eltoque_logo
Ilustración: Wimar Verdecia

Ilustración: Wimar Verdecia

Visión de vencido

Hace tres años que no piso un aula universitaria. En el lejano 2008 salí por primera vez de la Universidad de La Habana, porque mi vida era un yogur espeso y el gusto que sentía por la Colina, sus rincones, la ingenuidad estudiantil y el polvo blanco de tiza había sido vencido por la persecución de los dirigentes de la Facultad de Derecho, que no se escondían para amenazarme por mi relación “no profesional” con el estudiantado, que me decía Bultico, en alusión al apellido pegajoso de mi papá y me regalaba año tras año su Tiza de Oro, no por popular sino precisamente por profesional y decente.

La Universidad era mi casa. La Facultad de Derecho, el patio de recreo. Conocía cada pasillo, cada grieta, cada tarja y busto en ellas perdidos. Desde que podía andar hacía carreras alrededor de la Plaza Agramonte, otrora Cadenas, mientras mi papá terminaba sus clases. Los días 22 de cada mes íbamos en el Fiat rojo, argentino y empolvado, a esperar el sueldo de mi padre, para con mi hermana más pequeña y mi madre, comprar sellos y libros por centavos, en la esquina de 27 y L.

Los profesores vetustos y grandiosos como ceibas, con nombres gloriosos y resonantes como campanas imperiales, eran mi familia, a todos los había visto yo perder la expresión de cátedra ante los platos de mi mamá, en algún que otro almuerzo casero, en nuestro escueto apartamento de Santos Suárez, inmenso para albergar felicidad.

Fui testigo de cómo se escribieron muchos de los libros con los que se han formado miles de juristas de Cuba, por décadas y décadas. El martilleo como de ametralladora de la máquina de escribir de mi papá formaba parte de los sonidos constantes de aquel barrio, lleno de columpios y papalotes idos a bolina.

Nunca me obligaron a estudiar Derecho. Yo quería ser arqueólogo, o pintor, ya que no podía ser como German Mesa ni como Luis Giraldo Casanova. Me decidí por la Historia del Arte y fracasé ante el intento de alcanzar la única plaza disponible para estudiar en la Facultad de Artes y Letras y caí, así, en la Colina, desganado, pero como quien cumple su destino.

Sin querer también me hice profesor. Sin querer me hice querer por los alumnos y alumnas, tan fácil como que yo los sentía como hermanos menores, y después como hijos tenidos en la adolescencia. En los alrededores de la tanqueta que los muchachos del Directorio 13 de marzo llevaron de regalo a la Universidad cuando el triunfo del 59, leí cientos de libros en voz alta para mis alumnos queridos, no para educar sino para vivir.

Las mismas asignaturas que vi pasar por mi vida con tanta gracia y pasión, se hicieron la razón de mi vida profesional. Desde 1993 no he dejado de estudiar Historia del Estado y el Derecho, Teoría del Estado y el Derecho, Derecho Romano, Derecho Constitucional y después, cuando apareció el librito amarillo de Filosofía del Derecho y el dulce Erasmo de Rotterdam en portada, también la Filosofía del Derecho.

Hace tres años de mi última salida de la Universidad. En 2008 prometí que iría a alguna aula de las que la Revolución tuviera abiertas, y estuve diez años en la Universalización, llamada también municipalización. De todo hice en tres municipios de La Habana, y percibí la belleza de mis alumnos, ahora mayores, sentados en pequeñas sillas de escuelas primarias, rodeados de crayolas y murales, oyendo en la noche clases de Derecho.

Pero en esos años, en uno de los giros del planeta que habitamos, una decisión del Ministerio de Educación Superior me convirtió, sin nadie esperarlo, otra vez en profesor de plantilla de la Facultad de Derecho. No había manera de evitar mi reingreso a la Colina. Tenía la edad necesaria, dirigía una carrera en un municipio, y tenía el grado científico y docente. Pero fue el 14 de septiembre de 2012 cuando sobré, esta vez por arte del odio de los mismos dirigentes de Derecho.

La Universidad tuvo que recolocarme, en el Centro de Estudios de Administración Pública, de la misma institución, y pasé allí cuatro años de trabajo, respeto, cariño, enseñanzas y reconocimiento. Mis alumnos fueron ahora dirigentes, cuadros de nivel intermedio, de La Habana y de Artemisa, y mis clases a casi mil de ellos en esos años eran sobre la Constitución cubana.

Algunos pecados me perseguían desde 1993. Nunca fui militante de la UJC, nunca fui militante del PCC, nunca fui dirigente de la FEU, y todo esto era sospechoso porque yo donaba sangre, iba a las escuelas al campo, a trabajos voluntarios, a los Juegos Caribes, a los Festivales de Cultura. Pero no saltaba cuando me mandaban a saltar ni confundía la Revolución con sus cuadros de dirección anecdóticos.

