Del control al abuso de poder del discurso público en Cuba

Del control al abuso de poder del discurso público en Cuba

12 / enero / 2023

Cuba se ubicó en 2022 en el puesto 173, de 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa, elaborada por Reporteros sin Fronteras y que analiza las condiciones en que se ejerce el periodismo. Con la peor posición de América Latina, el país se mantiene en la categoría de «muy grave» y en puesto similar a 2021, cuando ocupó el lugar 171.

La costumbre de hablar bajo si se trata de criticar al Gobierno, de no usar en espacios públicos e institucionales palabras como «dictadura», «régimen» o «autoritarismo» para evitar un problema político y la imposibilidad de articular espacios en los que expresar posturas que disienten del discurso oficial ejemplifican cómo se ha asumido la coacción de las libertades ciudadanas en el país.

Las formas en que las estructuras del poder en Cuba controlan el discurso —entendido no solo como una acción verbal, sino como una interacción entre los ciudadanos, una práctica social o acontecimiento comunicativo— explican el alcance de una dominación que desemboca en el abuso de poder y del que los medios de comunicación oficiales han sido parte.

El analista del discurso Teun A. Van Dijk explica en su libro Discurso y poder que el control se define tradicionalmente como el dominio sobre las acciones de los otros, pero si se ejerce para beneficiar a quienes lo detentan y en perjuicio de las personas controladas estamos en presencia del abuso de poder.

Los dispositivos que articulan estos frenos a la libertad de prensa y expresión explican parte del funcionamiento de una sociedad y las formas de regulación de la ciudadanía. Para entender cómo, a través del discurso, se reproduce el poder e influye en las acciones de quien lo recibe, el analista Van Dijk propone profundizar en tres ámbitos de incidencia del control: el contexto, el discurso y la mente.

El control de la producción del discurso público

¿Cómo se decide en Cuba quiénes, cuándo, dónde y bajo qué premisas comunican? El tipo de información que se socializa, la manera en que se presenta y regula, los que están autorizados a ofrecer una conferencia de prensa o a crear un medio de comunicación, los invitados a los programas de televisión y otros aspectos similares indican formas de control del contexto comunicativo.

Más allá de que todos los medios de comunicación autorizados en el país permanecen bajo el dominio estatal a través de sus diferentes instancias políticas y organismos, las figuras de poder en Cuba se han encargado de decidir cómo se nombran los acontecimientos y procesos relevantes del país y la prensa se ha limitado a replicar esas denominaciones.

Por ejemplo, durante la década de 1990, la palabra «crisis» desapareció de los medios y, en cambio, se utilizó el eufemismo «Período Especial»; al que le han seguido similares calificativos como «coyuntura», «ordenamiento» o «resistencia creativa». La pequeña «propiedad privada» ha sido sustituida muchas veces por «trabajo por cuenta propia» y no fue reconocida como tal hasta la aprobación de la Constitución de 2019. Estas y otras formas de nombrar los fenómenos de la realidad social orientan lo que es políticamente correcto y condicionan la forma en que los ciudadanos deben dirigirse en espacios públicos.

Se construyen «símbolos funcionales de dominación a través de los medios de comunicación, los cuales legitiman el discurso del Partido Comunista, esto es, de la revolución, y se convierten en un recurso efectivo para la reproducción del poder», reseña el artículo «Gobernanza del sistema mediático cubano. Un estudio del marco regulatorio sobre comunicación desde 1959 hasta 2018».

El control de la producción de contenidos y el acceso al discurso en el archipiélago es también excluyente, porque no solo señala quiénes son los facultados para escribir o posicionarse frente a cámara, sino que desestima la existencia de posturas políticas ajenas o que se distancien del discurso preestablecido.

Ese control del contexto discursivo es la regla y no la excepción porque existe un cuerpo legal que limita la libertad de prensa y de expresión. En el artículo 55 de la Constitución de la República se reconoce el derecho de las personas a la libertad de prensa, pero renglón seguido precisa: «Los medios fundamentales de comunicación social, en cualquiera de sus manifestaciones y soportes, son de propiedad socialista de todo el pueblo o de las organizaciones políticas, sociales y de masas; y no pueden ser objeto de otro tipo de propiedad». De esta forma, queda excluida cualquier tipo de propiedad y, por lo tanto, de organización ajena al control gubernamental.

