eltoque_logo
¿Hubo o no ataques a farmacias y hospitales el 11 de julio en Cuba?

¿Hubo o no ataques a farmacias y hospitales el 11 de julio en Cuba?

8 / abril / 2022

En un contexto de abundantes desinformaciones relacionadas con los acontecimientos del 11 de julio, la información oficial sobre los hechos ha sido escasa y fragmentada. El discurso sobre la ocurrencia de «asaltos» a farmacias, policlínicos y hospitales (en plural) es una muestra de ello. La narrativa oficial se ha sustentado en una ambigüedad y exageración intencionadas, y no sobre la base de datos verificables.

Las publicaciones de la prensa oficial solo dan cuenta del apedreamiento de dos instituciones de salud en julio de 2021: una farmacia en Bejucal, Mayabeque y un hospital en Cárdenas, Matanzas.

En diciembre de 2021 comenzaron los juicios contra las 710 personas acusadas por los «delitos de desórdenes públicos, instigación a delinquir, daños, robos con fuerza y violencia, atentado, sabotaje y sedición», según quedó establecido por la Fiscalía General de la República (FGR) en su comunicado oficial del 24 de enero de 2022, «sobre los procesos penales derivados de los disturbios del 11 de julio».

Este texto refiere que «en distintas localidades se apedrearon instituciones oficiales, hospitales, casas de cambio (Cadeca), establecimientos comerciales y de expendio de combustible». No obstante, no esclarece en cuántas localidades o instalaciones hospitalarias se registraron hechos semejantes.

El propio comunicado de la FGR afirma «la determinación de acusar por el delito de sedición» —con «sanciones severas» de hasta 30 años de privación de libertad— este tipo de «conductas vandálicas».

Sin embargo, hasta el cierre de marzo, ninguna información pública sobre el resultado de los juicios en Mayabeque y Cárdenas (los dos lugares donde se reportaron ataques) ha especificado cuántos ciudadanos han sido condenados por el delito de sedición debido a su participación en apedreamientos a instituciones de salud.

¿Qué sabemos sobre los hechos de esta índole durante las protestas de julio?

1.Farmacia de Bejucal, Mayabeque, 11 de julio

En la nota de prensa publicada el 3 de febrero de 2022 sobre los procesos penales a acusados por los hechos del 11 y 12 de julio, se dio a conocer que en Bejucal, municipio de Mayabeque, estos protagonizaron el ataque a una farmacia.

El acta de la petición fiscal, referenciada por el medio de prensa El País, y que según explicita el periódico le fue suministrada por los familiares de los procesados, contiene la mención a que los acusados apedrearon una farmacia, lo que causó «una afectación económica de 1 400 CUP (pesos cubanos)».

hechos-violentos-11-julio-bejucal.png

El joven artista Abel Lescay, quien fue uno de los participantes de estas protestas en Bejucal, ha narrado que en la jornada de protestas «uno de los momentos más intensos ocurrió frente a la farmacia, cuando algunos muchachos empezaron a apedrear el establecimiento, mientras otro exhibía una gallina muerta y otro se bajaba los pantalones y se acostaba en la calle. Ahí la gente se fue dispersando y la Policía se presentó en el lugar».

2.Hospital General de Cárdenas, 11 de julio

Según la prensa oficial, fue el Hospital General Julio Aristegui Villamil de Cárdenas en Matanzas el que sufrió actos vandálicos, el domingo 11 de julio, en el área de urgencia materno-infantil.

De acuerdo con el reporte de televisión, principal referencia al hecho, se produjeron ataques con piedras desde la carretera y, «aunque las intenciones no causaron daños materiales, impactaron de forma negativa en el estado de los pacientes y obligó al traslado de varios niños a otras instituciones hospitalarias».

Una madre explicó que ese domingo había sido de mucha tensión debido a las amenazas de tomar el centro médico. «Estaban tirando piedras, querían entrar al hospital, nos trancamos aquí dentro, pasamos una noche bastante agitada, el personal trató de tranquilizarnos, fuimos protegidos», dijo.

Víctor González Imbert, primer secretario del Partido Comunista en Cárdenas, confirmó a la prensa el lanzamiento de piedras en el hospital y agregó que también hubo «amenazas de ataques a centros de aislamiento para pacientes contagiados con el coronavirus».

