eltoque_logo
logo-tq
mujeres desapariciones Cuba

Ilustración: María Esther Lemus.

¿Una alerta temprana para las desapariciones de mujeres en Cuba?

27 / junio / 2022

El 18 de marzo de 2022 desapareció en Ranchuelo, Villa Clara, la joven Yeniset Rojas Pérez cuando salía desde su centro de trabajo hacia la casa. Hasta el momento de la publicación del presente texto, su familia continúa sin tener noticias de ella.

La denuncia de la desaparición de Yeniset se suma a otras que se han divulgado en las redes sociales por familiares y amigos de las mujeres desaparecidas, a quienes se han unido personas solidarizadas que comparten la información. En la mayoría de los casos, se trata de adolescentes y jóvenes. Afortunadamente, muchas de ellas fueron halladas, mientras que de algunas todavía se desconoce su paradero.

Dos meses después de que desapareciera Yeniset, el dramaturgo Yerandy Fleites, hermano de la joven, denunciaba en su perfil de Facebook: «Mi hermana Yeniset Rojas Pérez, desaparecida en Cuba desde hace dos meses (18/3/22-18/5/2022), y contando, 1 464 horas y contando».

En la publicación, Fleites informaba que las altas esferas policiales (del Minint, de la Dirección Nacional de la PNR), políticas (Consejo de Estado) y judiciales (Fiscalía General de la República) estaban al corriente gracias a un informe/denuncia/SOS que él y el resto de la familia habían realizado.

«Hay que decir que en nada han cambiado las cosas; podríamos decir, incluso, que han empeorado, que el silencio es mayor y que el diálogo con la familia es ninguno: en estos momentos, por ejemplo, siquiera sabemos qué, quién o quiénes están frente al caso. Gracias por el apoyo siempre. Dos meses/Dos meses. Ella no está sola», concluía Yerandy Fleites.

Ante la irresolución del caso y las denuncias que se han sucedido en los últimos tiempos en las redes sociales cubanas, surgen varias interrogantes: ¿Se ha producido un incremento de las desapariciones en Cuba? ¿Existe un protocolo específico por parte de las autoridades cubanas para la búsqueda de las mujeres desaparecidas? ¿Por qué no se ofrece información a la familia de Yeniset por parte de quienes investigan el caso? ¿Debería intervenir activamente la ciudadanía con acciones concretas y organizadas en la búsqueda, o se trata de un asunto a resolver únicamente por los agentes de investigación?

La falta de información y estadísticas públicas de larga data en Cuba sobre desapariciones de mujeres impide afirmar que en los últimos años se ha producido un aumento de estas. Pero, según comenta a elTOQUE la periodista y activista feminista Marta María Ramírez, puede afirmarse que los reportes públicos sobre casos de desapariciones de mujeres se han incrementado debido a la masificación y facilidades del acceso a Internet y a las redes sociales en Cuba. A ello también ha contribuido el silencio de las autoridades y su escaso avance en las investigaciones, lo cual impulsa a los familiares a hacer la denuncia a través de las redes sociales.

También se han visibilizado aún más los casos gracias al surgimiento y trabajo sostenido de plataformas como YoSíTeCreo en Cuba y el Observatorio de Feminicidios de la revista Alas Tensas. A pesar de no tener acceso a los medios tradicionales de comunicación masiva, el feminismo organizado se ha hecho eco de las denuncias a través de las redes sociales y ha efectuado un proceso de divulgación y sensibilización al respecto.

Como ha señalado la Oficina en México de la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres, «las desapariciones de mujeres a menudo están vinculadas con otras formas de violencia de género, como la violencia sexual, la trata o los feminicidios. En este contexto, resulta esencial revisar las actuaciones de búsqueda e investigación con perspectiva de género, con un despliegue inmediato de todas las acciones de búsqueda pertinentes en cada caso».

Marta María Ramírez, periodista y activista feminista, considera que el silencio de las autoridades cubanas es preocupante y un reflejo de que no existe un protocolo concreto para estos casos. «Debe hacerse una alerta temprana de desapariciones de mujeres y niñas, porque mientras más demore en activarse una alerta ciudadana luego de la desaparición, menos posibilidades hay de encontrar a la mujer con vida. Esto lo dicen la criminalística y las estadísticas sin enfoque de género en el mundo y también en Cuba».

Ramírez subraya la urgencia de una respuesta y compromiso estatal mediante una legislación integral para que exista una labor efectiva y coherente en estos casos. Por otro lado, solicita el acceso a los medios de comunicación masiva a las activistas feministas que trabajan por su cuenta, muchas de las cuales son graduadas de Comunicación Social y cuentan con el know how para hacer este tipo de campañas.

