eltoque_logo
Policías y militares en las calles de La Habana

Foto: Sadiel Mederos

¿Está agotada la protesta social en Cuba?

2 / diciembre / 2021

Los sucesos de las últimas semanas asociados al 15N y la plataforma Archipiélago han traído consigo lecciones ciudadanas que pueden aprehenderse en función de un beneficio social.

En una nueva entrega del podcast La Colada, el escritor y periodista Jorge de Armas interroga a su colega, el analista político Enrique Guzmán Karell, acerca del escenario pos-15N en Cuba y el rol de la ciudadanía y el Gobierno cubanos. Además, suman la reflexión de la joven artista Camila Lobón.

Para Guzmán Karell, la protesta social en Cuba no está agotada de ninguna manera. Las situaciones revolucionarias y los liderazgos que surgen en la sociedad los engendra la propia realidad. «En la medida que el Estado no tenga capacidad de cambio y transformación, van a seguir surgiendo líderes, proyectos, propuestas e iniciativas. Eso es inevitable, es una ley de la historia».

Era de esperarse que las manifestaciones fueran o muy aisladas y controladas, o inexistentes, si se analiza el escenario de represión, intimidación y coacción desatado por el Gobierno cubano desde las semanas previas a la convocatoria de la marcha por la plataforma Archipiélago, opina el politólogo. El hecho de haberse anunciado la protesta con un tiempo de antelación considerable le permitió a un Gobierno que ejerce un gran control de la acción ciudadana y de la sociedad toda desplegar los recursos a su alcance para evitar cualquier tipo de manifestación.

«Eso no quiere decir de ninguna manera que sea una derrota, porque es un proceso gradual. No era que a partir del 15N Cuba iba a ser otra. Cuba está siendo otra desde hace mucho tiempo y el triunfo de Archipiélago llegó desde el momento en que logró canalizar determinadas necesidades ciudadanas. Hoy la ciudadanía cubana es un poco más libre que hace dos meses, aun cuando no seamos capaces de percibir con claridad esa libertad como posibilidad de que los cubanos tengamos más derechos de los que tenemos hoy», comenta.

Camila Lobón analiza la realidad pos-15N con optimismo. Se ha demostrado que la sociedad civil cubana se sigue reorganizando y continúan creciendo las iniciativas y el compromiso de la ciudadanía con la realidad política del país. «El ánimo de rebelión y la necesidad de cambio está inoculada en los cubanos y eso no va a cambiar, a pesar de todas las estrategias represivas que aplica el régimen aprendidas por décadas».

Entre las experiencias de aprendizaje que señala la artista, destaca la necesidad cada vez mayor de horizontalizar las maneras de acción y la organización de los proyectos, darles protagonismo a las personas más vulnerables de la sociedad y seguir generando conciencia. Debe tenerse en cuenta que Cuba es todavía un país altamente adoctrinado, chantajeado y coaccionado por fuerzas militares entrenadas para hacerlo; atrapado en un imaginario de terror que el Gobierno despliega cada vez que hay un potencial detonador de un estallido social, como sucedió el 11 de julio.

Las energías, las voluntades y los esfuerzos tienen que estar en la ciudadanía para seguir generando conciencia a la escala que sea (campañas mediáticas, convocatorias y proyectos de la sociedad civil) para dar resolución a las problemáticas políticas en Cuba. Se trata de abogar por que siga manifestándose la voluntad ciudadana en función de exigir sus derechos, apunta Lobón.

«Tenemos que seguir desmantelando de la mentalidad del cubano el velo ideológico y el capital simbólico del proceso que conocemos como “revolución”. Hay que normalizar que la protesta es un derecho, que el Gobierno está ahí para ofrecer un servicio público», opina.

Lobón coincide con Guzmán Karell en que el cambio no será algo inmediato; es un proceso que va a tomar tiempo, con lo cual hay que mantener las expectativas controladas, no perder el ánimo y no desalentarse ante las dificultades que se presentan para salir de este hueco histórico.

