equipo Cuba Clásico Mundial de Béisbol

Foto: Yuhki Ohboshi.

Mi equipo

13 / marzo / 2023

Cuarenta años de béisbol en las venas causa efectos sobre el cuerpo y el alma. Recuerdo vívidamente mi primer guante y mi primera bola. Mi papá me los regaló cuando yo tenía cuatro o cinco años y los bauticé en un césped florido, entre edificios de Alamar, donde visitábamos a mi abuela.

El béisbol lo aprendí a disfrutar en blanco y negro, y solo cuando iba al estadio Latinoamericano lo descubría colorido y sabroso, porque sabía a pan con croquetas y a cafecito en vasitos diminutos de papel.

Crecí envuelto en un amor desmesurado por el deporte y sus héroes y heroínas. El béisbol era, además, mi pasión. El apartamento de Santos Suárez en el que vivimos durante dos décadas tuvo siempre una gran caja llena de pelotas de todas las dimensiones. Mi papá y mis hermanos mayores me enseñaron a hacer «pelotas de poli» con un centro de goma, hilo y tape; y pelotas para el taco, con papel apretado o cartón y esparadrapo para sellar. También sabíamos ablandar guantes rígidos, con aceite de palma christi y una pelota dentro, amarrados, como si se fueran a amar de por vida.

Tuve la libreta común con recortes de fotos de prensa, con imágenes borrosas de peloteros de las series nacionales. Mi papá y otros mayores de la familia me contaron historias formidables de los peloteros cubanos y extranjeros que jugaban en Cuba antes de 1959. El béisbol era parte de la vida. Su jerga, sus valores, sus trampas, sus estrellas, las jugadas irrepetibles, los jonrones míticos, los árbitros legendarios.

Tuve y miraba a cada rato un afiche de mi pelotero preferido, que guardaba enrollado porque no había puertas para lucirlo. Luis Giraldo Casanova estaba ahí, arrodillado en la grama de un estadio, con un bate en las manos. A nadie le importaba que yo fuera industrialista y tuviera un jugador preferido de otro equipo (Casanova es pinareño).

En mi casa amábamos el juego, el béisbol. No soporté nunca el fanatismo que indicaba decir que tu equipo era el mejor, aunque no lo fuera. Pero tuve la suerte de que Industriales tuviera épocas en las que fue el mejor, y viví acostumbrado a que mi equipo Cuba fuera invencible; aunque a los seguidores del béisbol no nos interesaba mucho ver juegos en los que Cuba ganara 20 por 0 todo el tiempo.

He vivido la gloria de llevar a mis hijos a estadios de béisbol a ver juegos intrascendentes, tanto en La Habana como en Miami. He sido testigo de cómo personas que no conocen mucho de este deporte viven con emoción la experiencia. Es difícil no quedar prendado del béisbol después de ver y sentir la bala blanca salir del bate de Javier Méndez o de Jorge Soler; la pelota fildeada entre tercera y short (campocorto) por Germán Mesa o Adeiny Hechavarría; el sonido de la bola en la mascota del cácher; las señas de los coaches desde las esquinas; la combinación de colores entre la arcilla y el césped.

Ahora se juega el Clásico Mundial. Los juegos del primer Clásico fueron una experiencia emocionante que recuerdo casi con el mismo estrés disfrutable de aquellos días.

Aquel equipo, tan normal, tan humano, tan sencillo frente a las bandas de jerarcas de los demás países, llegó a la final y compitió. Fue el principio del fin de una larga época de victorias en campeonatos mundiales, panamericanos, centroamericanos, intercontinentales y juegos olímpicos. La debacle empezó a sentirse, de manera paulatina, en el béisbol nacional. Los mejores peloteros se marchaban del país, la calidad de la Serie Nacional iba de mal en peor, los equipos que antes no parecían saber jugar nuestro deporte nacional empezaron a ganarnos de pronto.

El béisbol, como nuestra vida, estaba jodido también. Pero el equipo Cuba siguió siendo mi equipo. Como Industriales, que no gana desde 2010, pero que no puedo dejar, porque se me aparecerían mis héroes de los ochenta, los noventa y los 2000, para recordarme que ellos me hicieron feliz.

Cuba está jugando en este Clásico. Es mi equipo, quiero que juegue bien, que demuestre que la pelota en Cuba tiene su cosa, su gracia, su forma y su ambiente. No quiero que sufran ni que los humillen. Son mi gente, son cubanos, son mis hermanos. Como mismo quería que ganara Orlando «El Duque» Hernández cuando tiraba por los Yankees y ahora quiero que al Yuli (Yuliesky Gourriel) le vaya bien en los Marlins. El equipo Cuba que está en el Clásico es un símbolo de otra época o al menos debería enseñarnos que no estamos en la era de los peloteros a los que el Gobierno llamaba traidores porque decidían jugar en Grandes Ligas o en otra parte que no fuera en la isla.

