eltoque_logo
Y mientras tanto

Foto: Harold Cárdenas Lema

Y mientras tanto

Cuba está en un gran momento internacional, cosechando lo que sembró durante medio siglo de costosos sacrificios. Ahora todos miramos a nuestra relación con Estados Unidos pero mientras tanto, hay señales preocupantes en casa.

Por: Harold Cárdenas Lema ([email protected])  

La mayor isla del Caribe ha conseguido más victorias políticas en este semestre que en la pasada década. La reciente Cumbre de las Américas ha sido un reflejo de esa circunstancia, con actos de patriotismo y vergüenzas incluidas. Por estos días se escribirá mucho al respecto, empezando por los protagonistas que asistieron y pueden dar mejor testimonio. Podemos ver cómo ganamos el reconocimiento internacional que tan caro nos ha costado pero mientras utilizamos nuestro catalejo político, pasan cosas en casa.

Como buen cubano de provincia y amante de la historia, descubrir La Habana se ha vuelto un lujo de los últimos tiempos que suelo compartir con los amigos. Como verdadero “cubano de a pie” (aunque joda un poco el uso que le dan a la frase) no me resulta común tener un auto a disposición pero esta invitación de sábado a tomar un café viene sobre ruedas y aprovecho la oportunidad: “a la Marina Hemingway”.

Existe una Cuba heredada del período capitalista que solo es accesible para quien pueda costeársela, a menudo en lugares apartados y discretos, pero que no por ello deja de ser nuestra. Lugares que a menudo pagan nuestras escuelas y hospitales, pero por muy loable que sea el objetivo, debemos tener cuidado de no venderle el alma al diablo en ellos. La Marina Hemingway es uno de esos lugares.

Construida entre los años 1956 y 1957, mientras nacía la lucha guerrillera contra el dictador Fulgencio Batista, cuentan que su hijo (simbólicamente) participaba en la construcción de esta Marina. Al compás de los disparos contra el movimiento armado en la Sierra Maestra y las torturas a los jóvenes en las ciudades, los constructores le ganaban al mar unos 600.000 m2. El primero de enero de 1959 heredamos entonces la marina más tradicional de Cuba, que no requiere visado ni reservación previa para disfrutar de sus servicios.

Aprovechar la oportunidad para llegar allí y contemplar los cuatro canales de navegación conversando sobre lo impublicable, es un mecanismo de desahogo necesario. Llegar entonces al Club Náutico Internacional de La Habana, entrar y saludar respetuosamente al barman, fue lo más ingenuo del día. Debí haberlo previsto porque tuve varias pistas, las palabras “club” e “internacional” ya eran mal presagio.

Desde antes de llegar nuestra suerte estaba echada, lo vi en los ojos del barman que en segundos miró nuestro aspecto haciendo una radiografía y nos etiquetó rápidamente: “este lugar es solo para miembros”. Nos miramos desconcertados, afuera llovía y el lugar estaba totalmente vacío. “Amigo, solo queremos sentarnos a conversar un rato, no vamos a molestarlo”. Pero no habría entendimiento alguno.

“Es imposible sentarse acá porque hay que ser miembro del club para entrar aquí”.

Mi capacidad de negociación comenzaba a sustituirse por la incomodidad, una picazón que todavía evitaba tomar el camino político porque demasiado a menudo la Revolución paga los platos rotos de la incompetencia y la mediocridad. Mi amigo le respondió: “yo he venido antes en varias ocasiones” mientras observaba la lluvia que nos esperaba fuera. “Pues eso habrá sido antes, no se molesten pero acá ahora solo pueden estar los miembros del club, deben salir”.

Esas palabras fueron suficientes para mí que lamentablemente estoy acostumbrado a cosas así que no deberían ser normales pero lo son. Mi amigo no era tan fácil de convencer: “yo tenía entendido que la Revolución se hizo para eliminar esas reglas de exclusión.

¿Cómo se explica que no podamos entrar acá a estas alturas?”. La respuesta del barman quedará para la historia: “Sencillo, esto es un club, pertenece a la sociedad civil y no pueden entrar”.

Ahí si salí disparado por la puerta. El hombre que nos prohibía el acceso quizás estaba haciendo su trabajo y esas son realmente las reglas del lugar, excluyente no solo geográficamente sino en la práctica. Una escena sacada del período republicano que es bueno experimentar a cada rato, para recordar por qué luchamos hace medio siglo contra un sistema elitista donde si eras pobre, negro, o sencillamente no pertenecías a “ellos”, quedabas fuera del Club.

