eltoque_logo
¿Padece de cáncer la corrupción en Cuba?

Foto: Carlos Alberto Pérez

¿Padece de cáncer la corrupción en Cuba?

Todo parece indicar que la corrupción es Cuba en un caso perdido. Nada, excepto la burocracia, afecta tanto el desarrollo del país como la creciente ola de funcionarios corruptos a todos los niveles.

La reciente condena a un importante empresario canadiense en Cuba, junto a un grupo de altos funcionarios isleños acusados de delitos graves para la economía nacional, ha vuelto a llamar la atención sobre los elevados índices de corrupción en la isla; un mal cada vez mayor que se esparce como un cáncer maligno por los diferentes estratos de la sociedad cubana.

Irónicamente lo que más preocupa no es el daño que ya está hecho, sino que aún no se avizore una estrategia precisa para combatir este fenómeno, que además de estar ramificado a nivel social, se ha abierto peligrosos caminos en el mundo empresarial poniendo en riesgo la estabilidad económica de la nación.

Si a esto le añadimos la incertidumbre que deja semejante imagen a futuros inversores, el balance resulta ser doblemente negativo, principalmente para un país que aspira impulsar su economía a expensas de inversiones extranjeras. 

Cy-Tokmakjian.jpg

Cy Tokmakjian, sus tres empresas formaban en Cuba un conglomerado para la importación de maquinaria, equipos y accesorios.

Precisamente el Caso Tokmakjian concluyó con severas condenas a los acusados. Esto ha sido entendido por muchos como una medida ejemplarizante, sobre todo por tratarse de figuras de gran relevancia para el mundo empresarial cubano, tanto por la parte nacional como extranjera.
Otros, sin embargo, han interpretado las detenciones como una torpeza política en medio de tan decisivo momento, pero aun así, Cuba ha preferido correr sus riesgos bajo condiciones de transparencia y justicia. Dos elementos que de no gustar a quienes tenían otros planes para invertir en Cuba, se imponen como contundente respuesta de quien no permitirá utilizar su territorio como paraíso fiscal, y mucho menos como base extranjera de operaciones corruptas.

El futuro y el espejo empañado

Para los más jóvenes resulta difícil contribuir a una sociedad de bien mientras su entorno se hace cada vez más complicado y convulso. Conscientes de esto, las autoridades del país utilizan los medios de comunicación para llamar la atención sobre éste u otros males, pero casi siempre la cruda realidad se impone. Sobre todo en aquellos que desde pequeños ven con total naturaleza los delitos y falta de valores como un medio familiar de supervivencia.

Por ejemplo, con el ánimo de “ayudarse mutuamente” los cubanos dinero en mano, pueden limpiar sus antecedentes penales para viajar al extranjero, comprar una plaza laboral en una codiciada empresa, o incluso tener un título universitario originalmente sellado de la bicentenaria Universidad de La Habana. Todo depende del efectivo disponible para cada uno de estos fines.

En este sentido la atenuante que muchos esgrimen para justificar lo mal hecho es la clásico: “hay que luchar porque la vida está muy dura”, y bajo este banal pretexto se refugian el robo, la estafa, e incluso el abuso de poder. Tiene lógica entonces que tras largos años adquiriendo “todo tipo de experiencias”, muchos de los que llegan a ocupar altos cargos a nivel empresarial sientan una particular afinidad por hacer todo tipo de “negocios”.

Si caer en un círculo vicioso resulta ser un juego sumamente peligroso, peor es no tener alternativas como país que representen un respiro económico al bolsillo de la familia, lo que irremediablemente impulsa a un gran número de cubanos al delito para la supervivencia.

Justo antes de terminar este artículo le pregunté a mi madre qué le preocupa más sobre la creciente ola de corrupción en Cuba, y en su opinión, lo que no puede volvernos a suceder es que perdamos lo que tanto costó revertir tras el triunfo de la revolución; es decir, políticos que se corrompen para llegar al poder, empresarios que aceptan sobornos o con cuentas millonarias en el extranjero, o que el pueblo pierda la confianza en un sistema económico justo que le aporte a todos.  Irónico, ¿verdad?

Carlos Alberto Pérez
Máster en Ciencias de la Comunicación. Comunicador Social y dirijo la revista "Tino", de los Joven Club de Computación y Electrónica en Cuba, donde también soy el Community Manager y coordino las Redes Sociales. Mi pasión, sin embargo, es mi blog La Chiringa de Cuba, plataforma que durante casi un quinquenio me ha servido para provocar el debate social, hacer periodismo ciudadano y tener una voz crítica pero, al mismo tiempo, constructiva. En este empeño he cometido errores, pero prefiero equivocarme a quedarme cruzado de brazos.
carlos-alberto-perez

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gregorio

Todo parece indicar que la corrupción es Cuba en un caso perdido, no lo es el unico problema, es que no se puede competir con el PCC, FAR y los Hermanos Castros hay que pedir permiso y eso cuesta. Es igual que burlar a IRS en USA
Gregorio

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE

¿Padece de cáncer la corrupción en Cuba?