Sabemos que la política oficial cubana convirtió el béisbol en un instrumento del poder. Pero el béisbol es nuestro. Los peloteros no son políticos, son deportistas; son nuestra gente que representa ahora en los terrenos la realidad de un cambio de época. Cuba debe superar las formas de opresión y de odio. El béisbol no puede ser del poder. Es de nosotros. Los peloteros cubanos que están ahí, y que tienen jugosos contratos en Grandes Ligas, viven en estos días emociones únicas. Sus familiares en Cuba, sus amigos de los barrios de Cienfuegos, Guantánamo o La Habana, los están viendo: no representan a un Gobierno, sino a un país.

El equipo Cuba es mi equipo. No quiero evitarlo ni esconderlo. No quiero disimular mi alegría por verlos avanzar y preocupar a los contrarios. Quisiera que nadie ni nada nos separara, que no nos hiciera escoger entre nuestra pasión y una opinión sobre el poder político. Tiene derecho el equipo cubano a invocar a los orishas y a sus antepasados muertos. Que los acompañe también la habilidad de Dihigo y la maña de Marrero, la elegancia de Changa y la exactitud de Huelga. Que Romelio batee con (Joan) Moncada, que acompañe a nuestro receptor la magia de Juan Castro

Quiero a mi equipo. Soy cubano y amo el béisbol. No estamos en una reunión del Partido ni en un referendo para decidir el futuro de la patria. Es béisbol y quiero disfrutar con el juego y el éxito de mi equipo. Espero que sigamos por el camino de la reconciliación y la superación del autoritarismo y el odio que ciega y asusta. Que gane Cuba pido. Que gane mi equipo. 

toque-promo

Si crees que nuestro periodismo es relevante para Cuba y su pueblo, queremos que sepas que este es un momento crítico.

Detrás de cada publicación hay un equipo que se esmera porque nuestros productos cumplan altos estándares de calidad y se apeguen a los valores profesionales y éticos.

Pero mantener la vigilancia sobre el poder, exigir transparencia, investigar, analizar los problemas de nuestra sociedad y visibilizar los temas ocultos en la agenda pública; es un ejercicio que requiere recursos.

Tú puedes contribuir con nuestra misión y por eso hoy solicitamos tu ayuda. Selecciona la vía que prefieras para hacernos llegar una contribución.

Evalúe esta noticia

cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

José Luis

¡Bien!
José Luis

Quintin

Excelentes comentarios
Quintin

María Casas

He llorado leyendo este artículo, vivo en Cuba y para nada soy comunista, pero sí soy cubana 100%, y quiero como tú que gane mi equipo, y lo único que siento que no se hayan unido más jugadores grandes ligas a este equipo, que ahí si el mundo iba a saber que la pelota la inventaron los indios en Cuba y le pusieron AREITO, pero cojoya caballeros aunque sea en la pelota que nadie nos separe disfrutemos ese espacio de paz, cubanía y deporte.
María Casas

Ray

Si este equipo de Béisbol tuviera algún simbolismo político, mejor que no lo tenga, pero si alguien quiere atribuirle alguno debe ser de concordia e inclusión, es el más diverso y heterogéneo de cuantos se han conformado y en lo personal le tengo mucha, muchísima fe. Creo que igual el día que los cubanos no aceptemos como somos y más allá de lo que creemos, no aceptemos y cooperemos entre nosotros, podremos edificar un mejor futuro, si este país tiene algún futuro más allá de la oscuridad actual debe buscarlo en la concordia y el entendimiento, más allá del odio que nos han inculcado y que por tanto tiempo no ha conducido a nada. Gracias PROFE
Ray

Alex Pons

Me percato que el daño antropológico en Cuba es tremendo. Bajen ya de la nube. 1)La dictadura se engancha de cualquier clavo para mantenerse y le seguimos haciendo el juego, ahora con el asuntico este de campeonato de pelota que para nada beneficia a los cubanos en Cuba. 2)Los peloteros que cubanos que están en ese equipo para nada son unos angelitos, ellos saben en qué andan y por qué: solo están haciendo lo que consideran beneficioso para ellos. 3)Le sugiero a los excelentes periodistas (de profesión y oficio) de este diario (Eloy, por ejemplo) que lean con calma este artículo, se percatarán que no dice nada: es una simple arenga como los de Cubadebate.
Alex Pons

MERCADO INFORMAL DE
DIVISAS EN CUBA (TIEMPO REAL)

toque_logo_white
1 EUR315.00 CUP
1 USD310.00 CUP
+2
1 MLC265.00 CUP
+1
Calendar iconCUBA
test
bell-notification

No te pierdas nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

No te pierdas
nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

bell-notification