En este contexto se ha evidenciado la obsolescencia de los discursos y acciones del Gobierno cubano a día de hoy, que en el plano simbólico sigue apostando a un momento histórico en el que el sistema podía contar con determinadas mayorías —agrega Guzmán Karell. Esos que se hacen llamar revolucionarios se proyectan más como conservadores. «Han regresado los actos de repudio que siempre han sido reaccionarios, vergonzosos, crueles y provocan mucho asco. Cada vez se hace más evidente que el Estado no acepta la diferencia».

Otro aspecto que ha quedado claro es de qué lado ha estado la violencia, quiénes han sido los que han querido aplastar a los otros. «De ninguna manera ha sido Archipiélago y ese es otro logro. A pesar de todo lo que les han hecho, ellos siguen hablando sin rencor», subraya el politólogo.

En ese sentido, Guzmán Karell abriga una preocupación: si el Gobierno cubano le ha cerrado la puerta a las posibilidades de diálogo a Articulación Plebeya, Archipiélago, el movimiento 27N, ¿con quién espera dialogar sobre las diferencias, profundas crisis y problemas que hay en la sociedad cubana?, ¿de qué manera creen que la sociedad cubana pueda canalizar ese descontento, esa insatisfacción, ese deseo de cambio?


Puedes escuchar el capítulo Queda mucho por decir en el podcast de elTOQUE, La Colada:


TAMBIÉN TE SUGERIMOS:


elTOQUE
Contamos las historias de jóvenes como tú que se sienten protagonistas de esta Cuba que cambia; aquellos que transforman los barrios, que emprenden, dialogan y construyen iniciativas ciudadanas para su gente. Te mostramos cómo otros jóvenes superaron las barreras y hoy impulsan un proyecto propio.
sumavoces

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

José Román

La "protesta social" que Uds. buscan, SI. Los planteamientos de los ciudadanos por las vías estatales y otros medios, NO. Lo que pasa es que Uds. quieren otro 11J, pero eso, NO VA A PASAR. Chao. Despidánse de otra idea de 15N. Y busquense otro "Yunior"

