hombres arreglando techo

Obstáculos para productores e investigadores del tabaco: ¿dónde están los millones de Tabacuba?

1 / abril / 2024

Para septiembre de 2022 estaba prevista la inauguración del primer hotel en Pinar del Río que se dedicaría exclusivamente a la «ruta del tabaco». 

El proyecto de turismo cultural y de «inspiración gubernamental» tiene como público meta los numerosos aficionados de los habanos que cada año vacacionan en la isla. Tradicionalmente, durante su estancia los llevan a las fábricas tabacaleras de la capital y durante algunas horas recorren las vegas pinareñas, en viajes, por lo general, de un día desde La Habana. 

Con la apertura del nuevo hotel se pretende acercar a los turistas a la cultura tabacalera, brindándoles la posibilidad de «ser parte de los procesos productivos de un cultivo que coincide en fecha con la temporada alta de recepción de visitantes internacionales. La ruta (...) incluye la visita a restaurantes, vegas, fábricas y fincas ubicados en otros territorios como Consolación del Sur, San Luis y la cabecera provincial [Pinar del Río]».

La cita anterior pertenece a una nota publicada en mayo de 2023 en el sitio del Gobierno de San Juan y Martínez, el municipio en el que debía encontrarse funcionando el hotel. Pero los retrasos que caracterizan las inversiones en Cuba y los daños ocasionados por el huracán Ian, a finales de septiembre de 2022, lo impidieron. 

Al momento de publicada la información en mayo de 2023, todavía se trabajaba la obra, sin fecha exacta de terminación. A juzgar por la falta de menciones sobre el tema en las noticias locales y durante el más reciente Festival del Habano, la condición del inmueble no ha cambiado.

La casona que se reconstruye para el hotel sanjuanero antes era ocupada por la escuela especial Alfonso Valdés, que trasladaron al poblado Las Delicias. En mayo de 2023, el Ministerio de Turismo edificaba en Las Delicias la nueva sede del centro escolar, que tendría espacios «mucho más confortables que los que existían en el sitio anterior», según anticipó José Antonio Aguilera Hernández, delegado de Turismo en Pinar del Río. 

El proyecto de la escuela se encontraba al 70 % de ejecución y el compromiso era concluirlo antes del comienzo del curso escolar 2023-2024 (lo que, en efecto, ocurrió), dijo el funcionario al recibir en un recorrido a las autoridades de la provincia. Ni los funcionarios ni la comitiva que los acompañaba indagaron por los motivos que justificaban el traslado de la escuela hacia una ubicación menos céntrica y sin las condiciones para recibir a sus alumnos desde el primer día. La prioridad, como es habitual, era la inversión turística.

Mientras avanzaban las obras en el hotel y en la escuela especial, San Juan y Martínez paralizó prácticamente el resto de sus actividades constructivas. Al punto de finalizar 2023 como uno de los municipios que menos viviendas construyó en Pinar del Río. Su magro desempeño (37 % del plan) solamente fue mejor que el del vecino San Luis, donde apenas se terminó el 30 % de las casas comprometidas.

San Luis y San Juan y Martínez fueron dos de los tres municipios con mayores daños en su fondo habitacional tras el paso del huracán Ian. 

En San Juan y Martínez, más de 11 000 viviendas —prácticamente el total de la localidad— sufrieron daños; de ellas, 2 032 fueron oficialmente contabilizadas de derrumbes totales. Siete meses después del paso del huracán, se había reparado el 18 % de los daños parciales y el 4 % de los derrumbes totales. El caso más extremo era el de 16 familias que permanecían de manera ilegal en dos escuelas primarias. En septiembre de 2023, varias de las mujeres en esa situación viajaron a La Habana para reclamar ayuda en la Oficina de Atención a la Población de la presidencia.

San Luis y San Juan y Martínez son también los principales productores del llamado «macizo tabacalero» —región que se extiende hasta Consolación del Sur y el municipio cabecera—, del que salen los mayores volúmenes de la hoja y las capas de más calidad de tabaco del país. En su conjunto, la provincia Pinar del Río cosecha entre el 65 y el 70 % del tabaco de Cuba, pero el signo de la cosecha se decide en los cuatro territorios mencionados.

Menos cosechas y menos casas de cura

Diez años atrás, las campañas de siembra de tabaco en Pinar del Río sobrepasaban regularmente las 15 000 hectáreas (ha). Por entonces, se llegó a proyectar una temporada (la de 2016-2017) en la que el plan de nuevas plantaciones rondaba las 18 000 ha, con respaldos materiales que hoy parecen inimaginables.

Durante la campaña recién concluida, la provincia más occidental de la isla apenas sembró 10 200 ha, de una temporada que en octubre de 2023 se había iniciado con la meta de poner en explotación 12 905 ha

A los rendimientos actuales, la diferencia entre lo proyectado y lo que en definitiva se cultivó implica 3 700 toneladas de tabaco menos al momento de la cosecha, un volumen significativo para el país (las demandas actuales de la industria oscilan en torno a las 20 000 toneladas).

Las perspectivas para la campaña 2024-2025 no son mejores. El camino hacia un buen puro comienza en las plantaciones, que se siembran a partir de septiembre para cosecharse durante el primer trimestre del año siguiente. 

Se trata de un proceso que debe prepararse con meses de antelación para acondicionar semilleros y las casas de cura y para acumular los fertilizantes, combustibles y productos fitosanitarios. Pero por lo que se anticipa, los recursos volverán a quedar en la casilla de los pendientes, a pesar de que el Grupo Empresarial Tabacuba anunció la intención de sembrar 13 000 ha en Pinar del Río .

