eltoque_logo
Acto de repudio contra Damas de Blanco

Partidarios del gobierno cubano realizan acto de repudio en La Habana. Foto: EFE

Un acto de repudio puede ser un acto contrarrevolucionario

14 / junio / 2021

Hemos aprendido a convivir con los actos de repudio. La consolidación de supuestos principios o valores revolucionarios, que son fácilmente identificables por algunos —entre los que me encuentro— como extraños a la Revolución cubana, ha sido uno de los mayores éxitos de la propaganda política oficial. Esta ha logrado la naturalización de consignas y usos políticos como los que aseguran que la «calle es de los revolucionarios», o la creación de brigadas de respuesta rápida, formadas por civiles que deben actuar enérgicamente ante lo que se denomina contrarrevolución; aunque se trate de un desfile de mujeres armadas con gladiolos.

Los actos de repudio no son nuevos, han sido usados a destajo como arma política, sobre todo desde 1980. Creo que es sano diferenciar un acto de repudio a una política de un Gobierno hostil al cubano —como puede ser y ha sido una invasión del ejército de los Estados Unidos a un país del tercer mundo o la misma política de bloqueo del Gobierno del norte a Cuba—; de los actos de repudio que se ejecutan contra personas, viviendas habitadas, familias, de personas que se han identificado como contrarias al régimen político o al sistema socialista.

Los primeros actos de repudio de los que hablamos son una expresión del derecho de una sociedad civil o un Gobierno a hacer público su rechazo a prácticas que nuestra misma constitución repele; como las invasiones armadas, la intromisión de países en los asuntos de otros pueblos sin razón legítima, las sanciones injustas de potencias mundiales a países en desarrollo, etc.


Los actos de repudio contra personas naturales son contrarios al espíritu y la letra de la Constitución de 2019, como lo eran también de la Constitución de 1976. El derecho a la libertad de palabra, religiosa, de manifestación y asociación siempre ha estado protegido en ambos textos legales, como también hemos contado con el derecho a no recibir tratos crueles, inhumanos y degradantes.

Los actos de repudio a seres humanos que piensan diferente y creen que el Estado y el Gobierno deben organizarse y trabajar de otra manera, o que trabajan para organizaciones no relacionadas con el Estado cubano, no forman parte de ningún derecho constitucional ni de ningún otro tipo, reconocidos en el ordenamiento jurídico cubano.

Si la Revolución cubana es una sola, como subrayó Fidel Castro en La Demajagua, en 1968, entonces los principios de la Revolución deben haber sido siempre los de la república martiana soñada, aquella que debía erigirse con todos y para el bien de todos.

Si la Revolución cubana es una sola entonces cabrán en ella no solo los revolucionarios; Martí pensaba que también serían aceptados, en la suya, hasta los españoles sabedores de la dignidad ganada por la libertad de Cuba.

La Revolución depende de la legalidad, del Estado de derecho, de la democracia y la transparencia de la actuación del Gobierno, para no ser solo un nombre en un frontispicio. No hay Revolución, después de más de sesenta años de su triunfo, sin orden, sin cumplimiento de la ley, sin aceptación de la diversidad, sin conciencia de la complejidad cultural de la patria.

Los actos de repudio, a personas que alguien ha considerado contrarrevolucionarias, violentan el derecho humano a la defensa contra un ultraje; es un acto de barbarie que puede convertirse en cualquier momento en un acto más grave. Es un asalto a la dignidad, la privacidad, el hogar, la familia y la disciplina social.

Solo la ley, la fiscalía, la policía, los tribunales pueden hacer valer la legalidad. Lo demás es un uso peligroso de los ánimos de las masas; es una activación de las bajas pasiones, de la revancha y del odio.

La Revolución cubana no se hizo, con sangre y sacrificio, para esto. Los que se creen dueños de la Revolución porque tienen cargos, o son protegidos —por ahora— por alguna institución, deben defender la legalidad, porque esa es la única que puede garantizar la paz para todos y todas.

Un acto de repudio puede ser un acto contrarrevolucionario, porque Martí no lo hubiera permitido, porque Céspedes no lo hubiera permitido. Se puede repudiar al agresor que nos quiere quitar la libertad, pero no a los seres humanos que han escogido una opción política diferente a la oficial.

Es un error, repetido hasta el cansancio en los últimos meses, creer que la Constitución y las leyes son y defienden, solamente, a la mayoría que votó por la carta magna de 2019. La Constitución y las leyes son para todos y todas, también para los que no están de acuerdo con su contenido y alcance. Esa es la gloria de la república y la legalidad.

