eltoque_logo
La toma de mi barrio por los ingleses

Foto: Harold Cárdenas Lema

La toma de mi barrio por los ingleses

En un proceso de cambios es importante salvar esencias. Poner demasiado en venta puede ser un camino sin retorno, en el que la mayoría termina sin nada.

La primera patria es la familia, la segunda es el barrio. Llegan noticias a los vecinos de que Planificación Física ha autorizado la construcción de un hotel frente a nosotros. Los ingleses deben haber ofrecido una cantidad exorbitante porque la construcción implicaría demoler dos construcciones de bien público situadas en el malecón habanero: el Castillito y las piscinas del Camilo Cienfuegos.

Aún así, los ingleses parecen conquistarnos sin que tengamos un Pepe Antonio esta vez para salvarnos.

El Castillito fue impulsado por Fidel Castro en momentos difíciles del país, es un complejo recreativo que cuenta con piscina, gimnasio, salas deportivas y música nocturna. Situado a metros de una beca estudiantil, es una alternativa económica para quienes no pueden acceder a la farándula habanera. El Camilo es la piscina que siempre está llena de niños, que en etapa vacacional se llena de adolescentes y despierta en la mañana con un gimnasio de chicas.

¿Tendremos una invasión inglesa de construcción mecanizada en los próximos tiempos? 

Mi barrio es un poco como debiera ser una Cuba mejor, más limpia, que se pinta y se arregla siempre que llega un presidente. También tiene sus miserias, plagado de nuevos ricos que imponen precios exorbitantes en el agro y el peligro constante de que nos nacionalicen algún espacio para un hotel extranjero, como acaba de pasar.

Los ingresos de estas instalaciones son los que pagan las escuelas, los hospitales, las subvenciones a la población y la comida que se pudre en los puertos sin llegar a quienes la necesitan.

La construcción de un hotel frente a nosotros quizás sea conveniente porque traerá más presencia foránea en el barrio y florecerán los negocios vecinales. Aumentarán inevitablemente los jóvenes “emprendedores” que ofrecen todo lo que necesita el visitante extranjero, aumentará un consumo de drogas que todavía no es problema nacional pero va aumentando paralelo al turismo, vendrá lo bueno y lo malo. Pero, ¿cómo maximizar beneficios y minimizar amenazas? ¿Cómo hacer que los cambios actuales beneficien a mis vecinos que tienen menos? Hasta ahora lo que ha ocurrido es que aumenten los ingresos de quienes pueden invertir más, aumentando la brecha social.

Recientemente tuvo lugar la reunión de circunscripción. El único joven creo que era yo, los demás estaban poniendo música o viendo el paquete. El delegado habló un rato, preguntó si había dudas, terminamos y regresamos a nuestro edificio soviético que contrasta con las edificaciones del período capitalista que nos rodean. No hubo mención alguna del asunto, no estaba en la agenda del encuentro. ¿Planificación física habrá avisado a la vecindad? ¿Algunos de los decisores vivirán cerca?

La incertidumbre está a la orden. ¿Tendremos una invasión inglesa de construcción mecanizada en los próximos tiempos? Si en busca de los recursos necesarios perdemos el consenso nacional o le vendemos el alma de la ciudad a intereses foráneos… ¿qué nos quedará? El proceso de cambios es necesario, la inversión extranjera también, pero nunca a costa de perder nuestras esencias.

Harold Cárdenas Lema
En mi tiempo libre administro un blog llamado La Joven Cuba que inicié junto a dos colegas en mi época de profesor de Historia de la Filosofía en la Universidad de Matanzas. En el blog puedo escribir sobre muchos temas de la realidad cubana y los cambios que tienen lugar en estos momentos en Cuba.
harold-cardenas-lema

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Manuel Zayas

Todo proceso inversionista más allá de su beneficio económico tiene un impacto ambiental, tanto físico como sociocultural que debe ser evaluado de manera de poder implementar medidas de mitigación de los impactos negativos. Resulta obvio que esta evaluación debe ser lo más objetiva y transparente posible y contar con la participación de las comunidades que pudieran ser afectadas. Por lo que señalas parece que aquí se da un caso similar a lo ocurrido con la filmación de “Rápido y Furioso” y el desfile de Chanel, decisiones que se toman entre cuatro paredes sin la participación de la gente. Tenemos aquí de nuevo la intervención de instituciones estatales en las que hay que confiar ciegamente como si nunca se hubiesen equivocado. Que rabia y pena me da todo esto.
Manuel Zayas

raul

Harold, como principio está claro que es imprescindible no perder las esencias.
Ahora bien, creo que estás exagerando un poco en este trabajo, pues aunque tengan una función social relativamente importante, ni el castillito ni las piscinas tienen nada que ver con nuestras esencias nacionales.
Leyendo el trabajo surge una pregunta importante, ¿Basta un ejemplo, o un número reducido de estos, para hacer una generalización válida.
Creo que en este artículo caíste en las trampas inherentes a los razonamientos inductivos.
Además, me pregunto, ¿las edificaciones financiadas con capital extranjero tienen que erigirse en solares yermos? ¿Acaso los proyectos de relevancia nacional deber ser necesariamente sometidos a consultas locales, sobre todo si éstos, aunque cambien la realidad de los barrios, no atentan en principio contra nuestras esencias?
raul

