eltoque_logo
“No me voy a morir de hambre”

Lázaro Oscar Tió es un discapacitado fisico que vende gafas para sobrevivir en La Habana, Cuba.

“No me voy a morir de hambre”

Luis Ernesto Delgado, un joven de apenas 26 años con limitaciones físico-motoras, quedó sin pensión y sin trabajo en un taller para discapacitados, cuando su vida empezaba a demandarle mayores necesidades. Ante esta situación encontró en el bulevar de San Rafael, de La Habana Vieja, una manera de ganarse la vida.      

La necesidad de supervivencia le coloca ante la disyuntiva de a exponerse a que lo detengan por venta ilegal o a no tener ingresos. Luis se mueve a toda velocidad por los caminos del mercado subterráneo.

Lee otros temas del Especial: discapacidad 

Claudio Pelaez
El videoperiodismo es la mejor manera que he encontrado para vivir mi país, entenderlo y a la vez mostrarlo. Por eso ando por Cuba con mochila a la espalda, presto a abrirla en cualquier momento y ponerme en mi posición preferida: cámara en mano. Soy terco como un periodista, soy Virgo. Qué más puedo decir.
claudio-pelaez

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Agustín Borrego Torres

La vida fácil al filo del peligro tiene sus consecuencias.
Oportunidades existen en Cuba para todo el que quiera superarse. Me cuesta trabajo comprender a muchos jóvenes que prefieren delinquir y no estudiar, en un país donde la educación es gratis y no tienen que salir a las calles a reclamar por reformas educativas.
En otros países los jóvenes se prostituyen para alcanzar una carrera universitaria, otros trabajan duro para lograrlo. En este Cuba SOCIALISTA ES DIFERENTE Y NADIE MUERE DE HAMBRE.
Agustín Borrego Torres

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE

“No me voy a morir de hambre”

Lázaro Oscar Tió es un discapacitado fisico que vende gafas para sobrevivir en La Habana, Cuba.

“No me voy a morir de hambre”

Luis Ernesto Delgado, un joven de apenas 26 años con limitaciones físico-motoras, quedó sin pensión y sin trabajo en un taller para discapacitados, cuando su vida empezaba a demandarle mayores necesidades. Ante esta situación encontró en el bulevar de San Rafael, de La Habana Vieja, una manera de ganarse la vida.      

La necesidad de supervivencia le coloca ante la disyuntiva de a exponerse a que lo detengan por venta ilegal o a no tener ingresos. Luis se mueve a toda velocidad por los caminos del mercado subterráneo.

Lee otros temas del Especial: discapacidad 

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR84 CUP
+0.5
1 USD64 CUP
1 MLC73.2 CUP
+0.2
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Agustín Borrego Torres

La vida fácil al filo del peligro tiene sus consecuencias.
Oportunidades existen en Cuba para todo el que quiera superarse. Me cuesta trabajo comprender a muchos jóvenes que prefieren delinquir y no estudiar, en un país donde la educación es gratis y no tienen que salir a las calles a reclamar por reformas educativas.
En otros países los jóvenes se prostituyen para alcanzar una carrera universitaria, otros trabajan duro para lograrlo. En este Cuba SOCIALISTA ES DIFERENTE Y NADIE MUERE DE HAMBRE.
Agustín Borrego Torres
boletin_elTOQUE