personas, banco

Foto: Sadiel Mederos

Cuentas de ahorro en Cuba: ¿qué pasó tras la unificación monetaria?

4 / mayo / 2023

En octubre de 2020, a menos de dos meses de hacerse efectiva la Tarea Ordenamiento, el presidente cubano Miguel Díaz-Canel salía a la palestra pública para asegurar a cada cubano que sus respectivas cuentas de ahorro —fueran en pesos cubanos (CUP), pesos cubanos convertibles (CUC) o moneda libremente convertible (MLC)— iban a estar protegidas.

El Gobierno otorgó a la ciudadanía un período de gracia de al menos seis meses, desde el primero de enero de 2021, para cambiar sus CUC a pesos cubanos. Sin embargo, cuando llegó el llamado «día cero», las cuentas de cobros y pagos de cuentapropistas, agricultores individuales, las de otras formas de gestión no estatal, las de estímulo en CUC y las de colaboradores —personas que cumplen misión en otros países— fueron transformadas automáticamente a CUP. Un movimiento que se desarrolló bajo la tasa de cambio de 24x1. 

«Nadie tiene que tener preocupación (…) incluyendo a nuestros colaboradores», había asegurado el primer secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC). Mientras que Marino Murillo Jorge, jefe de la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo de los Lineamientos, durante una emisión de la Mesa Redonda reafirmó que no era necesario «correr a los bancos» por temor a afectaciones a las cuentas bancarias. 

A pesar de los pronunciamientos, la realidad que se ha vivido en la isla desde entonces es otra. 

El alza de los precios de productos y servicios que vino aparejado al proceso conocido como unificación monetaria tuvo un impacto negativo en los ahorros de la ciudadanía. Desde entonces, el acceso a comida, ropa y productos de primera necesidad —condicionado por la inflación— se ha limitado aún más. Contrario a lo expresado por las autoridades, el patrimonio de los cubanos sí fue puesto en riesgo. Una realidad que no ha podido ocultar el Gobierno. 

«Técnicamente, en un escenario de incremento de precios, las cuentas de ahorro en pesos pierden capacidad de compra. No se puede pensar que vamos a tomar esos ahorros y multiplicarlos por tres, o por cuatro, para que no pierdan capacidad de compra. Pero hay que hacer otros análisis, no todo es lineal», sentenció Murillo el 14 de octubre de 2020

Cuentas que no dan la cuenta 

La repercusión negativa en las cuentas de ahorros y su capacidad adquisitiva despertaron malestar y preocupación entre los cubanos. Algunos profesionales de la salud, miembros de la Brigada Médica Internacional «Henry Reeve», expresaron su inconformidad en la sección de comentarios del artículo de Cubadebate titulado «Unificación monetaria y cambiaria en Cuba: ¿Qué sucederá con las cuentas de ahorro?». 

«Es difícil imaginar que mis ahorros de varios años vayan a devaluarse tres o cuatro o las veces que sea. Más sabiendo que el dinero que se paga por nuestros servicios es en dólares. Al menos, ese porciento que recibimos del total que se paga por nuestro servicio tiene que ir a nuestras cuentas en USD. Esa es la única forma de que no salgamos mal parados de este proceso. Nuestro dinero está congelado y no podemos gestionar nuestras cuentas, lo que nos pone en desventaja», declaró un usuario identificado como Roy. 

«Me sumo a la propuesta de que las cuentas de los colaboradores sean convertidas a MLC, ya que la considero justa, equilibrada y equitativa. Sustento mi apoyo a la propuesta en las siguientes razones: los ingresos que genera la colaboración con el exterior son en MLC; la cuenta de cada colaborador se gestiona en tarjeta magnética, por lo que implica que no habrá USD circulando, y en nada se diferencian de la que gestiona la población para la compra en tiendas en MLC; eso constituye un reconocimiento de la sociedad a aquellos que han y están dando tantas muestras de altruismo, solidaridad y entereza», señaló una segunda profesional bajo el nombre de Cárdenas. 

Para el economista Miguel Alejandro Hayes, al mantener constante la tasa de cambio y aumentar el nivel de precios de la economía, de manera general, lo que hizo el oficialismo fue restarle «razón» a la tasa de cambio. 