Vivir rodeado de libros puede ser un problema. Mi infancia transcurrió dentro de libros. Quería escribir libros, leía en voz alta para toda la familia lo que me daba tiempo para que todos leyeran para sí. Jugaba a escribir libros en las vacaciones, leía sin permiso autores prohibidos, conocía las historias de vida de los más virulentos, esperaba conocer a Guillén, a Dulce María o a Félix Pita, pero todos murieron sin que les diera la mano.

Los principios no sirven para nada en la era del envase. Como decía Galeano, estamos en la época en que importa más el entierro que el muerto, el frasco que el perfume y, por lo tanto, es más importante parecer que ser.

Y yo no parecía ni parezco amigo del jefe por ser jefe. Es mi fardo y debo cargarlo. No me quejo, es mi decisión. En 2003 estuve en el pico del aura por ayudar a un grupo de estudiantes de Derecho a organizar una marcha, de protesta, contra la invasión norteamericana a Irak, en 2007 casi vuelo en pedazos por crear, junto a un grupo de estudiantes, un mural revista, que se llamaría El Islote, y que duró menos que un merengue en la puerta de un colegio. En ese mismo año tuve que explicar a una comisión del Partido qué significaba el acto que habíamos hecho un grupo de intelectuales en homenaje a la Revolución de Octubre.

Julio Antonio Fernández Estrada debate el nuevo proyecto de Constitución para Cuba.

Julio Antonio Fernández Estrada debate el nuevo proyecto de Constitución para Cuba.

En 2016, ocho años después de haber dado mi última clase en el curso regular diurno de Derecho, al que no me dejaban volver, ni como profesor adjunto, desde que leyeron mi carta de solicitud de baja de aquel momento, otra vez tuve que dejar la Universidad.

En 2008, cuatro meses después de mi salida de la Colina, mi padre murió. En sus funerales en el Aula Magna, casi nadie sabía que él acababa de pedir la baja de la Facultad de Derecho, porque no podía dar clases en el mismo lugar en el que no me dejaban a mí entrar para dar un turno como profesor contratado.

Antes de mis palabras de despedida a mi papá, el 30 de octubre de 2008, en un lugar neutral, para no poner las cenizas de mi papá en la Facultad de la que se estaba yendo por decisión propia, una persona me pidió que no dijera lo que pasaba conmigo y con mi padre en la Universidad. Mi respuesta fue que no tomaría ese día para eso.

Las cenizas de mi padre no pudieron ser depositadas en el jardín de la Plaza Agramonte, por quejas de no sé quién, y solo pudimos esparcir una parte sin que su nombre ni sus fechas estén en ningún camposanto.

En 2016, para no poner a mi intachable jefa en la situación de expulsarme o de tener que enfrentar la orden de hacerlo, salí de la Universidad, por segunda vez, porque “¿cómo se me iba a ocurrir escribir en OnCuba y pretender ser profesor de la Universidad a la vez?”.

Un artículo sin merecimientos para detonar un cierre de contrato como profesor me sacó de la Colina hasta el día de hoy. Protesté, escribí cartas, me respondió el antiguo rector y me dijo, por escrito, que la Universidad no tenía ningún problema conmigo, que la Facultad de Derecho no me contrataba por decisión administrativa.

Escribí a la Facultad de Derecho. Le anexé la anterior respuesta del rector. Hace tres años que espero la respuesta. Conservo cada carta, firma, recibo, de todos estos años, incluida la carta en la que mi padre, profesor de Mérito de la UH, pide su baja. Ocho años después otro profesor de la Facultad pidió la baja en protesta por la prohibición de mi contrato como profesor de los cursos por encuentros, los únicos que conservaba desde 2008.

Mi petición a la Facultad fue verdaderamente ridícula y ni así me han respondido. Pedí en 2016 que me dejaran dar clases en el curso por encuentros, específicamente de Derecho Romano, asignatura de la que he sido conferencista en universidades de medio mundo, pero no me respondieron, aunque la persona que me iba a sustituir era una docente en adiestramiento.

Ahora, el Estado de Derecho baila un danzón en la puerta sagrada de la constitución de 2019. Relucen en ese documento la supremacía constitucional y los derechos humanos. Pero algunos ciudadanos somos desechados por los sistemas, sin haber cometido un delito, una falta, un error.

Tengo en mi poder mis expedientes académico y laboral. Nunca he sido sancionado por nada desde 1998. Pero los dirigentes, esos de los que es feo reírse tanto, han decidido dejarme sin trabajo por tres años, aunque no sobren en Cuba los profesores universitarios.

