eltoque_logo
Juguetes en Cuba

Manuel Roblejo Proenza

Juguetes para mi niña

Mi niña quiere un caballo, como casi todas las niñas del campo cuando los ven trotar por primera vez. Ahora, con sus inocentes tres años, es fácil convencerla de que cualquier penco que pase, esclavizado a su eterno carretón, es su caballito blanco. También quiere una palma para atarlo… y una muñeca. Una muñeca que hable y diga papá, que se siente y tome café, y que sepa contar hasta diez.

Desde que me habló de este último deseo, evito pasar con ella frente a la tienda de juguetes, donde se exhiben, a precio de quién sabe para quién, esas muñecas fantásticas, con los rostros de las princesas de Disney; autos de un rojo manzana, que se manejan por control remoto, y de los que ya algunos niños presumen en el parque; y muchas otras fantasías, muy alejadas de los quinientos pesos que alcanzo en el mejor de mis meses.

Mi niña no sabe que pronto tendré que explicarle, cabizbajo, que eso no lo es todo en la vida, que estudie mucho para que su hija sí los tenga, que sea buena y que haga caso, que eso es lo que importa y la hace linda. No sabe que diera lo que no tengo por no tener que casi mentirle así, para apagar esos deseos de niña que mira, con ojos muy abiertos, un mundo que se divide en dos bandos, con un abismo insondable de por medio. Y lo peor: a nadie le importa.

Ella tendrá que conformarse con los aparatos destartalados del parque de diversiones; con el carrusel de caballitos que ya no bajan ni suben, solo dan vueltas y vueltas, aburridos de su miserable vida; con las lonas para brincar, y las bicicletas inventadas, y los chivos con carretón que algunos visionarios ponen a disposición de los que menos tienen, todo por cinco pesos.

A cinco pesos sí llego.

Pero no al caballo de verdad, ni a la muñeca de verdad, ni a la verdad misma, que mi niña, tarde o temprano, tendrá que tragar, como la más amarga de las medicinas. A este paso tendré que sembrar una palma, a ver si logro redimirme.

A veces me pregunto por qué la vida es tan curiosa. Antes, cuando te tocaba un juguete mensual por la libreta, uno prefería jugar con un pomo de benadrilina vacío y un tirapiedras; pero ahora mi niña se aburre de su bolsa de trastos: tapas de frascos, pedazos de juguetes viejos, herramientas de mi trabajo, palos, piedras, cosas sin nombre. Esos son sus juguetes de ahora: cosas sin nombre.

Como tampoco tiene nombre la desesperanza, la impotencia, y a veces la furia y hasta la rabia de no dar para más. De no poner llegar a la casa con una muñeca bajo el brazo —¡con una simple muñeca para mi hija! — y decirle que es para ella, por ser la niña más linda, por comerse toda la comida, porque papá y mamá la quieren mucho. Mucho, mucho, mucho.

Manuel Roblejo Proenza
Graduado en la Universidad de Oriente de Ingeniería en Telecomunicaciones, y en la calle de Escritor. Bayamés de pura cepa. Más cerca de los míos que nunca antes, porque nunca antes les hice tanta falta
manuel-roblejo-proenza

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rosa

Se me salieron las lágrimas, cuánta verdad y angustia y desesperación igual que tú…
Bravo!!!
Rosa

otra Rosa

Un texto muy sentido y bonito, pero seria bueno saber que le dirás a la niña cuando crezca: Hija, fueron casi 60 años sin…… y no hicimos nada.
No se podia hacer nada? preguntara ella.
otra Rosa

Manuel Roblejo

A las dos Rosas. A la segunda: le diré que sembré una palma. Abrazos.
Manuel Roblejo

