eltoque_logo
Foto: Jessica Dominguez

Foto: Jessica Dominguez

El camino infinito hacia el apagón analógico en Cuba

22 / septiembre / 2021

En julio de 2021, Ana Julia Marine López, vicetitular del Ministerio de Comunicaciones (Mincon), ofreció la información oficial más reciente que se ha emitido sobre el proceso de apagón analógico en Cuba. Según sus palabras, este año (en que se pensó inicialmente haber concluido la migración total a la señal digital) solo se prevé la transición de la zona occidental. Ahora la nueva fecha en la que se estima culminar el proceso es 2024.

El despliegue de la televisión digital terrestre (TVD) en Cuba comenzó en junio de 2013 cuando 45 000 hogares recibieron cajas decodificadoras donadas por el Gobierno chino como parte de la primera prueba en La Habana de la implementación de la señal digital. Esta debía avanzar hacia el resto del archipiélago en un proceso de apagón analógico gradual, que concluiría con el acceso de todos los cubanos a la TVD.

La mudanza total ha sido prevista, anunciada y también postergada. En la práctica depende de las capacidades financieras del país y de la disponibilidad de recursos, pues requiere la instalación de infraestructura de telecomunicaciones y garantizar la comercialización minorista de los equipos que permiten captar la señal digital dentro de las casas.

Un hecho es cierto: el proceso de implementación de la señal digital, como otra arista más del desarrollo nacional, no ha podido escapar a la profunda crisis económica que se ha vivido en los últimos años. Y la ciudadanía se ha llevado la peor parte en el asunto.

Los «ajustes» a la implementación de la TVD

El programa para la implementación de la TVD en Cuba fue concebido en tres etapas:

La primera fue la etapa de simultaneidad. Esta se previó como transición, para brindar de forma simultánea los servicios de televisión analógica más los servicios limitados de televisión digital. Su duración estaría condicionada principalmente por la existencia de cajas decodificadoras en los hogares. El tiempo previsto fue de cinco años.

En un segundo momento se previó una etapa de despliegue del primer servicio de televisión digital. Con los transmisores digitales se alcanzaría la misma cobertura que tuvieron los servicios de televisión analógica. Para ello, el servicio de televisión digital sería instalado a plena capacidad de potencia y de altura en las torres. A medida que se va implementando la televisión digital se va apagando la televisión analógica.

Y una tercera etapa sería para el despliegue del segundo servicio de televisión digital, y se concibió la instalación de un segundo transmisor para ser utilizado como redundancia y tener la opción de transmitir programas en alta definición. Este sería un período de completamiento para llevar el servicio de televisión digital al 100 % de los usuarios.

Pero ¿cuánto se ha avanzado en la instalación de infraestructura para garantizar la cobertura de la señal digital, ocho años después de su inicio?

Según el ministro de Comunicaciones de Cuba, Jorge Luis Perdomo Di-Lella, en comparecencia televisiva en la Mesa Redonda el 3 de marzo de 2021, al cierre de 2020 las coberturas crecieron, en el caso de la definición estándar (SD) hasta un 76 % y en el caso de la alta definición (HD) hasta un 45 %.

¿Cómo se traduce esto? Actualmente, la TVD en Cuba cuenta con 143 plantas transmisoras instaladas y espacio para emitir 10 canales. De estos, ocho canales se transmiten en SD y dos en HD. Por lo que solo el 76 % de los cubanos tiene acceso a ocho canales y solo el 45 % tiene acceso al total, y recibe la señal de alta definición.

Además, están identificadas aún 138 zonas de silencio —donde no llegan las señales de radio y televisión, o se reciben con baja calidad— distribuidas en siete provincias en el país.

Entre quienes sí se encuentran en zonas donde se puede acceder a la señal, la cuestión radica en el acceso a sus receptores. La cantidad de equipos receptores que se han comercializado desde 2013 y hasta este momento es inferior incluso a la cantidad de hogares reconocidos en Cuba.

De acuerdo con las cifras recientes ofrecidas por el Ministerio de Comunicación, hasta julio de 2021 se habían vendido en el país 2 700 000 equipos (entre televisores híbridos y cajas decodificadoras).

Sin embargo, en el último censo realizado en 2012, se registraban 3 931 643 unidades de alojamiento o lugares donde residen familias compuestas por una o más personas. Todavía esta cifra supera en más de un millón a la cantidad de equipos vendidos entre 2013 y 2021.