Sin embargo, varios usuarios manifestaron que nunca se mostraron imágenes del hecho y testigos alegan que «la manifestación se puso violenta» y se lanzaron piedras en varios puntos cercanos como el Servicupet entre Calzada y Palma, pero no hacia el hospital.

«En el hospital de Cárdenas no se tiró ninguna piedra. De hecho, la madre de uno de los que estuvo detenido conmigo estaba de guardia ese día en el hospital», relata el periodista de Cubanet Orelvys Cabrera. «Cuando me soltaron, fui a su casa a llevarle una carta de su hijo, que había quedado preso, y conversamos sobre eso. Ella me dijo: “¿En qué momento de la vida tiraron piedras en el hospital? Eso es una mentira”. Es incoherente, porque ellos dicen que fue agredida la sala de Pediatría y esa zona no queda cerca de la carretera, hay un espacio de áreas verdes de más de quinientos metros».

MAPA SATELITAL CÁRDENAS- HOSPITAL.jpg

Según las fotos del área publicadas en la página de Facebook del Hospital y las imágenes de la televisión, se nota la distancia entre el muro que delimita la institución sanitaria y la zona de atención médica. Esta puede ser la causa de que, en caso de la veracidad de los hechos, no existieran daños materiales.

La nota del Tribunal Supremo y varios reportes de prensa sobre el juicio a acusados por disturbios y hechos vandálicos en Cárdenas hacen referencia a las sentencias de penas entre cinco y 20 años de privación de libertad por actos vandálicos contra un servicentro; tiendas de las Cadenas Cimex, Caribe y Artex; y los funcionarios del Minint, del Partido y el Gobierno. En ninguno de esos informes se menciona el ataque al hospital.

Salomé García, una de las fundadoras de la plataforma Justicia 11J, informó en su perfil de Facebook que tres matanceros de 12, 13 y 14 años, fueron «acusados de apedrear el hospital Julio M. Aristegui, algo que varios residentes en la zona y trabajadores del hospital han desmentido que sucediese». Estos niños fueron sancionados a un año de internamiento en las Escuelas de Formación Integral pertenecientes al Sistema de Atención a Menores del Ministerio del Interior, conocidas como Escuelas de Conducta. «Considero oportuno publicar los fragmentos de la petición fiscal y la sentencia donde se deja claro que no hay evidencias que demuestren su supuesta culpabilidad, no hay videos ni testigos», dijo García. 

3.No hubo ataques a hospitales en Santa Clara, Villa Clara

Desinformaciones y rumores que circularon de boca en boca y en redes sociales en horas posteriores a las protestas referían el ataque a tres hospitales de la ciudad capital de la provincia Villa Clara.

Sin embargo, fueron desmentidas y rectificadas de forma pública. Un reporte del periódico Granma, del 15 de julio de 2021, impugnó la ocurrencia de agresiones contra dichas instituciones en el territorio.

En este, Manuel Toboso, director del hospital oncológico «Dr. Celestino Hernández Robau», confirmó que «sí pasaron muchas personas cerca del hospital, unas expresando consignas a favor y otras en contra del proceso revolucionario, pero nada de agresiones contra la institución».

Mientras, Osvaldo Román Guevara, administrador del Cardiocentro «Ernesto Che Guevara» de Santa Clara, y Mayelín Merconchini Machado, enfermera del Hospital Gineco-obstétrico «Mariana Grajales», subrayaron «que las personas ingresadas y sus familiares» podían «tener plena confianza» en que todo se hallaba funcionando «con total normalidad».

Por su parte, Francisnet Díaz Rondón, periodista del periódico provincial Vanguardia, fue una de las figuras públicas que debió rectificar en Facebook «la información de los ataques al Cardiocentro y al Hospital Materno de Santa Clara, que no ocurrieron».

4. El apedreamiento del Policlínico de Cacocum, Holguín, 2 de agosto

Menos de un mes más tarde, el portal web oficial de la Asamblea Municipal del Poder Popular informó que el lunes 2 de agosto fue apedreada «la parte delantera del Policlínico Docente “Rubén Batista Rubio” de la cabecera municipal», aunque «la estructura de la entidad solo sufrió daños leves en una de las puertas delanteras».