El loco

Buscate un trabajo en una panaderia , ponte a botear, a vender dolares, mata puercos, rellenar fosforeras, vender latas, ponte a vender pan con timba, una pincha en un almacen de TRD o la construccion o de cualquier cosa vaya, buscate una pipa de cerveza o vende frituras o mami tostao o vete de mesero o cantinero para el turismo, pero del estado no esperes nada solo hambre y miseria y muchas consignas claro, no te digo que vengas para USA porque ya no se puede. Pero como profesional la tienes negra amigo, te lo dice uno que curo y salvo la vida a unos cuantos y de una montañesa no pase ,jajajaja por eso 8 años sin entrar al pais aunque algunos amigos mios se quejan yo los veo como algo necesario para olvidarse de que uno vivio en Macondo.
El loco

Lorenzo

Sentimiento profundo y de legitimidad innegable, tus líneas son el grito del sentir de muchos padres que hacen día a día lo que creen mejor para el bienestar de sus hijos; solo quiero que trates de salirte de tu cuerpo y verte desde la acera de enfrente, mira tu vida… en tiempo real…, mira lo que haces y mira hacia donde la lógica te lleva… comprenderás que hay que hacer algo diferente si queremos resultados diferentes. Todo resultado sale de la perseverancia y el sacrificio… de no rendirse ante el fracaso…
A mi me pareció que contabas mi vida en tus líneas, tu anhelos y tus desilusiones latentes…
Desde el panorama que hoy vivo, te puedo decir que no te puedes rendir, solo hay que hacer cosas diferentes con nuestras vidas, respirar profundo y no rendirse ante lo que el cambio nos hace enfrentar..
Un abrazo
Lorenzo

Manuel Roblejo

El loco, Lore; que hay que tomar distancia y buscar nuevas perspectivas. Pero nosotros somos una generación en desventaja, de las que se comieron tres matemáticas, seis electrónicas analógicas y digitales, cuatro microporcesadores y dos teorís del campo y fundamentos de las cominicaciones en la Universidad. Es triste ahora vender frituras. Abrazo.
Manuel Roblejo

El loco

Y te resuelve algo eso??? Dile al que vende la carne de puerco que te de 5 libras de carne que tu le pagas con 3 matematicas y 1 electronica, en la vida hay que ser practico, yo soy yo y mis circunstancias y si no la cambio a ella no me cambio yo , y ahi no vas a cambiar las circunstancias pues eso es un absurdo total y jamas tendra desarrollo economico , jamas recuerda que te lo estoy diciendo en 2017 , jamas , pasaran los años , eso mismo le dije en 2011 a un amigo y me dijo que con los lineamiemtos iba a mejorar jajajaja le dije ya veras , hoy es 2017 han pasado 6 años y esta peor en vez de crecer la economia decrece a pesar incluso de las medidas de Obama y que hoy reciben casi 3 millones mas de turistas que en 2011 y esta peor el pais, hace unos dias le volvia a recordar lo que me dijo en 2011 y me dijo si es verdad ni chisto, hermano las circunstancias la unica manera de cambiarlas es irse pal diablo de esa isla donde un viejito lleva 60 años en el poder.
El loco

Manuel Roblejo

Pero no pierdo la esperanza de poder ejercer mi “verdadera” profesión por mi cuenta; algún día existiremos los ingenieros, y no los reparadores, por cuenta propia. Abrazos, hermano.
Manuel Roblejo

El loco

Tu desicion , aqui en mi casa los domingos me tocan a la puerta unas viejitas americanas para decirme que Cristo viene pronto y yo les digo que si que por eso vine para Estados Unidos para esperarlo aqui y no en Cuba , aqui lo espero mejor y se rien jajajajaja ya ni me hablan de eso solo pasan a saludarme y reirse un poco.
El loco

la otra rosa

No es cuestion de no perder la esperanza, es cuestion de que tenemos que ser capaces de reclamar mas nuestros derechos, y exigir el por que los ingenieros no pueden ejercer por cuenta propia. Por que? si el pueblo entero reclamara ya cuba seria otra, pero es una sociedad diseñada para la obediencia, por lo que a veces uno ve la salida solo en la muerte del mutilador!
la otra rosa

