eltoque_logo
Foto: David López Cruz

Foto: David López Cruz

Zona oscura: apagones programados en Cuba

16 / junio / 2022

Debido a la crítica situación energética que atraviesa el país, el Gobierno cubano retomó los apagones programados. En las redes sociales, los usuarios comparten quejas y aseguran que en sus localidades los cortes de electricidad son «excesivos», mientras en otros lugares, como La Habana, son menos frecuentes, dejando entrever que la medida no afecta a todos por igual.

¿Cómo se planifican las interrupciones y quiénes se encargan de hacerlas? ¿Realmente los apagones perjudican a unos territorios más que a otros?

Sobre la programación

No existe un plan unificado para organizar los apagones en el país. Cada provincia conforma un cronograma teniendo en cuenta la capacidad de generación eléctrica y la demanda de su territorio; a su vez, los valores dependen del comportamiento del Sistema Electroenergético Nacional (SEN).

Las empresas eléctricas locales son las encargadas de diseñar, actualizar e informar a la ciudadanía las afectaciones en el servicio, al menos es lo que está establecido. En La Habana, los cortes se organizan por municipios y zonas afectadas. En cambio, en el resto de las provincias se programan a partir del sistema de rotación de bloques o circuitos.

Según la cantidad de consumidores, existen entre tres y ocho bloques por territorio que se desconectan una o varias veces al día en horarios específicos. Inicialmente, la Unión Eléctrica (UNE) anunció que los apagones tendrían una duración de entre cuatro y ocho horas, luego advirtió que los cortes podrían cubrir hasta la mitad del día, una situación que desde hace semanas han denunciado los ciudadanos en redes sociales y que en determinadas localidades ha excedido ese tiempo. No hay normas claras al respecto, todo depende del aumento o disminución del déficit.

Idealmente, el SEN debe trabajar con una reserva igual o mayor a 500 megavatios (MW), pero las propias autoridades han reconocido que desde hace meses operan con bajos niveles o, incluso, sin reserva. En estas circunstancias, hasta un ligero aumento de la demanda puede desestabilizar el fluido eléctrico, en especial en horarios pico. Como consecuencia, se apagan varios circuitos para evitar que el consumo sobrepase la disponibilidad del servicio. Así ha sucedido en las últimas semanas.

Ante el Consejo de Ministros, el presidente cubano Miguel Díaz-Canel señaló como causas fundamentales la «coincidencia» de roturas, la falta de mantenimiento de las unidades generadoras y la escasez de combustible.

Edier Guzmán Pacheco, director de Generación de la Unión Nacional Eléctrica, explicó en el programa Mesa Redonda que el país tiene una potencia de 6 499 MW instalados, cuya principal fuente son las centrales termoeléctricas con 2 608 MW distribuidos en 20 unidades.

El siguiente gráfico, elaborado a partir de los pronósticos diarios de la UNE, refleja la crisis energética.

Las interrupciones ocurren principalmente en el área residencial que de acuerdo con el informe Electricidad en Cuba (2021), de la Oficina Nacional de Estadística e Información (ONEI), cubre el 58 % del consumo de la isla.

Un grupo de circuitos priorizados por su importancia económica o social casi no se afectan; son aquellas zonas donde se ubican hospitales, hoteles, pozos de petróleo e industrias de producción de alimentos. Por lo general, estos «clientes protegidos» también tienen grupos electrógenos propios de emergencia que funcionan en caso de fallo, desconexión o falta del fluido eléctrico en la red nacional. Aun así, en los momentos más críticos también han sido apagados.

Apagones, pero no para todos

A partir de las denuncias en redes sociales sobre la situación energética, el equipo de DeFacto realizó un seguimiento de la etiqueta #ReportoApagon en Twitter, entre el 17 de mayo y el 11 de junio. Además, se revisaron publicaciones de Facebook con opiniones al respecto.

Con los datos recopilados, se conformó un registro de 126 reportes que incluyen datos de 14 provincias, considerando solo las publicaciones que mencionan el lugar donde ocurrió la afectación. Si bien el procedimiento no representa de manera absoluta la realidad, es una alternativa ante la falta de datos oficiales y sirve como referencia.

Solo durante la jornada del 21 de mayo, se informaron 52 cortes eléctricos en Cuba. En total, 13 de las 15 provincias sufrieron interrupciones, excepto La Habana, Guantánamo y el municipio especial Isla de la Juventud. Estos dos últimos territorios tampoco reportaron apagones en el resto de los días analizados y, según la ONEI, son los que menos energía eléctrica consumen en el país, lo cual justifica que sean menos afectados.