Maibel

Lugares que fueron, en su época de esplendor, exclusivos para jovenes militantes de la UJC. Los que no perteneciamos a esa organización no teniamos derecho a entrar. Ahora que esta en decadencia es para todos?
Maibel

Adrián

El servicio de las 2 instalaciones no es malo, es pésimo. Si los ingleses llegan y demuelen lo que hay actualmente no harán otra cosa que adelantar el resultado de la desidia y la apatía.
Adrián

Harold Cárdenas

Este post no convoca a una manifestación callejera, ni insinúa que por construir un hotel se pierdan esencias, eso sí sería generalizar. Lo que hago es alertar de que acciones no consultadas (y sí, hay que consultarlas o cuanto menos informarlas)con los vecinos afectados, inversiones construidas encima de símbolos de la recreación (imperfecta, pero noble) creada para el pueblo, esas cosas, sí son el camino hacia un rumbo en el que decimos adiós a muchas cosas. Es mi barrio, el dolor no tiene que ser compartido por todos, en última instancia esta es una opinión personal sobre un fenómeno local que puede ser significativo de cosas mayores.
Harold Cárdenas

Lidiuska Cardero Dieguez

Con los cambios hay aspectos que quienes lo aprueban parecen olvidar.Para qué se hacen, quién se beneficia y posibles resistentes, son puntos a analizar ante cualquier transformación. Si es en el barrio, ese donde el cubano nació, creció, compartió algerías y tritezas,hay que repensarlo mucho más. Las verdaderas esencias van mucho más allá de discretas fachadas o aparentes diversiones.Lo sufre usted en carne propia, pero el dolor no es solo tuyo…
Lidiuska Cardero Dieguez

Agustín Borrego Torres

Ojala que eso sea mentira
Agustín Borrego Torres

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE

La toma de mi barrio por los ingleses

Foto: Harold Cárdenas Lema

La toma de mi barrio por los ingleses

En un proceso de cambios es importante salvar esencias. Poner demasiado en venta puede ser un camino sin retorno, en el que la mayoría termina sin nada.

La primera patria es la familia, la segunda es el barrio. Llegan noticias a los vecinos de que Planificación Física ha autorizado la construcción de un hotel frente a nosotros. Los ingleses deben haber ofrecido una cantidad exorbitante porque la construcción implicaría demoler dos construcciones de bien público situadas en el malecón habanero: el Castillito y las piscinas del Camilo Cienfuegos.

Aún así, los ingleses parecen conquistarnos sin que tengamos un Pepe Antonio esta vez para salvarnos.

El Castillito fue impulsado por Fidel Castro en momentos difíciles del país, es un complejo recreativo que cuenta con piscina, gimnasio, salas deportivas y música nocturna. Situado a metros de una beca estudiantil, es una alternativa económica para quienes no pueden acceder a la farándula habanera. El Camilo es la piscina que siempre está llena de niños, que en etapa vacacional se llena de adolescentes y despierta en la mañana con un gimnasio de chicas.

¿Tendremos una invasión inglesa de construcción mecanizada en los próximos tiempos? 

Mi barrio es un poco como debiera ser una Cuba mejor, más limpia, que se pinta y se arregla siempre que llega un presidente. También tiene sus miserias, plagado de nuevos ricos que imponen precios exorbitantes en el agro y el peligro constante de que nos nacionalicen algún espacio para un hotel extranjero, como acaba de pasar.

Los ingresos de estas instalaciones son los que pagan las escuelas, los hospitales, las subvenciones a la población y la comida que se pudre en los puertos sin llegar a quienes la necesitan.

La construcción de un hotel frente a nosotros quizás sea conveniente porque traerá más presencia foránea en el barrio y florecerán los negocios vecinales. Aumentarán inevitablemente los jóvenes “emprendedores” que ofrecen todo lo que necesita el visitante extranjero, aumentará un consumo de drogas que todavía no es problema nacional pero va aumentando paralelo al turismo, vendrá lo bueno y lo malo. Pero, ¿cómo maximizar beneficios y minimizar amenazas? ¿Cómo hacer que los cambios actuales beneficien a mis vecinos que tienen menos? Hasta ahora lo que ha ocurrido es que aumenten los ingresos de quienes pueden invertir más, aumentando la brecha social.

