personas perro luz

Otra crisis con el combustible: más apagones en Cuba

28 / septiembre / 2023

Las informaciones comenzaron a circular a cuentagotas. Una serie de medidas, al parecer aisladas, tomadas por varios gobiernos provinciales saltaron las alarmas que preveían un nuevo ciclo de crisis energética en el país: suspensión de clases presenciales, paralización de actividades, limitación del bombeo de agua, reducción de la transportación de pasajeros.

Mientras las indicaciones presagiaban el problema, las aclaraciones de las máximas autoridades del país —como de costumbre— llegaron a posteriori, cuando la nación se encuentra en un punto crítico.

Los ministros de Energía y Minas, Vicente de la O Levy, y de Economía y Planificación, Alejandro Gil comparecieron en el espacio televisivo Mesa Redonda el 27 de septiembre de 2023. Los funcionarios reconocieron que existe una «situación compleja en el suministro de combustibles debido a que algunos proveedores no han logrado cumplir con sus compromisos de abastecimiento y se han recibido suministros de fueloil de baja calidad» que afectará principalmente la generación eléctrica distribuida, el transporte y la agricultura, tres sectores clave para la economía cubana.

De la O Levy manifestó que la prioridad del país recae en asegurar el suministro de portadores energéticos, porque de ello deriva el funcionamiento de todos los demás sectores. Además, dijo que es esencial mantener el abastecimiento de gas licuado y gas manufacturado. Aunque esos insumos son importados y representan un gasto de alrededor de 20 millones de dólares, la carencia de gas implica un desplazamiento del consumo hacia la electricidad.

El titular destacó que la prioridad del Gobierno es garantizar el suministro de combustible para la aviación y el turismo, que representan una importante fuente de divisas para el país a expensas de la población en general. 

El ministro anticipó un período de ajuste en los próximos días, con una afectación estimada de entre 400 y 450 MW en los primeros días de octubre, debido a la poca disponibilidad de combustible. La situación se traducirá en interrupciones eléctricas que podrían alcanzar hasta 700 MW en momentos puntuales del día. Una situación que agrava la difícil situación existente.

Según el ministro de Energía y Minas, a pesar de estos desafíos, se proyecta una mejoría gradual a lo largo del mes, con la entrada en operación de la Planta de Energás, que aporta un mínimo de 140 MW. Asimismo, «se están llevando a cabo negociaciones adicionales para asegurar un suministro continuo de combustible, aunque la disponibilidad no alcanzará los niveles de meses previos», reconoció. 

El ministro destacó que la disponibilidad de diésel impacta directamente en la generación distribuida, en lo fundamental, en el sector residencial, el cual abarca el 70 % del consumo total; así como en la agricultura y el transporte, tanto de carga como de pasajeros. Si bien se harán ajustes en estos ámbitos, se busca mantener un equilibrio en la prestación de servicios esenciales, como el transporte público y la atención sanitaria.

Por su parte, el titular de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández, señaló que las empresas promoverán el trabajo remoto para sus empleados y también supervisarán el uso de los sistemas de aire acondicionado. «Habrá una reducción en ciertas actividades, ya que es necesario dar prioridad a otras», explicó, sin especificar cuáles eran esas actividades.

En cuanto a la canasta básica, Gil reconoció que a lo largo del año se han experimentado retrasos en las entregas, porque la totalidad de los productos que la componen son importados. Gil justificó la escasez con el «incremento de precios a nivel internacional y restricciones en la exportación de alimentos por parte de algunos países».

El ministro culminó su alocución con un llamado a la «confianza» por parte de la ciudadanía hacia el trabajo de las autoridades, las cuales no han dado solución a una crisis cíclica que se agrava año tras año.

Las esperadas malas noticias…

Antes de que lo anunciaran en la Mesa Redonda, los cubanos sabían que no habría buenas noticias. Desde inicios de la semana, los «rumores» de una nueva «contingencia» ocupan los debates en las redes sociales y en los hogares.

Las alarmas se levantaron cuando el periodista de la TVC Lázaro Manuel Alonso compartió en su muro de Facebook las indicaciones de los gobiernos de Villa Clara y de Cienfuegos para «reducir el consumo de la energía eléctrica y hacer un uso racional de los portadores energéticos».

Paralización total o parcial de servicios que no son básicos, ajuste de horarios laborales con fomento de trabajo a distancia o teletrabajo, reajuste de los horarios de bombeo de agua y riego de producciones son algunas de las medidas hechas públicas.

«La indicación de desconectar los frigoríficos, equipos de refrigeración y cámaras de frío en horario pico, siempre que no se afecte el estado de los productos» presupone la gravedad de la situación.

Según trascendió también en redes sociales, la Universidad de Matanzas suspendió las actividades presenciales del curso regular diurno y por encuentro en la semana del 25 al 30 de septiembre. Se desconoce si las «medidas» se extenderán por más tiempo. 

La crisis también fue confirmada por Jorge Padrón, otrora profesor de la Universidad de Las Villas, quien dijo en sus redes sociales que el transporte de los trabajadores del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología estaba suspendido durante 15 días por falta de petróleo. El Torneo Nacional de Softbol de la Prensa, que se iba a celebrar en Holguín, se suspendió un día antes del comienzo, debido también a la «contingencia energética».

El Grupo Empresarial de Correos confirmó que «las condiciones financieras y de limitaciones con el combustible que hoy tiene el país tiene un impacto negativo directo en la calidad de sus servicios», en respuesta a la queja de un usuario en redes sociales. 