«Si el nivel de precio de la economía aumentó cuatro veces y la tasa de cambio se mantuvo constante, el poder adquisitivo de los ahorros se redujo cuatro veces», señala.

De acuerdo con Hayes, el Gobierno pudo haber evitado esta situación multiplicando los ahorros de las personas, al menos, de aquellas cuentas en pesos cubanos. 

Lo cierto es que, a lo largo de 2021, la reforma monetaria y la inflación licuaron el poder adquisitivo de las cuentas de ahorros, tanto aquellas que estaban en CUP como las que estaban en CUC.

«Se hizo la conversión de las cuentas en CUC a CUP usando la tasa de 24x1 y no la tasa 1x1, pero eso no aseguró que no perdieran valor», señala el economista y docente Pavel Vidal, quien cree que el proceso «es desastroso para la credibilidad en el sistema bancario y en la moneda nacional». 

Vidal expone varias razones por las cuales el valor real de las cuentas de ahorro para comprar bienes y servicios se «aniquiló». Entre ellas, el aumento —en más de una ocasión— de los precios; la tasa de cambio que llegó a primar en la economía de los hogares, que no fue la de 24x1, sino de 120x1 en las Cadecas y bancos y cerca de 180x1 en el mercado informal. Otro factor fue que no fueron aumentadas las tasas de interés en los bancos. Este último elemento se traduce en pérdidas de ahorros por tener el dinero en los bancos, lo que técnicamente se conoce como «tasas de interés reales negativas». 

Como incentivo para que los clientes no acudieran a las sucursales a recuperar sus activos, el Banco Central de Cuba (BCC) emitió una disposición en la que indicaba que, si el titular de depósitos a plazo fijo no se presentaba para cerrar la cuenta en un período de seis meses, se le aplicaría una bonificación adicional de entre el 1.5 % y el 3.5 %. La medida, sin embargo, no resultó ser suficiente.

Los médicos cubanos son una de las mayores fuentes de divisas en el país. La exportación de servicios de profesionales de la salud —de acuerdo con reportes de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI)— generó cerca de 6 400 millones de dólares en 2018. En 2020, si bien esta cifra descendió a casi 4 millones, constituyó el 80 % de las exportaciones totales del país. Asimismo, el 75 % del salario de los profesionales se queda en las arcas del Estado. Doctores, enfermeros, técnicos y demás profesionales del sector se quedan con un bajo porciento de sus ingresos. 

La precaria situación laboral de los médicos cubanos en el exterior, así como su carente retribución monetaria, ha sido materia de múltiples denuncias ante el Consejo de Derechos de Naciones Unidas. Incluso, ha llegado a ser calificada de «esclavitud contemporánea», en un informe de 12 páginas presentado en Ginebra el 6 de noviembre de 2019 por parte de la organización no gubernamental Prisoners Defenders. El documento, que consta de 450 casos de profesionales de la salud, hace mención a amenazas, restricciones de movimiento, explotación laboral, sometimiento obligatorio y otras violaciones a los derechos humanos ejercidas por parte del Gobierno cubano. 

No obstante, como indicaron otras personas en el artículo de Cubadebate, la preocupación con respecto al estado de las cuentas de ahorro en el país traspasó el circuito de los denominados «colaboradores» y afectó a otros sectores. 

«¿Los demás no hemos ahorrado también o no somos cubanos igualmente? Es muy triste que alguien jubilado haya ahorrado por años y un buen día sus ahorros pierdan su valor por 10 o 20 veces. Es cierto que los salarios subirán proporcionalmente a los precios, pero mis ahorros disminuirán proporcionalmente con ellos», escribió en la sección de comentarios un usuario bajo el nombre de Oscar. 

Lo mismo le ocurrió a Jesús López, quien tenía ahorrados en el banco mil CUC, monto que había acumulado con el trabajo de varios años. Su objetivo, en aquel entonces, era comprar una televisión y un refrigerador. Meta que, según contó a elTOQUE, no pudo cumplir luego de que convirtieran su cuenta de CUC en certificados en divisas, los cuales podría extraer única y exclusivamente cuando el país contara con la liquidez suficiente. De eso hace dos años.  

«Esos certificados se pueden cobrar si uno quiere pesos cubanos al cambio de 1x24, que con la superinflación no es nada», explica Jesús. «Antes de la Tarea Ordenamiento, una cuenta en pesos a seis años con interés del 7 % podía rendir, según la cantidad depositada, mil pesos mensuales. Con un salario o jubilación mensual de 450 pesos, sería el doble. Ahora esos mil pesos no son nada». 

