eltoque_logo

Autores

Eduardo Pérez Otaño

Eduardo Pérez Otaño

"Soy un joven cubano. Pertenezco a la generación que no vivió las bonanzas de los ochenta y que nació en la larga década de los noventa. Mi generación no conoció más que penurias y escaseces y no aprendió más ideología que la de la supervivencia"

A veces retumba en boca de mi padre aquello de “si papá viviera”. Ya no somos los de antes. Ya mi abuelo no está.
Soy un sobreviviente, y no el único. Vivo en una isla de sobrevivientes, cada uno a su manera y a su ritmo, pero sobrevivientes al fin y al cabo.
Con veinticinco años Sandra se conoce de memoria los secretos de La Habana y del sexo. Sabe todo lo que se puede hacer, lo mismo en una noche que en una hora
A veces me da la impresión de que el soborno se institucionaliza en el proceder cotidiano
Mi amigo pasó hambre y se escondió, como un criminal. Luego cruzó a los Estados Unidos, de donde no podrá salir en algún tiempo. Tenía un futuro prometedor en Cuba, siempre creí eso
¿Cuánto cuesta el movimiento de una estatua viviente?
Para muchos cubanos el significado de la frase “Me voy” es una trampa.
Viven como en una cofradía. Se conocen. Los que más tiempo llevan viniendo tienen sus zonas preferidas. Descubren si hay un nuevo infiltrado. Cuando se pone aburrida la madrugada caminan por la calle 23 o bajan hasta el malecón
No le temo a la pobreza. La he conocido de cerca, la he mirado de frente, hemos convivido. No le temo a la pobreza física, material, contable…
Podemos criticar a Obama pero hay que reconocerle haber retomado un diálogo inexistente anteriormente. Incluso desde la diferencia debemos darle un mérito
Allá donde la vida parece casi imposible, en plena serranía del oriente de Cuba, la realidad transcurre en otros códigos, a veces incomprensibles para el citadino incrédulo.
Mi padre no fue un hombre descuidado. Lo que soy ha sido resultado de su insistencia y la de mi madre.
El circo romano palidece con lo que ocurre en algunos barrios de Cuba, vida en ebullición, cosas buenas y otras malas
La crítica al bloqueo es trova política, es aburrida, es tediosa, hasta que se convierte en algo personal
¿Con qué planes novedosos se nos presentan los nuevos conquistadores? ¿Bajo qué mandato real procuran asegurarnos el tan anhelado progreso?

Cargando más resultados