Al ejército de docentes, sin trabajo por injusticias cometidas en procesos laborales, administrativos, de censura política, les hablo. A los ciudadanos y ciudadanas de Cuba les pido que atiendan a nuestro reclamo. En silencio hemos soportado por años esta discriminación. Da lo mismo si somos comunistas o liberales, socialistas o amantes del libre mercado. Hemos sido privados de nuestro derecho a trabajar como profesores porque alguna comisión nos considera inadecuados.

La libertad de expresión es hoy un derecho humano. No sé qué les dirán a sus alumnos los profesores de Derecho que enseñen la importancia de la constitución. Anuncio a todos los responsables que mediante el próximo proceso judicial que se instaure, reclamaré mi derecho a ser profesor y a pensar diferente a las comisiones oficiales.

He dudado mil veces para escribir esta historia, apretada, reducida, sin los detalles de terror ni los más miserables. Me ha motivado ver que todo sigue igual. En los días de mi contrato cerrado, expulsaron al profesor titular Omar Everleny, del Centro de Estudios de la Economía Cubana. Poco después a otro titular, de la Universidad de Oriente, René Fidel González, por escribir en medios digitales de izquierda contenidos socialistas radicales.

Después han expulsado a profesores de otras universidades. En la misma Universidad de La Habana sobró un profesor de la Facultad de Historia, por pasarse del tiempo en una actividad sospechosa, que resultó ser formación a organizaciones políticas y sociales revolucionarias en América Central.

Ahora la UH quiere cambiar el contrato a Omara Ruiz Urquiola porque tiene pocas horas de clases, cuando todos sabemos que lo que tienen los que expulsan profesores por sus ideas, es poca vergüenza.

Todo esto debe ser “cultura del detalle”. Han ido por nosotros al detalle, sin equivocarse. A los oportunistas y a los arribistas no los han tocado. A los mediocres y cobardes los han entronizado.

Y han ido por más, no se han quedado con uno o dos profesores, sino que avanzan en busca de la próxima presa.

Yo confieso que he sido vencido. Tengo la aptitud de los vencidos. Los vicios de los vencidos. Deliro y hablo solo, redundo con la democracia, reitero con el socialismo, caigo mal con la república. Es un hecho que no pude, parece que no puedo, me huele que no podré.

 

Discriminación política en las universidades: rasgos de continuidad

También puedes ver:

República del no

Julio Antonio Fernández Estrada
Profesor titular. Licenciado en Derecho e Historia. Doctor en Ciencias Jurídicas.
julio-antonio-fernandez-estrada

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rigel

Excelete articulo, una vez mas me identifico. Pues somos de la misma generacion. Su padre excelente profesor (decian los de derecho-pues soy biologo-) pero siempre nos daba los buenos dias,era una persona muy empatica, y a primera vista, inteligente.
Todos los que no hemos sido militantes y tenemos la velentia de pensar diferente hemos sufrido eso y otros vejamenes que no valen la pena enumerar.
Pero algun dia los mediocres y cobardes van a bajarse del carro, son los menos, por eso tanto odio y ensañamiento.
Una pena que eso este pasando, justo por lo que lucharon los que hicieron la revolucion ahora a nombre de ella cometen los mismos crimenes o peores pues antes siempre hubo opciones ahora te quedas o te vas..asi de sencillo.
Fuerza y apoyo a Bulte Junior y a todos los que han sido vetados o anulados profesionalmente !

Sarah rivero suarez

Gracias por tu apoyo a los q hemos sido anulados profesionalmente, las mas de las veces por capricho (en mi caso de tu mismo campo de la biologia, en este caso marina). Cuba es quien pierde pq en lo personal es seguro q siempre habra herramientas para seguir alante
Sarah rivero suarez
Rigel

Jhonny

Super bien escrito el articulo y muy valiente ademas, animo Julio Fernandez y sigue asi luchando por lo justo que eso el futuro te lo agradecera.
Jhonny

Mq

JAFE: no puedes rendirte. Si te sientes revolucionario, socialista, comunista, no tienes derecho a rendirte. Hay gente que a la izquierda del Estado está trabajando dentro y fuera de las instituciones. Y todos los revolucionarios son necesarios. Busca bien a tus amigos y no pares de dar la batalla.
Mq

Jos� Alberto Barrueto Rodr�guez

Hola querido profesor Bultico:

Aprovecho este espacio para saludarlo y enviarle un abrazo, como muchos del Grupo D de la graduaci�n del 2007 recordamos sus clases, sus palabras, los debates que generaba entre nosotros; que coadyuvaron a nuestra formaci�n como profesionales del Derecho aunque hoy andemos muchos desperdigados por el mundo y en otros oficios. Lamento al igual que muchos de sus disc�pulos este estado de cosas para con profesores, que como usted, insisten en formar seres vivos intelectualmente y no meramente elementos decorativos del sistema operativo; donde cada vez m�s, abundan [email protected] [email protected] mentalmente, con escasez de criterio propio y sin visi�n de futuro.