Los mapas muestran que las provincias con mayor generación de gigavatios (GW) son aquellas donde están instaladas las principales centrales termoeléctricas (CTE): Matanzas, Holguín, Cienfuegos, Mayabeque, Artemisa y Camagüey. Estas áreas se encuentran también entre las que requieren más energía y sufren más apagones, según los reportes identificados.

Sin embargo, no siempre los usuarios que más consumen son los perjudicados. Por ejemplo, en Las Tunas uno de los bloques tiene programadas ocho horas diarias sin luz; a pesar de que el territorio es el tercero con menos demanda de la isla, no tiene ninguna CTE y apenas cuenta con 44 grupos electrógenos.

En contraste, La Habana es, con diferencia, la provincia con mayor consumo, al superar seis veces a Las Tunas. En la capital, las interrupciones no son diarias y con frecuencia solo ocurren en uno o dos consejos populares por municipio. Según testimonios, los cortes por lo general no duran mucho tiempo o, simplemente, no ocurren. De los 126 reportes analizados por nuestro equipo, solo 12 estaban vinculados a la capital.

«Ahora mismo no puedo decir hace cuánto no se va la luz en Centro Habana. Con respecto a Bejucal, es como el día y la noche», dijo Eliana Labarca Harris, quien vive a mitades entre Centro Habana y Bejucal.

Por su parte, Caridad Díaz Reyes, vecina del Cotorro, dijo: «Aquí nunca se va la corriente, jamás. Y si se va, la ponen en menos de media hora. Yo nunca me entero».

En los mapas siguientes se señalan las zonas donde debieron producirse cortes eléctricos entre el 16 y el 31 de mayo. Los datos permiten comparar la cantidad de interrupciones planificadas en diferentes provincias. Para ello, el equipo se ha apoyado en el itinerario que publican las empresas eléctricas en sus respectivos perfiles de Facebook y en el canal de Telegram Programación de Apagones en Cuba, en el que se reúnen todos los informes.

Los puntos representan pueblos, consejos populares, repartos, calles, conjuntos de calles colindantes, industrias e instituciones que conforman las áreas sin electricidad. El tamaño de estos equivale a la cantidad de veces que un apagón se repite en un área determinada, siempre que se programe en bloques, horarios o días diferentes.

En el período señalado (excepto el 22 y 23 que no hubo afectación), las zonas con más cortes de electricidad previstos en La Habana fueron Santa Fe y el Reparto Eléctrico, con cuatro apagones por localidad. En esa misma fecha, cada circuito de las demás provincias debió afectarse más de 15 veces, si se considera que el sistema de rotación está planificado para que el bloque se apague como mínimo una vez por día.

Usuarios de diferentes partes de la isla opinan que La Habana es como «un país aparte», pues apenas sufre cortes eléctricos en comparación con otros lugares donde se viven jornadas de apagones abusivos. La mayoría defiende la teoría de que en la capital los apagones no duran «ni tres minutos» porque la gente «se tira para la calle» y esto el Gobierno lo sabe.

«El apagón es para los nobles» y «el mayor peso del problema está cayendo sobre los orientales y centrales» son apenas una muestra de los comentarios en redes sociales. Algunos solo se conforman con «justicia», que «todos estén bien» o que nadie lo esté, «afectaciones para todo el mundo y así toca a menos».

Captura de pantalla 2022-06-10 150426.png

Mario González Rodríguez, residente del municipio Bauta, Artemisa, comentó a DeFacto que «en las últimas dos semanas de mayo ocurrieron apagones de hasta seis horas diarias, incluso, un día hubo un apagón de 3:00 a. m. a 9:00 a. m., y luego otro desde las 9:00 p. m. hasta las 3:00 a. m.».

Según González, además de la incomodidad de no tener fluido eléctrico, no siempre se cumple el cronograma de apagones. Esto supone un problema para las personas que trabajan y, en especial, para quienes deben atender niños, ancianos o enfermos.

«Que se vaya la luz a veces te impide cocinar porque el gas es muy caro y escaso. Yo en Bejucal tengo que transformar mi vida en función de lo que la Empresa Eléctrica decida. Pero el problema de los apagones allá no es cosa de ahora; empezaron, por lo menos, desde el año pasado», comentó Labarca Harris.