Según el reporte, los responsables fueron detenidos con brevedad (en menos de 24 horas) y puestos «a disposición de la ley». El 6 de agosto, el diario Granma informó que fueron cinco los implicados en el hecho, dos con antecedentes penales que, según las investigaciones, instigaron a los otros tres, mucho más jóvenes, a participar en el apedreamiento.

La prensa oficial vinculó este hecho con los sucesos del 11 de julio aunque no se expusieron pruebas ni declaraciones de los autores que lo demostraran.

La cobertura mediática y el cambio en la narrativa sobre los hechos

En un primer momento el relato de los medios oficiales, posterior a los hechos, se centró en la exposición de actos contra instituciones comerciales, políticas y represivas. El discurso oficial respaldó la evolución de los hechos hacia un comportamiento social caótico y violento, para desplazar la idea de una manifestación pacífica y justificar la respuesta de las autoridades.

Así, un reporte televisivo del 15 de julio desde Cárdenas reflejó un clima de desorden público que se materializó en el saqueo a entidades estatales como tiendas y casas de cambio, y la agresión contra agentes del orden y representantes de organizaciones políticas.

Una versión muy semejante fue expuesta el 16 de julio por Humberto López en la emisión estelar del NTV. Este refirió los daños causados a tiendas y establecimientos comerciales de Cimex y Caribe —aunque aclaró que no eran «los únicos daños»— acontecidos antes de que el presidente ordenara a salir «¡a la calle los revolucionarios!». La finalidad era desvincular la convocatoria del mandatario de cualquier respuesta popular violenta.

Se pudieron ver imágenes de personas mientras se llevaban comida, aseo y mobiliario de las tiendas; lo que refleja, a pesar de ser delito, algunas de las causas de las protestas, la profunda escasez y el agobio ante la crisis general.

Sin embargo, esta reconstrucción de los hechos evolucionó. El énfasis pasó del robo de tiendas y el enfrentamiento a la policía hacia el apedreamiento a instalaciones de salud con la intención de agravar lo sucedido y como forma de justificar las ejemplarizantes condenas.

La muestra más reciente de este tipo de discurso es el texto de la autoría de Ernesto Estévez Rams publicado por el blog La Pupila Insomne y replicado por medios de prensa estatales como Cubadebate.

«Vale la pena repetirlo porque ellos, por no ser pomposos, lo callan: ¡farmacias, policlínicos y hospitales!», resalta el autor. Esto es ENGAÑOSO y exagerado, con el afán de agravar la situación. El texto carece de evidencias que justifique esa afirmación, ya que no se pueden encontrar en otros documentos o videos oficiales públicos.

TAMBIÉN TE SUGERIMOS:




Promo DeFactoBot.jpg


DeFacto
Servicio de verificación y datos de elTOQUE. Detectamos noticias falsas y desinformación. Verificamos el discurso público. Chequeamos hechos, frases y otros contenidos de interés público a partir del análisis riguroso de datos.
eltoque-verifica

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Andrés Dovale Borjas

La tiranía totalitaria estalinista, emula con el poder colonial español que en 1871 fusiló a 8 estudiantes de medicina por haber jugado con el carro de traslado de los cadáveres del cementerio Espada y posiblemente haber rayado el vidrio de la tumba de Don Gonzalo Castañón, muerto en Tampa en un duelo con un patriota cubano, es comparable las penas de 20 a 30 años de cárcel a quienes no cometieron delito alguno, porque nuestra Constitución reconoce el derecho de los cubanos a la manifestación pública, aunque a casi tres años de su proclamación no han dictado la ley que norme ese derecho, quizás nunca lleguen a normarlo, como tampoco han ratificado el tratado internacional de respeto a los derechos humanos para no verse obligados a cumplirlo, de haberlo firmado no habrían podido cometer estos crímenes contra nuestros jóvenes y niños. Los juicios a los manifestantes del 11 y 12 de julio de 2021 ponen de manifiesto, ante el mundo, el carácter represor brutal de esta tiranía.
Andrés Dovale Borjas

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR120.00 CUP
-3
1 USD106.00 CUP
-4
1 MLC113.00 CUP
-2
calendar_icon

CUBA

publicidad_nord
publicidad_banenr

elTOQUE SUGIERE

test