Barco-Yate-Turismo.jpg

También nosotros éramos pecadores en Tierra Santa. Nuestras ropas eran normales, el auto en que llegamos no tenía chapa diplomática o era de una marca ostentosa, no teníamos aspecto de regalar grandes propinas y lo peor, no éramos parte del Club. Recuerdo que mientras salía me vino a la cabeza George Carlin comentando irónicamente que “es un Gran Club, y nosotros no estamos en él”. La diferencia es que Carlin se refería así a los dueños de los Estados Unidos y yo vivo en la Isla que quiere construir un futuro socialista.

Nos fuimos a otro lugar cerca, me decidí escribir al respecto mientras veía los yates gringos en el agua burlándose de mí, sus dueños posiblemente sí sean parte del Club. El sábado quería un paseo por la historia de Cuba y ver los vestigios del capitalismo republicano, lo logré. Espero no ser el único preocupado con estas cosas que ahora están ocurriendo, quizás sea un hecho fortuito y no un síntoma. Me preocupa que nos apuntemos victorias internacionales y mientras tanto, se nos vaya el país por otro lado.

 

Harold Cárdenas Lema
En mi tiempo libre administro un blog llamado La Joven Cuba que inicié junto a dos colegas en mi época de profesor de Historia de la Filosofía en la Universidad de Matanzas. En el blog puedo escribir sobre muchos temas de la realidad cubana y los cambios que tienen lugar en estos momentos en Cuba.
harold-cardenas-lema

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

victor sosa

solo una frase … el capitalismo no es perfecto pero funciona, el socialismo no es ni perfecto ni funciona. Un comentario que casualmente lei en cubadebate un lugar donde no se debate, copio textualmente : Supongamos que la Cosntitucion de Cuba no prohibiera la expresión y diseminación de cualquier idea que no sea compatible con la perpetuación del PCC en el poder, que los ciudadanos que no están de acuerdo con el gobierno/ partido pudieran asociarse y expresarse libremente. Supongamos que toda organización en Cuba (incluyendo al pCC) tuviera que hacer totalmente transparentes sus finanzas, y se prohibiera la recepcion de dinero de cualquier otro gobierno . Supongamos que nadie estuviera impedido de trabajar o de ser promovido de su puesto debido a sus ideas políticas. ¿No sería mas saudable la sociedad cubana?
victor sosa

Anónimo

Cuba heredada del capitalismo o lo que cuentas es fruto de la desidia del socialismo…?
Anónimo

gustavo

en cuba hay lugares que pertenecen al partido, o a las far o a la ujc donde el cubano a pie no puede ni asomarse, es un articulo bastante ingenuo y completamente divorciado del mundo real a mi un policia, si de la pnr me prohibio entrar al morro en santiago de cuba por no tener divisa, asi que no, no comparto tu articulo
gustavo

gustavo

ademas, esta bueno ya del eufemismo ” cubano a pie”
cubano pobre y jodido por el sistema
gustavo

Henri Lautrec

Harold, no te ofusques….a mi no me dejaron entrar muchas veces al Riviera ni al Habana Hilton- lo de Libre es ya falacia- y era profesor de ka UH en los 90. Entiendelo y no dejes que te laven mas la masa encefalica, el dinero, la clase, la exclusividad y la privacidad existen, no son rezagos ni maladies, piensa que pasaria si quisieras ver como viven los dirigentes de la isla y ya escribiras de como ni pudiste acercarte a Punto Cero donde vive …….( no mencionamos su nombre ) Sigue tu doctorado que si eres capaz de poner a funcionar tu capacidad de adaptabilidad, te acordaras de como no entendias ciertas cosas y te reiras cuando tu entres a tu club y el portero no deje entrar a un soñador no miembro que insiste en decir que no hay derecho para que lo detengan. Derecho? Bueno , que era un comentario y no un contrablog
Henri Lautrec

juanantoniosanches

De recibir a los clientes que quiera
Porque Siempre la comparacion de sistemas
El mejor sistema social es en el que menos corrupcion tenha y creo que en cuba hay tremendad corrupcion por eso el modelo no funciona
juanantoniosanches

sinPatico

pero todavia estan construyendo la cosa esa? y cuando van a terminar con el experimento?
sinPatico

