eltoque_logo

cooperativas

Según establece el Decreto Ley No. 305: “…la cooperativa es una organización con fines económicos y sociales, que se constituye voluntariamente sobre la base del aporte de bienes y derechos y se sustenta en el trabajo de sus socios, cuyo objetivo general es la producción de bienes y la prestación de servicios mediante la gestión colectiva, para la satisfacción del interés social y el de los socios”. Las primeras cooperativas impulsadas por la Revolución fueron las agrícolas, cuando la distribución de la tierra se caracterizaba por el predominio del latifundio, la dependencia del mercado norteamericano y la concentración de las mejores tierras dedicadas al monocultivo en manos de unos pocos. Cuba tiene una experiencia de más de medio siglo en este tipo de asociación laboral, con el surgimiento en 1960 de la Cooperativa de Crédito y Servicios, luego de la Cooperativa de Producción Agropecuaria y posteriormente en 1993 de las Unidades Básicas de Producción Cooperativa; todas en el sector agrícola. Desde la aprobación en 2011 de los Lineamientos de la Política Económica del Partido y la Revolución en el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba, además de la empresa estatal socialista, se reconoce y promueve el cooperativismo, debido a la necesidad de descentralizar la gestión del Estado para lograr una mayor eficiencia. Aquí encontrarás los éxitos y desavenencias de las cooperativas cubanas.

Foto: Jorge Beltrán. elToque
Las recientes disposiciones normativas sobre las cooperativas no agropecuarias dejan claro que están dirigidas a ponerle las cosas más difíciles a los mencionados sujetos económicos.
Llevamos casi una década de experimento tras experimento, dilación tras dilación, marcha adelante y marcha atrás. Nada es seguro, nada es conclusivo.
La intención de regular la distribución de ingresos en las cooperativas puede ser loable, pero la solución lejos de resolver el problema lo agrava.
Es cierto que individuos pertenecientes a cooperativas han cometido delitos, pero las cooperativas como un todo NO.
Un promedio de 20 coches tirados por caballos andan las calles de La Habana Vieja en un día de la temporada alta. Hasta hace algunas semanas estaban llenos de estadounidenses que arribaban en los cruceros a pocos metros de donde tienen su lugar de concentración. Ahora, muchos esperan vacíos.
Al parecer, el pragmatismo se ha vuelto un material de construcción más tras el paso de Irma.
El Ministerio de Finanzas y Precios ha ordenado el cierre de una de las seis cooperativas de servicios contables autorizadas en el país, en lo que parece ser otro paso en el congelamiento a la reforma económica en marcha.
Como no podemos ser cooperativa, debemos ir usando la licencia de uno y otro, en prioridad momentánea, hasta que llega al límite de impuestos.
Todo proceso experimental necesita ser evaluado y rectificado. Es válido experimentar, pero una mala conducción de un ensayo provoca un resultado falso, distorsionado y con ello se pueden adoptar medidas que lejos de solucionar los problemas, los agraven.
Dos jóvenes economistas impulsan un proyecto impulsan un proyecto de economía social solidaria, pero no pueden lograrlo porque según la legislación cubana el alcance de su emprendimiento excede lo establecido.