Joe

No se te entiende bien lo que has querido decir
Joe
José Román

Pablo Benvenuto

Los estallidos sociales tipo 11J continuaran cada tanto, locales en lugares del interior o barrios puntuales, alguno, más esporádico, de mayor masividad. Todo ello en razón del apremio económico que continuara agravándose y/o postergando a los sectores más humildes y mayoritarios del país, pues es clara la estructural inepcia de gestión económica que siempre hemos padecido. Los diversos emergentes en el espacio público han sido de impacto mediático externo y con limitada resonancia “cubana” a circuitos de artistas, intelectuales, sectores de capas medias, de numerosos emigrados, etc., pero dudo haya tenido eco en los 32 barrios, por ejemplo de Canción de Barrio, o en el interior profundo del país. Pasados 15 días del 15N lo que se hace claro, creo, es que esa ventana política Archipiélago se cierra (no han emitido pronunciamiento concreto alguno, salvo persistir reclamos sobre presos, e incluso Yunior empieza a desaparecer como nota periodística en los principales medios que, como es usual, pasan velozmente a otros asuntos de moda política). Es decir, pareciera, Archipiélago continuará como grupo testimonial y asistiendo tema presos a la par que Cubalex, etc. Y Yunior, en mi opinión, con esa desatinada reorientación de su quehacer hacia conjuntarse con oposiciones nicaragüenses y venezolanas, perderá asidero, agravado por lejanía, de la coyuntura política cubana del día a día. Claro que “van a seguir surgiendo líderes, proyectos, propuestas e iniciativas” como sucede habitualmente en numerosos países con restricciones democráticas o a la libre actividad política y ciudadana. Nicaragua y Venezuela en los últimos 15 años han estado plagados de esos “mircoeventos” sin lograr escalar como para que se visualice capacidad de cambio significativo. Lo que uno ve es, de un lado, varios grupos pro status PCC que proponen chapisteo variados cuyos beneficios irán beneficiar a los sectores medios (cuentapropistas, mypes, etc) que son quienes poseen el “capital humano”, los recursos económicos y relaciones personales para mejorar su desempeño, pero cuya lenta y dificultosa expansión pocos beneficios derramaran hacia los sectores mas bajos socio económicamente, pronunciando así la diferenciación alarmante que se ha desarrollado crecientemente desde los años 90 en el país. Es decir, acciones distractivas al cambio medular que requiere la organización del estado y sus instituciones políticas. Por otro lado, los que quieren libertad política, democracia, etc., quienes parece habrían aprendido la lección que la respuesta del gobierno tan categóricamente ha dado a cualquier delirio de ese tipo. Lo que permitiría esperar no se malgasten, como antes, en discusiones de artículos constitucionales, socialismo irrevocable, etc. Sin embargo, tras esos pronunciamientos de libertad, democracia, etc. etc. es imposible discernir de qué hablan, o precisar cuáles son las diferencias precisas que en ese barullo tienen unos y otros; respecto qué y cómo transitar pacíficamente a ello ante un gobierno que no ha de dar cuartel alguno. Seguiremos por estos días, ,viendo la “cacería” silenciosa, uno a uno, de los voceros y líderes de esa “asonada de rebeldía inaceptable”. Las desmesuradas penas a los procesados son mensaje ejemplificador clarísimo del “no pasarán”. La pregunta para mi no es sobre la “protesta social” sino sobre la “organización política de sectores de la sociedad civil. De ahí que a vuestra pregunta “¿con quién espera dialogar sobre las diferencias, profundas crisis y problemas que hay en la sociedad cubana?, ¿de qué manera creen que la sociedad cubana pueda canalizar ese descontento, esa insatisfacción, ese deseo de cambio?”, respondo: la respuesta de ellos ha sido claramente dada y no deja lugar a dudas. La pregunta para nosotros es la inversa: de qué modo podemos ir acumulando fuerzas sociales, concitando respaldo del descontento popular, para con mínimas iniciales propuestas de cambio no les dejemos más remedio que “invitar a dialogar” ante públicos, callejeras y crecientes manifestaciones populares por cambios puntuales. Esa es una agenda mínima ausente (y su debida hoja de ruta) que requiere articular, acordar, con esos “líderes, proyectos, propuestas e iniciativas”, o parte de ellos, para alcanzar envergadura e incidencia social y política significativa en cualquier proceso de transformaciones políticas pacificas.
Pablo Benvenuto