Anónimo

zcEmz
Anónimo

Anónimo

Este magnífico, renegado, retrograda y además imbécil no quiso entrar al Club Habana o al CIMEQ o cuando los cubanos no podíamos entrar a los hoteles que no te dejaban entrar ni al lobby ni tan siquiera en Varadero bañarte en la playa donde están los hoteles, tampoco lo hubieran dejado entrar, sepa Ud. Cretino de basura que persona como Ud. con esa amargura en su vida y su mente retorcida y envidiosa de ver que pasan los días y con todos sus doctorados y todas sus sabidurías no pasa de un pueblerino infeliz lleno de envidia y coraje por no haber podido hacerse de una vida decorosa y solamente ser eso un pueblerino con los zapatos llenos de churre igual que su mente, primero que todo entre todos sus absurdos estudios cultive su cultura y sepa lo que es un Club si ya que tiene un correo gmail y tiene una página de internet entre al google y busque lo que es un Club que significa, para que con esa misma respuesta pueda tragarse sus criticas mal intencionada y lejos de crear una reacción de apoyo a sus estúpidas palabras lo que ha creado es una critica soberbia al sistema, sistema que ha creado estúpidos y envidiosas como Ud. llenos de resentimientos y de ambiciones porque detrás de toda esa cubania de a pie lo que hay es un gran extremista queriéndose hacer el pobrecito el humillado el pueblerino rechazado por ser pobre humilde, ESTUPIDO al cuadrado e imbécil. Pudiera seguir aplicándole muchos adjetivos calificativos pero ya es suficiente no malgasto mi tiempo en cosas tan absurdas como sus comentarios pero al igual que los demás me indigna su falsa humildad.
Anónimo

Mayra Cruz

Harrol: Comparto tu preocupación porque en verdad es doloroso ser tratado de ese modo en tu propio país donde desde que nacimos hemos escuchado que: “todos sin excepción tenemos los mismos derechos”. No es menos cierto que gracias a la revolución todos, sin discriminación de origen social, raza o religión hace 56 años tenemos acceso gratuito a la salud de calidad, porque aunque algunos intenten negarlo, esgrimiendo en ocasiones la mala praxis o atención de un especialista de ese sector, los logros en ese sentido son palpables y nadie en Cuba tiene que poseer un seguro médico o pagar para ser atendido. Ese es un logro del socialismo que muchos repelen y otros añoran tener como modelo. Ejemplos hay muchos, penosamente hoy día en Europa y en los propios EEUU los humildes están viviendo lo peor del sistema capitalista que aplauden algunos de los comentaristas que me antecedieron. Nuestro sistema de Educación es reconocido como uno de los mejores del mundo y el primero en América Latina y al igual que en la salud es un derecho de todos los cubanos y al que accedemos sin pagar un sólo peso por ello. Muchos de los que han emigrado, llegan a otras naciones ostentando un título universitario y eso gracias al esfuerzo del gobierno revolucionario de poner en manos de todos los estudiantes las herramientas para que con el esfuerzo personal de cada uno logren obtener lo que a nuestros abuelos les fue negado por el costo de esos estudios en la era “capitalista” de la Cuba Republicana. en fin, entiendo que es triste toparse con esas arbitrariedades, pero ciertamente, tal vez en estos momentos y para evitar otro tipo de problemas se haya permitido “la exclusión” de los nacionales a estos lugares. No lo justifico ni lo apruebo. Soy tan cubana como tú y como bien dices hasta hace poco se podía ir a este sitio siempre que pagasemos con la moneda exigida. Pero para los que de algún modo no han sabido valorar tu comentario a modo de consuelo te digo que en el capitalismo ese donde sueñan o viven algunos de los arriba escribientes, abundan los lugares donde el público es selectivo y un simple trabajador o un profesional clase media, aún teniendo el dinero pagar no puede acceder. Confiemos que este caso no será generalizado y continúen las opciones para el disfrute de todos.