Jos� Alberto Barrueto Rodr�guez

Patricia

Felicidades Profe! Este artículo conmueve desde el principio, me saco las lagrimas! Ver con cuánta fuerza luchas por tu derecho a dar clases y el amor que le tienes a tu profesión! Increíble el miedo que existe a una tiza que no es militante!
Patricia

Alberto

Yo yo yo yo. Mucha escofina, mucho autobombo, mucha egolatría. Qué desagradable leer este autoelogio. Y dónde esta aqui el contraste de fuentes.Por que creerle?

Eloy viera

Por suerte, para gustos se hicieron los colores. Quiere contrastar? quiere fuentes diferentes?Lea esto que de seguro no le resulta desagradable pero para otros muchos es bochornoso y no es otra cosa que el reconocimiento oficial de que lo sufrido por Julio Antonio no es aislado, sino politica oficial.
Eloy viera

´rODOLFO

LE CREO, PORQUE SE QUE ES ASI, COMO TODO EL MUNDO LO SABE Y ES UNA ACCIÓN DE SENTIDO COMUN CREERLO, PORQUE ES SABIDO QUE ES ASI COMO EL LO CUENTA. y NO RESALTA AQUI TODOS LOS MERITOS QUE TIENE, QUE CON SEGURIDAD TU NO TIENES NINGUNO.. COMO POR LO MISMO QUE DEBO CREER QUE ERES UN ENVIDIOSO Y UN DEFENSOR POR CARAMBOLA DE UN SISTEMA QUE A TI TAMBIEN TE OPRIME, A NO SER QUE SEAS UN ¨MANDADO¨POR LOS OPRESORES, -UN PATETICO MERCENARITO IDEOLOGICO- O SEAS UNO DE ELLOS. ASI DE SIMPLE.
´rODOLFO

Carlos Leon

Egolatria? Autobombo? Habla ustede de Julio o de Fidel Castro? Vea usted, el padre fue un gigante que no solo educo a su hijo para ser un hombre decente sino que educo a cientos de otros hombres y mujeres, yo incluido. Con Julio comparti las aulas de la Facultad de Derecho y aunque no estabamos en el mismo grupo le conocí. Una de sus caracteriosticas personales, al igual que su padre, era la de decir lo que pensaba aunque le fuera “incomodo” a alguien. Ese ha sido su unico pecado, el negarse a ser un simulador, un repetidor de dogmas y doctrinas. Lamentablemente la gran revolucion cubana no mira con buen ojo a los pensadores porque, claro esta, para pensar estan los jefes.
No es del todo incomprensible que usted piense improbable que un profesor sea tan querido por sus alumnos. Solo el que ha tenido esa experiencia lo entiende. A julio no lo tuve de profesor porque somos contemporaneos pero tuve el privilegio de ser alumno de su padre, Julio Fernandez Bulte y otro gigante Delio Carreras Cuevas. En una conferecia de Fernandez Bulte un alumno (de mi año y que hoy dia ocupa un cargo “elevado” en el gobierno cubano) se paro en una conferencia de Teoria del Estado y el Derecho y bajo una arenga a lo Hassan digna de la tribuna anti-imperialista. Bulte le escucho con toda atencion y respeto hasta que termino y entonces le dijo “…es cierto que en el capitalimo desarrollado los obreros son explotados, pero llevan las cadenas de la explotacion en el maletero de sus coches.” Julio al igual que su padre es un pensador, no un repetidor y eso, eso pone muy incomodo al dirigente, no es casual que se les llame “cuadros” en la nomenclatura partidista. No es porque sean lindos, es porque son cuadrados.

chilan

autobombo fidel castro? nnnnoooooooooooooooooooo
chilan
Carlos Leon

lila

egolatría? no creo que sea este artículo en particular ególatra, ni lo que cuenta motivo de su actual “desagrado” . hiel la suya, alberto, en dos oraciones. si el hombre su familia, su saga… tiene historia, pues que cuente. yo tomo la esencia de todo lo que leo, aún más si está bien escrito, y lo está. odio los envidiosos, los tipos que dudan del otro, pero cuando dan fe, su fe, sudan tufo contaminado, más que el supuesto de aquel que le provocó. lo de la escofina espero que haya sido su único punto a favor del julio, por lo de la herramienta de estilo, vaya. aunque creo que vuelve a equivocarse su nota de dos líneas, el autor es bastante recto en la escritura y no regala, por suerte nada a la “orfebrería” en madera…
lila
Alberto

Eloy Viera Moreno

Estimado Julio: me gustaría pensar el problema que describes se reduce a la Universidad. Lamentablemente es una realidad compartida durante 60 años en todos los centros laborales, aplicada con proporcional mayor medida de acuerdo con la importancia de centro en la economía nacional. Para ello se inventó el término “idoneidad”. En cuanto a tu persona ¡sigue soñando! Como le dije una vez a mis hijos “estos HPs no merecen mártires” . Estoy seguro que tu generación es la llamada al cambio, y dentro de ese proceso gentes como tú son imprescindibles. Un abrazo.
Eloy Viera Moreno

