eltoque_logo
Foto: Cossett Pérez

Foto: Cossett Pérez

Lo mío segundo

Un amigo cubano, residente en Ecuador, me dijo hace unos días, en una visita de pocas horas a La Habana, que era más fácil que su hija pequeña nacida en Cuba, se convirtiera en ciudadana ecuatoriana, que una niña nacida en La Habana, con madre domiciliada en Santiago de Cuba, se convirtiera en habanera.

También es más fácil en las noches calientes de la capital de Cuba, beber cerveza holandesa o dominicana, que cubana, por lo que aquel eslogan de Lo Mío Primero, parece estar hoy más cercano al título de este artículo.

Los cubanos hemos percibido durante décadas una especie de discriminación por nuestro origen nacional, que no ha sido practicada por ninguna potencia enemiga sino por nuestro propio estado.

Durante mucho tiempo fuimos los únicos que no pudimos comprar en tiendas de divisas, fuimos los únicos que no podíamos hospedarnos en hoteles, todos ellos del estado, y todavía existen trabas para que podamos usar los transportes marítimos en territorio nacional.

Los cubanos no podemos invertir en un negocio importante para el desarrollo económico del país, porque la ley solo prevé la inversión extranjera, y el nuevo Proyecto de Constitución garantiza la inversión de este tipo y no acoge a la nacional.

Los cubanos, que ahora sí podemos hospedarnos en nuestros hoteles, los que están construidos sobre suelo del pueblo, no somos beneficiados por los paquetes turísticos que permiten a los extranjeros pagar por un hotel todo incluido en Varadero, con viaje adicionado, casi la mitad que lo que un ciudadano cubano paga en una agencia estatal, ubicada en cualquiera de nuestras ciudades.

Nosotros, los nacidos y vividos en la mayor isla del Caribe, no hemos recibido la esperable defensa de nuestro estado por el tratamiento vejaminoso que recibimos en embajadas y consulados extranjeros en Cuba, cuando intentamos viajar a esos países por distintas razones.

He sido testigo de la brutalidad que los nacionales cubanos sufren en embajadas y consulados, cuando no llevan su documentación organizada como el funcionario de turno lo considera, o cuando el nervioso cubano no responde de forma correcta la pregunta inaudita que hace el tramitador.

He observado cómo se obliga a los cubanos a hacer colas bajo el sol para esperar a ser entrevistados o para recibir la noticia sobre su visado.

Muchos hemos sufrido la sospecha con que se nos mira en estas oficinas en las que nos hacen mentir sobre cuentas bancarias que muy pocos tienen en Cuba, sobre propiedades que no todos pueden demostrar con documentos jurídicos.

Hemos llegado a la absurda situación de tener que cargar con una maleta de dinero en efectivo, prestado de antemano, a veces por un garrotero, para que lo podamos enseñar en un consulado que solo así te considera confiable para viajar a su país.

Los estados extranjeros pueden creer de nosotros lo que les plazca, pueden castigarnos por vivir en el comunismo, por no oponernos al socialismo, por ser bullangueros o diletantes, pero nuestro estado no puede permitir que en nuestra propia tierra nos obliguen a pagar más de cuatrocientos dólares por un visado, como si fuéramos ciudadanos peligrosos.

En Cuba se han hecho varias revoluciones o una sola, como se quiera interpretar la historia, para lograr la independencia, para valer lo mismo que los extranjeros que nos han sojuzgado, para no estar atados a un solo cultivo, a una sola forma de producción de riqueza, a un solo importador y a un solo socio comercial. Hemos luchado y vivido en sacrificio por ser soberanos, por no tener dueños ni amos, pero todavía hay cadenas que cargamos, como si los machetes de antaño solo sirvieran para ser conservados en vitrinas de museos.

El destino es a veces grosero y jodedor, a cambio de la cerveza Cacique nos ha puesto delante apenas la Presidente, como si nuestro pasado de liderazgo y de fuerza hubiera sido subrogado por otro más moderno, extraño y ajeno, que nos propone, todavía, vivir en dependencia y discriminación.