jesse diaz

Mayra Cruz.. Me has dejado sin palabras, casi lloro al leer tu escrito, fijate que NO me preocupe por lo que escribio Harold, ya eso lo sabia ademas, Nicolas Guillen dijo: … tengo lo que tenia que tener…, asi que sobre eso no hablare, ahora te dire algo, de que parte de Cuba tu eres, es muy cierto que los estudios no se pagan en efectivo, pero SI SE PAGAN, en Ciego de Avila, mi provincia existian (pasado), las escuelas en el campo donde se debia cumplir con una norma de recogida del citrico, clases en la mañana y campo por la tarde y el que incumpliera NO SALIA DE PASE, ese era el castigo, yo estudie enfermeria y es verdad NO PAGUE EN EFECTIVO, PERO PAGUE EN TIEMPO, estuve 2 años y 8 meses trabajando en la prision de Canaleta en la misma ciudad, mis estudios fueron de 30 meses y yo estuve alli 32 meses.. que bueno que no se pagan los estudios, ahora vivo en Dallas, TX. Estados Unidos, y es verdad que hay que pagar los servicios medicos, pero existe un hospital publico y que el gobierno (tan malo que es), paga donde van todos los que no tienen seguros medicos, fue alli donde atendieron al Presidente Kennedy cuando lo asesinaron, no discutire contigo cosas que a estas alturas es posible que ya estes fuera de Cuba, quizas es un poco tarde para responderte, pero quizas no, de todas formas te deje saber NO solo a ti, sino tambien al mundo entero que en Cuba SI se pagan los estudios, aunque tu te empeñes en decir que no es asi y que somos la envia de no se cuantos paises del mundo. Por favor. No quieras tapar el Sol con un dedo, eso es imposible. De cuales derechos hablas, nadie en Cuba los tienes y lo sabes muy bien, el propio Fidel Castro rompia con estas palabras, cuando le celebraban el cumpleaños a Elian Gonzalez y a los demas niños NO. O eres o te haces. asi que no me vengas con patriotismos ridiculos, eso dejaselo a Elpidio Valdez.. Bastante que le gustan los dolares americanos a los “comunistas de la Isla’, a los que tu llamas que todos son igualitarios, o si no preguntale al hijo de Fidel, Tony Castro al que le tomaron fotos en unas isla griega de Mykonos, donde solo van los millonarios. Como explicas esto ??. Ahhh, ya se, estaba haciendo revolucion o luchando contra el bloqueo. Ya entendi Mayra. Eres tan ridicula que causas risas, crees que el mundo vive ciego a lo que pasa en Cuba, que… iba a decir: que ingénua eres, pero esa palabra no te pega, pero la de estupida si que te sienta bien. Debes tener tu couta del PCC pagada por el resto del año, la de las FMC, la del CDR y la de las MTT. Debes estar al dia en todo. De seguro si. Eres tan revolucionaria como Antonio Castro, con la diferencia que el no pasa los mismos trabajos que tu. O quien sabe si tambien te montas en el mismo tren, aunque a decir verdad, no creo, el no se codea con las personas de a pie de las que habla Harold. Jesse Diaz (es que hasta escribiste tu nombre y tu apellido para que supieran quien eres, un merito mas). Yo tambien escribi el mio. Al final vivo en el monstruo por el que Jose Marti lucho, pero eso, eso es otra historia.
jesse diaz
Mayra Cruz

Guillermo

Harold, creo que tu trabajo ha sido poco afortunado y matizado por tener el sartén por el mango, al poseer donde hacer públicos tus criterios categóricos, poco argumentados y no verificados antes de publicarlos.
Por un lado dices “yo tenía entendido que la Revolución se hizo para eliminar esas reglas de exclusión” y parafraseándote a ti nuevamente apuntas “demasiado a menudo la Revolución paga los platos rotos de la incompetencia y la mediocridad”y agrego yo, de personas que no analizan lo que piensan antes de escribirlo.
Sabías que diferentes instituciones de nuestro país tienen lugares de recreación para sus miembros y ello en nada empaña nuestro sistema social, solo les garantiza tranquilidad a muchos hombres y mujeres que junto a sus familias se beneficien en sus ratos de esparcimientos. Parece que desconoces esto o te resulta difícil criticar a entidades que te puedan responder fuertemente y sientas todo el peso de la ley sobre ti al difamar de estas y con ello hasta de nuestro sistema social. Por otro lado sin necesidad que sea el Club Náutico Internacional Hemingway de Cuba, ya hay muchos espacios de recreación que se reservan el derecho de admisión y te repito esto no va en contra de lo que ha logrado nuestra Revolución.
Sólo te aclararé, esa entidad que te ha alarmado tanto por su exclusividad de admisión tiene en su haber contribuir con la náutica en nuestro país y hacer que nos conozcan en innumerables rincones del mundo. También ha utilizado su presupuesto para que diferentes selecciones infantiles cubanas de Vela compitan con sus similares en Matinica y amplíen su capacidad de entrenamiento. Te puedo decir que nuestros yatístas han sido apoyados para que intervengas en eliminatorias para los juegos continentales y numerosas competiciones de Sky y Motonáutica han sido organizadas por esta con la participación de jóvenes deportistas de nuestro país, por sólo citarte algunas de las acciones que a mi entender pesan más en esta ONG que el derecho de admisión en su bar. Creo que debes analizar más las cosas y no dejarte llevar por la soberbia e investigar mucho antes de escribir. Ojala esto te sirva de lección.
Guillermo

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE

Y mientras tanto

Foto: Harold Cárdenas Lema

Y mientras tanto

Cuba está en un gran momento internacional, cosechando lo que sembró durante medio siglo de costosos sacrificios. Ahora todos miramos a nuestra relación con Estados Unidos pero mientras tanto, hay señales preocupantes en casa.