Además de la solicitud de un protocolo específico con la participación de la ciudadanía en la alerta temprana para los casos de desapariciones de mujeres, adolescentes y niñas, el activismo feminista independiente cubano incluye entre sus demandas la creación de «Fiscalías para atender la situación de personas desaparecidas, incluidas aquellas como resultado de detenciones arbitrarias».

El 7 de junio de 2021, YoSíTeCreo en Cuba compartió en su perfil de Facebook una nota de CiberCuba sobre la desaparición de la adolescente Maydeleisis Rosales (de 16 años), en Centro Habana. La plataforma, que se dedica al apoyo de personas en situación de violencia machista, solicitaba en la alerta al Ministerio de Comunicaciones, a Etecsa y al Ministerio del Interior de Cuba (Minint) la implementación urgente de un sistema de notificación de menores de edad desaparecidos.

La Alerta AMBER es un ejemplo de mecanismo de notificación de menores de edad desaparecidos que se ha establecido en varios países. En vista de la trascendencia de las primeras horas, dicha alerta se emite lo antes posible y es transmitida por varios medios: televisión, radio, mensaje de texto a móviles, correo electrónico, pantallas electrónicas, etcétera, para llegar a la mayor cantidad de personas posibles.

El sistema se ha implementado desde 1996 y existe en Alemania, Arabia Saudita, Argentina (Alerta Sofía), Australia, Canadá, Costa Rica, Ecuador (Alerta Emilia), Emiratos Árabes Unidos, Dubái, España, Estados Unidos, Francia, Guatemala (Alerta Alba-Keneth), México, Nicaragua, Países Bajos, Perú, Puerto Rico, Reino Unido y República Dominicana. AMBER es un retroacrónimo en inglés de America's Missing: Broadcasting Emergency Response; pero que originalmente hace referencia a Amber Hagerman, niña que fue secuestrada y localizada sin vida días después, en enero de 1996.

Más de un año ha transcurrido desde la desaparición de Maydeleisis Rosales en la capital cubana y aún no ha sido encontrada. El 8 de junio del presente año, su madre Isis Rodríguez Ameneiro declaró a Diario de Cuba que la Policía fue a verla por última vez pocos días después de que el medio publicara sobre el suceso, el 30 de julio de 2021. «En ese momento, ese policía, que era de la sección de Búsqueda y Captura, me dijo que tenían “presión para resolver el caso”, que mi hija “tenía que aparecer” y me dieron unos teléfonos para contactarlos, pero cuando les escribí nunca me contestaron. Para mí son unos mentirosos y nunca han hecho su trabajo; de ellos ya no espero nada», dijo Rodríguez.

Con respecto a los vínculos entre las autoridades y los familiares de las personas desaparecidas, la Comisión Estatal de Derechos Humanos en Veracruz, México, establece entre los derechos de la familia su asesoramiento y representación por un asesor jurídico o el fiscal durante la investigación; así como el derecho a la verdad, que consiste en conocer la verdad histórica de los hechos, recibir información específica sobre la investigación, los sucesos y el destino o paradero de la persona desaparecida.

Asimismo, enumera entre las vulneraciones de los derechos de los familiares de las personas desaparecidas el omitirles información sobre el avance de la investigación y la verdad sobre las circunstancias de la desaparición; negarles la participación activa en las diligencias de investigación en las que puedan formar parte; así como no realizar las investigaciones con la debida diligencia.

La implicación de la ciudadanía y su trabajo conjunto con las autoridades también es un aspecto importante a tener en cuenta, según recomiendan los protocolos de países como España y México. En Cuba, las alertas de familiares, allegados e internautas a través de las redes sociales constituyen ejemplos incipientes de iniciativas ciudadanas que, si bien se manifiestan de forma dispersa, representan un intento de organización de la sociedad civil para el hallazgo de las mujeres y menores desaparecidos.

Un ejemplo destacable en el caso cubano es la iniciativa solidaria del grupo de teatro El Ciervo Encantado, que distribuyó pequeños carteles sobre la joven Yeniset Rojas Pérez para que las personas puedan llevarlos en sus carteras.

«Mientras Yeniset Rojas Pérez continúe desaparecida en Cuba, los estaremos entregando a choferes y pasajeros en las terminales de guaguas, trenes, máquinas, microbuses y también a camioneros y personas que por su trabajo se mueven entre provincias. Invitamos a todos los grupos de teatro del país y amigxs a (en la medida de sus posibilidades) a replicar esta iniciativa en sus localidades o generar otras, y a hacer todo lo que esté en nuestras manos en función de esta situación desesperante y de tanto dolor para nuestro colega Yerandy Fleites y su familia», posteaba el conjunto teatral en su página de Facebook.

Impresos de Yeniset Rojas.jpg

Impresos de bolsillo sobre Yeniset Rojas Pérez hechos por el Ciervo Encantado.

