Del arbitraje y los verdaderos demonios de la pelota cubana

Foto: Roberto Morejón / JIT.

Del arbitraje y los verdaderos demonios de la pelota cubana

21 / abril / 2024

La 63 Serie Nacional de Béisbol sigue dejando páginas oscuras cuando el campeonato ni siquiera llega a la mitad. Esta semana, dos agresiones físicas a árbitros nacionales empañaron aún más el panorama de la pelota cubana, entre la violencia y los errores habituales.

El fanatismo llevado al extremo puede ocasionar desequilibrios. Cree el «aldeano vanidoso» que los árbitros quieren perjudicar a su equipo de turno. Los extremistas del deporte no saben de errores humanos o no quieren creer en ellos, siempre apuestan por la «mano maligna» que los quiere afectar.

Así anda el fanatismo en los estadios cubanos. Cuando no es un seguidor, es un pelotero el que provoca la agresión.

El fin de semana pasado, el receptor pinareño Yasiel Ajete cumplió una expulsión de tres partidos por amenazar con un bate al árbitro de home Misael Cala en un choque contra los Cachorros de Holguín.

El designado protestó los conteos del principal y cuando este lo ponchó sin tirarle a la bola, la tomó con el árbitro y lo amenazó varias veces con el madero.

Otra historia triste de violencia en un estadio nacional frente a un público diverso en el que suele haber varios menores.

Obvio que no está bien lo que hizo el atleta y se debiera ser más estricto que tres partidos sin jugar de sanción. Sabemos que la historia se puede ir de las manos y días después en el «Victoria de Girón» de Matanzas llegó la tapa al pomo cuando un fanático se coló en el vestuario de los árbitros a recriminarles una jugada.

¿Cómo terminó la discusión? En un lamentable ring de boxeo, que puede tener implicaciones legales.

«Tampoco es admisible ir al cuarto de los árbitros a provocarlos con insultos como hizo un aficionado (…), mal de ambas partes», señaló el periodista oficialista Joel García al respecto en su perfil de Facebook.

Los árbitros son seres humanos y son los peores pagados del sistema beisbolero nacional; sin «ayudas gubernamentales» en provincia, sin viajes al exterior para profesionalizarse y sin el apoyo de la dirigencia partidista, como sucede con muchos peloteros.

Se trata de un sector en el que también la emigración y los bajos salarios han dejado un hueco enorme que no se llena de un año a otro.

«Árbitros, jugadores, dirección de equipo y aficionados tienen que respirar hondo en cada momento. El espectáculo es lo que debemos preservar», pedía García en su reflexión.

No deja de ser cierto que las equivocaciones de los jueces en la Serie Nacional son reiteradas y a veces demasiado burdas —como la sucedida esta semana en otro partido entre Matanzas y Pinar del Río—. Una mala ubicación del árbitro de primera base no percibió el quieto evidente y el out oficial arruinó una racha ofensiva.

Para casos como el anterior hay un comité de arbitraje que debe velar por el buen desempeño de los suyos. Nadie desde las gradas o los banquillos está formado para juzgarlo. Las sanciones por las equivocaciones existen y a nadie le gusta errar en público.

«Los árbitros se equivocan todos los días, es verdad, pero la solución no es la violencia. Si cada vez que alguien se equivoca en su profesión lo vamos a agredir físicamente, entonces nuestra sociedad se convertiría en una selva repleta de animales salvajes», añadió al debate el comentarista televisivo Pavel Otero.

Hace poco más de un lustro, durante una conversación mía con el árbitro César Valdés (actualmente jefe técnico del arbitraje en la Comisión Nacional de Béisbol), este calificaba la calidad de sus colegas en la Serie Nacional «de pena» y criticaba abiertamente a los directivos del béisbol de la época.

Valdés era muy claro entonces: «Esos son los árbitros que tenemos, esa es la preparación que le damos. Abrieron fuego contra los árbitros y no nos permitieron la defensa».

Ahora, desde una posición de poder, poco ha hecho Valdés para mejorar la calidad de los suyos o al menos su accionar no se evidencia en el terreno de juego.

Las condiciones materiales tampoco han mejorado, al contrario. En estos siete años, desde aquel diálogo, la situación del país va de mal en peor y con el país, la calidad de la pelota cubana.

Según cifras oficiales, al cierre del primer tercio de la 63 Serie Nacional de Béisbol los árbitros habían expulsado a 41 personas, entre atletas, directores o entrenadores.

Aunque muchos los apunten como a demonios y los condenen al purgatorio, la realidad es que bastante se esfuerzan los árbitros para las condiciones que tienen. No son santos, pero tampoco son los culpables de una debacle que se cuece hace años en la comisión nacional. 


ELTOQUE ES UN ESPACIO DE CREACIÓN ABIERTO A DIFERENTES PUNTOS DE VISTA. ESTE MATERIAL RESPONDE A LA OPINIÓN DE SU AUTOR, LA CUAL NO NECESARIAMENTE REFLEJA LA POSTURA EDITORIAL DEL MEDIO.
toque-promo

Si crees que nuestro periodismo es relevante para Cuba y su pueblo, queremos que sepas que este es un momento crítico.

Detrás de cada publicación hay un equipo que se esmera porque nuestros productos cumplan altos estándares de calidad y se apeguen a los valores profesionales y éticos.

Pero mantener la vigilancia sobre el poder, exigir transparencia, investigar, analizar los problemas de nuestra sociedad y visibilizar los temas ocultos en la agenda pública; es un ejercicio que requiere recursos.

Tú puedes contribuir con nuestra misión y por eso hoy solicitamos tu ayuda. Selecciona la vía que prefieras para hacernos llegar una contribución.

Evalúe esta noticia

cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Emilio Maceira

Siempre la soga parte por el lado más fino. La atención al arbitraje en Cuba no es nada nuevo. A pesar de que los árbitros de béisbol siempre han tenido una atención diferenciada con relación a otros deportes, la realidad es que ser árbitro en Cuba es una cuestión de gusto y de verdad querer la actividad. Ni el pago, ni las condiciones de vida, transporte etc, etc. Tienen nada que ver con lo que pasa en cualquier otro país. Lo digo con propiedad, porque durante más de 35 años fui árbitro internacional de baloncesto, con juegos olímpicos, mundiales, panamericanos, centroamericanos etc. Y siempre fue una intensa discusión la atención a los árbitros. Incluso, para mejorar su capacitación y superación. Lo que se vive hoy en el béisbol es lo mismo que han pasado el resto de los deportes. Soy testigo de lo mucho que César Valdés ha luchado por el mejoramiento del arbitraje. Lamentablemente, los que dirigen el deporte solo miran para un solo lado. En el deporte para desarrollarlo íntegramente, hay que verlo como un silla, que tiene 4 patas. Jugadores, entrenadores, directivos y árbitros. Cuando no lo veas así, la silla está coja.
Emilio Maceira

MERCADO INFORMAL DE
DIVISAS EN CUBA (TIEMPO REAL)

toque_logo_white
1 EUR310.00 CUP
-10
1 USD300.00 CUP
-5
1 MLC265.00 CUP
-5
Calendar iconCUBA
publicidad_banenr
test
bell-notification

No te pierdas nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

No te pierdas
nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

bell-notification