Matemática de la inconsecuencia

Foto: Backonthebus

Matemática de la inconsecuencia

Aprendí matemática avanzada en el colegio buscando compañía de una chica, aprendí de inconsecuencias cuando me hice mayor. Preferiría seguir siendo chico.

En la escuela primaria nos sacaban a la calle tomados de la mano, así aprendimos matemática avanzada. Nos juntaban a una hembra y a un varón, nosotros debíamos ir hacia la calle como muestra de cortesía y por lo general el orden era según el tamaño. Dedicaba los primeros segundos a contar con agilidad donde situarme para caer justo al lado de la chica que me gustaba. A veces acertaba y otras no pero siempre tomaba la mano de mi compañera para no hacerle un desaire. Nos enseñaron a ser consecuentes con las decisiones.

En Cuba no siempre hemos sido constantes ni asumimos las consecuencias de nuestras elecciones.

Le llamamos traidores a deportistas que luego recibimos en el aeropuerto, calificamos de escoria a emigrados que luego invitamos a invertir en la isla. Las inconsecuencias se pagan con el tiempo y el precio generalmente es en credibilidad dañada.

Lanzamos el país en una campaña para lograr diez millones de toneladas de azúcar, con la noble aspiración de ser independientes de la hegemonía comunista que intentó establecer Europa del Este. No fue posible. Ni siquiera los matemáticos y especialistas pudieron convencer a los políticos de la imposibilidad de esta tarea, el voluntarismo noble e ingenuo pesó más que los números.

Intentamos ser los más cultos del mundo (literalmente) sin rendir cuenta luego de cuánto se logró al respecto. Nos encomendamos en una revolución energética que consumió recursos nacionales y nunca supimos cuánto se ahorró o no en la misma. Durante mucho tiempo fuimos un país de grandes campañas que estuvieron más marcadas por el voluntarismo que por una planificación realista. Y no es que hayamos sido inconsecuentes, porque eran en función de una construcción nacional, sino que los esfuerzos sin seguimiento o planes realistas, son tinta en el mar y tiempo de nuestras vidas perdido.

Recientemente hicimos lineamientos para transformar la economía del país como política rectora, y sabemos que se han cumplido muy pocos de los objetivos.

Quizás tenga que ver con que todavía los políticos interfieren demasiado en las decisiones de los especialistas y la política lastra el funcionamiento económico normal del país. Y es difícil que no lo haga, en la circunstancia de hostilidad externa que todavía hoy nos encontramos.

Así y todo, si vamos a ser justos, la mayor inconsecuencia no es nuestra sino del vecino en el norte.

El paladín internacional de los derechos y libertades, es quien mismo ha coartado nuestras decisión de ser un país soberano. Quien menciona los derechos humanos por el día, en la noche socava nuestra capacidad de alcanzarlos. En esta fórmula matemática nació mi generación y la de mis padres, sin conocer otra cosa.

De niño caminaba por las calles de Santa Clara tomando la mano de la niña que me gustaba en la clase, lleno de orgullo porque al parecer la emoción era mutua. A esa edad no se sabe que existen cosas tales como política o bloqueos, el mundo es un lugar mucho mejor cuando no se tiene conciencia de todo lo que ha creado el hombre para des-organizarse.

Aprendí matemática avanzada buscando compañía de una chica, pero las inconsecuencias vinieron después. He tenido el resto de mi vida para ver cómo los hombres se maltratan unos a otros, y a menudo preferiría seguir siendo un chico.

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR82 CUP
1 USD64 CUP
+1
1 MLC72 CUP
+1
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Camila Fonck