R Garcia

Buen escrito Julio, no coincido contigo del todo pero sin dudas necesitamos mas gente como tu en Cuba. Lo mas lamentable es que todo lo que te ha sucedido puedes extrapolarlo a casi todos los sectores del pais y en mayor o menor medida a cualquiera de las ultimas 6 decadas. Yo pase situaciones parecidas en mi vida laboral y antes cuando me gradue en esa misma universidad con 4.98 de promedio general no me dieron el titulo de oro solo por no ser de la UJC.
Saludos

Nora Darling

Hola, después de leer tu comentario, me gustaría, por favor, que me o nos explicaras, por qué "no coicindes del todo" con él? Es sólo una pregunta. Ante todo recibe todos mis respetos. R Garcia, muchas gracias.
Nora Darling
R Garcia

David

Julito, te entiendo perfectamente pero el problema va más allá del ámbito académico. Es una situación de control estatal sistémico donde nadie puede sobresalir de ninguna manera, sino es aplastado en un ostracismo inxiliado, donde vegetase un abrazos fuerte. Me gradué en el 2001 y tú viejo fue mi tutor, te estimo y admiro, es una pelea cubana contra los demonios….
David

Hiram Hernández

Cuando Galileo Galilei se retrató ante el fuego inquisidor hubo alguien que gritó: «Maldita la tierra que no tiene héroes» a lo que alguien le ripostó: «No. Maldita la tierra que los necesita!» La historia de Julito es miles de historias, lamentablemente, tan cubanas como el boniatillo y el picadillo enriquecido. Aquí nuestro aporte a la universalidad de las relaciones entre la arbitrariedad y los herejes. Julito, mi amigo entrañable, ha luchado más de la mitad de su vida por una Cuba sin arbitrariedades, con instituciones responsables, con poderes democráticos y legítimos. Julito de tanto pensar y hacernos pensar una Cuba que no necesite héroes, ha terminado convirtiéndose en uno. A nosotros nos queda la convicción o la esperanza de que esa Isla se mueva.
Hiram Hernández

cary

La historia de discriminaciones y expulsiones injustas en la Universidad de la Habana es amplia y muy triste. Estudié en los años 80, una época que aún me duele porque fuí parte de la injusticia. Lo comprendí después. En mi defensa debo decir que con 18 años eres arcilla fresca en las manipuladoras manos de un sistema que proclama que la Universidad es sólo para los revolucionarios y que los homosexuales, los rockeros, los católicos, los amantes de la música norteamericana, los poco combativos (léase gente que estaba solo por estudiar sin interesarle las marchas y los mítines), ninguno de esos, podía ser revolucionario. Expulsaron estudiantes por el simple hecho de haber participado en la Misa del Gallo en la Catedral de la Habana, aún sin ser verdaderos creyentes, solo acudieron por curiosidad, pero al parecer estaban siendo vigilados y eso no los hacía dignos de estudiar en la Universidad. Triste historia, pero que nadie puede negar.
cary

Alex

Alberto, tu debes ser o un militarote, o un hijo de papá o un tipo venido de otro planeta o simplemente un testaferro del Estado, pagado para enfrentar a la gente que escribe en redes sociales y que no puede quejarse de otra manera, ya que la gente de tu bando no responde ni respeta la ley, ni siquiera la nueva Constitución. Si existen ególatras en este mundo son Uds que creen que ser quienes tienen la verdad en la mano. De lo que habla el profesor es muy común en las Universidades y los centros de investigaciones, donde lo que importa es la fidelidad a la clase dirigente, no a la Revolución. Muchos de los comecandelas que han hecho la vida imposible a las personas honestas que critican las cosas mal hechas o que simplemente no responden al guión, hoy viven fuera del país, luego de desertar en el extranjero de alguna misión encomendada por la institución que los empleó.

Critican al Macarthismo y son peores que Mc Carthy. Por ese tipo de actuación, es que dieron pie a Mac Carthy para decir que tomaban medidas contra los comunistas para evitar que si triunfaban, coartaran las libertades de los demás, tu tipo de gente existe en todos los signos políticos, porque o estás ciego o eres uno de los oportunistas.

Alex

Alberto

Con todo respeto ,demasiada autosuficiencia para mi gusto.Donde esta escrito que alguien tiene derecho para reclamar un puesto en una catedra ??? ,creo que en ningun lugar del mundo.Es posible que esa aptitud egocentrica sea la que lo limite.