Aunque los medios independientes han ido creciendo, trabajan desde la ilegalidad y con una presión por parte del Gobierno que ha obligado a muchos periodistas a exiliarse o a distanciarse de la profesión.

En nombre de la Revolución, el Estado cubano no solo ha controlado, sino que ha reprimido cualquier manifestación que lo confronte. Entre las normativas que castigan el disenso figuran el Decreto Ley 370 y el 35, que contienen las sanciones y restricciones para quienes se expresen críticamente sobre el Gobierno en el espacio virtual y en nuevo Código Penal.

El control del contenido

El interés por controlar el contenido existe tanto para medios independientes del dominio gubernamental como estatales, con métodos diferentes. En el caso de los oficiales, la vigilancia proviene esencialmente del Partido Comunista. Las consignas en la prensa y su lenguaje triunfalista contribuyen a la conservación del poder. Desde la selección de los temas hasta el enfoque con que serán tratados, los sentimientos o emociones que pretenden transmitir vinculados al esfuerzo, el sacrificio y la lealtad, apuntan a un ejercicio de adoctrinamiento y persuasión que le es indispensable para perpetuarse.

Una polémica reciente en torno al programa de televisión Cuadrando la caja, a raíz de un comentario sobre este publicado en el blog Segunda cita, del cantautor Silvio Rodríguez, trajo a colación la carencia de diversidad de opiniones e invitados en los medios nacionales. Se cuestiona al poder el tipo de programas que produce y cómo pondera análisis parcializados de la realidad cubana.

«Alguien por encima del director de Cubadebate, de la Mesa Redonda y de Cuadrando la caja debería decidir cómo debatir sobre los temas económicos que determinan para el futuro del país, y la participación de los que piensan diferente al grupito que se ha adueñado de los principales medios de la Revolución, que forman la opinión sobre los principales temas estratégicos de la economía cubana», opinó en comentarios el economista Joaquín Benavides.

Además de las manifestaciones de restricción del discurso público oficial, investigaciones recientes informan sobre lo que ocurre con quienes son acosados y reprimidos desde el Gobierno. La publicación Artículo 19, en el análisis semestral de la libertad de expresión en Cuba, identificó, entre enero y junio de 2022, 125 eventos de agresión a periodistas, dirigidos a un total de 61 personas (28 mujeres y 33 hombres). Mientras las personas defensoras de derechos humanos fueron objeto de 90 agresiones a 51 personas.

Las agresiones a los periodistas incluyeron 14 tipos de ataques durante el período: los más recurrentes «fueron los arrestos domiciliarios con 45 eventos, las citaciones oficiales con 20 eventos, las supresiones del servicio de Internet con 16 eventos y las detenciones arbitrarias con 14 eventos», según reseña el estudio.

Image

Fuente: Libertad de expresión en Cuba: análisis semestral en cifras de enero a junio de 2022, de Artículo 19.

Estas formas del control del discurso, a través de la represión de sus emisores, dan cuenta de un sistema diseñado para coartar libertades elementales. Agentes de la Seguridad del Estado, miembros de la Policía Nacional Revolucionaria, oficiales de Inmigración y Extranjería, entre otras figuras del cuerpo represivo estatal, ejecutan acciones en contra de activistas y periodistas en detrimento de normas internacionales e inclusos de derechos reconocidos en la Constitución cubana.

Al poner las voces críticas al margen de la esfera pública, el Gobierno limita la posibilidad de que nuevos temas se lleven a debate y de que se articulen propuestas políticas alternativas a la suya. Con estos métodos pretende conservar su hegemonía ideológica y utilizar sus medios de prensa como instrumentos para construir y sostener su legitimidad.

El profesor Carlos Manuel Rodríguez advierte que en «los regímenes autoritarios, la persistencia del régimen depende de su capacidad de innovación sobre los diversos mecanismos de legitimación ideológica. En palabras de Schedler, “todos sus actos de poder son simultáneamente representaciones escénicas de poder. Son actos de dominación, y al mismo tiempo, actos de comunicación”».

La influencia en la opinión y el sistema de valores

El poder, cuanto más efectivo, más seduce. La prohibición y el castigo son herramientas de un poder que agoniza y no dispone de más recursos para sostenerse. Sin embargo, cuando el poder produce placer, consigue emocionar, construye un saber estratégico y una verdad respaldada por su influencia es mayor, pero a la vez menos evidente.