En la Universidad nos enseñan algo que nunca olvidaré: cuando no tengas nada que decir, no hables. Harold, parece que se te acaban los temas o que es tan corto el espacio que te dan en El Toque que no llegas a desarrollar bien tus ideas. Dejas, como casi siempre, demasiadas aseveraciones abiertas e imprecisas en tu texto… Veamos:
Llamamos traidores a los deportistas que luego recibimos (Sabes muy bien que el deporte en Cuba es un asunto sensible debido a las estrategias politico- mercantilistas para desestabilizarnos. Por otro lado, es una actitud noble la de nuestro Estado la de recapacitar y recibir a quien sea que haya venido. En la concreta ¿que es lo que llamas inconsecuencia en este caso?)
Calificamos de escoria a emigrados que luego llamamos a invertir en la Isla (Aqui no voy abundar mucho, no confundas a los lectores, se justo y aclarales que Cuba no ha invitado a ninguna “escoria” a invertir en la Isla. Cuba aprobó una ley de inversión extranjera de la que se pueden beneficiar los cubanos emigrados que vivan en cualquier parte del mundi. Excepto los que hayan cometido crímenes contra nuestro pueblo. ¿cual es la inconsecuencia aquí?
Hablas de la zafra de los 10 millones, que sin dudas no se logró, pero fue un error reconocido… Luego hablas de la Revolución energética e intentas enlodarla en el fracaso… ¿Recuerdas las mesas redondas donde Fidel personalmente rendía cuentas sobre sus avances y retrocesos? Profundiza, por favor, porque corres el riesgo de dañar la imagen tuya que tanto pareces valorar.
Saludos!
Camila Fonck

Anónimo

Harold, creo que en otras ocasiones te he comentado ante post tuyos donde analizas el pasado que no lo pones en contexto. este es otro ejemplo de ello. Lo que te señala Camila Fonck es justo, no profundizas. Poner en contexto no es justificar, sino penetrar las esencias de los fenómenos historicos desde todos sus ángulos y ser consecuente, lo contrario es un ejercicio banal y profundamente injusto.
Anónimo

yanet hernández

Hola Harold y Camila.

El tema lo veo interesante, estimula al debate sobre el descursar del tiempo en nuestro pais, nos invita a profundizar de donde partimos y hacia donde vamos.

Al contario de Camila pienso que si debes de hablar Harold, eso es importante en cualquier sociedad. Según tu forma de ser defiendes aquello de “fidelidad en la acción e irreverencia en el debate, y asi es como se logra algo. No veo çor ningun lado que el lector se confunda con su escrito, todo lo contrario lo haces reflexionar.

yanet hernández
boletin_elTOQUE
eltoque_logo
Matemática de la inconsecuencia

Foto: Backonthebus

Matemática de la inconsecuencia

Aprendí matemática avanzada en el colegio buscando compañía de una chica, aprendí de inconsecuencias cuando me hice mayor. Preferiría seguir siendo chico.

En la escuela primaria nos sacaban a la calle tomados de la mano, así aprendimos matemática avanzada. Nos juntaban a una hembra y a un varón, nosotros debíamos ir hacia la calle como muestra de cortesía y por lo general el orden era según el tamaño. Dedicaba los primeros segundos a contar con agilidad donde situarme para caer justo al lado de la chica que me gustaba. A veces acertaba y otras no pero siempre tomaba la mano de mi compañera para no hacerle un desaire. Nos enseñaron a ser consecuentes con las decisiones.

En Cuba no siempre hemos sido constantes ni asumimos las consecuencias de nuestras elecciones.

Le llamamos traidores a deportistas que luego recibimos en el aeropuerto, calificamos de escoria a emigrados que luego invitamos a invertir en la isla. Las inconsecuencias se pagan con el tiempo y el precio generalmente es en credibilidad dañada.

Lanzamos el país en una campaña para lograr diez millones de toneladas de azúcar, con la noble aspiración de ser independientes de la hegemonía comunista que intentó establecer Europa del Este. No fue posible. Ni siquiera los matemáticos y especialistas pudieron convencer a los políticos de la imposibilidad de esta tarea, el voluntarismo noble e ingenuo pesó más que los números.

Intentamos ser los más cultos del mundo (literalmente) sin rendir cuenta luego de cuánto se logró al respecto. Nos encomendamos en una revolución energética que consumió recursos nacionales y nunca supimos cuánto se ahorró o no en la misma. Durante mucho tiempo fuimos un país de grandes campañas que estuvieron más marcadas por el voluntarismo que por una planificación realista. Y no es que hayamos sido inconsecuentes, porque eran en función de una construcción nacional, sino que los esfuerzos sin seguimiento o planes realistas, son tinta en el mar y tiempo de nuestras vidas perdido.

Recientemente hicimos lineamientos para transformar la economía del país como política rectora, y sabemos que se han cumplido muy pocos de los objetivos.