Dariel

No leyó la parte en que se dice que hay déficit de profesores? Y aun así no lo aceptan. Creo que el profesor se da su justo valor, sin falsa modestia
Dariel

Hiram

Alberto, aunque en principio sabemos que en Cuba existen individuos a los cuales el Estado les facilita internet doméstico y gratuito a cambio de actuar como trol que obstaculizan el debate critico y/o nos hacen visibles para los órganos de la seguridad, vamos a suponer que no lo eres y que tu crítica es legítima. Entonces te digo que Julio Fernández Estrada apenas menciona parte de las injusticias y arbitrariedades de la qué él y otros hemos sido víctimas. Yo estaba ahí cuando el primer «explote» de Julito. Fue cuando abrimos un espacio para debatir las herencias del socialismo de Estado y el marxismo-leninismo. Debate hicimos y escribimos. Está publicado en Cuba bajo el título: Poder. Vivir en Cuba. Segundo «explote»: cuando Julito público en OnCuba su «No me hablen de Obama ni de Industriales. Según sé le dijeron que un profesor no publica en esos medios ideológicamente sospechosos. O sea, un profesor cubano no debe ser un intelectual. ¿Te has preguntado por qué grandes intelectuales cubanos no están en la Universidad? Sobre tu duda es muy sencillo: ¿cuántos Phd tiene la facultad de derecho? ¿No era a cada cual según su capacidad? Negarle a Julito, con el currículo que tiene, su aporte en la Universidad es un robo al pueblo cubano. La respuesta es muy sencilla, en la Universidad no se está respetando el valor de lo público. La Universidad es pública, es de todo el pueblo cubano, no de una parte de ella. No es de lo que piensan, o dicen pensar, de una determinada manera. De hecho, a Julito no lo quieren en la Universidad porque él enseña a pensar y valorar lo público. Lo cual no conviene a los burócratas que lo privatizan. Otra respuesta muy simple: es la falta de organización de los docentes y de los alumnos lo que permite estas arbitrariedades. Lo de Julito es un solo una anécdota de todo lo que nos falta para vivir en una sociedad democrática, no digamos ya socialista.
Hiram

David

Que fino te queda eso de sembrar la duda… Como si a todos nosotros no nos quedará claro que el es posiblemente en mejor en Cuba y su exilio en materia de Derecho Constitucional. Debería estar sentado en el parlamento, si el objetivo del establishment no fuera tener ahí a 500 “Serviles de Unanimidad”
David

Karel

Es cierto que no se puede reclamar un puesto de catedra pero cómo accéder à un puesto en la Universidad. Por concurso? En CUBA no existe el concurso de profesores en el cual el que obtenga mejor resultado gana pla plaza. Donde la convocatoria es libre y todos pueden presentarse. Tribunales academicos? No en la Cuba de hoy los tribunales no buscan el mejor profesor, buscan al militantes de PCC. Sino el compañerismo o la palanca à discipulos para tener todo bajo el control.
Karel
Alberto

Mytico

Me pregunto cuando este país va a cambiar.
La respuesta debe estar en el pueblo, cuando dejen esa aptitud de conformidad que ya se pasa de castaño oscuro.
Mytico

polloporpescado

PARECE MENTIRA QUE DESPUÉS DE 60 AÑOS TODAVIA EN ESTA ISLA QUEDEN PERSONAS COMO ALBERTO.
YO FUI EXPULSADO DE UNA ESCUELA A LOS 12 AÑOS POR DIVERSIONISMO IDEOLOGICO. MAS TARDE DE OTRA Y LUEGO DE OTRA. LLEGAR A LA UNIVERSIDAD??? NI SOÑARLO!!!
polloporpescado

lili

Y estas bien , que decir de los miles de cubanos que hoy no pueden entrar a Cuba en 8 años, cuanta maldad de un gobierno fascista y criminal que secuestro el pais y a las familias , la negacion de entrada al pais a los propios ciudadanos es una violacion de la Carta de Derechos Humanos de la ONU y el Derecho Internacional , es un crimen de lesa humanidad pues genera daños psicologicos en los afectados que dificilmente puedan sanar y mas aun es la evidencia del caracter fascista de un gobierno dictatorial que debe ser y sera enfrentado con medidas cada vez mas energica. Un gobierno paria e inmoral.
lili

Miguel

Julito: Fui alumno de tu padre y tuve el grandísimo honor de que me considerara en repetidas ocasiones depositario de su confianza para atender casos que de alguna manera le interesaban. Aunque no te conozco personalmente siempre escuché de ti y la alta calificación profesional y docente que alcanzaste por ti mismo. La he palpado en algunos de tus trabajos e intervenciones.
Estoy convencido que no te reconoces como la primera, la única ni la última víctima de las miserias humanas que desgraciadamente abundan en este mundo alimentadas muchas veces por intereses mezquinos en materia política o de otra naturaleza. Sólo te recomiendo que no estés para nada vencido y que tu actitud frente a la adversidad sea de lucha y eterna inconformidad con ese estatus quo que te martiriza. Como puedes apreciar, no estás solo en la batalla y será el mejor homenaje que puedas rendir a la memoria de tu padre.
Miguel

delvalle

Lamentable, doloroso, difícil, terrible, una prueba infinita a la paciencia, a la salud mental, a la estabilidad emocional y todo por el conocimiento propio de que se está cometiendo una injusticia y sé que no es la única; existen muchas histoarias no contadas, lo sé porque está la mía. Sea firme, tenga fe.
delvalle