En la educación, por ejemplo, se manifiesta el poder simbólico. Los libros de texto cubanos, su versión de la historia y las normas de comportamiento en la escuela conforman un sistema de obediencia y gratitud a la Revolución a través de frases tan cotidianas como el saludo escolar «Pioneros por el Comunismo, seremos como el Che».

La construcción colectiva de sentido y de valores en torno al proceso revolucionario y sus líderes también se evidenció en la ideologización de espacios privados como la casa, donde algunas familias colocaban afiches con su imagen en la sala, cerca de retratos de otros seres queridos, sobre todo en los años de mayor popularidad de Fidel Castro.

El filósofo Byun-Chul Han, al teorizar sobre el poder, ha otorgado más preponderancia a la sumisión que a la dependencia y se refiere a la «neutralización de la voluntad». En su libro Sobre el poder, detalla cómo la figura de poder busca influir en la voluntad y la capacidad de decisión de los individuos a través de una identidad o correlación entre propósitos y voluntades.

Por ejemplo, con la muerte de Fidel Castro se convirtió en himno la canción Cabalgando con Fidel, del trovador Raúl Torres. Un fragmento ilustra la relación de dependencia con la que muchos cubanos se identificaron: «No quiero decirte Comandante, / ni barbudo ni gigante / todo lo que sé de ti. / Hoy quiero gritarte padre mío, / no te sueltes de mi mano / aún no se andar bien sin ti». Esto evidencia que la coerción no es necesaria si se emplean formas más efectivas para persuadir y seducir al pueblo.

El abuso de poder

Las figuras y estructuras de poder en Cuba controlan el discurso de los otros a través de cuatro elementos fundamentados por el teórico y analista Teun A. Van Dijk:

 1) los periodistas no tienen la libertad y autonomía suficientes para escribir sobre determinados temas en la forma en que desean hacerlo sin recibir a cambio algún tipo de control o reprimenda por parte de las autoridades políticas;

 2) existen normas legales que establecen lo que es apropiado o no decir por los ciudadanos cubanos, como el Decreto Ley 370 y el 35 y las facultades para reprimir el disenso incluidas en el nuevo Código Penal;

3) en los medios de prensa se regulan los tipos de discursos considerados «adecuados», convirtiendo el control discursivo en regla y no excepción;

 4) hay un «control indirecto de las mentes», categoría usada por el teórico Van Dijk, a partir del cuestionamiento a las ideologías, normas y valores de los ciudadanos; lo que implica una regulación indirecta de la posibilidad de llevar a cabo una u otra acción. Se manifiesta, por ejemplo, en las precauciones para hablar sobre determinados temas en espacios públicos o evitar involucrarse en debates políticos.

Los parámetros se ajustan con precisión a lo que ha sucedido en Cuba en las últimas décadas. El poder no solo se ha reproducido y sostenido a través del discurso, sino que se ha atribuido, mediante dispositivos legales, políticos y estructurales, el derecho exclusivo de su aprovechamiento. El abuso de poder se ha manifestado en la represión del disenso, en la arrogación del privilegio de nombrar y categorizar personas, acontecimientos y procesos a conveniencia, desterrando del lenguaje las palabras que lo desafíen.


Image


toque-promo

Si crees que nuestro periodismo es relevante para Cuba y su pueblo, queremos que sepas que este es un momento crítico.

Detrás de cada publicación hay un equipo que se esmera porque nuestros productos cumplan altos estándares de calidad y se apeguen a los valores profesionales y éticos.

Pero mantener la vigilancia sobre el poder, exigir transparencia, investigar, analizar los problemas de nuestra sociedad y visibilizar los temas ocultos en la agenda pública; es un ejercicio que requiere recursos.

Tú puedes contribuir con nuestra misión y por eso hoy solicitamos tu ayuda. Selecciona la vía que prefieras para hacernos llegar una contribución.

Evalúe esta noticia

cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Francisco J. Rodriguez Muñoz

Muy interesante y aleccionador.
Francisco J. Rodriguez Muñoz

Juan Ramón Fajardo Hernandez.