Quizás tenga que ver con que todavía los políticos interfieren demasiado en las decisiones de los especialistas y la política lastra el funcionamiento económico normal del país. Y es difícil que no lo haga, en la circunstancia de hostilidad externa que todavía hoy nos encontramos.

Así y todo, si vamos a ser justos, la mayor inconsecuencia no es nuestra sino del vecino en el norte.

El paladín internacional de los derechos y libertades, es quien mismo ha coartado nuestras decisión de ser un país soberano. Quien menciona los derechos humanos por el día, en la noche socava nuestra capacidad de alcanzarlos. En esta fórmula matemática nació mi generación y la de mis padres, sin conocer otra cosa.

De niño caminaba por las calles de Santa Clara tomando la mano de la niña que me gustaba en la clase, lleno de orgullo porque al parecer la emoción era mutua. A esa edad no se sabe que existen cosas tales como política o bloqueos, el mundo es un lugar mucho mejor cuando no se tiene conciencia de todo lo que ha creado el hombre para des-organizarse.

Aprendí matemática avanzada buscando compañía de una chica, pero las inconsecuencias vinieron después. He tenido el resto de mi vida para ver cómo los hombres se maltratan unos a otros, y a menudo preferiría seguir siendo un chico.

Harold Cárdenas Lema
En mi tiempo libre administro un blog llamado La Joven Cuba que inicié junto a dos colegas en mi época de profesor de Historia de la Filosofía en la Universidad de Matanzas. En el blog puedo escribir sobre muchos temas de la realidad cubana y los cambios que tienen lugar en estos momentos en Cuba.
harold-cardenas-lema

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Camila Fonck

En la Universidad nos enseñan algo que nunca olvidaré: cuando no tengas nada que decir, no hables. Harold, parece que se te acaban los temas o que es tan corto el espacio que te dan en El Toque que no llegas a desarrollar bien tus ideas. Dejas, como casi siempre, demasiadas aseveraciones abiertas e imprecisas en tu texto… Veamos:
Llamamos traidores a los deportistas que luego recibimos (Sabes muy bien que el deporte en Cuba es un asunto sensible debido a las estrategias politico- mercantilistas para desestabilizarnos. Por otro lado, es una actitud noble la de nuestro Estado la de recapacitar y recibir a quien sea que haya venido. En la concreta ¿que es lo que llamas inconsecuencia en este caso?)
Calificamos de escoria a emigrados que luego llamamos a invertir en la Isla (Aqui no voy abundar mucho, no confundas a los lectores, se justo y aclarales que Cuba no ha invitado a ninguna “escoria” a invertir en la Isla. Cuba aprobó una ley de inversión extranjera de la que se pueden beneficiar los cubanos emigrados que vivan en cualquier parte del mundi. Excepto los que hayan cometido crímenes contra nuestro pueblo. ¿cual es la inconsecuencia aquí?
Hablas de la zafra de los 10 millones, que sin dudas no se logró, pero fue un error reconocido… Luego hablas de la Revolución energética e intentas enlodarla en el fracaso… ¿Recuerdas las mesas redondas donde Fidel personalmente rendía cuentas sobre sus avances y retrocesos? Profundiza, por favor, porque corres el riesgo de dañar la imagen tuya que tanto pareces valorar.
Saludos!
Camila Fonck

Anónimo

Harold, creo que en otras ocasiones te he comentado ante post tuyos donde analizas el pasado que no lo pones en contexto. este es otro ejemplo de ello. Lo que te señala Camila Fonck es justo, no profundizas. Poner en contexto no es justificar, sino penetrar las esencias de los fenómenos historicos desde todos sus ángulos y ser consecuente, lo contrario es un ejercicio banal y profundamente injusto.
Anónimo

yanet hernández

Hola Harold y Camila.

El tema lo veo interesante, estimula al debate sobre el descursar del tiempo en nuestro pais, nos invita a profundizar de donde partimos y hacia donde vamos.

Al contario de Camila pienso que si debes de hablar Harold, eso es importante en cualquier sociedad. Según tu forma de ser defiendes aquello de “fidelidad en la acción e irreverencia en el debate, y asi es como se logra algo. No veo çor ningun lado que el lector se confunda con su escrito, todo lo contrario lo haces reflexionar.

yanet hernández

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE