales de solidaridad, hermandad, para con todo su pueblo y más allá…
Agradecida

Iris Gonzalez Hernandez

Soy cubana, naci y he vivido en ese pais hermoso llamado Cuba, desde que nací he aprendido a amar al hombre más grande que ha existido y existirá por mucho tiempo, ese hombre es FIDEL,HASTA SIEMPRE COMANDANTE
Iris Gonzalez Hernandez
boletin_elTOQUE