Alejandro

¿Cómo esperabas que se respetara tu libre pensamiento si ” te reiteras con el socialismo”? Cómo espera algo más de la “dictadura del proletariado”? ¿Acaso se puede esperar libertades en las dictaduras? Puedes pensar como quieras pero es contradictorio el hecho de que creas que encontrarás en el socialismo el derecho a pensar diferente al “hombre nuevo”.
Alejandro

EmilY

Resulta muy triste que mentes brillantes y con tanto para dar sean aplastadas por quienes se sienten con poder para hacerlo. Triste y vergonzoso! Es una realidad que les pasa a los que piensan diferentes y con argumentos que no se pueden transmitir a las nuevas generaciones. Nos enseñan a pensar pero no les interesa que apliquemos los conocimientos.
EmilY

Diana

Tristísimo…doloroso y cierto. Yo fui testigo de la castración moral de uno de los mejores profesores en una importante Universida de la cual no digo más. Estas cosas horribles y temibles sí pasan. Cuando tienen q decidir entre un coherente y un corcho o un íntegro y un pusilánime o un sincero y un adulón o un digno y un arrastrado o un talentoso con criterio y un medriocre papagayo, siempre, siempre, siempre escogen al segundo.
Q manera de hacer todo lo contrario de lo q nos enseñó el Che, Martí, Fidel…
😢😢😢😢
Diana

Lis.Miranda

La verdad q es injusto y penoso pero como dicen por ahí la universidad no lo es todo hay genios sin estudios… e idiotas con doctorado.. Lo único q hacen es lo q les conviene y ya ,por eso es q este país tiene a tantos genios en la calle con voces d lideres ,y lideres sin voces ni agallas
Lis.Miranda

Antonio

JAFE, no te conozco, pero te admiro sin conocerte. Te regalo cuatro frases de nuestro José Martí, para dar un poco de aliento y fuerzas a tú alma. Sigue adelante y no te rindas, es el mejor homenaje que puedes hacer a tú padre. Saludos.

“La libertad es el derecho que tienen las personas de actuar libremente, pensar y hablar sin hipocresía”.

“La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla”.

“En los pueblos libres, el derecho ha de ser claro. En los pueblos dueños de sí mismos, el derecho ha de ser popular”.

“Un hombre que oculta lo que piensa, o no se atreve a decir lo que piensa, no es un hombre honrado”.

Antonio

Cleidy

Tu padre fue un magnifico hombre y profesor, no se puede esperar menos de ti asi que …Toma aire, recobra el aliento y sigue adelante,

…Lo que brilla con luz propia nadie lo puede apagar,
su brillo puede alcanzar la oscuridad de otras costas.
Qué pagará este pesar del tiempo que se perdió.
de las vidas que costó, de las que puede costar….

Cleidy

Rosa

Comprendo todo lo que se dice en este blog. Entiendo las diversas frustraciones que han generado decisiones, al parecer, injustas y que no deberían ocurrir en ningún lugar. Me gustaría además que eso no sucediera en mi país ni en ninguno. Pero me pregunto también si estas personas que comentan aquí sus problemas y sus penas se han puesto a pensar por una vez que Cuba es un país en guerra. Hace 60 años somos uno de los enemigos preferidos del imperio más poderoso del planeta. El imperio que emplea todo tipo de armas para acabar con todo el que se interpone en su afán de gobernar el mundo y no a base de aplicar la justicia ni derecho alguno sino todo lo contrario. ¿Motivación? El control de las riquezas, no creo que alguien diga que eso no está demostrado. Me pregunto si creen que es fácil luchar contra los tanques pensantes imperiales. ¿Qué piensan esos tanques? Pues, cómo acabar con cualquier idea que busque justicia para todos, mejoras para los millones de seres humanos que hoy viven en la más terrible miseria. La miseria no les importa mucho, el problema son los que luchan contra ella. A lo mejor se dan el lujo de permitir que fluyan ideas distintas en las universidades, no lo niego; pero siempre que no se pasen. Vivo en un país neoliberal o sea nuevo y liberal o algo así. ¿saben lo que eso significa en lenguaje sencillo? Significa que el estado no controla nada y las empresas privadas lo controlan todo. Así es la cosa. ¿Creen que hay muchas libertades aquí? Pues no, realmente, hay muy pocas. Sí, puedes decir lo que quieras… siempre que a tu empresario (que es de alguna manera) tu dueño, no le moleste. Entonces, ¿dónde están las libertades? Hay algunos de los que aquí comentan (con razón, no les quito la razón) que piden cambios (tampoco les quito la razón) también me gustaría que hubiera cambios pero ¿cambios hacia dónde? Quizás cuando el imperio deje de perseguirnos podremos ocuparnos de que toda la justicia se aplique bien en nuestro país. Mientras, es mejor que no perdamos la perspectiva de defendernos. No entro en detalles, los detalles se pueden atender cuando se tiene en cuenta el todo. Pueden decir lo que quieran pero por favor no pierdan esa perspectiva.
Rosa