Para Jesús, el sistema bancario ha perdido credibilidad entre la población porque « no hay planes futuros» y no existe un pronunciamiento por parte del Gobierno para convertir los certificados a MLC.

La realidad de Cuba post-CUC 

El CUC comenzó a circular en Cuba en 1994 y durante una década convivió junto al CUP y al dólar, dando lugar a una compleja realidad económica. En este marco se fijaron dos tasas de cambio. Una, destinada a la población, de 24 CUP por un CUC. Mientras que la segunda, exclusiva para el sector empresarial, consistía en la equivalencia de un USD por un CUC. Hasta 2004, se intentó garantizar que para cada peso convertible en circulación existiera un dólar que lo respaldara. Pero esto no se sostuvo en el tiempo y, con el pasar de los años, el CUC se convirtió en una moneda sobreemitida.

Así fue hasta el 24 de noviembre de 2020, cuando se hizo público el Decreto Ley No. 17, a través de la Gaceta Oficial de la República de Cuba. Con esta normativa se disponía la retirada del peso convertible. El CUC dejó de circular oficialmente el primero de enero de 2021 y con ello se dio inicio al proceso de unificación monetaria y cambiaria; dos de los cuatro pilares fundamentales de la Tarea Ordenamiento, junto a la eliminación gradual de subsidios excesivos y la reforma en los ingresos.

Según las propias palabras emitidas por Díaz-Canel en diciembre de 2020, la Tarea Ordenamiento dotaría al país de «mejores condiciones para llevar a cabo las transformaciones que demanda la actualización de nuestro modelo económico y social, sobre la base de garantizar a todos los cubanos la mayor igualdad de oportunidades, derechos y justicia social».

Esta era una estrategia que el Gobierno cubano venía cocinando desde hacía buen tiempo. En el documento de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido —aprobado en 2011— se hacía referencia a la necesidad de avanzar hacia la unificación monetaria, «teniendo en cuenta la productividad del trabajo y la efectividad de los mecanismos distributivos y redistributivos».

«Por su complejidad, este proceso exigirá una rigurosa preparación y ejecución, tanto en el plano objetivo como subjetivo», reza el texto. 

El BCC, por su parte, anunció que las personas con «cuentas de ahorro a la vista, depósitos a plazos fijos y certificados de depósitos» en CUC podrían decidir, en un plazo máximo de 180 días, si convertirían su saldo —total o parcial— en pesos cubanos u otra moneda internacional como dólares o euros. No obstante, el titular no tendría la posibilidad de incrementar su saldo o extraer en efectivo estas monedas. Condiciones que podrían modificarse si el país llegara a contar con la disponibilidad de divisas. Si, por el contrario, el usuario decidía retirar sus fondos recibiría el equivalente en CUP, con los intereses acumulados, y a la tasa de cambio de ese día. 

Finalizado este marco de tiempo, las cuentas que aún permanecieran en CUC se convertirán automáticamente a CUP a la tasa de 1x24, generando intereses en dicha moneda. 

El peso cubano, una moneda depreciada

Durante una de sus intervenciones, el presidente cubano había señalado que la Tarea Ordenamiento no estaba exenta de riesgos. «Uno de los principales es que se produzca una inflación superior a la diseñada, agudizada por el actual déficit de oferta», sentenció

En su momento, especialistas habían augurado que las nuevas políticas económicas del oficialismo cubano —entre ellas la reforma salarial— no serían suficientes para enfrentar el incremento de los precios de los servicios básicos y buena parte de los bienes de consumo, si la inflación no se controlaba adecuadamente. Y así fue. A finales de agosto de 2022, a menos de un año de haberse iniciado el proceso de reordenamiento, el economista estadounidense Steve Hanke estimaba que la isla se encontraba en el segundo lugar mundial de los países con mayor tasa de inflación —era de 135 % por año— con una depreciación del 68.35 % frente al dólar. 

