Lo que dice la nueva investigación sobre el síndrome de La Habana

Foto: elTOQUE.

Lo que dice la nueva investigación sobre el síndrome de La Habana

1 / abril / 2024

El fenómeno conocido como síndrome de La Habana es un enigma preocupante que ha afectado a una serie de funcionarios de seguridad nacional de Estados Unidos, así como a sus familias. Una investigación conjunta realizada por 60 Minutes (programa de CBS), The Insider y Der Spiegel aportó nuevos elementos sobre el misterioso fenómeno. Los medios revelaron detalles de las lesiones cerebrales y físicas que han sufrido los afectados, así como quiénes son los posibles responsables.

Los reportes iniciales de las afectaciones sufridas por diplomáticos estadounidenses y canadienses eran de 2016 y se ubicaban en Cuba; de ahí la denominación de «síndrome de La Habana». Sin embargo, la investigación de los medios de prensa reveló que los incidentes comenzaron dos años antes, cuando al menos cuatro estadounidenses reportaron síntomas similares en Fráncfort, Alemania. Desde entonces, se han registrado casos en varias ciudades, incluso en Florida, Vietnam y Georgia. Las víctimas incluyen a personal de alto rango de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés), del Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) y del Departamento de Estado de Estados Unidos.

El síndrome se manifiesta a través de una serie de síntomas físicos y cognitivos que incluyen dolores de cabeza intensos, mareos, problemas de equilibrio, pérdida de memoria y confusión mental. Los testimonios de las víctimas algunos antiguos y otros nuevos que fueron rescatados por la investigaciónaseguran haber experimentado desde dolor agudo en el oído hasta desorientación total e incapacidad para llevar a cabo tareas cotidianas.

De acuerdo con la investigación periodística, un análisis realizado por el Dr. David Relman de la Universidad de Stanford, Estados Unidos, proporcionó evidencia convincente de una lesión en el sistema auditivo y vestibular del cerebro. El estudio sugiere que un haz de microondas o ultrasonido acústico dirigido podría ser el mecanismo responsable de las lesiones. Más de 100 personas afectadas muestran síntomas persistentes e inexplicables, lo que aumenta la gravedad del problema.

POSIBLES RESPONSABLES

Quizá el aporte más importante de la investigación de 60 Minutes, The Insider y Der Spiegeles es que señala a los posibles responsables de los «ataques», agentes rusos.

Los supuestos responsables coinciden con sospechas lanzadas en 2018 por especialistas y funcionarios estadounidenses. Ese año, The New Yorker publicó un reportaje que mencionaba que Jeffrey DeLaurentis, entonces embajador estadounidense en La Habana, había tenido una reunión privada con Raúl Castro el 21 de febrero de 2018. Según el informe, DeLaurentis afirmó que durante la reunión Castro sospechaba que un «tercer país» podría ser responsable y pidió a los estadounidenses compartir cualquier información disponible para que él pudiera intervenir. El Gobierno cubano negó la afirmación del diplomático estadounidense. The New Yorker también mencionó que varios funcionarios estadounidenses, incluido H. R. McMaster (quien era asesor de seguridad nacional de Trump en ese momento), creían que Rusia era el culpable más probable.

La investigación periodística ofrece evidencia que sugiere la participación en los «ataques sónicos» de una unidad de inteligencia rusa ultrasecreta conocida como 29155. La unidad estaría involucrada en pruebas de armas acústicas dirigidas y podría haber estado presente en varias de las ubicaciones en las cuales se reportaron incidentes.

Para respaldar la idea, la investigación utiliza las pesquisas realizadas por Christo Grozev, un periodista legendario por descubrir tramas rusas. En 2020, Grozev reveló los nombres de los agentes secretos rusos que envenenaron al rival de Vladímir Putin, Alexey Navalny; recientemente fallecido en circunstancias no esclarecidas en una prisión rusa. 