Crisis cíclicas

La actual crisis energética no es nueva para los cubanos, estas situaciones se han vuelto una constante en la vida del país. La fragilidad y la obsolescencia del sistema electroenergético nacional, así como la ineficiencia y la mala administración de los recursos provocan picos difíciles de solventar con impacto significativo en la cotidianidad de los cubanos.

La realidad de los últimos meses en el país ha sido una demanda que supera la oferta de electricidad que se puede producir, por lo que los apagones —en unas zonas más que en otras— han estado presente durante todo 2023. 

Según el economista cubano Pedro Monreal, «entre 2018 y 2022 la generación se redujo en casi una cuarta parte», mientras que la generación de grupos electrógenos se desplomó un 42 % en el mismo período. 

El déficit aumenta ante el crecimiento de las afectaciones al sistema electroenérgetico, tanto por avería como por mantenimientos programados. Una situación altamente inestable a la que el combustible añade otra raya de dificultad. 

Los anuncios no sorprenden a nadie. Cada pocos meses, el Gobierno informa que estamos en una crisis y que la situación —ya grave— empeorará. La situación se vuelve crítica solo con que una de las variables (termoeléctricas, grupos electrógenos, combustible) vaya peor que de costumbre. El problema es que la frecuencia con que eso ocurre es cada vez más corta. 

Abril de 2023: Pocos meses atrás, una profunda crisis de suministro de combustible impactó de manera considerable en la movilidad, tanto pública como privada en el país. Filas kilométricas de cientos de conductores y taxistas que pasaron varias noches en vela dentro de sus vehículos, a la espera de poder repostar combustible, fueron escenas que se repitieron a lo largo y ancho de toda la isla durante semanas. La agravada situación incluso obligó a cancelar el tradicional desfile del Primero de Mayo. 

Octubre-noviembre de 2022: A finales de 2022, la Unión Cuba-Petróleo (Cupet) informó sobre el déficit de combustibles por dificultades «operacionales de logística y una demanda superior a la habitual»

Marzo de 2022: Más de la mitad de los servicentros del país amanecieron sin combustible varios días consecutivos. El 7 de ese mes, un incendio había dañado severamente la unidad número siete de la termoeléctrica del Mariel, situación que empeoró tras una rotura en la central Termoeléctrica «Antonio Guiteras» de Matanzas. Sin el aporte de ambas plantas, el Ministerio de Energía y Minas se vio forzado a activar grupos electrógenos y a programar apagones. Para contrarrestar el déficit de electricidad, las autoridades decidieron privilegiar la entrega de combustible para los llamados grupos electrógenos y restringir el abasto a los servicentros. En el momento más crítico, el 23 de marzo, 97 de las 118 gasolineras de La Habana amanecieron vacías. 

Diciembre de 2021: El ministro de Transporte, Eduardo Rodríguez Dávila, dijo en la Asamblea Nacional que la falta de combustible, sobre todo en las provincias centrales y orientales, limitaba la operación de vehículos para la transportación de pasajeros.

Julio, septiembre y octubre de 2019: Durante esos meses de 2019 hubo episodios de desabastecimiento que obligaron al Gobierno a aplicar medidas para enfrentar la «situación coyuntural». Se racionó la cantidad de combustible y se limitaron las ventas según el tipo de vehículo.

Por ejemplo, en La Habana se fijó un tope de 100 litros de diésel y 40 de gasolina por auto. En Villa Clara se priorizó a transportistas con licencia y se dejó sin venta a propietarios de vehículos particulares. Además, varias escuelas pasaron a clases virtuales ante la imposibilidad de trasladar alumnos.

Entonces, el presidente Miguel Díaz-Canel atribuyó la escasez a incumplimientos en el suministro por parte de países con los que Cuba tiene convenios. Pero reconoció no tener claro cómo resolver un problema que es crónico. 

Cuba importa el 61 % del combustible que consume anualmente, unos 8.3 millones de toneladas según cifras oficiales. La dependencia externa, sumada a fallos en la planificación y gestión interna provocan las repeticiones de estas crisis.

Las explicaciones oficiales intentan atenuar el malestar general, pero la crisis más que de combustible es de dinero con el que garantizar el pago a tiempo a los proveedores y de la incapacidad de encontrar soluciones a largo plazo.

toque-promo

Si crees que nuestro periodismo es relevante para Cuba y su pueblo, queremos que sepas que este es un momento crítico.

Detrás de cada publicación hay un equipo que se esmera porque nuestros productos cumplan altos estándares de calidad y se apeguen a los valores profesionales y éticos.

Pero mantener la vigilancia sobre el poder, exigir transparencia, investigar, analizar los problemas de nuestra sociedad y visibilizar los temas ocultos en la agenda pública; es un ejercicio que requiere recursos.

Tú puedes contribuir con nuestra misión y por eso hoy solicitamos tu ayuda. Selecciona la vía que prefieras para hacernos llegar una contribución.

Evalúe esta noticia

cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Oficina Comercial de La Habana

Nos parece muy interesante la noticia: https://eltoque.com/otra-crisis-con-el-combustible-mas-apagones-en-cuba; quisiéramos saber si cuentan con estas mismas tablas, pero con los valores del 2022. Gracias por su atención
Oficina Comercial de La Habana

MERCADO INFORMAL DE
DIVISAS EN CUBA (TIEMPO REAL)

toque_logo_white
1 EUR
370.00 CUP
-5
1 USD
355.00 CUP
-5
1 MLC295.00 CUP
-5
Calendar iconCUBA
publicidad_banenr
test
bell-notification

No te pierdas nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

No te pierdas
nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

bell-notification