Foto: Sadiel Mederos

Foto: Sadiel Mederos

Crisis con el oxígeno medicinal se agravó desde julio de 2021

18 / agosto / 2021

Publicaciones en redes sociales con denuncias de usuarios han referido una profunda y generalizada escasez del oxígeno médico en diversas provincias en el país, así como las lamentables consecuencias de su ausencia.

El aumento de contagios de COVID-19, con el correspondiente incremento de pacientes con enfermedades respiratorias agudas y severas, ha multiplicado la necesidad de oxígeno medicinal dentro y fuera de los hospitales. Una persona puede consumir, de acuerdo a su gravedad, hasta tres botellones en un día.

En marzo de 2021, esto no era un problema. Yamilet Fuentes Pardiñas, directora general de la Empresa de Gases Industriales de Cuba, encargada de la producción, envasado, distribución y comercialización del oxígeno declaró a Granma que: «durante la pandemia de la COVID-19 no se ha reportado ningún problema en las instituciones sanitarias por insuficiencia de oxígeno necesitado por los aquejados de esa contagiosa enfermedad y de otras patologías».

La planta productora en La Habana tiene capacidad para generar más producción que la demandada por el sistema de Salud, mientras en la de Santiago de Cuba se produce un 5 % del total solicitado a nivel nacional, y cubre los pedidos de la región oriental, dijo entonces la directiva, y agregó que se exploraban «nichos de exportación hacia los países caribeños, carentes de plantas procesadoras de gases y que demandan de ese producto».

Transcurridos solo cinco meses, el escenario es distinto. El número de casos positivos diarios a la COVID-19 se ha incrementado de menos de 1 000 en marzo a números entre 8 000 y 9 000 en julio y agosto. El sistema de salud se ha visto colapsado en varias provincias; y el ministro de Salud Pública, José Ángel Portal Miranda, declaró el 15 de agosto que «en los últimos días el sistema de Salud ha estado presentando limitaciones con la cobertura de oxígeno medicinal para la atención a los pacientes, a partir de una avería que ha sufrido la principal planta productora de oxígeno del país».

La fecha de inicio de estas limitaciones y la fecha tentativa de solución no fue aclarada. 

Denuncias públicas

Con mayor fuerza a partir de los últimos días de julio y el inicio de agosto, usuarios en redes sociales empezaron a hacer públicas sus denuncias y peticiones de ayuda para poder conseguir el recurso necesitado por sus familiares y amigos.

Mag Jorge Castro (@mjorgec1994), originario de Holguín y residente en La Habana, compartió un video en el que un especialista de la Salud comunica a los pacientes que no hay oxígeno para esa madrugada (amanecer del 13 de agosto). El usuario afirma que esto aconteció en un centro hospitalario de su provincia natal, aunque no especifica en cuál.

Saily González Velázquez, residente en Santa Clara, Villa Clara, denunció en un video la carencia de insumos, medicamentos y de oxígeno medicinal en centros de aislamiento y en salas de urgencias de los hospitales, para el tratamiento de personas positivas a la COVID-19 y con otras patologías.

También desde Placetas, municipio de Villa Clara, la usuaria Beatriz Cabrera realizó una solicitud de ayuda para su madre quien necesita el oxígeno con urgencia.


screen-oxigeno-2021.jpg

Edunelis Ricardo López, residente en Holguín, profesora en la Universidad «Oscar Lucero Moya», publicó un pedido de ayuda para poder conseguir oxígeno el 15 de agosto. Su pedido fue compartido por otros usuarios más de 200 veces en Facebook. Aunque un holguinero le donó el oxígeno, el padre de la joven falleció un día después.

screen-oxigeno-hospital-2021.jpg

El médico Feli Argüelles, quien trabaja en Hospital Clínico Quirúrgico «Lucía Iñiguez Landín» de Holguín, respondió en un comentario ante la publicación de la usuaria Edunelis Ricardo: «Cuando escuchas algo así: “Se me muere mi viejo, mi papá” por falta de algo tan simple como oxígeno se te aprieta el pecho y te da un poco de coraje; cuándo las autoridades van a decirle al mundo que en Cuba se muere la gente porque no tienen oxígeno, cuándo van a pedir ayuda, cuántos más tienen que morir. Basta ya».

La situación hospitalaria y la respuesta oficial

Sobre el fallecimiento de enfermos a causa de la falta de oxígeno, Juan José Pulido, jefe del Departamento de Atención Médica de la Dirección Provincial de Salud en Villa Clara, negó a Granma que hubiera sucedido, solo reconoció que «sí se han dado casos de pacientes que llegan al hospital de manera tardía, (…) y, aunque se les ha puesto la ventilación, no logran recuperarse».

Tampoco lo reconoció el ministro de Salud Pública cuando informó la rotura de una pieza que ha sacado de circulación a la principal planta productora de la isla. «Cuba enfrenta una situación compleja en los últimos días. El Ministerio de Salud Pública ha estado tomando una serie de medidas organizativas, asistenciales y de control para poder optimizar este recurso», dijo.