Por: Harold Cárdenas Lema ([email protected])  

La mayor isla del Caribe ha conseguido más victorias políticas en este semestre que en la pasada década. La reciente Cumbre de las Américas ha sido un reflejo de esa circunstancia, con actos de patriotismo y vergüenzas incluidas. Por estos días se escribirá mucho al respecto, empezando por los protagonistas que asistieron y pueden dar mejor testimonio. Podemos ver cómo ganamos el reconocimiento internacional que tan caro nos ha costado pero mientras utilizamos nuestro catalejo político, pasan cosas en casa.

Como buen cubano de provincia y amante de la historia, descubrir La Habana se ha vuelto un lujo de los últimos tiempos que suelo compartir con los amigos. Como verdadero “cubano de a pie” (aunque joda un poco el uso que le dan a la frase) no me resulta común tener un auto a disposición pero esta invitación de sábado a tomar un café viene sobre ruedas y aprovecho la oportunidad: “a la Marina Hemingway”.

Existe una Cuba heredada del período capitalista que solo es accesible para quien pueda costeársela, a menudo en lugares apartados y discretos, pero que no por ello deja de ser nuestra. Lugares que a menudo pagan nuestras escuelas y hospitales, pero por muy loable que sea el objetivo, debemos tener cuidado de no venderle el alma al diablo en ellos. La Marina Hemingway es uno de esos lugares.

Construida entre los años 1956 y 1957, mientras nacía la lucha guerrillera contra el dictador Fulgencio Batista, cuentan que su hijo (simbólicamente) participaba en la construcción de esta Marina. Al compás de los disparos contra el movimiento armado en la Sierra Maestra y las torturas a los jóvenes en las ciudades, los constructores le ganaban al mar unos 600.000 m2. El primero de enero de 1959 heredamos entonces la marina más tradicional de Cuba, que no requiere visado ni reservación previa para disfrutar de sus servicios.

Aprovechar la oportunidad para llegar allí y contemplar los cuatro canales de navegación conversando sobre lo impublicable, es un mecanismo de desahogo necesario. Llegar entonces al Club Náutico Internacional de La Habana, entrar y saludar respetuosamente al barman, fue lo más ingenuo del día. Debí haberlo previsto porque tuve varias pistas, las palabras “club” e “internacional” ya eran mal presagio.

Desde antes de llegar nuestra suerte estaba echada, lo vi en los ojos del barman que en segundos miró nuestro aspecto haciendo una radiografía y nos etiquetó rápidamente: “este lugar es solo para miembros”. Nos miramos desconcertados, afuera llovía y el lugar estaba totalmente vacío. “Amigo, solo queremos sentarnos a conversar un rato, no vamos a molestarlo”. Pero no habría entendimiento alguno.

“Es imposible sentarse acá porque hay que ser miembro del club para entrar aquí”.

Mi capacidad de negociación comenzaba a sustituirse por la incomodidad, una picazón que todavía evitaba tomar el camino político porque demasiado a menudo la Revolución paga los platos rotos de la incompetencia y la mediocridad. Mi amigo le respondió: “yo he venido antes en varias ocasiones” mientras observaba la lluvia que nos esperaba fuera. “Pues eso habrá sido antes, no se molesten pero acá ahora solo pueden estar los miembros del club, deben salir”.

Esas palabras fueron suficientes para mí que lamentablemente estoy acostumbrado a cosas así que no deberían ser normales pero lo son. Mi amigo no era tan fácil de convencer: “yo tenía entendido que la Revolución se hizo para eliminar esas reglas de exclusión.

¿Cómo se explica que no podamos entrar acá a estas alturas?”. La respuesta del barman quedará para la historia: “Sencillo, esto es un club, pertenece a la sociedad civil y no pueden entrar”.

Ahí si salí disparado por la puerta. El hombre que nos prohibía el acceso quizás estaba haciendo su trabajo y esas son realmente las reglas del lugar, excluyente no solo geográficamente sino en la práctica. Una escena sacada del período republicano que es bueno experimentar a cada rato, para recordar por qué luchamos hace medio siglo contra un sistema elitista donde si eras pobre, negro, o sencillamente no pertenecías a “ellos”, quedabas fuera del Club.

