Nikolái Pátrushev, la figura rusa clave en las relaciones con Cuba

Miguel Díaz-Canel y Nikolái Pátrushev. Foto: Estudios Revolución.

Nikolái Pátrushev, la figura rusa clave en las relaciones con Cuba

25 / abril / 2024

En menos de un mes, Lázaro Alberto Álvarez Casas —general de división y ministro del Interior cubano— se ha reunido en dos ocasiones con Nikolái Pátrushev, secretario del Consejo de Seguridad de la Federación Rusa. El primer encuentro tuvo lugar en La Habana, el 26 de febrero de 2024, y también participó Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez; el segundo se desarrolló el 22 de marzo en Moscú.

Las reuniones entre Pátrushev y el ministro del Interior de la isla son parte de una serie de encuentros del primero con socios latinoamericanos. Los encuentros permiten al Kremlin profundizar y asegurar la presencia en Latinoamérica, geopolíticamente estratégica para Rusia porque la acerca a un rival con el que no tiene fronteras directas (Estados Unidos).

Desde la perspectiva oficial rusa —que considera los países vecinos surgidos tras la desintegración de la URSS parte de su esfera de influencia natural—, tener presencia militar y de seguridad en Latinoamérica, aunque limitada en términos materiales, le permite «golpear el bajo vientre» de uno de sus principales adversarios.

En febrero, Pátrushev viajó directamente desde Cuba a Nicaragua, donde se reunió con funcionarios nicaragüenses, venezolanos y bolivianos. Mientras que el 22 de marzo en Moscú, además de reunirse con el ministro del Interior cubano, se reunió también con el asesor presidencial de Seguridad de Bolivia, José Hugo Moldiz, y con el asistente especial del presidente de Brasil para Asuntos Internacionales, Celso Amorim.

¿Quién es Nikolái Pátrushev?

Nikolái Pátrushev nació en 1951 en Leningrado, hoy nuevamente San Petersburgo, donde inició su trayectoria de funcionario en la división de contrainteligencia del Comité para la Seguridad del Estado (KGB) en la década de los setenta. En el momento en el que Pátrushev comenzó su carrera, la labor principal del KGB se centraba en el control interno de la población, en la represión de cualquier movimiento disidente emergente y en la lucha contra la influencia occidental en el país. Durante la época, los servicios del KGB experimentaron un crecimiento sin precedentes bajo la dirección de Yuri Andrópov, quien posteriormente fue secretario general del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS) por un breve período[1].

En los cuarteles del KGB en San Petersburgo, Pátrushev trabajó junto a Vladímir Putin. En la década de los noventa fue trasladado a Moscú para ocupar cargos importantes en la sede central del FSB, la agencia de inteligencia que sucedió al KGB después de la disolución de la Unión Soviética. Tras el nombramiento de Putin de primer ministro en 1999, Pátrushev asumió su posición al frente del FSB en un momento en el que se produjo un cambio que fortaleció el papel de los servicios de inteligencia en el nuevo régimen[2].

Pátrushev fue jefe del FSB hasta mayo de 2008, cuando Putin lo designó secretario del Consejo de Seguridad de la Federación de Rusia, posición que aún mantiene. Su papel actual se asemeja al del asesor de Seguridad Nacional en Estados Unidos. Sin embargo, bajo el modelo instaurado por el putinismo, su influencia en la política rusa es considerablemente mayor de lo que cualquier asesor de Seguridad Nacional pudiese tener en la estadounidense. Su estrecha relación histórica con Putin lo ha convertido en uno de sus confidentes más cercanos. Una persona que comparte la visión del mandatario ruso de una Rusia poderosa y con influencia geopolítica equiparable a la de la extinta Unión Soviética.

Una fuente no identificada dijo en junio de 2022 a The Washington Post que Pátrushev es un siloviki «de hablar duro y beber mucho». Siloviki es el término que se utiliza comúnmente entre los rusos y los estudiosos de ese país para referirse a las personas que trabajan para (o que solían trabajar para) los «silovye ministerstva», literalmente «los ministerios de fuerza» —instituciones encargadas de ejercer la coerción y la violencia en nombre del Estado—. Desde el ascenso al poder de Vladímir Putin a finales de la década de los noventa, los siloviki (también denominados «securócratas» por los politólogos) han ocupado puestos de relevancia en las ramas del poder en Rusia.

La fuente del The Washington Post también aseguró que la visión del mundo de la mayoría de los siloviki (y Pátrushev no es la excepción) se formó durante la Guerra Fría y ha cambiado poco desde la caída de la Unión Soviética, en especial en su hostilidad hacia Estados Unidos. Asimismo, indicó que Pátrushev «encarna el espíritu del KGB soviético» e «interpreta todo como si la Unión Soviética todavía existiera y se percibe a sí mismo en esos términos».

Desde 2018, Pátrushev fue incluido en la lista de funcionarios rusos sancionados por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

En declaraciones recientes, Pátrushev ha dejado clara la visión antagónica que también ha defendido Putin entre Rusia y «Occidente». Argumentó que «las corporaciones transnacionales están preocupadas por la visión del mundo y la divergencia ideológica entre Rusia y los países bajo el control del capital occidental. Estas corporaciones están centradas en el enriquecimiento y en el desarrollo de una sociedad de consumo. Rusia, por otro lado, representa un equilibrio razonable entre los valores espirituales y morales, y el desarrollo socioeconómico». Además, aseguró: «los occidentales buscan debilitar nuestro país, desmembrarlo, destruir el idioma y el mundo rusos. Hace mucho que perfeccionaron la tecnología para socavar a sus adversarios desde adentro y fragmentarlo en pequeños Estados».