728x90.jpg

Julio Antonio Fernández Estrada
Profesor titular. Licenciado en Derecho e Historia. Doctor en Ciencias Jurídicas.
julio-antonio-fernandez-estrada

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Robertico

Otro ejemplo de discriminación con los nacionales es el Internet, ahora mismo
los turistas tienen mejor acceso (mayor velocidad) en los hoteles pagando
la misma tarifa de 1cuc por hora q la que podemos acceder los cubanos
desde los parques o el nauta hogar. Y eso que al menos ahora podemos
acceder a ella aunque sea a ese precio astronómico según nuestros ingresos
salariales de obreros, porque hasta hace unos años solo los turistas tenían
acceso a la misma y una pequeñísima parte de cubanos privilegiados por su
profesión o cargo podían acceder mayormente desde sus centros laborales.
Robertico

Nieves

faltan muchos detalles de ls mals tratos entre cubnos en comparación con extranjeros. Llega a un hotel (uno normal de los que los cubanos, a veces, podemos pagar) y evalúa la política del hotel en cuanto a comida y servicio de habitación. Cuando hay extranjeros, la comida de la mesa buffet es variada, en cuanto se van, desaparecen ls productos. El avituallamiento de las habitaciones es risible y si se te ocurre reclamar te dicen que “la estas luchando duro”, algo que se paga y bien caro. la atención es increiblemente servil para extranjeros y grosera para cubanos. Lo acabo de vivir, no me lo contó nadie.
Nieves

PolO Avilés

Esa horrorosa revolución no fue necesaria para buscar otros y muchos socios comerciales en el mercado internacional, tampoco el tan cacareado monocultivo era impuesto, pero sí muy rentable en años de Vacas Gordas, en cuanto a la adoctrinación obligatloria y la deplorable salud pública no son logros, pero sí justificaciones para que la la Nueva Clase y sus magnates se perpetuasen en el poder, esclavizándonos por ya 60 años. Nada justifica tantas miserias morales y materiales.
PolO Avilés

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE

Foto: Cossett Pérez

Foto: Cossett Pérez

Lo mío segundo

Un amigo cubano, residente en Ecuador, me dijo hace unos días, en una visita de pocas horas a La Habana, que era más fácil que su hija pequeña nacida en Cuba, se convirtiera en ciudadana ecuatoriana, que una niña nacida en La Habana, con madre domiciliada en Santiago de Cuba, se convirtiera en habanera.

También es más fácil en las noches calientes de la capital de Cuba, beber cerveza holandesa o dominicana, que cubana, por lo que aquel eslogan de Lo Mío Primero, parece estar hoy más cercano al título de este artículo.

Los cubanos hemos percibido durante décadas una especie de discriminación por nuestro origen nacional, que no ha sido practicada por ninguna potencia enemiga sino por nuestro propio estado.

Durante mucho tiempo fuimos los únicos que no pudimos comprar en tiendas de divisas, fuimos los únicos que no podíamos hospedarnos en hoteles, todos ellos del estado, y todavía existen trabas para que podamos usar los transportes marítimos en territorio nacional.

Los cubanos no podemos invertir en un negocio importante para el desarrollo económico del país, porque la ley solo prevé la inversión extranjera, y el nuevo Proyecto de Constitución garantiza la inversión de este tipo y no acoge a la nacional.

Los cubanos, que ahora sí podemos hospedarnos en nuestros hoteles, los que están construidos sobre suelo del pueblo, no somos beneficiados por los paquetes turísticos que permiten a los extranjeros pagar por un hotel todo incluido en Varadero, con viaje adicionado, casi la mitad que lo que un ciudadano cubano paga en una agencia estatal, ubicada en cualquiera de nuestras ciudades.

Nosotros, los nacidos y vividos en la mayor isla del Caribe, no hemos recibido la esperable defensa de nuestro estado por el tratamiento vejaminoso que recibimos en embajadas y consulados extranjeros en Cuba, cuando intentamos viajar a esos países por distintas razones.