Barco-Yate-Turismo.jpg

También nosotros éramos pecadores en Tierra Santa. Nuestras ropas eran normales, el auto en que llegamos no tenía chapa diplomática o era de una marca ostentosa, no teníamos aspecto de regalar grandes propinas y lo peor, no éramos parte del Club. Recuerdo que mientras salía me vino a la cabeza George Carlin comentando irónicamente que “es un Gran Club, y nosotros no estamos en él”. La diferencia es que Carlin se refería así a los dueños de los Estados Unidos y yo vivo en la Isla que quiere construir un futuro socialista.

Nos fuimos a otro lugar cerca, me decidí escribir al respecto mientras veía los yates gringos en el agua burlándose de mí, sus dueños posiblemente sí sean parte del Club. El sábado quería un paseo por la historia de Cuba y ver los vestigios del capitalismo republicano, lo logré. Espero no ser el único preocupado con estas cosas que ahora están ocurriendo, quizás sea un hecho fortuito y no un síntoma. Me preocupa que nos apuntemos victorias internacionales y mientras tanto, se nos vaya el país por otro lado.

 

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR83.5 CUP
1 USD64 CUP
1 MLC73 CUP
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

victor sosa

solo una frase … el capitalismo no es perfecto pero funciona, el socialismo no es ni perfecto ni funciona. Un comentario que casualmente lei en cubadebate un lugar donde no se debate, copio textualmente : Supongamos que la Cosntitucion de Cuba no prohibiera la expresión y diseminación de cualquier idea que no sea compatible con la perpetuación del PCC en el poder, que los ciudadanos que no están de acuerdo con el gobierno/ partido pudieran asociarse y expresarse libremente. Supongamos que toda organización en Cuba (incluyendo al pCC) tuviera que hacer totalmente transparentes sus finanzas, y se prohibiera la recepcion de dinero de cualquier otro gobierno . Supongamos que nadie estuviera impedido de trabajar o de ser promovido de su puesto debido a sus ideas políticas. ¿No sería mas saudable la sociedad cubana?
victor sosa

Anónimo

Cuba heredada del capitalismo o lo que cuentas es fruto de la desidia del socialismo…?
Anónimo

gustavo

en cuba hay lugares que pertenecen al partido, o a las far o a la ujc donde el cubano a pie no puede ni asomarse, es un articulo bastante ingenuo y completamente divorciado del mundo real a mi un policia, si de la pnr me prohibio entrar al morro en santiago de cuba por no tener divisa, asi que no, no comparto tu articulo
gustavo

gustavo

ademas, esta bueno ya del eufemismo ” cubano a pie”
cubano pobre y jodido por el sistema
gustavo

Henri Lautrec

Harold, no te ofusques….a mi no me dejaron entrar muchas veces al Riviera ni al Habana Hilton- lo de Libre es ya falacia- y era profesor de ka UH en los 90. Entiendelo y no dejes que te laven mas la masa encefalica, el dinero, la clase, la exclusividad y la privacidad existen, no son rezagos ni maladies, piensa que pasaria si quisieras ver como viven los dirigentes de la isla y ya escribiras de como ni pudiste acercarte a Punto Cero donde vive …….( no mencionamos su nombre ) Sigue tu doctorado que si eres capaz de poner a funcionar tu capacidad de adaptabilidad, te acordaras de como no entendias ciertas cosas y te reiras cuando tu entres a tu club y el portero no deje entrar a un soñador no miembro que insiste en decir que no hay derecho para que lo detengan. Derecho? Bueno , que era un comentario y no un contrablog
Henri Lautrec

juanantoniosanches

De recibir a los clientes que quiera
Porque Siempre la comparacion de sistemas
El mejor sistema social es en el que menos corrupcion tenha y creo que en cuba hay tremendad corrupcion por eso el modelo no funciona
juanantoniosanches

sinPatico

pero todavia estan construyendo la cosa esa? y cuando van a terminar con el experimento?
sinPatico