Pátrushev insistió: «los acontecimientos en Ucrania no son un enfrentamiento entre Moscú y Kiev, son un enfrentamiento militar entre Rusia y la OTAN y, sobre todo, Estados Unidos y Gran Bretaña» con el objetivo de «eventualmente borrar [a Rusia] del mapa político del mundo».

Una vez expuestas algunas ideas sobre quién es Pátrushev, sería bueno argumentar sobre el significado de su participación en el nuevo proceso de acercamiento entre el putinismo y el castrismo.

Pátrushev estuvo en Cuba en 2019 y en 2023, pero en su visita de febrero de 2024 señaló que la profundización de los intercambios «no se trata[ba] solamente de la defensa, de la seguridad, del mantenimiento del orden público, de la justicia (…), sino también de la economía».

Las declaraciones de Pátrushev destacan la importancia de las conversaciones sobre seguridad y orden durante su visita a Cuba. La presencia del ministro del Interior y otros altos funcionarios de la institución refuerzan la idea. Aunque Pátrushev haya mencionado aspectos económicos, parece haberlo hecho más como un cumplido que amparado en justificaciones reales. Desde hace varios meses, otro asesor de Putin, Boris Titov, es quien ha encabezado la cruzada para vender las teóricas potencialidades cubanas a inversores rusos. Pero los esfuerzos no han pasado del marketing y de las promesas.

En la perspectiva geopolítica de Pátrushev y del Kremlin, Cuba es más un aliado estratégico en su enfrentamiento con Estados Unidos que un mercado para inversiones. Cuba puede servir de base avanzada para acciones de espionaje, desinformación y, llegado un escenario de conflicto, repostaje de buques y aviones y lanzamiento de acciones de sabotaje dentro del territorio de EE. UU. y aguas y mares aledaños.

Para mantener vivas las posibilidades anteriores y la alianza con el régimen cubano, el putinismo solamente necesita promesas de apoyo económico o utilizar una deuda antigua y multimillonaria que el régimen de La Habana mantiene con Rusia y que los rusos saben que no es capaz de pagar. Pero también necesita ofrecer apoyo real en materia de seguridad y control social moderno, que es uno de los factores que ha permitido la supervivencia tanto del putinismo como del castrismo.

Por esa razón, no sorprende que después de los cumplidos de Pátrushev en Cuba sobre una posible colaboración económica, haya tenido lugar un intercambio más sustancial en Moscú. Un intercambio en el que, según el comunicado oficial del Consejo de Seguridad de la Federación Rusa, Pátrushev y Álvarez Casas debatieron sobre lo realmente factible, «cuestiones de cooperación entre los cuerpos de seguridad y los órganos de justicia».


[1] Soldatov A. & Borogan I. (2010). The New Nobility: The Restoration of Russia's Security State and the Enduring Legacy of the KGB. PublicAffairs.

[2] Mitrojin V. & Andrew Ch. (1999). The sword and the shield: The Mitrokhin archive and the secret history of the KGB. Basic Books.

toque-promo

Si crees que nuestro periodismo es relevante para Cuba y su pueblo, queremos que sepas que este es un momento crítico.

Detrás de cada publicación hay un equipo que se esmera porque nuestros productos cumplan altos estándares de calidad y se apeguen a los valores profesionales y éticos.

Pero mantener la vigilancia sobre el poder, exigir transparencia, investigar, analizar los problemas de nuestra sociedad y visibilizar los temas ocultos en la agenda pública; es un ejercicio que requiere recursos.

Tú puedes contribuir con nuestra misión y por eso hoy solicitamos tu ayuda. Selecciona la vía que prefieras para hacernos llegar una contribución.

Evalúe esta noticia

cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uno

Este gobierno, heredero del del difunto,lo q busca es mejorar a cualquier precio,sin importarle,realmente mejorar el nivel d vida de los cubanos, lo q ambiciona es renovar la técnica militar obsoleta d este país....ellos prefieren quedarse endeudados ,pero en ejército y guerrerismo....diiicen ellos para repeler una agresióoon????...yo no sé q loco quiere está papa caliente... realmente este desgobierno lo q tiene es ambiciones militaristas...

Sanson

No podían repeler "una agresión" ni con todo el armamento ruso. Ademas nadie los va a agredir. Para que?
Sanson
Uno

Francisco

Ya no más guerra fría. De echo, nunca la hubo realmente. Actualmente , lo que hay ni siquiera es un conflicto ideológico. Las potencias todas practican un desarrollo capitalista en base a la explotación de los recursos naturales, propios y ajenos. Así que se trata del más fuerte, (eso incluye las alianzas) , el más desarrollado técnica , económica y militarmente, etc. , con el fin no de liberar a otros países de la pobreza y d la miseria, sino someterlos a las dictaduras. Las élites no quieren rebanadas del pastel, lo quieren todo. Y se pelean entre sí, por ello. Latinoamérica debe, necesita, desarrollo en todas las áreas para el bienestar de sus pobladores que es lo principal. Pero se ha venido prestando cierto círculo mafioso politiquero a la corrupción de vender nuestras naciones, sus recursos , al mayor postor. Sin beneficios a la población. Son los verdaderos traidores. Y los pueblos deben echarlos del poder. Se necesita verdadera unidad latinoamericana pero no esa asociación de corruptos dizque de izquierda que han asolado las legítimas auténticas aspiraciones de los pueblos en Centro y Sur América.
Francisco

MERCADO INFORMAL DE
DIVISAS EN CUBA (TIEMPO REAL)

toque_logo_white
1 EUR310.00 CUP
-10
1 USD300.00 CUP
-5
1 MLC265.00 CUP
-5
Calendar iconCUBA
publicidad_banenr
test
bell-notification

No te pierdas nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

No te pierdas
nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

bell-notification