En octubre de ese mismo año, el mercado informal de divisas mostró señales de una vertiginosa depreciación del CUP. La moneda alcanzó, por primera vez desde la década de los noventa, una tasa de cambio de 150 CUP por dólar estadounidense en el mercado informal. De acuerdo con el doctor Vidal Alejandro, esto también fue resultado de los efectos de la pandemia —caída del turismo y disminución de la circulación de dólares— y las sanciones de la Administración estadounidense del expresidente Donald Trump. 

Cifras oficiales —calculadas sobre el Índice de Precios al Consumidor (IPC)— apuntaban a una inflación del 70 % en 2021 y del 39 % en 2022. Un panorama que vino acompañado con una estrepitosa subida del 63 % en los precios de alimentos y bebidas. 

Los cálculos subestiman la verdadera inflación porque su base es de 2010, asegura Vidal:

«Si se aplica este mismo factor de subestimación a los datos actuales, tendríamos que la inflación real en 2022 superó el 200 %, una de las más altas del planeta». 

La actual crisis en Cuba supera al denominado Período Especial. La inflación ha reducido el valor real de los salarios, pensiones y ahorros de los hogares. A la vez que ha agravado las desigualdades, añadiendo incertidumbre y desconfianza sobre el futuro de la economía.

toque-promo

Si crees que nuestro periodismo es relevante para Cuba y su pueblo, queremos que sepas que este es un momento crítico.

Detrás de cada publicación hay un equipo que se esmera porque nuestros productos cumplan altos estándares de calidad y se apeguen a los valores profesionales y éticos.

Pero mantener la vigilancia sobre el poder, exigir transparencia, investigar, analizar los problemas de nuestra sociedad y visibilizar los temas ocultos en la agenda pública; es un ejercicio que requiere recursos.

Tú puedes contribuir con nuestra misión y por eso hoy solicitamos tu ayuda. Selecciona la vía que prefieras para hacernos llegar una contribución.

Evalúe esta noticia

cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ana Mari Nieto

Para los jubilados la pérdida del poder adquisitivo es indescriptible. En la práctica luego del incremento inicial en el importe de la jubilación q respondía a una inflación supuesta y fallidamente controlada, se ha producido una congelación. Implica q los devengos de quienes peinan canas son en muchísimos casos inferiores a 10 usd mensuales. Sin palabras
Ana Mari Nieto

Landy

En cuanto a los médicos muchos son los que han renunciado, nadie quiere estudiar medicina ( no al menos la cantidad que antes lo quería) por las restricciones de viajes, muchos ya cuando vieron eso renunciaron a la carrera estando hasta en 5 to año. El Banco, en mi opinión y no soy especialista pero vivo dentro de cuba, se dio un golpe en su propio pie, no solo con las medidas del ordenamiento sino más recientemente con las medidas de que solo se puede extraer 120mil pesos al mes, lo cual ha hecho que todos emigren a la economía paralela y al colchón por así decirlo para resguardar sus ahorros y tenerlos a la mano, nadie tiene confianza en el MLC, las remesas las piden por zelle, nadie quiere depositar dinero en los Bancos por el temor de otro invento más. El cubano de a pie no le alcanza para ahorrar y menos para depositar en dólares.

Sanson

Pero salieron a votar en las falsas elecciones en lugar de quedarse en casa. Un consejo. No metan nada en el banco del regimen. No van a parar nunca de joderlos en lo que puedan.

Garcia

Algunos salieron. Menos de los que el gobierno dice. La mayoría nos quedamos en casa. Tampoco fuimos al show-desfile éste de hoy. La. Mayoría nos resistimos. Mas respeto.

Sanson

Y que tu quieres, acaso un diploma ?. Bien por los que no se prestaron para la farsa electoral.pero eso de la Mayoria me parece muy exagerado. No dejo de considerar a ese un pueblo de carneros. Nunca pense que podrian aguantar tanto y seguir aparentando conformidad.
Sanson
Garcia
Sanson
Landy

Azumare

A mi esposa y a mi nos paso igual ahorramos durante mas de 20 años logramos llegar a 50000 cup con el objeto de permutar nuestro apartamento en un 4to piso por una casita mas pequeña pero en bajos y de un libretazo nos volvieron talco ese dinero. Yo soy tecnico y mi esposa médico.
Azumare

Jose

Todo el que tenía ahorros en Cuba tuvieron una pérdida de capital. Incluso aquellos que lo tenían en dólares o euros porque hoy los precios subieron hasta en esas moneda. Un cartón de huevos costaba 2 USD y ahora pasa de 7, y así sucesivamente.
Jose