Anónimo

zcEmz
Anónimo

Anónimo

Este magnífico, renegado, retrograda y además imbécil no quiso entrar al Club Habana o al CIMEQ o cuando los cubanos no podíamos entrar a los hoteles que no te dejaban entrar ni al lobby ni tan siquiera en Varadero bañarte en la playa donde están los hoteles, tampoco lo hubieran dejado entrar, sepa Ud. Cretino de basura que persona como Ud. con esa amargura en su vida y su mente retorcida y envidiosa de ver que pasan los días y con todos sus doctorados y todas sus sabidurías no pasa de un pueblerino infeliz lleno de envidia y coraje por no haber podido hacerse de una vida decorosa y solamente ser eso un pueblerino con los zapatos llenos de churre igual que su mente, primero que todo entre todos sus absurdos estudios cultive su cultura y sepa lo que es un Club si ya que tiene un correo gmail y tiene una página de internet entre al google y busque lo que es un Club que significa, para que con esa misma respuesta pueda tragarse sus criticas mal intencionada y lejos de crear una reacción de apoyo a sus estúpidas palabras lo que ha creado es una critica soberbia al sistema, sistema que ha creado estúpidos y envidiosas como Ud. llenos de resentimientos y de ambiciones porque detrás de toda esa cubania de a pie lo que hay es un gran extremista queriéndose hacer el pobrecito el humillado el pueblerino rechazado por ser pobre humilde, ESTUPIDO al cuadrado e imbécil. Pudiera seguir aplicándole muchos adjetivos calificativos pero ya es suficiente no malgasto mi tiempo en cosas tan absurdas como sus comentarios pero al igual que los demás me indigna su falsa humildad.
Anónimo

Mayra Cruz

Harrol: Comparto tu preocupación porque en verdad es doloroso ser tratado de ese modo en tu propio país donde desde que nacimos hemos escuchado que: “todos sin excepción tenemos los mismos derechos”. No es menos cierto que gracias a la revolución todos, sin discriminación de origen social, raza o religión hace 56 años tenemos acceso gratuito a la salud de calidad, porque aunque algunos intenten negarlo, esgrimiendo en ocasiones la mala praxis o atención de un especialista de ese sector, los logros en ese sentido son palpables y nadie en Cuba tiene que poseer un seguro médico o pagar para ser atendido. Ese es un logro del socialismo que muchos repelen y otros añoran tener como modelo. Ejemplos hay muchos, penosamente hoy día en Europa y en los propios EEUU los humildes están viviendo lo peor del sistema capitalista que aplauden algunos de los comentaristas que me antecedieron. Nuestro sistema de Educación es reconocido como uno de los mejores del mundo y el primero en América Latina y al igual que en la salud es un derecho de todos los cubanos y al que accedemos sin pagar un sólo peso por ello. Muchos de los que han emigrado, llegan a otras naciones ostentando un título universitario y eso gracias al esfuerzo del gobierno revolucionario de poner en manos de todos los estudiantes las herramientas para que con el esfuerzo personal de cada uno logren obtener lo que a nuestros abuelos les fue negado por el costo de esos estudios en la era “capitalista” de la Cuba Republicana. en fin, entiendo que es triste toparse con esas arbitrariedades, pero ciertamente, tal vez en estos momentos y para evitar otro tipo de problemas se haya permitido “la exclusión” de los nacionales a estos lugares. No lo justifico ni lo apruebo. Soy tan cubana como tú y como bien dices hasta hace poco se podía ir a este sitio siempre que pagasemos con la moneda exigida. Pero para los que de algún modo no han sabido valorar tu comentario a modo de consuelo te digo que en el capitalismo ese donde sueñan o viven algunos de los arriba escribientes, abundan los lugares donde el público es selectivo y un simple trabajador o un profesional clase media, aún teniendo el dinero pagar no puede acceder. Confiemos que este caso no será generalizado y continúen las opciones para el disfrute de todos.