Desde el 21 de junio de 2021 han ocurrido afectaciones en el servicio, reconoció Jorge Armando Cepero Hernández, director de la Unión Eléctrica Nacional.

¿Por qué no se cumple el sistema de rotación de apagones?

En agosto de 2021, el presidente cubano comentó: «Ante todo hay que darle la información clara a la población, alertar, que la gente sepa en qué momento va a llegar el indeseable apagón». Casi un año después insiste en la misma retórica «para que las personas tengan capacidad de maniobrar y de reordenar sus vidas», pero nada ha cambiado.

A través de sus redes sociales, las empresas eléctricas provinciales comparten el sistema de rotación de bloques con el programa de apagones previstos. En el mejor de los casos, esta información incluye detalles como cantidad de megawatts afectados, circuito, municipio, zona, fecha y horario. En otros territorios como Granma únicamente se informan los circuitos y áreas correspondientes.

Los medios de prensa nacionales y locales visibilizan el calendario de manera irregular y con frecuencia solo replican el informe diario de la UNE. No existe una vía accesible que la ciudadanía pueda informarse oportunamente de las interrupciones.

En Telegram encontramos varios canales que socializan la planificación. El más importante de ellos es Programación de Apagones en Cuba, pero también se pueden consultar el de Empresa Eléctrica de Matanzas,  Sancti Spíritus, de Remedios (Villa Clara) y Ciego de Ávila.

La población cubana que soporta horas sin electricidad está lejos de poder planificar su vida. Madrugadas sin dormir, padre e hijos cansados para trabajar y para estudiar, calor, mosquitos, comidas tardes, enfermos mal atendidos. El apagón llega para romper cualquier rutina moderna. El programa de apagones no se cumple en la mayoría de las provincias. Los usuarios aprovechan los perfiles de las empresas eléctricas para manifestar su malestar ante la situación.

Captura de pantalla de los comentarios que realizaron varios usuarios a una publicación de la Empresa Eléctrica de Camagüey en Facebook.

Captura de pantalla de los comentarios que realizaron varios usuarios a una publicación de la Empresa Eléctrica de Camagüey en Facebook.

«Aquí no hay ninguna planificación, eso te lo quitan porque te lo quitan, te toca por la libreta», comentó a elTOQUE Rachel Pérez Fustes, residente en Pinar del Río. El youtuber Daguito Valdés, del canal Yo hablo fútbol, también se quejó en Twitter de apagones de 10 a 12 horas diarias en esta provincia, a pesar de que lo establecido son seis horas.

Cepero Hernández admitió que no siempre se respetan los horarios programados en el sistema de rotación de bloques: «En ocasiones, hemos dicho que el apagón es en tal bloque de tal provincia, pero a veces no se cumple, porque salió un bloque generador que no estaba previsto, y un apagón que estaba previsto para la tarde tuvo que realizarse también por la mañana».

La Empresa Eléctrica de Las Tunas explicó a sus clientes que pueden presentarse afectaciones fuera de los horarios fijados en el cronograma según la asignación de megavatios / hora de carga para cada provincia y las condiciones del SEN. Además, los cambios están sujetos a las demandas del Despacho Nacional de Carga y la estabilidad entre consumo y generación eléctrica.

En las próximas dos semanas también habrá apagones. El periodista Lázaro Manuel Alonso informó que la situación «debe extenderse durante 13 días», pues una vez logre arrancar la termoeléctrica «Lidio Ramón Pérez» (Feltón), comenzará el mantenimiento en la «Antonio Guiteras», la de mayor potencia en el país.

Millones de cubanos pagan cada mes un servicio deficiente y caro que no ofrece garantías, un servicio que, lejos de ser un derecho de bienestar, se convierte en un privilegio que muchas veces solo dura unas cuantas horas del día.

Que la programación de los apagones no se cumpla ni sea igual para todos es solo un daño colateral producto de la mala gestión energética ante un sistema obsoleto.

TAMBIÉN TE SUGERIMOS



Banner-contacto-DeFacto.jpg



 

Aleiny Sánchez Martínez
Noctámbula. Escribo y des(escribo).
aleiny-sanchez-martinez

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Toni

Bueno yo vivo en Miramar y aquí no sé cónoce el apagón todavía es cierto lo de que no es parejo los cortes programados
Toni

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR120.00 CUP
1 USD108.00 CUP
+1
1 MLC119.00 CUP
calendar_icon

CUBA

elTOQUE SUGIERE

test