Pablo Benvenuto

Los estallidos sociales tipo 11J continuaran cada tanto, locales en lugares del interior o barrios puntuales, alguno, más esporádico, de mayor masividad. Todo ello en razón del apremio económico que continuara agravándose y/o postergando a los sectores más humildes y mayoritarios del país, pues es clara la estructural inepcia de gestión económica que siempre hemos padecido. Los diversos emergentes en el espacio público han sido de impacto mediático externo y con limitada resonancia “cubana” a circuitos de artistas, intelectuales, sectores de capas medias, de numerosos emigrados, etc., pero dudo haya tenido eco en los 32 barrios, por ejemplo de Canción de Barrio, o en el interior profundo del país. Pasados 15 días del 15N lo que se hace claro, creo, es que esa ventana política Archipiélago se cierra (no han emitido pronunciamiento concreto alguno, salvo persistir reclamos sobre presos, e incluso Yunior empieza a desaparecer como nota periodística en los principales medios que, como es usual, pasan velozmente a otros asuntos de moda política). Es decir, pareciera, Archipiélago continuará como grupo testimonial y asistiendo tema presos a la par que Cubalex, etc. Y Yunior, en mi opinión, con esa desatinada reorientación de su quehacer hacia conjuntarse con oposiciones nicaragüenses y venezolanas, perderá asidero, agravado por lejanía, de la coyuntura política cubana del día a día. Claro que “van a seguir surgiendo líderes, proyectos, propuestas e iniciativas” como sucede habitualmente en numerosos países con restricciones democráticas o a la libre actividad política y ciudadana. Nicaragua y Venezuela en los últimos 15 años han estado plagados de esos “mircoeventos” sin lograr escalar como para que se visualice capacidad de cambio significativo. Lo que uno ve es, de un lado, varios grupos pro status PCC que proponen chapisteo variados cuyos beneficios irán beneficiar a los sectores medios (cuentapropistas, mypes, etc) que son quienes poseen el “capital humano”, los recursos económicos y relaciones personales para mejorar su desempeño, pero cuya lenta y dificultosa expansión pocos beneficios derramaran hacia los sectores mas bajos socio económicamente, pronunciando así la diferenciación alarmante que se ha desarrollado crecientemente desde los años 90 en el país. Es decir, acciones distractivas al cambio medular que requiere la organización del estado y sus instituciones políticas. Por otro lado, los que quieren libertad política, democracia, etc., quienes parece habrían aprendido la lección que la respuesta del gobierno tan categóricamente ha dado a cualquier delirio de ese tipo. Lo que permitiría esperar no se malgasten, como antes, en discusiones de artículos constitucionales, socialismo irrevocable, etc. Sin embargo, tras esos pronunciamientos de libertad, democracia, etc. etc. es imposible discernir de qué hablan, o precisar cuáles son las diferencias precisas que en ese barullo tienen unos y otros; respecto qué y cómo transitar pacíficamente a ello ante un gobierno que no ha de dar cuartel alguno. Seguiremos por estos días, ,viendo la “cacería” silenciosa, uno a uno, de los voceros y líderes de esa “asonada de rebeldía inaceptable”. Las desmesuradas penas a los procesados son mensaje ejemplificador clarísimo del “no pasarán”. La pregunta para mi no es sobre la “protesta social” sino sobre la “organización política de sectores de la sociedad civil. De ahí que a vuestra pregunta “¿con quién espera dialogar sobre las diferencias, profundas crisis y problemas que hay en la sociedad cubana?, ¿de qué manera creen que la sociedad cubana pueda canalizar ese descontento, esa insatisfacción, ese deseo de cambio?”, respondo: la respuesta de ellos ha sido claramente dada y no deja lugar a dudas. La pregunta para nosotros es la inversa: de qué modo podemos ir acumulando fuerzas sociales, concitando respaldo del descontento popular, para con mínimas iniciales propuestas de cambio no les dejemos más remedio que “invitar a dialogar” ante públicos, callejeras y crecientes manifestaciones populares por cambios puntuales. Esa es una agenda mínima ausente (y su debida hoja de ruta) que requiere articular, acordar, con esos “líderes, proyectos, propuestas e iniciativas”, o parte de ellos, para alcanzar envergadura e incidencia social y política significativa en cualquier proceso de transformaciones políticas pacificas.
Pablo Benvenuto

Tracio Greco

Un amigo burlonamente me decía, años ha, el problema de los cubanos de cualquier signo “es que padecen una suerte de onanismo moralista del quehacer político”. Entonces lo resistía, ahora empiezo a dudar y nos miro más alarmado: ¿seremos capaces de trascender las declaraciones banales y lograr incentivar la movilización de fuerzas sociales, de los diversos estratos y sectores socioeconómicos del país, en pro de demandas graduales o secuencia de cambios puntuados?
Tracio Greco

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR120.00 CUP
1 USD108.00 CUP
1 MLC120.00 CUP
+1
calendar_icon

CUBA

elTOQUE SUGIERE

test