eltoque_logo
Despedida a cinco tiempos

Foto: Thomas Long

Despedida a cinco tiempos

En la despedida hay cinco etapas necesarias. Cuando se pierde una parte de tu historia, tus recuerdos, tus amigos. Cuando se debe superar la pérdida…

Un fragmento de Fresa y Chocolate lo explica todo. Diego grita que no se va de Cuba ni aunque le den candela de la peor manera, que sin él le faltaría un pedazo al país. El personaje tiene razón, pero termina yéndose. Como él se han ido muchos pero no queda claro realmente, si se fueron ellos o nosotros. Demoré años en entender que estamos de duelo migratorio y generacional. Este fue el proceso.

1. Negación
Desde niño desaparecían chicos de la clase sin entender por qué. Fue con el tiempo que aprendimos sobre políticas, sacrificios y bloqueos. No parecía gran problema la migración, las aulas se seguían llenando, las universidades igual comenzaban sus clases en septiembre. Ellos se lo perdían, nosotros estábamos bien.

2. Ira
No sabría decir cuándo reconocí el precio del desangramiento pero duró un buen tiempo. Molesto con el que se iba, con el que se quedaba, con los amigos que no escribían y no se acordaban de uno. Algún día escuché decirles “traidores” y no me inmuté al respecto. Me parecía injusto, tanto que se había luchado para que algunos nos dejaran y echaran ese sacrificio por el suelo.

3. Negociación
Luego venía la esperanza, creer que de alguna manera todo se solucionará pronto, que el fenómeno disminuirá. Se haría cualquier cosa que lo cambiara todo. Quizás en el fondo sabíamos que no sería así, entendíamos que era inevitable su partida, pero queríamos ganar un poco más de tiempo.

4. Depresión
Entonces empezamos a entender que no era un fenómeno pasajero, no se arrepentirían en la frontera, no dejaría de ser. Pero nuestra depresión no es nada comparada con la de las madres que lloran la ausencia de sus hijos, o hijas que lloran la falta de sus padres. Y es entonces que se desconecta, las lamentaciones te enajenan y ocurre este proceso amargo, pero necesario, de pasar por la oscuridad antes de llegar a la luz.

5. Aceptación
Sí, la mayoría de los que se han ido al parecer no regresarán. No porque no sea posible, en China lo hicieron muchos emigrados, sino porque no hay señales convincentes de que estemos construyendo aún el país que podemos llegar a ser. Esta aceptación es la que conduce a la paz. Aceptar que algunas distancias son insuperables, algunas heridas irreconciliables. Es entonces que llega la paz.

Hoy el Facebook aterra, es la tierra de los amigos y conocidos que están en otra parte. Las despedidas siguen ocurriendo con más frecuencia que nunca y uno se pregunta cuántos quedaremos acá.

Porque vivir fuera de Cuba no es demasiado difícil, quedarse a conciencia es una decisión mayor. Una vez que has hecho el luto y despedido a tus amigos, puedes mirar adelante.

Quizás pueda irme un tiempo, unos días, pero siempre regresar.

Decía un poeta que la emigración es un naufragio y continuamente se regresa a la playa buscando los restos del barco. Los que nos quedamos en Cuba a conciencia debemos hacer una playa mejor y mantener la luz del Morro encendida. Al fin y al cabo, ya hemos hecho las paces con nuestro destino. Y será mejor.

Harold Cárdenas Lema
En mi tiempo libre administro un blog llamado La Joven Cuba que inicié junto a dos colegas en mi época de profesor de Historia de la Filosofía en la Universidad de Matanzas. En el blog puedo escribir sobre muchos temas de la realidad cubana y los cambios que tienen lugar en estos momentos en Cuba.
harold-cardenas-lema

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

rafa

Impresionante el artículo.. Hacia rato q no leia algo tan bueno
rafa

Livio Delgado

Honestamente si la despedida usted la divide en 5 tiempos, esos mismos tiempos se cumplen para los que emigramos,
Negación: Un día comienzas a entender que tu vida va por el camino que no llevara a ningún lado.
Ira: Si hasta el día de ayer te pasaba desapercibido las incongruencias entre el hacer y el pensar de la retórica revolucionaria , hoy no aceptas que estas equivocado en tus cuestionamientos.
Negociación: Esta llegas cuando ya estas convencido que no cabes en Cuba, pero no tienes ni idea u forma clara de cómo solucionar tus inquietudes o frustraciones.
Depresión: Es parte de los altos y bajos que tienes que sobreponerte ante el reto de comenzar nuevamente en un lugar desconocido, que se multiplica cuando a la aventura llevaras a tus hijos.Aceptación: En toda esa vorágine de vivir y salir adelante, un día te ves frente a las casillas de emigración, pasaporte en mano y la familia a tu lado, la que queda dándote ánimo, la que parte contigo pensando en lo que vendrá.
Pero al final partes, y entonces comienzas a ver las cosas mucho más clara, Cuba es mucho más que su gobierno o el partido político que lo domina, muchas ideas y conceptos inconclusos o muy cuestionados en tu interior comienzan a ganar sentido. Todos hemos pensado un día en cómo podríamos volver sin tener que cuestionarnos a nosotros mismos, pero hoy usted nos confirma que “no hay señales convincentes de que estemos construyendo aún el país que podemos llegar a ser.” Entonces no estábamos muy equivocado, A diferencia suya que “Esta aceptación es la que conduce a la paz. Aceptar que algunas distancias son insuperables, algunas heridas irreconciliables. Es entonces que llega la paz.”. Los que emigramos seguimos pensando en el sentido de esas heridas, de esas distancias, de esa supuesta paz que nosotros pagamos con el destierro.
Livio Delgado

Omar Becerra

yo me fui con 19 años solo por el Mariel, después de 37 años en la Florida, con una hija y nieta nacida aqui, he viajado por el mundo, he tenido tres negocios, casas y apartamentos, por mi trabajo y sacrificios, he logrado todo sueño material, ahora me repatrie, mi nuevo sueño es vivir los años que me queden en Cuba. a solo 45 minutos de miami a cienfuegos, cuando extrañe a mi hija , que me visite y conozca a Cuba, solo lo ha hecho una vez a los 9 años, yo tambien puedo volver y visitar. muy buen articulo, admiro a los que concientemente se quedan, pues aqui solo venimos a trabajar, ahora a ser los esclavos de los Chinos, todo lo debemos, todo se rompe para seguir comprando lo mismo, la tecnología avanzada que por lo general solo nos sirve para que sigamos consumiendo, y para que nos controlen, programas caros pagados con nuestros propios impuestos, para espiarnos, nos escuchan todo, las computadoras del NSA, saben todo 24 horas al dia, las medicinas no curan y y los carísimos seguros no pagan , cada dia peor, la gente en Cuba no aprecian lo que tienen, una Isla que es un paraiso, tu casa sera sin pintura pero es tuya, la comida fresca y organica y los doctores no cuestan, todos ns quejamos de todo. Dicen un dicho americano que la yerba del vecino siempre luce mas verde, cuando llegue aqui, si era tan verde como la veia desde Cuba, después del 911, le di mas cercana atencion, la yerba de aqui es plastica, mirando atras, la de cuba no es tan verde pero es natural y de verdad, a mi entierran en Cuba
Omar Becerra

Micelen

Comparto plenamente el comentario que realixi el sr. Omar Becerra
Micelen

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE