vivienda en peligro de derrumbe

Foto: Teresa Diaz Canals

«Quiero que seas»: ¿Qué hizo usted por la Revolución para merecer una casa?

21 / marzo / 2023

¡Yo digo que este es un crimen público, y que el deber de remediar la miseria innecesaria es un deber del Estado!

José Martí. Carta al director de La Nación, 1ro de septiembre de 1883

Todos sabemos que el nido es la casa del pájaro, un escondite de la vida alada. Antes, si se encontraba una construcción de este tipo, alguien decía: ¡No lo toques, no lo toques! 

Una casa es un refugio, un local seguro, una especie de mitad muro y mitad puerta, la base de la formación lenta y continua. Al ser le gusta retirarse en su rincón. Somos el espacio donde estamos. Resolver los aparentemente pequeños problemas constituye la base para resolver los grandes, pues para la psique no hay nada insignificante. En Cuba, esa visión de lo que representa en el plano simbólico un nido humano se disolvió con la revolución burocrática.

Me llamó María, una señora sobre cuya difícil situación en su descalabrada morada dejé constancia en el artículo «Pobreza y ancianidad: la realidad que estremece», publicado en La Joven Cuba hace aproximadamente un año. Pensé que sería para plantearme algún otro problema personal. Pero no, era para que visitara a una vecina y constatara también su realidad. Deseaba que contactara con Limay Blanco, el humorista que ha resuelto algunas casas para gente muy necesitada mediante la solidaridad de muchas personas. La solicitud se sale de mis posibilidades, pues no soy una activista ni conozco al señor. Soy apenas alguien con determinadas inquietudes acerca del contexto en que vive. 

Se trata de la situación de una madre soltera que tiene cuatro niños, vive en la calle 26 entre 15 y 13, en el capitalino barrio el Vedado. El espacio que habita no es muy estrecho, posee una planta baja y en la parte de arriba se encuentran los cuartos. Solo hay un detalle estremecedor, los inquilinos de la casa ocupan solo la parte de abajo, pues la de arriba se encuentra en peligro de derrumbe y, por tanto, está inhabitable. Su nombre es Caridad Rodríguez Bueno; la propietaria de la casa es su mamá, pero no vive con ellos. 

El baño de la residencia de la familia monoparental está clausurado, un árbol que permanece en un lateral del inmueble se cayó y penetró en esa parte. No tiene tampoco agua. Por ese motivo, se ven obligados a bañarse en la cocina, donde se encuentra la única llave de agua a la que le llega el precioso líquido. 

Image

Cuando visité a Cary me explicó que sus niños tienen dificultades. El mayor, de 12 años de edad, presenta una discapacidad cognoscitiva. Los otros tres, de 9, 6 y 5 años, tienen discapacidad visual. Por lo que los dos mayores asisten a una escuela especial. Todos se mantienen únicamente con la pensión que pasa el padre de los dos niños menores. Por esas condiciones, Caridad acudió al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. Allí le resolvieron un trabajo que le duró poco, pues llegaba tarde muchas veces. La hora de entrada a la farmacia donde le proporcionaron el empleo coincidía con el horario en que a sus dos hijos mayores los recogía un ómnibus, a veces con demora, de la escuela especial donde estudian. 

La institución supuestamente encargada de resolver los problemas de estas personas en situación de vulnerabilidad, a las que por lo general etiquetan de «casos sociales», le asignó dos literas y una cajita digital destinada a hacer funcionar un televisor que jamás le entregaron. Con naturalidad me enseñó el pequeño cuarto donde duermen sus hijos, el cual se encontraba repleto de ropa tendida. Me imaginé que su dormitorio es ahora la sala, solo ocupada por una especie de cama. En la entrada de la habitación de los niños observé el único ventilador ―Órbita, de marca soviética, el cual impresiona ver―, que hacía el papel de secadora de ropa, reparado por el mayor de sus hijos.

Image

 Caridad entregó cartas pidiendo auxilio por la grave situación de su residencia a varias instancias gubernamentales, entre ellas al Consejo de Estado. Allí, la funcionaria que la atendió le hizo una pregunta asombrosa: ¿Qué hizo usted por la Revolución para que nosotros le tengamos que otorgar una casa? Y aquí me detengo. San Agustín tiene una frase que me gusta mucho: «Quiero que seas». Todo ser es seleccionado en lo que es, antes de ser reconocido en lo que hace. Que cada cual sea elegido tal como es antes que cualquiera lo elija e incluso si nadie lo elige. No solo las casas, también los televisores, las lavadoras, los ventiladores eran distribuidos hace algunos años en centros de trabajo por méritos revolucionarios. 