 

También te sugerimos:

LOS CULPABLES

ACTO DE REPUDIO DE LA FMC PODRÍA COMPROMETERLA ANTE CONSEJO DE LA ONU

LA CHAMBELONA: DISCRIMINACIÓN UNIVERSITARIA EN CUBA

 

Julio Antonio Fernández Estrada
Profesor titular. Licenciado en Derecho e Historia. Doctor en Ciencias Jurídicas.
julio-antonio-fernandez-estrada

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Joyce Hidalgo-Gato Barreiro

Julio Antonio; tus artículos siempre llegan a mi de manera fortuita pero te aseguro que los devoro/disfruto con avidez, tus consideraciones siempre me son válidas, generalmente comparto tus criterios y aprendo-aprehendo de las lecciones que nos regalas. Contigo (y me aventuro a tutearte) me pasa una cosa muy curiosa, nunca se que estoy leyendo algo tuyo hasta que lo termino, y siempre, siempre que leo tu nombre al final del artículo, termino pensando ¡Claro, tenía que ser de él! ¡¡¡Muchas gracias!!!!
Joyce Hidalgo-Gato Barreiro

Pedro Cabezas

Creo que los ac tos de repudio son inherentes a la esencia totalitaria del sistema. En 1980 sufrieron un sesgo de brutalidad inédita, pero datan de mucho antes, del inicio mismo del castrismo. En los momentos álgidos de la confrontación con la iglesia católica, se escenificaban algaradas anticlericales frente a las iglesias. En 1968, cuando tenía lugar la llamada Ofensiva Revolucionaria, encaminada a proscribir los pequenños comercios privadas, se demonizaba a los propietarios y las expropiaciones iban acompañadas de los llamados "mítines relámpagos", una especie de "primordios" de los actos de repudio
Pedro Cabezas

Libertad

https://youtu.be/ShvPzAJzUiM
Libertad

JOSE

En la biografia de Adolf Hitler MI LUCHA, este documenta los actos de repudio de sus afines JUVENTUDES HITLERIANAS contra las familias judias residente en la Alemania Nazi. Asi que no es pura casualidad que durante los eventos poisteriores a la Embajada de Peru, esos mismo metodos fascistoides que usaron las Juventudes Hitlerianas, a base de terror, piedras, botellas, pintura , golpes y amenazas, algun "peje grande del Minint" desempolvara la biografia de Hitler para usar esos mismos metodos de odio y violencia contra los que se iban legalmente de Cuba. He oido que fue el General Jose Abrantes el "copiador criollo" de tales actos, pero lo cierto es que el General esta muerto y no puede defenderse de tales acusaciones. LO verdaderamente aberrante y vergonzoso es que a estas alturas todavia se empleen semejantes metodos nazis.
JOSE

Isabel Tamara Pino Sanabria

Julio, fui alumna y amiga de tu padre desde que comencé mi carrera en 1980 y siempre lo respeté, sobre todo, por el modo directo y educado de decir las cosas y defender sus opiniones. Tus análisis sobre determinados argumentos, sobre todo desde el punto de vista jurídico y constitucional,, me lo recuerdan mucho. Creo asimismo que los cubanos que no son de nuestro medio, necesitan de alguien que les ilustre (como tu lo haces), con claridad meridiana y a la comprensión de cualquiera, cuales son las causas de los problemas a corregir en nuestro país en función de la única cosa que hace libre a un pueblo:: el respeto de sus derechos ciudadanos y la aplicación de la Ley por quienes deben hacerlo, totalmente despojados de otro compromiso que no sea el impartirla en modo justo. Gracias por llegarle a todos los cubanos con imparcialidad y sin la politiquería que lo único que hace es alejarnos de la verdadera solución de los problemas.
Isabel Tamara Pino Sanabria

Elena

Pero la ley nos ampara y protege? Puede hacerse una denuncia contra esos que ofenden , acosan y agreden en nombre de la revolución? Yo no lo creo. Porque el partido/gobierno/ estado lo controla todo hasta las leyes y a los letrados sino no estarían viéndose esas condenas a los manifestantes del 11-J que no cometieron actos violentos , solo se manifestaron. Tampoco lo creo cuando el Presidente del Supremo en conferencia de prensa dijo del derecho a manifestarse y a disentir y luego sus palabras fueron multiplicadas por cero. Creo que como individuos y como sociedad estamos muy desprotegidos

Carlos Pirez

Si un cubano anda con algo que parezca un arma por la calle le cae el peso de la ley. Sin embargo el Gobierno manda a cientos con palos a la calle a golpear a disidentes indefensos. Como decía mi mamá, usan la ley del embudo, y la parte estrecha que nos dan, la tapinean cuando quieren.
Carlos Pirez
Elena

Carlos Pirez

Tiene que ver mucho la educación y la calidad humana. Los principios y valores. Cuando éstos son escasos o nulos pues su caldo de cultivo está latente. Mi madre siempre me decía que los que les gustaba y participaban en actos de repudios eran gente de muy baja calaña utilizados por otros de parecida envergadura. Me decía que no eran ni revolucionarios ni demócratas ni cristianos, que lo mismo lo harian co F que con J. Creo que de esos van quedando más en nuestro archipiélago. Cuando pensé que la historia no se podría repetir, veo con asombro y tristeza que si. Y esos que están contentos de ser utilizados, lamentablemente ven y sienten como los que antes ultrajaron hoy vienen a Cuba y disfrutan lo que ellos no tienen ni pueden alcanzar. Y están viendo como el Gobierno que los incita, trabaja más para los abucheados y maltratados que se exiliaron que para los que utiliza en su contra. Paradoja... Ilógica... Absurdo?
Carlos Pirez

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR87 CUP
1 USD68 CUP
1 MLC79.6 CUP
+0.1
calendar_icon

CUBA

publicidad_banenr

elTOQUE SUGIERE

test