Otra ingeniera

Te hago una historia. Mi hija a los 2 años me pidió un bebé. No tenía que hablar ni contar hasta 10. Solo parecer un bebé. Los había visto. Costaban 23 cuc. De dónde saca una ingeniera 23 cuc para comprar un bebé? Con ingenio y ayuda externa, tuve el dinero. Comenzó la Odisea. Dividí al grupo de amigos y les asigné 2 o 3 municipios habaneros a cada uno. Revisamos toda la ciudad y no aparecía el dichoso bebé. Un día antes de su cumpleaños los vi en el Focsa. Los sacaban a la venta 1 semana más tarde. Me senté en la acera a llorar como no lloré la muerte de mi padre. Tuve un final feliz. El tendero, compadecido, me sacó uno (por fuera) por 25 cuc. Una semana más tarde los vi a la venta en 11.75. Los 3 Cálculos, las 2 Electrónicas, Arquitectura de Máquinas y Estructura de Datos no me alcanzaron para resignarme. Me meto a puta o me voy del país?
Otra ingeniera

Manuel Roblejo

De las dos, colega; pronto nos servirán de mucho todas esas malas noches, te lo aseguro. Abrazo.
Manuel Roblejo

La Jacke

Manuel, me hiciste llorar… Todos de algún u otro modo hemos tenido que pasar por vicisitudes así, y de veras parte el alma saber que siendo profesionales de los que nos dejamos los sesos y las dioptrías en los libros de la carrera, algo tan simple como regalarle un juguete a nuestros hijos, no nos es posible sin afectar el poco dinero destinado a otras cuestiones que tampoco bastarán para satisfacer las necesidades básicas del “cubano de a pie”… Ojalá algún día podamos salir adelante y le regales todas las muñecas que quieras a tu niña, pero si de algo estoy segura, es de que el amor y los valores que hoy le inculcas, serán la mejor inversión de tu vida. Un abrazo…
La Jacke

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE

Juguetes en Cuba

Manuel Roblejo Proenza

Juguetes para mi niña

Mi niña quiere un caballo, como casi todas las niñas del campo cuando los ven trotar por primera vez. Ahora, con sus inocentes tres años, es fácil convencerla de que cualquier penco que pase, esclavizado a su eterno carretón, es su caballito blanco. También quiere una palma para atarlo… y una muñeca. Una muñeca que hable y diga papá, que se siente y tome café, y que sepa contar hasta diez.

Desde que me habló de este último deseo, evito pasar con ella frente a la tienda de juguetes, donde se exhiben, a precio de quién sabe para quién, esas muñecas fantásticas, con los rostros de las princesas de Disney; autos de un rojo manzana, que se manejan por control remoto, y de los que ya algunos niños presumen en el parque; y muchas otras fantasías, muy alejadas de los quinientos pesos que alcanzo en el mejor de mis meses.

Mi niña no sabe que pronto tendré que explicarle, cabizbajo, que eso no lo es todo en la vida, que estudie mucho para que su hija sí los tenga, que sea buena y que haga caso, que eso es lo que importa y la hace linda. No sabe que diera lo que no tengo por no tener que casi mentirle así, para apagar esos deseos de niña que mira, con ojos muy abiertos, un mundo que se divide en dos bandos, con un abismo insondable de por medio. Y lo peor: a nadie le importa.

Ella tendrá que conformarse con los aparatos destartalados del parque de diversiones; con el carrusel de caballitos que ya no bajan ni suben, solo dan vueltas y vueltas, aburridos de su miserable vida; con las lonas para brincar, y las bicicletas inventadas, y los chivos con carretón que algunos visionarios ponen a disposición de los que menos tienen, todo por cinco pesos.

A cinco pesos sí llego.