Grozev fue el investigador principal del medio ruso The Insider en la investigación y aseguró que un posible espía ruso con antecedentes militares, Vitalii Kovalev, participó en incidentes que involucraron el uso de tecnología avanzada para evadir a las autoridades estadounidenses. Menciona el caso de «Carrie», una agente del FBI dedicada al interrogatorio de supuestos espías en suelo estadounidense y que fue afectada por los síntomas luego de pasar horas interrogando a Kovalev.

Vitali Kovalev había sido arrestado en 2020, cerca de Key West, Florida, luego de que agentes intentaran detenerlo por exceso de velocidad. Recorrió 15 millas hasta que fue contenido por una tira de clavos colocada en su camino. Cuando lo detuvieron, no supo explicar por qué había huido y en su carro encontraron documentos relacionados con cuentas bancarias, un dispositivo electrónico que servía para borrar los datos del carro (incluido los rastros del GPS) y un pasaporte ruso. 

La investigación también asegura que, a pesar de las evidencias y testimonios abrumadores, el Gobierno de Estados Unidos ha sido reticente en reconocer públicamente la implicación de un adversario extranjero en los «ataques». Apunta que las declaraciones de la Oficina del Director de Inteligencia Nacional, de la Casa Blanca y del FBI reflejan una postura cautelosa, lo que destaca la complejidad y la falta de certeza en la evaluación de los incidentes.

La actitud del Gobierno estadounidense ha generado críticas y acusaciones de encubrimiento por parte de algunos expertos y abogados que representan a las víctimas. Se argumenta que el Gobierno ha establecido un listón demasiado alto para la prueba, evitando abordar directamente las implicaciones de un ataque de ese tipo para la seguridad nacional y la necesidad de una respuesta contundente.

toque-promo

Si crees que nuestro periodismo es relevante para Cuba y su pueblo, queremos que sepas que este es un momento crítico.

Detrás de cada publicación hay un equipo que se esmera porque nuestros productos cumplan altos estándares de calidad y se apeguen a los valores profesionales y éticos.

Pero mantener la vigilancia sobre el poder, exigir transparencia, investigar, analizar los problemas de nuestra sociedad y visibilizar los temas ocultos en la agenda pública; es un ejercicio que requiere recursos.

Tú puedes contribuir con nuestra misión y por eso hoy solicitamos tu ayuda. Selecciona la vía que prefieras para hacernos llegar una contribución.

Evalúe esta noticia

cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Jose Gabriel Pelayo

Esta más que probado por prestigiosos científicos, y el Dictamen de las comisiones que investigaron el caso, tanto del gobierno de EEUU como el de Cuba, que todo esto es falso...una nueva maniobra de la CIA para entorpecer las relaciones CUBA-EU...y de paso echarle la culpa al "demonio ruso"

Sanson

Los diplomaticos canadienses tambien fueron victimas del ataque.
Sanson
Jose Gabriel Pelayo

Jorge

Bueno y la evidencia cual es?... lo mismo, q fulano dice q le dijo alguien q le dijeron...? Chisme pa seguir vendiendo la noticia y punto
Jorge

Yo

Los grillos eran del g2..somos unos bárbaros hasta a los grillos reclutamos
Yo

Bolitero

Hace unos días se ofrecía información sobre los resultados de una investigación llevada a cabo por la National Institutes of Health (NIH) de los Estados Unidos que contrasta con las afirmaciones y hallazgos del Dr. David Relman. El artículo "New Studies Find No Evidence of Brain Injury in Havana Syndrome Cases" de Julian E. Barnes (https://www.nytimes.com/2024/03/18/us/politics/havana-syndrome-brain-studies-nih.html) ofrece una visión más balanceada sobre este debate, que el presente artículo (quizás por desconocimiento) pierde de vista.
Bolitero

Carlos

Asere afloja con las guayabas, jamás se han probado esas teorías.
Carlos

Abel

Les queda poco para ser un Juventud Rebelde de Miami. Dios mío ni una observación crítica a un tema que ni los americanos validan.
Abel