El pueblo Cubano no está en el deber y mucho menos en la obligación de seguir aceptando como gobierno, a una dictadura totalitaria y cruel que durante más de seis décadas se a perpetuado en el poder, muchas beses usando la mentira, engañando y confundiendo, y muchas otras intimidándo a sus ciudadanos y usando la violencia, en todos estos años la incapacidad de los dirigentes Comunistas Cubanos sólo han traído a mi pueblo; miedo pobreza y hambre, un hambre tan visceral que además de dañarnos también nos avergüenza y deprime, como es posible que estos que nos han gobernados fueran y sean tan ineptos y miserables que hayan permitido que el pueblo Cubano caiga en tan humillante miseria, muchas niños y ancianos en Cuba se van a la cama con hambre, que explicaciones tienen estos señores maestros de la demagogia y la mentira para justificar tan humillante situación, yo soy cubano y orgulloso me siento de serlo pero también reconozco que en lo mas profundo de mi ser me siento avergonzado de ver en la forma que hoy vivimos los Cubanos. Señores gobernantes no más acusaciones contra embargos comerciales tengan vergüenza y reconozcan que la pobreza económica que tanto perjudica a mi y a mi pueblo no nació de ayer para hoy, a sido un largo proceso de descomposición que fue tomando fuerza según fueron pasando los años. Desde enero del 59 hasta estos momentos los valores de crecimiento de la economía Cubana fueron insignificantes y hubieran sido dignos de risa si no se conocieran las consecuencias funestas que eso traería a nuestro pueblo. Todo lo que sucedería a la economía, nuestros malos gobernantes lo sabían, pero como siempre, con la tozudez que los caracteriza y con el afán de ocultar las malas decisiones que tomaron con relación a ella nos ocultaron que amenos que surgiera un milagro, nos veríamos en el punto en en que hoy estamos. Que los Señores malos gobernantes dejen a un lado su enfermizo ego personal y acepten que el comunismo solo puede ser bello como filosofía, pero como sistema económico, político y social de un país no sirve, y no servirá jamás, nunca podrá satisfacer verdaderas necesidades de un pueblo. Ustedes con su incapacidad y con su MALTRECHO y DESPRESTIGIADO Comunismo, han llevado a mi Patria al desvergonzado y humillante momento, si porque lo digo lo que los Cubanos estamos viviendo es una HUMILLACIÓN. Lejos no está el día en que la historia les pase la cuenta, no estaré vivo yo, pero si lo estarán mis hijos y nietas, y junto a ellos todos los Cubanos.
Juan Ramón Fajardo Hernandez.

MARLENE AZOR HERNÁNDEZ

Excelente, y como siempre el problema es la propiedad. Los medios de difusión masivos en Cuba fueron secuestrados por Fidel Castro desde enero de 1959, y hasta hoy son propiedad del partido comunista cubano quien controla el contenido y la información de lo que se puede difundir y amordaza todo lo que no le interese para sus intereses de dominación. Pero el resultado de este tipo de medios secuestrados es la desinformación y el embrutecimiento de la población, porque estos medios instalaron la posverdad como lo hizo Pravda desde 1917 en el exUrss: El olvido de las evidencias y la narrativa subjetiva del PCC de espaldas a la realidad. Hoy seguimos teniendo la misma ruptura abismal entre lo que publican estos medios secuestrados y la realidad cubana. Horror.
MARLENE AZOR HERNÁNDEZ

Alexei

Excelente trabajo periodístico, El toque es la única fuente confiable de noticias en Cuba, pues no responde a intereses políticos ni ideológicos de ningún partido,na bien es un siervo independiente del régimen al servicio del cubano,del individuo que vive y vivía en Cuba.no más que la realidad sin restricción,Dios bendiga éste medio de noticias e información, Jesucristo dijo: Conocerán la verdad,y la verdad los hará libres.San Juan 8:32
Alexei

Aleaga Pesant

Excelente análisis. Muchas gracias
Aleaga Pesant

MERCADO INFORMAL DE
DIVISAS EN CUBA (TIEMPO REAL)

toque_logo_white
1 EUR365.00 CUP
+5
1 USD
360.00 CUP
+10
1 MLC300.00 CUP
Calendar iconCUBA
publicidad_banenr
test
bell-notification

No te pierdas nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

No te pierdas
nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

bell-notification