jesse diaz

Mayra Cruz.. Me has dejado sin palabras, casi lloro al leer tu escrito, fijate que NO me preocupe por lo que escribio Harold, ya eso lo sabia ademas, Nicolas Guillen dijo: … tengo lo que tenia que tener…, asi que sobre eso no hablare, ahora te dire algo, de que parte de Cuba tu eres, es muy cierto que los estudios no se pagan en efectivo, pero SI SE PAGAN, en Ciego de Avila, mi provincia existian (pasado), las escuelas en el campo donde se debia cumplir con una norma de recogida del citrico, clases en la mañana y campo por la tarde y el que incumpliera NO SALIA DE PASE, ese era el castigo, yo estudie enfermeria y es verdad NO PAGUE EN EFECTIVO, PERO PAGUE EN TIEMPO, estuve 2 años y 8 meses trabajando en la prision de Canaleta en la misma ciudad, mis estudios fueron de 30 meses y yo estuve alli 32 meses.. que bueno que no se pagan los estudios, ahora vivo en Dallas, TX. Estados Unidos, y es verdad que hay que pagar los servicios medicos, pero existe un hospital publico y que el gobierno (tan malo que es), paga donde van todos los que no tienen seguros medicos, fue alli donde atendieron al Presidente Kennedy cuando lo asesinaron, no discutire contigo cosas que a estas alturas es posible que ya estes fuera de Cuba, quizas es un poco tarde para responderte, pero quizas no, de todas formas te deje saber NO solo a ti, sino tambien al mundo entero que en Cuba SI se pagan los estudios, aunque tu te empeñes en decir que no es asi y que somos la envia de no se cuantos paises del mundo. Por favor. No quieras tapar el Sol con un dedo, eso es imposible. De cuales derechos hablas, nadie en Cuba los tienes y lo sabes muy bien, el propio Fidel Castro rompia con estas palabras, cuando le celebraban el cumpleaños a Elian Gonzalez y a los demas niños NO. O eres o te haces. asi que no me vengas con patriotismos ridiculos, eso dejaselo a Elpidio Valdez.. Bastante que le gustan los dolares americanos a los “comunistas de la Isla’, a los que tu llamas que todos son igualitarios, o si no preguntale al hijo de Fidel, Tony Castro al que le tomaron fotos en unas isla griega de Mykonos, donde solo van los millonarios. Como explicas esto ??. Ahhh, ya se, estaba haciendo revolucion o luchando contra el bloqueo. Ya entendi Mayra. Eres tan ridicula que causas risas, crees que el mundo vive ciego a lo que pasa en Cuba, que… iba a decir: que ingénua eres, pero esa palabra no te pega, pero la de estupida si que te sienta bien. Debes tener tu couta del PCC pagada por el resto del año, la de las FMC, la del CDR y la de las MTT. Debes estar al dia en todo. De seguro si. Eres tan revolucionaria como Antonio Castro, con la diferencia que el no pasa los mismos trabajos que tu. O quien sabe si tambien te montas en el mismo tren, aunque a decir verdad, no creo, el no se codea con las personas de a pie de las que habla Harold. Jesse Diaz (es que hasta escribiste tu nombre y tu apellido para que supieran quien eres, un merito mas). Yo tambien escribi el mio. Al final vivo en el monstruo por el que Jose Marti lucho, pero eso, eso es otra historia.
jesse diaz
Mayra Cruz

Guillermo

Harold, creo que tu trabajo ha sido poco afortunado y matizado por tener el sartén por el mango, al poseer donde hacer públicos tus criterios categóricos, poco argumentados y no verificados antes de publicarlos.
Por un lado dices “yo tenía entendido que la Revolución se hizo para eliminar esas reglas de exclusión” y parafraseándote a ti nuevamente apuntas “demasiado a menudo la Revolución paga los platos rotos de la incompetencia y la mediocridad”y agrego yo, de personas que no analizan lo que piensan antes de escribirlo.
Sabías que diferentes instituciones de nuestro país tienen lugares de recreación para sus miembros y ello en nada empaña nuestro sistema social, solo les garantiza tranquilidad a muchos hombres y mujeres que junto a sus familias se beneficien en sus ratos de esparcimientos. Parece que desconoces esto o te resulta difícil criticar a entidades que te puedan responder fuertemente y sientas todo el peso de la ley sobre ti al difamar de estas y con ello hasta de nuestro sistema social. Por otro lado sin necesidad que sea el Club Náutico Internacional Hemingway de Cuba, ya hay muchos espacios de recreación que se reservan el derecho de admisión y te repito esto no va en contra de lo que ha logrado nuestra Revolución.
Sólo te aclararé, esa entidad que te ha alarmado tanto por su exclusividad de admisión tiene en su haber contribuir con la náutica en nuestro país y hacer que nos conozcan en innumerables rincones del mundo. También ha utilizado su presupuesto para que diferentes selecciones infantiles cubanas de Vela compitan con sus similares en Matinica y amplíen su capacidad de entrenamiento. Te puedo decir que nuestros yatístas han sido apoyados para que intervengas en eliminatorias para los juegos continentales y numerosas competiciones de Sky y Motonáutica han sido organizadas por esta con la participación de jóvenes deportistas de nuestro país, por sólo citarte algunas de las acciones que a mi entender pesan más en esta ONG que el derecho de admisión en su bar. Creo que debes analizar más las cosas y no dejarte llevar por la soberbia e investigar mucho antes de escribir. Ojala esto te sirva de lección.
Guillermo
boletin_elTOQUE