La etapa en que nos encontramos ahora dentro del cronograma de implementación no ha sido especificada por las autoridades o especialistas. En 2019 nos hallábamos aún en la etapa de simultaneidad —la cual debía concluir en cinco años a partir de 2013—.

La disponibilidad de los equipos

Para disfrutar de la TVD se precisa lo mismo que para la televisión analógica: una antena exterior o interior y un bajante adecuado. Por supuesto, es necesario o un televisor digital que reciba la norma DTMB, un televisor híbrido (analógico y DTMB) o una caja decodificadora DTMB (conectada a un televisor analógico).

Cuba utiliza la norma china de Transmisión Digital Terrestre Multimedia (DTMB, por su sigla en inglés) porque el Gobierno asiático le concedió el uso de esa norma de propiedad intelectual, con exención de pago y esto, a su vez, ha permitido que se desarrollen y fabriquen en Cuba televisores híbridos y cajas decodificadoras, según explicó Glauco Guillén Nieto.

La comercialización de las conocidas popularmente como «cajitas», televisores híbridos y otros aditamentos útiles para recibir la señal digital —antenas, cable coaxial, cinta— comenzó en la isla al concluir la prueba de inicio de la TVD en La Habana (31 de agosto de 2013). Estos productos se vendieron a la población en la red de tiendas recaudadoras de divisas en la entonces moneda libremente convertible (CUC).

El abastecimiento nunca fue totalmente estable y los precios no fueron nunca asequibles para todos los sectores de la población. Por ejemplo, las cajas de la marca Gelect, únicas producidas en Cuba, se comercializaron por un precio de 49.95 CUC. Los receptores de marcas importadas se vendían a precios superiores. Mientras, los televisores híbridos de 32 pulgadas se comercializaban a 399.95 CUC.

Los más demandados por la población han sido siempre los receptores, porque permiten que cualquier televisor pueda recibir la señal digital al emplear la misma antena con la cual se recibe la señal analógica.

Sin embargo, con la escasez actual de recursos que atraviesa Cuba, también estos dispositivos fueron desapareciendo poco a poco de la red de tiendas nacionales hasta llegar a su extinción definitiva en 2020.

Como causas del descenso de la producción y la comercialización de receptores en moneda nacional, las autoridades han referido, en lo fundamental, el contexto de las afectaciones al comercio internacional y las importaciones generado por la COVID-19 y el bloqueo de Estados Unidos a Cuba.

La mayoría de los componentes y piezas utilizados en el proceso de ensamblaje (de los receptores) proviene de China, segundo socio comercial y principal proveedor de asistencia técnica al archipiélago, según ha declarado Lázaro Campos, director de la Unidad Empresarial de Base de Producciones Electrodomésticas.

No obstante, a pesar de su desaparición de las tiendas para su pago en moneda nacional, durante este período de crisis, las cajitas decodificadoras se han comercializado en ocasiones en USD, con ofertas para su compra online desde el exterior. También los televisores LED híbridos.

El apagón analógico

Desde la concepción del programa para la implementación de la TVD en Cuba, se definió el proceso de apagón analógico propiamente para comenzar en 2016 e ir avanzando de forma parcial hasta concluir en 2021 con el apagón analógico total.

Debía efectuarse por zonas, de forma gradual, cambiando la transmisión analógica a la digital de los canales educativos primero, para de esta forma crear las condiciones para la migración total. El orden de las zonas para el avance gradual establecido fue:

1. Artemisa, La Habana, Mayabeque e Isla de la Juventud.

2. Pinar del Río y Matanzas.

3. Cienfuegos, Villa Clara y Sancti Spíritus.

4. Ciego de Ávila, Camagüey y Las Tunas.

5. Holguín y Guantánamo.

6. Granma y Santiago de Cuba.

Esta fue la concepción original. Pero, en 2020, Albeo Zamora Quintero, vicepresidente del Grupo de la Industria Eléctrica, la Informática, la Automatización y las Comunicaciones (Gelect), informó que se realizaría en 2021 el apagón analógico —solo— de la zona occidental de Cuba.

Particularmente, a finales del actual año, se prevé que las provincias occidentales —desde Pinar del Río hasta Matanzas— concluyan la primera etapa de transición parcial a la televisión digital, con la salida de la señal analógica de los canales Educativo y Educativo 2 en dichos territorios, según Ana Julia Marine López.

En agosto de 2019, el municipio especial Isla de la Juventud y cinco municipios de Sancti Spíritus —la cabecera provincial, Cabaiguán, Taguasco, Jatibonico y La Sierpe— comenzaron a recibir la programación del Canal Educativo solo por la frecuencia digital. Esta primera experiencia debía marcar su extensión pronta hacia otras localidades, pero no fue así.