Rascal

Soy rusa (perdón por mi mal español). Los problemas inusuales para los embajadores de Estados Unidos en Moscú comenzaron en la era Brezhnev, en la URSS. Pocas personas lo saben, ya que los estadounidenses no pudieron o no quisieron demostrarlo antes. En 1975, el embajador de Estados Unidos en la URSS, Walter Stessel, se sintió mal y uno de sus síntomas fue una hemorragia en el ojo. En una grabación desclasificada de una conversación telefónica con el embajador soviético en Washington, Anatoly Dobrynin, el entonces secretario de Estado, Henry Kissinger, vinculó indirectamente la enfermedad del diplomático con la exposición a la radiación y admitió que Estados Unidos estaba "tratando de no armar un escándalo". En 1986, Stessel, de 66 años, murió de leucemia. "Decidió actuar como un soldado firme y no hizo ningún ruido", le dijo su hija a la BBC. Desde 1976, se han instalado mamparas en el edificio de la embajada para proteger a las personas. Pero muchos diplomáticos estaban enojados porque el Departamento de Estado inicialmente no hizo pública la historia y luego durante mucho tiempo se negó a reconocer que podría tener consecuencias para la salud. 30 años después, los empleados de la embajada estadounidense experimentarán sentimientos similares debido al “síndrome de La Habana”.
Rascal

Paloma Martín

Yo creo que a los EEUUs les pitan los oídos y les duele la cabeza por todo el mal que han ido haciendo en Latinoamérica y Oriente, y de la CIA y del FBI, ni te cuento.
Paloma Martín

Salvador Muñoz

PUBLICADO EL 18 DE MARZO DE 2024 en el NEW YORK TIMES: New Studies Find No Evidence of Brain Injury in Havana Syndrome Cases The findings from the National Institutes of Health are at odds with previous research that looked into the mysterious health incidents experienced by U.S. diplomats and spies. By Julian E. Barnes Reporting from Washington Published March 18, 2024Updated March 19, 2024 New studies by the National Institutes of Health failed to find evidence of brain injury in scans or blood markers of the diplomats and spies who suffered symptoms of Havana syndrome, bolstering the conclusions of U.S. intelligence agencies about the strange health incidents. Spy agencies have concluded that the debilitating symptoms associated with Havana syndrome, including dizziness and migraines, are not the work of a hostile foreign power. They have not identified a weapon or device that caused the injuries, and intelligence analysts now believe the symptoms are most likely explained by environmental factors, existing medical conditions or stress. The lead scientist on one of the two new studies said that while the study was not designed to find a cause, the findings were consistent with those determinations. The authors said the studies are at odds with findings from researchers at the University of Pennsylvania, who found differences in brain scans of people with Havana syndrome symptoms and a control group Dr. David Relman, a prominent scientist who has had access to the classified files involving the cases and representatives of people suffering from Havana syndrome, said the new studies were flawed. Many brain injuries are difficult to detect with scans or blood markers, he said. He added that the findings do not dispute that an external force, like a directed energy device, could have injured the current and former government workers. The studies were published in The Journal of the American Medical Association on Monday alongside an editorial by Dr. Relman that was critical of the findings. Subscribe to The Times to read as many articles as you like. Julian E. Barnes covers the U.S. intelligence agencies and international security matters for The Times. He has written about security issues for more than two decades. More about Julian E. Barnes A version of this article appears in print on March 19, 2024, Section A, Page 4 of the New York edition with the headline: Research Disputes Brain Injury in Havana Syndrome Cases. Order Reprints | Today’s Paper | Subscribe https://www.nytimes.com/2024/03/18/us/politics/havana-syndrome-brain-studies-nih.html?smid=nytcore-ios-share&referringSource=articleShare&sgrp=c-cb
Salvador Muñoz

MERCADO INFORMAL DE
DIVISAS EN CUBA (TIEMPO REAL)

toque_logo_white
1 EUR370.00 CUP
+5
1 USD
360.00 CUP
1 MLC288.00 CUP
Calendar iconCUBA
publicidad_banenr
test
bell-notification

No te pierdas nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

No te pierdas
nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

bell-notification