Foto: Carlos Alberto Pérez

¿Padece de cáncer la corrupción en Cuba?

Todo parece indicar que la corrupción es Cuba en un caso perdido. Nada, excepto la burocracia, afecta tanto el desarrollo del país como la creciente ola de funcionarios corruptos a todos los niveles.

La reciente condena a un importante empresario canadiense en Cuba, junto a un grupo de altos funcionarios isleños acusados de delitos graves para la economía nacional, ha vuelto a llamar la atención sobre los elevados índices de corrupción en la isla; un mal cada vez mayor que se esparce como un cáncer maligno por los diferentes estratos de la sociedad cubana.

Irónicamente lo que más preocupa no es el daño que ya está hecho, sino que aún no se avizore una estrategia precisa para combatir este fenómeno, que además de estar ramificado a nivel social, se ha abierto peligrosos caminos en el mundo empresarial poniendo en riesgo la estabilidad económica de la nación.

Si a esto le añadimos la incertidumbre que deja semejante imagen a futuros inversores, el balance resulta ser doblemente negativo, principalmente para un país que aspira impulsar su economía a expensas de inversiones extranjeras. 

Cy-Tokmakjian.jpg

Cy Tokmakjian, sus tres empresas formaban en Cuba un conglomerado para la importación de maquinaria, equipos y accesorios.

Precisamente el Caso Tokmakjian concluyó con severas condenas a los acusados. Esto ha sido entendido por muchos como una medida ejemplarizante, sobre todo por tratarse de figuras de gran relevancia para el mundo empresarial cubano, tanto por la parte nacional como extranjera.
Otros, sin embargo, han interpretado las detenciones como una torpeza política en medio de tan decisivo momento, pero aun así, Cuba ha preferido correr sus riesgos bajo condiciones de transparencia y justicia. Dos elementos que de no gustar a quienes tenían otros planes para invertir en Cuba, se imponen como contundente respuesta de quien no permitirá utilizar su territorio como paraíso fiscal, y mucho menos como base extranjera de operaciones corruptas.

El futuro y el espejo empañado

Para los más jóvenes resulta difícil contribuir a una sociedad de bien mientras su entorno se hace cada vez más complicado y convulso. Conscientes de esto, las autoridades del país utilizan los medios de comunicación para llamar la atención sobre éste u otros males, pero casi siempre la cruda realidad se impone. Sobre todo en aquellos que desde pequeños ven con total naturaleza los delitos y falta de valores como un medio familiar de supervivencia.

Por ejemplo, con el ánimo de “ayudarse mutuamente” los cubanos dinero en mano, pueden limpiar sus antecedentes penales para viajar al extranjero, comprar una plaza laboral en una codiciada empresa, o incluso tener un título universitario originalmente sellado de la bicentenaria Universidad de La Habana. Todo depende del efectivo disponible para cada uno de estos fines.

En este sentido la atenuante que muchos esgrimen para justificar lo mal hecho es la clásico: “hay que luchar porque la vida está muy dura”, y bajo este banal pretexto se refugian el robo, la estafa, e incluso el abuso de poder. Tiene lógica entonces que tras largos años adquiriendo “todo tipo de experiencias”, muchos de los que llegan a ocupar altos cargos a nivel empresarial sientan una particular afinidad por hacer todo tipo de “negocios”.

Si caer en un círculo vicioso resulta ser un juego sumamente peligroso, peor es no tener alternativas como país que representen un respiro económico al bolsillo de la familia, lo que irremediablemente impulsa a un gran número de cubanos al delito para la supervivencia.

Justo antes de terminar este artículo le pregunté a mi madre qué le preocupa más sobre la creciente ola de corrupción en Cuba, y en su opinión, lo que no puede volvernos a suceder es que perdamos lo que tanto costó revertir tras el triunfo de la revolución; es decir, políticos que se corrompen para llegar al poder, empresarios que aceptan sobornos o con cuentas millonarias en el extranjero, o que el pueblo pierda la confianza en un sistema económico justo que le aporte a todos.  Irónico, ¿verdad?

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR82.5 CUP
+0.5
1 USD63 CUP
-1
1 MLC73 CUP
+1
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gregorio

Todo parece indicar que la corrupción es Cuba en un caso perdido, no lo es el unico problema, es que no se puede competir con el PCC, FAR y los Hermanos Castros hay que pedir permiso y eso cuesta. Es igual que burlar a IRS en USA
Gregorio
boletin_elTOQUE