He sido testigo de la brutalidad que los nacionales cubanos sufren en embajadas y consulados, cuando no llevan su documentación organizada como el funcionario de turno lo considera, o cuando el nervioso cubano no responde de forma correcta la pregunta inaudita que hace el tramitador.

He observado cómo se obliga a los cubanos a hacer colas bajo el sol para esperar a ser entrevistados o para recibir la noticia sobre su visado.

Muchos hemos sufrido la sospecha con que se nos mira en estas oficinas en las que nos hacen mentir sobre cuentas bancarias que muy pocos tienen en Cuba, sobre propiedades que no todos pueden demostrar con documentos jurídicos.

Hemos llegado a la absurda situación de tener que cargar con una maleta de dinero en efectivo, prestado de antemano, a veces por un garrotero, para que lo podamos enseñar en un consulado que solo así te considera confiable para viajar a su país.

Los estados extranjeros pueden creer de nosotros lo que les plazca, pueden castigarnos por vivir en el comunismo, por no oponernos al socialismo, por ser bullangueros o diletantes, pero nuestro estado no puede permitir que en nuestra propia tierra nos obliguen a pagar más de cuatrocientos dólares por un visado, como si fuéramos ciudadanos peligrosos.

En Cuba se han hecho varias revoluciones o una sola, como se quiera interpretar la historia, para lograr la independencia, para valer lo mismo que los extranjeros que nos han sojuzgado, para no estar atados a un solo cultivo, a una sola forma de producción de riqueza, a un solo importador y a un solo socio comercial. Hemos luchado y vivido en sacrificio por ser soberanos, por no tener dueños ni amos, pero todavía hay cadenas que cargamos, como si los machetes de antaño solo sirvieran para ser conservados en vitrinas de museos.

El destino es a veces grosero y jodedor, a cambio de la cerveza Cacique nos ha puesto delante apenas la Presidente, como si nuestro pasado de liderazgo y de fuerza hubiera sido subrogado por otro más moderno, extraño y ajeno, que nos propone, todavía, vivir en dependencia y discriminación.

728x90.jpg

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR83.5 CUP
1 USD64 CUP
1 MLC73 CUP
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Robertico

Otro ejemplo de discriminación con los nacionales es el Internet, ahora mismo
los turistas tienen mejor acceso (mayor velocidad) en los hoteles pagando
la misma tarifa de 1cuc por hora q la que podemos acceder los cubanos
desde los parques o el nauta hogar. Y eso que al menos ahora podemos
acceder a ella aunque sea a ese precio astronómico según nuestros ingresos
salariales de obreros, porque hasta hace unos años solo los turistas tenían
acceso a la misma y una pequeñísima parte de cubanos privilegiados por su
profesión o cargo podían acceder mayormente desde sus centros laborales.
Robertico

Nieves

faltan muchos detalles de ls mals tratos entre cubnos en comparación con extranjeros. Llega a un hotel (uno normal de los que los cubanos, a veces, podemos pagar) y evalúa la política del hotel en cuanto a comida y servicio de habitación. Cuando hay extranjeros, la comida de la mesa buffet es variada, en cuanto se van, desaparecen ls productos. El avituallamiento de las habitaciones es risible y si se te ocurre reclamar te dicen que “la estas luchando duro”, algo que se paga y bien caro. la atención es increiblemente servil para extranjeros y grosera para cubanos. Lo acabo de vivir, no me lo contó nadie.
Nieves

PolO Avilés

Esa horrorosa revolución no fue necesaria para buscar otros y muchos socios comerciales en el mercado internacional, tampoco el tan cacareado monocultivo era impuesto, pero sí muy rentable en años de Vacas Gordas, en cuanto a la adoctrinación obligatloria y la deplorable salud pública no son logros, pero sí justificaciones para que la la Nueva Clase y sus magnates se perpetuasen en el poder, esclavizándonos por ya 60 años. Nada justifica tantas miserias morales y materiales.
PolO Avilés
boletin_elTOQUE