La concientización desde la ciudadanía también pasa por desterrar estereotipos y prejuicios que de inicio pudieran desalentar la búsqueda, como dar por sentado que se trata de una salida ilegal del país. Este ha sido el supuesto de varios comentarios en las redes sociales con el caso de la joven Addys López Rosales (de 21 años) y su novio, quienes desaparecieron el pasado 2 de mayo en Santa Fe, La Habana, y de los que aún se desconoce su paradero.

Un protocolo con enfoque de género ante casos de desapariciones de mujeres y niñas

México, un país de larga data en casos de desapariciones de mujeres y niñas, cuenta con varias estrategias y recomendaciones, tanto desde la sociedad civil como por parte de las autoridades encargadas de investigar los hechos.

ONU Mujeres México alerta que la desaparición cometida por particulares tiene un impacto diferenciado en mujeres y niñas, por lo que la búsqueda e investigación debe considerar entre sus causas diversas formas de violencia de género: la sexual, la familiar, delitos sexuales, feminicidios o transfeminicidios.

Asimismo, instan a eliminar cualquier obstáculo que reste efectividad en la búsqueda, como estereotipos discriminatorios, incluidos los de género, o cualquier formalismo que pueda entorpecer, suspender o paralizar el proceso. Debe identificarse cualquier indicio que apunte a motivos de género, de la mano de personal capacitado, como pueden ser señales de violencia machista en la pareja.

Desde las entidades estatales mexicanas se ha establecido el llamado Protocolo Alba, mecanismo especializado de atención, reacción inmediata y coordinación entre las autoridades de los tres órdenes de gobierno para la búsqueda e investigación de la desaparición de mujeres, niñas y adolescentes. Incluye, además, la participación de los medios de comunicación, la sociedad civil y los organismos públicos y privados de todo el país. Desde el inicio se prioriza la protección de la vida, la libertad personal y la integridad de la desaparecida.

La abogada feminista Alejandra Cartagena señala que el personal encargado de implementar el mecanismo debe tener una correcta formación en enfoque de género, derechos humanos y desapariciones. También es importante prevenir a través de una política pública que mire a la problemática y a quienes están desapareciendo.

El protocolo Alba, surgido en Ciudad Juárez luego del primer feminicidio, registrado en 1993, ha presentado una efectividad del 98 % en la localización de mujeres dentro de la localidad, de ahí que posteriormente se extendiera su implementación al resto del país ante el aumento alarmante de desapariciones de mujeres y feminicidios.

A su vez, Guatemala implementó en 2016 la Ley de Búsqueda Inmediata de Mujeres Desaparecidas, bajo el principio de que la mayoría de estas desapariciones se encuentran vinculadas a la violencia por razones de género. Los principios rectores de la política son el respeto a los derechos humanos de las mujeres, la urgencia y prioridad en las acciones de búsqueda al recibir el reporte y la posibilidad de que cualquier persona pueda activar el mecanismo, ya sea por vía oral o escrita.

En España se aplica el Protocolo de Actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad ante casos de Personas Desaparecidas. Este incluye una parte concreta dirigida a los familiares y allegados de personas desaparecidas, en la cual se explicita la atención, protección y orientación que debe dárseles.

Otro aspecto interesante en el mecanismo español es que, contrariamente a la creencia y práctica extendida de esperar de 24 a 48 horas luego de la desaparición para hacer la denuncia, recomienda informar a la Guardia Civil o a la policía de manera inmediata, precisamente porque las primeras horas en estos casos son cruciales para el hallazgo de la persona desaparecida.

Por su parte, la Asociación sosdesaparecidos, constituida en Murcia en 2007, aconseja, junto a la formalización de la denuncia, hacer pública la desaparición ante los medios de comunicación y las redes sociales; así como repartir carteles en espacios muy frecuentados con la fotografía y datos característicos que indiquen como contacto el número de la Policía o del Servicio de Emergencias. La organización no recomienda citar en los carteles los números telefónicos de la familia para evitar bromas y molestias.

Sosdesaparecidos resalta la importancia del derecho a la participación activa de la familia en las diferentes etapas de la investigación y del proceso judicial, a hacer preguntas y recibir respuestas sobre la desaparición del ser querido, así como a ser atendidos, orientados y ayudados por las entidades encargadas de dar apoyo y asistencia.


TAMBIÉN TE SUGERIMOS:


María Carla Gárciga
Licenciada en Periodismo por la Universidad de La Habana (2012). Máster en Comunicación por la Universidad Nacional Autónoma de México (2019). Colaboradora de elToque.
maria-carla-garciga

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leisy Valdés Fors

Del incremento de suicidios y deambulantes también hay tela por dónde cortar.
Leisy Valdés Fors

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR133.00 CUP
+3
1 USD132.00 CUP
+2
1 MLC134.00 CUP
calendar_icon

CUBA

elTOQUE SUGIERE

test