Esa injusta e irrespetuosa interrogante y respuesta al unísono fue la misma que me dieron a mí hace más de cuarenta años cuando era tan joven como Caridad y pedí que me permitieran adquirir un pequeño apartamento ―en ese momento vacío― para poder vivir tranquila con mi único hijo. Entonces yo era profesora universitaria. Entregué el mensaje a un custodio en las oficinas del Consejo de Estado. Pasó un mes y recibí una citación del Partido provincial. Antes había escrito a Vilma Espín, presidenta vitalicia de la organización hasta su muerte en 2007, ahora presidenta eterna, en la sede de la Federación de Mujeres Cubanas, y no recibí contestación. Por ello, fui con cierta esperanza a la entrevista. 

Usted debe saber ―me dijo de manera tajante el señor que me atendió― que tenemos muchos combatientes internacionalistas también. Esa fue la explicación nula y aplastante que me ofreció el funcionario. El procedimiento sugerido era y todavía es una verdadera burla.

Comprendí con dolor la fuerte comparación. En este país, para aspirar a adquirir un espacio donde habitar, hay que tener méritos militares. Triste realidad la nuestra. Tener una vida decente es un derecho que se adquiere a través de un combate, literalmente, como hicieron un grupo de guerrilleros hace más de sesenta años. Con la diferencia de que ellos se apropiaron de magníficas mansiones que no construyeron. Los hijos de Caridad no tienen esa posibilidad. Mi hijo, para poder tener una casa, tuvo que emigrar y sufrir el consiguiente desarraigo y la ruptura dolorosa de la vida familiar.

En países democráticos la inteligencia, el don de observación, de invención, la fuerza de voluntad puede llevarte al éxito, entendido este como una vida de mejor calidad. En nuestro caso, el oportunismo de hacer carrera política funciona. No quiero absolutizar, no sería justa, pero los que vivimos en la isla sabemos muy bien de estos ascensos y prebendas. 

Las palabras resultan muchas veces infieles a las cosas. El tema de la residencia constituye una promesa incumplida al pueblo. Todo tuvo que cambiar para que nada cambiara. Para atenuar el problema de la vivienda en la isla, que por ahora no tiene solución, habrá que activar la piedad y el interés social que no se encuentran, hasta el momento, en el Estado.

toque-promo

Si crees que nuestro periodismo es relevante para Cuba y su pueblo, queremos que sepas que este es un momento crítico.

Detrás de cada publicación hay un equipo que se esmera porque nuestros productos cumplan altos estándares de calidad y se apeguen a los valores profesionales y éticos.

Pero mantener la vigilancia sobre el poder, exigir transparencia, investigar, analizar los problemas de nuestra sociedad y visibilizar los temas ocultos en la agenda pública; es un ejercicio que requiere recursos.

Tú puedes contribuir con nuestra misión y por eso hoy solicitamos tu ayuda. Selecciona la vía que prefieras para hacernos llegar una contribución.

Evalúe esta noticia

cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

maria silvia

porque nunca veo comentarios
maria silvia

Juan

Muy interesante artículo, desgraciadamente en Cuba para adquirir un techo tiene que morirse algún familiar o emigrar, es decir, siempre una tragedia de por medio. Qué pena todo lo que hemos soportado como pueblo.
Juan

