Yosdiel y su juguete preferido. Foto: Didier Cruz Fernández

Yosdiel y su juguete preferido. Foto: Didier Cruz Fernández

El niño que es su propio rey mago

12 / enero / 2018

Son gente de campo, personas amables que viven casi recluidos en su casita de madera y tejas a la vera de un camino polvoriento que conduce al “Ifraín Alfonso”, central azucarero ubicado unos 30 kilómetros al suroeste de Santa Clara. Por mucho tiempo fueron padres descontentos de ese, su hijo más chiquito. Los pocos juguetes que ellos podían procurar, el muchacho los desarmaba para construir tractores, camiones, máquinas para cortar caña y pequeños buldóceres hasta reunir un “parque automotor” que hoy sobrepasa los 30 vehículos.

—Yo me siento en el portal de mi casa y miro los carros que pasan por el camino —afirma Yosdiel, este niño talentoso—. Si alguno me gusta, vengo al patio y empiezo a construirlo.

Dayamí, la madre, va para la cocina y vuelve con unos calderos. “Él no solo hace juguetes, también me arregla las cosas de la casa”, afirma. Los calderos tienen agarraderas nuevas, de tintineante aluminio. Luis Manuel, el padre, se ríe y me enseña el ventilador que hizo el niño: un pequeño motorcito con veleta de plástico y encendedor rústico.

—Aquí la gente tiene mucho lío con él —dice y conecta el ventilador para que yo vea cómo funciona—. Vienen a ver los carros, les tiran fotos.

La verdad es que Dayamí lo pensó mucho para tener a Yosdiel.

—Y ya usted ve —el hombre se afinca en su corta estatura—, ahora el muchacho es la alegría de uno. Yo tengo un amigo, incluso, que le quiere pagar los estudios. Enano, me dice, yo le doy cien pesos todos los meses, yo le pago la escuela.

Luis Manuel arroja lejos la colilla de cigarro y concluye: “Pero yo no puedo decidir eso, él mismo tiene que elegir su camino en la vida”. Mientras tanto, Yosdiel ya ha terminado de organizar todos los carros.

—Este es el que más me gusta —dice y levanta un tractor rojo.

—¿Por qué? —le pregunto porque tiene otros más “sofisticados”, como la motoniveladora y el buldócer.

—Porque es grande y porque me costó mucho trabajo hacerlo.

—¡Ah! —digo yo—. Oye, dentro de poco es el día de los Reyes.

Hago una pausa y miro a los padres.

—¿Qué te van a regalar?

Los padres se ríen, pero no contestan nada. Yo me callo también la boca. Miro los ojos verdes del niño y me doy cuenta de que hace tiempo él es su propio Rey Mago.

 

También puedes leer:

PAPÁ NOEL CUBANO: ENFERMERO REGALA JUGUETES POR BARRIOS DE CIENFUEGOS EL DÍA DE REYES

LOS REYES MAGOS

toque-promo

Si crees que nuestro periodismo es relevante para Cuba y su pueblo, queremos que sepas que este es un momento crítico.

Detrás de cada publicación hay un equipo que se esmera porque nuestros productos cumplan altos estándares de calidad y se apeguen a los valores profesionales y éticos.

Pero mantener la vigilancia sobre el poder, exigir transparencia, investigar, analizar los problemas de nuestra sociedad y visibilizar los temas ocultos en la agenda pública; es un ejercicio que requiere recursos.

Tú puedes contribuir con nuestra misión y por eso hoy solicitamos tu ayuda. Selecciona la vía que prefieras para hacernos llegar una contribución.

Didier Cruz Fernández
Soy del 86. Antes de iniciarme en la fotografía trabajaba como chofer operador de grúas camión. Pasé un curso de fotografía digital básica porque lo que me gusta es documentar con mi cámara lo extraordinario que me rodea.
didier-cruz-fernandez

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR175.00 CUP
1 USD175.00 CUP
1 MLC174.00 CUP
calendar_icon

CUBA

elTOQUE SUGIERE

test