Adalberto Ossorio Sardiñas

Me gusta el artículo pero en mi opinión no creo que haya que defender tanto las cuentas bancarias de los colaboradores, principalmente a la Brigada Henry Reeve. Muchos de ellos no saben quién es Henry Reeve. Esa brigada está compuesta principalmente por Medicos Militares. Y defienden este Sistema la mayoría de ellos. Muchas veces se han parado a decir que ello van por humanidad. Si las Cuentas Bancarias se la ponen en Moneda nacional que no se quejen. Todos ellos, sin excepción predican en el extranjero los logros y beneficios del Socialismo y un Medico, es una Personalidad en el mundo entero, no importa el País. Y las personas de esos países cuando los escuchan les creen y desean ese mismo Sistema. Ellos mienten la realidad del Pueblo Cubano y nos le duele por qué les convienen. Ahora sí sus cuentas se las convierten en moneda nacional, que se rasquen la piel como cualquier cubano. A ellos no les importa el nivel adquisitivo de un maestro, un jubilado o cualquier otro
Adalberto Ossorio Sardiñas

Luis Cristobal

Los bancos cubanos han perdido toda credibilidad. Los que tenemos cuentas a plazo fijo y cuentas de ahorro desde antes de 2020 no nos queda más remedio que mantenerlas hasta que llegue el término del plazo fijo y cobrar los intereses o seguir usándolas hasta que se agoten. Pero ya no crearemos más cuentas en los bancos cubanos.

Sanson

Lo inteligente seria mandar o llevar ese dinero a USA en alguna visita. Incluso aquel que un familiar este dispuesto a mandar decirle que abra una cuenta en nuestro nombre y haga con el un investment que producira un interes todos los meses o si lo cierras a plazo fijo sera aun mayor el interes. De todas formas, quien planea vivir en cuba toda su vida?. Si les hacen llegar algo para gastos que sea en efectivo y gastenselo con campesinos o gente que consiga algo que les resuelva. Es mas barato y no ayuda a la dictadura ya que ese dinero se filtrara hacia adentro en la poblacion y no hacia los bolsillos de la dictadura. Y lo mejor, no caeran por enesima vez en el error en que han caido los cubanos desde que castro hizo el cambio de moneda a su llegada y el peso cubano que entonces era equivalente al dollar americano se devaluo hasta convertir los ahorros de toda la vida del cubano en humo. Esto siempre sucedera en todas sus variantes y como si tal cosa les aruinaran su vida en un minuto
Sanson
Luis Cristobal

Garcia

Gracias El Toque.. Gracias por artículos como éste y otros. Ojalá se mantengan hasta el gran cambio y aún después.
Garcia

Farah Milagro Rodríguez Martín

Yo estoy muy decepcionada con la manera que el gobierno cubano ha manejado esta situación de las cuentas de ahorros en cuc. No es secreto para nadie que ahorrar 200 cuc antes del reordenamiento no era cosa sencilla, 200 cuc era considerado prácticamente como 200 usd. Yo confié enteramente en que mis ahorros de años iban a estar resguardados en el banco y que el gobierno después de tres años ya podría respaldar estas cuentas de ahorro. No es posible que todo lo que ahorré en varios años ahora me sirva solamente para comprar una bolsa de pollo. Confié en que podrían hacer el cambio de cuc a usd y firmé un cerrificado en el banco metropolitano donde me aseguraban que en par de años cuando el gobierno tuviera disponibilidad podría hacer uso de mi cuenta de ahorros y así comprarme un televisor entre otras cosas y ahora resulta que con el cambio actual que me ofrecen no me puedo comprar ni una caja de pollo! Necesito que el gobierno cubano analice esta situación y que tenga en consideración la situación tan difícil que estamos viviendo hoy como para que me devalúen a prácticamente cero una cuenta de ahorro que me tomó años tener.
Farah Milagro Rodríguez Martín

MERCADO INFORMAL DE
DIVISAS EN CUBA (TIEMPO REAL)

toque_logo_white
1 EUR275.00 CUP
1 USD269.00 CUP
+1
1 MLC245.00 CUP
Calendar iconCUBA
test
bell-notification

No te pierdas nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

No te pierdas
nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

bell-notification