Maria santiesteban Portuondo

Como bien ha dicho Teresa la autora de este artículo ella ha conocido con anterioridad a esta situación de Caridad el caso de una "Pobreza y ancianidad una realidad que estremece " que es el que trata sobre mi realidad de vida. Además de ser éste un sistema donde nada que ocurra debe sorprendernos sabemos que somos como pueblo esclavos de la dictadura imperante donde ya ellos no les preocupa ni siquiera que se les llame dictador a el presidente de este país que por demás la vulgaridad del mismo llega al punto de haber expresado públicamente que " Les resbala cualquier opinión vertida por alguien tanto dentro o fuera del país. Es evidente que ciertamente habrá hecho su carrera de ingeniero pero tiene muchos déficits desde el punto de vista cultural y expresivo además de que carece de iniciativa propia, no es una mente pensante él de por sí está pensado por Raúl Castro. Como ciudadana mi vida a toda su largura ha mostrado por sí sola lo que es el resultado de no pensar igual; independientemente de que en mis tiempos en el caso mío en específico era mi postura ante las disposiciones establecidas como estudiante, luego después como mujer y ciudadana en fin jamás abrí mi boca pero mis aptitudes lo dijeron todo en cada momento. Y por supuesto el resultado es este presente en una vejez que ya comenzó y que ya va mostrando los estragos que va dejando el paso del tiempo en un or ggfganismo que por fuerte y saludable que haya sido durante toda mi vida y que ahora en el presente estoy casi en un franco estado de invalidez más allá de la discapacidad por lo cual estoy haciendo gestiones notorias para ver si logro que se me pueda realizar bien una resonancia magnética que está indicada y pendiente desde hace dos años o un examen tomográfico. Dándome cuenta ante esta gestión de que la pirámide está invertida puesto que me dirigí a lo hospital Aimejeira y no pudiendo entrevistarme con el director me han entregado dos teléfonos que se los di a conocer al médico de familia que me corresponde en vista de que ellos son los que tienen que establecer la coordinación con el hospital para que mi caso pueda ser atendido en el ángulo de este tipo de examen que estoy señalando; pero lo que no es de extrañar pero sí no deja de ser como que algo que marca el hecho de que salud pública En ningún momento ha orientado a los médicos de los diferentes centros para hacerles conocer que el deber de ellos es orientar al paciente hasta lograr la realización de lo im ndicado sino que ellos se han desayunado con esta información a través de mí o sea en vez de ellos orientar al paciente es el paciente quien ha tenido que ir casi sin poder caminar a recoger una información que ha sido entregada a ellos y lo mismo ocurrió ayer martes 28 de marzo en la tarde cuando me presenté en atención a la población en el Ministerio de salud pública y me han entregado otro teléfono a través del cual debo llamar yo y que también debo entregárselo a mi médico de familia. Como puede verse estoy corriendo el riesgo de que en el tiempo que demore esta gestión pueda ocurrir que cuando llegue el turno ya el cuerpo físico como tal no exista. Así es la Cuba actual, y lo que me seguirá llamando la atención es el que ante situaciones como las que se confrontan en este país existan las llamadas Cirver Clarias que no sé ver dónde tienen el cerebro ni qué es lo que tienen en el mismo, qué estructura qué manipulación mental se ha logrado hacer con un pueblo donde todavía todavía hay personas que increíblemente defienden este sistema de gobierno. Por eso me sigue preocupando significativamente esta cuadro de Caridad con sus cuatro hijos subnormales con todas las dificultades que está confrontando en lo referente a la vivienda y El Gran riesgo de vida ante el cual se encuentran estos niños sin que el gobierno se interese en lo más mínimo por la vida de los mismos. Aprovecho para dirigirme a ustedes para ver si es posible que me ayuden a localizar a Lemai Blanco que sé que muy positivamente puede darle salida materialmente hablando a esta situación constructiva requerida por Caridad y sus hijos. Señores ¡¡¡ POR FAVOR !!! les pido me ayuden a localizar a Lemai Blanco artista humorista convertido al cristianismo y que en estos momentos se dedica a ayudar y a construir viviendas para personas pobres y necesitadas.
Maria santiesteban Portuondo

Sanson

Pero asi y todo fueron a "ratificar" a esos que no van a mitigar sus problemas sino a aumentarlos para que una claque siga recibiendo y gastando mientras ustedes no tienen agua por la pila. Con lo facil que es quedarse en casa con la puerta cerrada y no abrir a nadie solo por un dia. Estan, ustedes mismos, apretandose la soga que les pusieron en ell cuello desde el principio.
Sanson

MERCADO INFORMAL DE
DIVISAS EN CUBA (TIEMPO REAL)

toque_logo_white
1 EUR365.00 CUP
+5
1 USD
360.00 CUP
+10
1 MLC300.00 CUP
Calendar iconCUBA
publicidad_banenr
test
bell-notification

No te pierdas nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

No te pierdas
nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

bell-notification