La falta de casas de cura es uno de los principales obstáculos para lograr las cifras planificadas. La cosecha potencial de la extensión de tierras requiere 8 222 nuevas casas para el secado de la hoja, estiman directivos

Casi la totalidad de las edificaciones de ese tipo fueron arrasadas por el huracán Ian. Desde entonces, su recuperación es limitada y todo indica que no podrá completarse de cara a la campaña venidera. 

Durante un recorrido gubernamental en marzo de 2024, se supo que en el centro de escogida de la Empresa de Acopio y Beneficio del Tabaco del municipio pinareño Minas de Matahambre el salario y las utilidades están por debajo de las capacidades productivas.

«La empresa cerró 2023 con una pérdida de 4,6 millones de pesos e inicia 2024 con pérdidas también, pero existen estrategias», dijo a la televisión nacional Yuleidys Menéndez Seijo, directora de la entidad tabacalera. «Sabemos las causas subjetivas que dependen de nosotros y estamos trabajando en ellas».

La escasez de lubricantes —que mantiene también en jaque otras actividades agropecuarias como la industria azucarera— impide garantizar las 5 500 piezas de madera que diariamente deberían recibir los constructores para levantar a tiempo las casas de cura, alertó hace pocos días Osvaldo Santana Vera, coordinador de Tabacuba en Pinar del Río.

Luis Enrique Blanco Martínez, director agrícola de Tabacuba, dijo en televisión nacional que la entidad tiene aseguradas 20 000 toneladas de combustible para garantizar el cumplimiento de siembra de 14 000 ha.  

Una cosa es Tabacuba y otra los tabacaleros

Sin casas de cura, la mejor de las cosechas vale poco o nada. Por desgracia, muchos tabacaleros pinareños lo han comprobado en primera persona, cuando se han visto sin suficientes capacidades de almacenamiento para sus producciones; en parte por la devastación causada por fenómenos meteorológicos, en parte por la falta de inversiones oportunas del Ministerio de la Agricultura.

Un caso de falta de inversión fue denunciado a mediados de enero de 2024 en Facebook. Faltaban 12 días para el inicio de la cosecha y a Pedro Pérez Pérez, un agricultor de Minas de Matahambre, la filial provincial de Tabacuba aún no le había proporcionado los recursos para rehabilitar su casa de cura ni le había proporcionado, al menos, un local alternativo en el que guardar lo producido.

Dos meses después, elTOQUE contactó a su hija, Leidy Pérez, quien había publicado la denuncia, para conocer el desenlace de la historia.

«Al final perdió la zafra, 95 000 posturas quedaron en el campo. Sin contar la madera ni el dinero que les pagó a los trabajadores para que sembraran y atendieran la vega. La empresa de Minas de Matahambre nunca dio solución y solo pudieron construirse cuatro aposentos de la casa [de cura]», lamentó.

Los productores no son los únicos con problemas como los anteriores. En la estación experimental de tabaco de Cabaiguán, en Sancti Spíritus, la falta de motivación causa el éxodo de los trabajadores. 

La situación empeora si se tiene en cuenta que los ingenieros de la empresa tardan entre ocho y diez años de trabajo investigativo y práctico para lograr las mejores semillas a través de métodos tradicionales (obtención del polen y polinización manual de las flores).

Los científicos tienen un salario promedio de entre 7 000 y 8 000 CUP, «una cifra irrisoria para un investigador de un sector con ingresos millonarios» según refirió Freñe Delgado Herrera, director de la estación experimental. 

Los obstáculos del campesinado y la poca motivación de los investigadores ponen bajo cuestión la credibilidad del discurso oficial, que tiene entre sus lugares comunes el de la supuesta prioridad concedida al aumento de la producción tabacalera. Para convertirlo en realidad, lo lógico sería hacer todo esfuerzo para no perder cosechas listas para la recolección. En los municipios tabacaleros tampoco se percibe la prosperidad que cabría esperar en su condición de sostén de una industria que en 2023 registró un crecimiento del 31 % y ganancias por más de 700 millones de dólares.

Más allá de la imagen bucólica que se preserva en algunas fincas escogidas para recibir a turistas y participantes en ferias internacionales y más allá de inversiones como la de la escuela Alfonso Pérez —forzada por la conveniencia de un negocio turístico— para el habitante promedio de San Juan y para los demás municipios tabacaleros de Vueltabajo valdría lo mismo que las tierras se dedicaran a cualquier otro cultivo o, incluso, que se dejaran de sembrar. 

toque-promo

Si crees que nuestro periodismo es relevante para Cuba y su pueblo, queremos que sepas que este es un momento crítico.

Detrás de cada publicación hay un equipo que se esmera porque nuestros productos cumplan altos estándares de calidad y se apeguen a los valores profesionales y éticos.

Pero mantener la vigilancia sobre el poder, exigir transparencia, investigar, analizar los problemas de nuestra sociedad y visibilizar los temas ocultos en la agenda pública; es un ejercicio que requiere recursos.

Tú puedes contribuir con nuestra misión y por eso hoy solicitamos tu ayuda. Selecciona la vía que prefieras para hacernos llegar una contribución.

Evalúe esta noticia

cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leo

Donde cae Murillo, arrasa
Leo

MERCADO INFORMAL DE
DIVISAS EN CUBA (TIEMPO REAL)

toque_logo_white
1 EUR368.00 CUP
+3
1 USD
360.00 CUP
+2
1 MLC288.00 CUP
+1
Calendar iconCUBA
publicidad_banenr
test
bell-notification

No te pierdas nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

No te pierdas
nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

bell-notification