Pero no al caballo de verdad, ni a la muñeca de verdad, ni a la verdad misma, que mi niña, tarde o temprano, tendrá que tragar, como la más amarga de las medicinas. A este paso tendré que sembrar una palma, a ver si logro redimirme.

A veces me pregunto por qué la vida es tan curiosa. Antes, cuando te tocaba un juguete mensual por la libreta, uno prefería jugar con un pomo de benadrilina vacío y un tirapiedras; pero ahora mi niña se aburre de su bolsa de trastos: tapas de frascos, pedazos de juguetes viejos, herramientas de mi trabajo, palos, piedras, cosas sin nombre. Esos son sus juguetes de ahora: cosas sin nombre.

Como tampoco tiene nombre la desesperanza, la impotencia, y a veces la furia y hasta la rabia de no dar para más. De no poner llegar a la casa con una muñeca bajo el brazo —¡con una simple muñeca para mi hija! — y decirle que es para ella, por ser la niña más linda, por comerse toda la comida, porque papá y mamá la quieren mucho. Mucho, mucho, mucho.

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR84 CUP
+0.5
1 USD64 CUP
1 MLC73.5 CUP
+0.2
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rosa

Se me salieron las lágrimas, cuánta verdad y angustia y desesperación igual que tú…
Bravo!!!
Rosa

otra Rosa

Un texto muy sentido y bonito, pero seria bueno saber que le dirás a la niña cuando crezca: Hija, fueron casi 60 años sin…… y no hicimos nada.
No se podia hacer nada? preguntara ella.
otra Rosa

Manuel Roblejo

A las dos Rosas. A la segunda: le diré que sembré una palma. Abrazos.
Manuel Roblejo

El loco

Buscate un trabajo en una panaderia , ponte a botear, a vender dolares, mata puercos, rellenar fosforeras, vender latas, ponte a vender pan con timba, una pincha en un almacen de TRD o la construccion o de cualquier cosa vaya, buscate una pipa de cerveza o vende frituras o mami tostao o vete de mesero o cantinero para el turismo, pero del estado no esperes nada solo hambre y miseria y muchas consignas claro, no te digo que vengas para USA porque ya no se puede. Pero como profesional la tienes negra amigo, te lo dice uno que curo y salvo la vida a unos cuantos y de una montañesa no pase ,jajajaja por eso 8 años sin entrar al pais aunque algunos amigos mios se quejan yo los veo como algo necesario para olvidarse de que uno vivio en Macondo.
El loco

Lorenzo

Sentimiento profundo y de legitimidad innegable, tus líneas son el grito del sentir de muchos padres que hacen día a día lo que creen mejor para el bienestar de sus hijos; solo quiero que trates de salirte de tu cuerpo y verte desde la acera de enfrente, mira tu vida… en tiempo real…, mira lo que haces y mira hacia donde la lógica te lleva… comprenderás que hay que hacer algo diferente si queremos resultados diferentes. Todo resultado sale de la perseverancia y el sacrificio… de no rendirse ante el fracaso…
A mi me pareció que contabas mi vida en tus líneas, tu anhelos y tus desilusiones latentes…
Desde el panorama que hoy vivo, te puedo decir que no te puedes rendir, solo hay que hacer cosas diferentes con nuestras vidas, respirar profundo y no rendirse ante lo que el cambio nos hace enfrentar..
Un abrazo
Lorenzo

Manuel Roblejo

El loco, Lore; que hay que tomar distancia y buscar nuevas perspectivas. Pero nosotros somos una generación en desventaja, de las que se comieron tres matemáticas, seis electrónicas analógicas y digitales, cuatro microporcesadores y dos teorís del campo y fundamentos de las cominicaciones en la Universidad. Es triste ahora vender frituras. Abrazo.
Manuel Roblejo