Recientemente tuvo lugar la reunión de circunscripción. El único joven creo que era yo, los demás estaban poniendo música o viendo el paquete. El delegado habló un rato, preguntó si había dudas, terminamos y regresamos a nuestro edificio soviético que contrasta con las edificaciones del período capitalista que nos rodean. No hubo mención alguna del asunto, no estaba en la agenda del encuentro. ¿Planificación física habrá avisado a la vecindad? ¿Algunos de los decisores vivirán cerca?

La incertidumbre está a la orden. ¿Tendremos una invasión inglesa de construcción mecanizada en los próximos tiempos? Si en busca de los recursos necesarios perdemos el consenso nacional o le vendemos el alma de la ciudad a intereses foráneos… ¿qué nos quedará? El proceso de cambios es necesario, la inversión extranjera también, pero nunca a costa de perder nuestras esencias.

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR84 CUP
+0.5
1 USD64 CUP
1 MLC73.225 CUP
+0.22
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Manuel Zayas

Todo proceso inversionista más allá de su beneficio económico tiene un impacto ambiental, tanto físico como sociocultural que debe ser evaluado de manera de poder implementar medidas de mitigación de los impactos negativos. Resulta obvio que esta evaluación debe ser lo más objetiva y transparente posible y contar con la participación de las comunidades que pudieran ser afectadas. Por lo que señalas parece que aquí se da un caso similar a lo ocurrido con la filmación de “Rápido y Furioso” y el desfile de Chanel, decisiones que se toman entre cuatro paredes sin la participación de la gente. Tenemos aquí de nuevo la intervención de instituciones estatales en las que hay que confiar ciegamente como si nunca se hubiesen equivocado. Que rabia y pena me da todo esto.
Manuel Zayas

raul

Harold, como principio está claro que es imprescindible no perder las esencias.
Ahora bien, creo que estás exagerando un poco en este trabajo, pues aunque tengan una función social relativamente importante, ni el castillito ni las piscinas tienen nada que ver con nuestras esencias nacionales.
Leyendo el trabajo surge una pregunta importante, ¿Basta un ejemplo, o un número reducido de estos, para hacer una generalización válida.
Creo que en este artículo caíste en las trampas inherentes a los razonamientos inductivos.
Además, me pregunto, ¿las edificaciones financiadas con capital extranjero tienen que erigirse en solares yermos? ¿Acaso los proyectos de relevancia nacional deber ser necesariamente sometidos a consultas locales, sobre todo si éstos, aunque cambien la realidad de los barrios, no atentan en principio contra nuestras esencias?
raul

Maibel

Lugares que fueron, en su época de esplendor, exclusivos para jovenes militantes de la UJC. Los que no perteneciamos a esa organización no teniamos derecho a entrar. Ahora que esta en decadencia es para todos?
Maibel

Adrián

El servicio de las 2 instalaciones no es malo, es pésimo. Si los ingleses llegan y demuelen lo que hay actualmente no harán otra cosa que adelantar el resultado de la desidia y la apatía.
Adrián

Harold Cárdenas

Este post no convoca a una manifestación callejera, ni insinúa que por construir un hotel se pierdan esencias, eso sí sería generalizar. Lo que hago es alertar de que acciones no consultadas (y sí, hay que consultarlas o cuanto menos informarlas)con los vecinos afectados, inversiones construidas encima de símbolos de la recreación (imperfecta, pero noble) creada para el pueblo, esas cosas, sí son el camino hacia un rumbo en el que decimos adiós a muchas cosas. Es mi barrio, el dolor no tiene que ser compartido por todos, en última instancia esta es una opinión personal sobre un fenómeno local que puede ser significativo de cosas mayores.
Harold Cárdenas

Lidiuska Cardero Dieguez

Con los cambios hay aspectos que quienes lo aprueban parecen olvidar.Para qué se hacen, quién se beneficia y posibles resistentes, son puntos a analizar ante cualquier transformación. Si es en el barrio, ese donde el cubano nació, creció, compartió algerías y tritezas,hay que repensarlo mucho más. Las verdaderas esencias van mucho más allá de discretas fachadas o aparentes diversiones.Lo sufre usted en carne propia, pero el dolor no es solo tuyo…
Lidiuska Cardero Dieguez

Agustín Borrego Torres

Ojala que eso sea mentira
Agustín Borrego Torres
boletin_elTOQUE