En la actualidad, la directiva refiere un «nuevo esquema aprobado», el cual se realizará por zonas geográficas, y no por territorios.

La transición a partir de ahora ha quedado concebida:

1. En 2021, las provincias occidentales.

2. En 2022, provincias centrales desde Villa Clara hasta Camagüey.

3. En 2023, provincias del Oriente del país.

En declaraciones previas, el director técnico de RadioCuba había sugerido que el paso de la televisión analógica a la digital se debía completar paulatinamente, en un proceso que dependía, en lo fundamental, de la disponibilidad de los receptores.

¿Cuáles son proyeciones para el futuro próximo?

En su intervención en la Mesa Redonda el ministro de Comunicaciones dio a conocer que la industria nacional tiene previsto reactivar la producción de cajas decodificadoras para el acceso a la TVD.

El titular aseguró que, a partir del segundo trimestre de 2021 (abril, mayo, junio), deberán tener una presencia visible en las tiendas, sobre todo en aquellos lugares donde primero se vaya a realizar la transición parcial de la televisión analógica a la digital (la región occidental).

Luis Orlando Pérez, jefe de grupo de Compras de Tiendas Caribe declaró a Granma en julio lo que no informó ante ninguna autoridad, que el valor actual de venta de los receptores es de 1 250 CUP. Agregó también que en la zona occidental, entre abril y mayo, Tiendas Caribe y Trimagen vendieron más de 41 675 cajitas, y la Corporación Cimex, más de 33 600.

En efecto, en comentarios a publicaciones sobre este tema, usuarios de la zona occidental han confirmado que han comenzado a comercializarse los receptores en sus territorios. En particular, residentes en Güines, Mayabeque y en La Lisa, La Habana, constataron la venta de estos equipos en su localidad.

Sin embargo, los pobladores se quejaron de que fueron acaparados en su mayoría por revendedores, para luego ser movidos en el mercado negro a precios superiores a los 5 000 CUP. Por su parte, ciudadanos de Santa Marta, Cárdenas, y la ciudad de Matanzas, refirieron que aún no se iniciaba la venta en sus territorios.

La mayoría de los comentarios mencionan quejas porque no se ha regulado u organizado la venta de forma tal que se garantice el acceso equitativo, y se evite que los acaparadores se lleven las pocas cantidades disponibles.

En medio de un escenario de oferta insuficiente, Lázaro Campos confirmó que el plan para fines de 2021 es la terminación de 318 000 cajas decodificadoras y 32 000 televisores híbridos de 32 pulgadas.

Aunque en términos de demanda los televisores híbridos han estado por detrás de los receptores, con el avance en el apagón analógico parcial puede preverse un incremento en la demanda. A fin de cuentas, es un hecho el marcado envejecimiento de los televisores de que dispone el país, y así lo ha reconocido el director general de la Empresa RadioCuba.

El vicepresidente de Gelect ha asegurado que una parte de estos equipos serán destinados a núcleos familiares protegidos por la asistencia social en la zona occidental, donde primero comenzará el apagón.

Hasta el momento, solo se ha dado a conocer la experiencia del municipio Los Palacios, Pinar del Río, donde se han instalado 54 juegos de cajas decodificadoras y demás aditamentos para la conexión a familias acogidas a los beneficios de la Asistencia Social.

Estos equipos de la industria nacional serán vendidos a la población, según Albeo Zamora Quintero, en la red de tiendas en CUP y MLC. En estas últimas, afirma, se venderán los TV LED híbridos de alta gama de 43 pulgadas y cajas decodificadoras con sistema operativo Android. Con respecto a los precios en MLC de estos equipos no se han ofrecido declaraciones oficiales.

TAMBIÉN TE SUGERIMOS:



Si lees un contenido y no sabes si es cierto, envíanoslo y lo verificaremos por ti.
+53 5100 2713 en Telegram y WhatApp / @DeFactoCuba en Twitter


DeFacto-banner-2.jpg


DeFacto
Servicio de verificación y datos de elTOQUE. Detectamos noticias falsas y desinformación. Verificamos el discurso público. Chequeamos hechos, frases y otros contenidos de interés público a partir del análisis riguroso de datos.
eltoque-verifica

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR86 CUP
1 USD67 CUP
-0.5
1 MLC79 CUP
+0.25
calendar_icon

CUBA

elTOQUE SUGIERE

test