El loco

Y te resuelve algo eso??? Dile al que vende la carne de puerco que te de 5 libras de carne que tu le pagas con 3 matematicas y 1 electronica, en la vida hay que ser practico, yo soy yo y mis circunstancias y si no la cambio a ella no me cambio yo , y ahi no vas a cambiar las circunstancias pues eso es un absurdo total y jamas tendra desarrollo economico , jamas recuerda que te lo estoy diciendo en 2017 , jamas , pasaran los años , eso mismo le dije en 2011 a un amigo y me dijo que con los lineamiemtos iba a mejorar jajajaja le dije ya veras , hoy es 2017 han pasado 6 años y esta peor en vez de crecer la economia decrece a pesar incluso de las medidas de Obama y que hoy reciben casi 3 millones mas de turistas que en 2011 y esta peor el pais, hace unos dias le volvia a recordar lo que me dijo en 2011 y me dijo si es verdad ni chisto, hermano las circunstancias la unica manera de cambiarlas es irse pal diablo de esa isla donde un viejito lleva 60 años en el poder.
El loco

Manuel Roblejo

Pero no pierdo la esperanza de poder ejercer mi “verdadera” profesión por mi cuenta; algún día existiremos los ingenieros, y no los reparadores, por cuenta propia. Abrazos, hermano.
Manuel Roblejo

El loco

Tu desicion , aqui en mi casa los domingos me tocan a la puerta unas viejitas americanas para decirme que Cristo viene pronto y yo les digo que si que por eso vine para Estados Unidos para esperarlo aqui y no en Cuba , aqui lo espero mejor y se rien jajajajaja ya ni me hablan de eso solo pasan a saludarme y reirse un poco.
El loco

la otra rosa

No es cuestion de no perder la esperanza, es cuestion de que tenemos que ser capaces de reclamar mas nuestros derechos, y exigir el por que los ingenieros no pueden ejercer por cuenta propia. Por que? si el pueblo entero reclamara ya cuba seria otra, pero es una sociedad diseñada para la obediencia, por lo que a veces uno ve la salida solo en la muerte del mutilador!
la otra rosa

Otra ingeniera

Te hago una historia. Mi hija a los 2 años me pidió un bebé. No tenía que hablar ni contar hasta 10. Solo parecer un bebé. Los había visto. Costaban 23 cuc. De dónde saca una ingeniera 23 cuc para comprar un bebé? Con ingenio y ayuda externa, tuve el dinero. Comenzó la Odisea. Dividí al grupo de amigos y les asigné 2 o 3 municipios habaneros a cada uno. Revisamos toda la ciudad y no aparecía el dichoso bebé. Un día antes de su cumpleaños los vi en el Focsa. Los sacaban a la venta 1 semana más tarde. Me senté en la acera a llorar como no lloré la muerte de mi padre. Tuve un final feliz. El tendero, compadecido, me sacó uno (por fuera) por 25 cuc. Una semana más tarde los vi a la venta en 11.75. Los 3 Cálculos, las 2 Electrónicas, Arquitectura de Máquinas y Estructura de Datos no me alcanzaron para resignarme. Me meto a puta o me voy del país?
Otra ingeniera

Manuel Roblejo

De las dos, colega; pronto nos servirán de mucho todas esas malas noches, te lo aseguro. Abrazo.
Manuel Roblejo

La Jacke

Manuel, me hiciste llorar… Todos de algún u otro modo hemos tenido que pasar por vicisitudes así, y de veras parte el alma saber que siendo profesionales de los que nos dejamos los sesos y las dioptrías en los libros de la carrera, algo tan simple como regalarle un juguete a nuestros hijos, no nos es posible sin afectar el poco dinero destinado a otras cuestiones que tampoco bastarán para satisfacer las necesidades básicas del “cubano de a pie”… Ojalá algún día podamos salir adelante y le regales todas las muñecas que quieras a tu niña, pero si de algo estoy segura, es de que el amor y los valores que hoy le inculcas, serán la mejor inversión de tu vida. Un abrazo…
La Jacke
boletin_elTOQUE