En este momento la realidad es que el oxígeno disponible no es suficiente. Según ha explicado la directora general de la Empresa de Gases Industriales de Cuba, Yamilet Fuentes Pardiñas, en el país existe un sistema de distribución nacional que debe garantizar el llenado de las gasificadoras instaladas en más de 40 puntos, desde donde lo reciben los hospitales. «Se cubren 700 centros asistenciales, más otros pacientes necesitados de oxigenoterapia, donde el servicio se brinda envasado en cilindros».

La limitación de las producciones pone en jaque el abastecimiento del producto en todo el país, el número de enfermos que lo necesita aumenta y la reparación de la planta requiere de una pieza de importación, según han aclarado las autoridades.

El 29 de julio, un reporte del periódico Invasor exponía la complicada situación de la provincia Ciego de Ávila sobre la disponibilidad de este producto: «el termo del Hospital Provincial Antonio Luaces Iraola siempre solía estar lleno, con una capacidad de 12 900 litros, y este lunes (26 de julio) su volumen casi tocaba fondo, apenas le entraron 4 790». Así lo declaró Luniet Hernández Alamino, directora adjunta de la gasificadora avileña, quien afirmó además que «el hecho de estar recibiendo desde la capital volúmenes mínimos tensa la cobertura en la provincia».

Antes de la COVID-19, solo el Hospital Provincial Antonio Luaces Iraola consumía alrededor de 500 litros de oxígeno líquido diarios. Ahora la demanda ronda los 2 400, según Lidiel Martínez Torres, administrador del centro.

También el Periódico 26 de Las Tunas refirió como «objeto de revisión» constante por las autoridades locales «el surtido a los hospitales del oxígeno medicinal».

El corresponsal del periódico Granma en Villa Clara, el 15 de agosto publicó que la disponibilidad de oxígeno es tensa, en específico en el Hospital Provincial Arnaldo Milián Castro. «En tiempos normales, el hospital santaclareño consumía unos 700 litros por día; cifra que ahora se incrementó a entre 2 500 y 2 600, según Pedro Abrahantes Pérez, operador de la gasificadora de la institución».

Dentro de cada centro hospitalario, además de la ausencia del oxígeno médico necesario, se suma la sobreexplotación de la infraestructura, las roturas recurrentes de los equipos, como los reguladores y la carencia de suficientes tomas a la red de oxígeno para conectar a todos los enfermos (mediante el uso de mascarillas) a la tubería de salas. El escenario es tan complejo que quienes lo sobrellevan deben acudir a la creatividad para intentar salvar vidas.

Un ejemplo de cómo el personal médico ha conseguido multiplicar una sonda respiratoria y acoplar a dos pacientes a un solo botellón ha sido la foto publicada miles de veces en Facebook y Twitter, en la cual se muestra el estetoscopio del doctor Pedro Julio Guevara Miranda, desarmado y acoplado a un cilindro de oxígeno en una de las salas del Policlínico Sur de Placetas (que funciona como hospital de campaña) para distribuir el producto entre dos pacientes enfermos de COVID-19 que lo necesitaban para sobrevivir.


Compartir para dos lo que debe ser para uno y auxiliar a la mayor cantidad posible de enfermos con los recursos mínimos es un resultado del ingenio que, como reza la sabiduría popular, «viene con la necesidad».

Como paliativos el ministro mencionó que se han importado concentradores de oxígeno, equipos que logran producirlo, a bajo volumen, las 24 horas del día y pueden ser utilizados hasta en tres pacientes al mismo tiempo; plantas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y el Ministerio de Industrias están destinando sus producciones a los centros hospitalarios y se han recibido donaciones de pequeñas plantas productoras de oxígeno, a lo que se ha sumado la importación de ese demandado producto.

El 16 de agosto se informó que en la base aérea de San Antonio de los Baños, en Artemisa, se instaló una planta donada por Rusia con capacidad para producir 120 cilindros diarios del gas.

La Organización Mundial de la Salud había previsto a inicios de 2021 que uno de cada cinco pacientes enfermos de COVID-19 podría necesitar oxígeno y que, ante un agravamiento de la situación, los números podrían crecer hasta tres de cada cinco.

Estas predicciones fueron anteriores al avance y diseminación de las nuevas variantes del virus que dispararon los contagios y aumentaron la llegada al estado severo de miles de casos también en Cuba.

 



DeFacto-banner-2.jpg


DeFacto
Servicio de verificación y datos de elTOQUE. Detectamos noticias falsas y desinformación. Verificamos el discurso público. Chequeamos hechos, frases y otros contenidos de interés público a partir del análisis riguroso de datos.
eltoque-verifica

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR198.00 CUP
-2
1 USD200.00 CUP
1 MLC196.00 CUP
+1
calendar_icon

CUBA

elTOQUE SUGIERE

test