Tony

Impresionante como este tipo de acciones, siempre injustas, se repiten. Me recuerda lo que hicieron con mi madre, Gloria Ma. Leon Rojas, profesora titular de Historia de los EEUU en la Universidad de la Habana quién fue expulsada primero del PCC para posteriormente también despojarla de una de sus grandes pasiones: dar clases.
Formó parte de la campaña de alfabetización y fue la integrante cubana más joven que asistió al 8vo Festival de la Juventud y los Estudiantes en Helsinki 1962, desde ese momento tenía claro que quería ser profesora.

Pero en 1994 no pudo continuar haciéndolo. Todo porque no acató las órdenes que prohibían sostener cualquier tipo de relación o encuentro académico, cultural, etc con nacionales del vecino del norte. Mi madre fue una de las defensoras de que desde el diálogo e intercambio, podríamos estar mejor preparados y aspirar a un mayor acercamiento, al menos inicialmente, entre académicos para después continuar tendiendo puentes entre nuestros pueblos. Nunca nadie se disculpó con ella pese a que años después se comprobaba que gracias a muchas acciones y relaciones iniciadas por ella, comenzaba un intercambio productivo. Incluso gracias a sus convicciones y entereza, en confiar y ayudar a quién lo merece, hoy este país tiene uno de los mejores libros de la política exterior de Cuba en Africa: “Misiones en Conflicto” escrito por Piero Gleijeses de quién se pensaba era agente de la CIA y quién solo contó con la ayuda y confianza de mi madre para ir tumbando obstáculos por muchos años.
A raíz de la visita de Obama a Cuba y el -fugaz- momento de un mejoramiento en las relaciones entre ambos países, Esteban Morales me confesó: no dudes que para llegar a este feliz momento, hay una cuota importante del sacrificio y pensamiento de tu madre. Esto también le pertenece”.

Al final no era mi intención escribir tanto sobre esto, sino ofrecer todo mi apoyo a Julio Antonio Fernández (Bultico, como cariñosamente muchos le llamábamos por ser hijo de ese ilustre cubano y profesor, Julio Fdez Bulté). Joven integro, honesto y sencillo. Culto y preparado como pocos. Defensor siempre de las causas justas.

Poner en tela de juicio sus principios, difamar y calumniar sobre su ética es cuando menos injusto, reprochable y lamentable. Triste ver como hay acciones, ya sean los 70s, 90s o 2020 que vuelven a repetirse.

Tony

Boris caro

Julio, recuerdo aquel incidente por el proyecto sobre la Revolución de Octubre. Yo asistía a las conferencias en el Marinello, y luego escribí un reportaje sobre uds para IPS, por el cual te amonestaron en la facultad. Ya tu ves, aquel “regaño” no era solo el resultado de unas palabras mal citadas, sino de un cáncer sistémico en la academia cubana, y que cala profundo en el país.

No te imaginas cómo me encabrona leer y escuchar la mierda que la pandilla de cobardes y oportunistas de la prensa oficialista cubana publica sobre gente como tú y Guanche. Pero no me sorprende, porque la historia de la Revolución cubana también es la de una constante represión contra los que piensan diferente, contra quienes se atreven a cuestionar los dogmas oficiales.

Vives hoy otro capítulo de la novela kafkiana de la Revolución. Tu historia ya fue contada por el escritor checo en El Proceso.

Te van a machacar, Julio, te van a machacar hasta que te canses y te vayas al exilio. Y no le temas a esa palabra, que tantos emigrantes cubanos relacionan con el sector anexionista de Miami. Al exilio se fue Martí, tú conoces esa historia mejor que yo.

Un abrazo desde la distancia, desde el exilio, pero cercano en la admiración por ti y por otros valientes que pelean por el presente y el futuro de Cuba.

Boris caro

Jorge Luis academico independiente

Te admiro profesor Julio Fernandez Estrada tu padre se sentiria una vez orgulloso de ti por tus ideas y riogor intelectual tu caso ha sido uno mas dentro de los intelectuales que piensan diferente en un sistema totalitario, pero la verdad siempre sera revolucionaria y el totalitarismo teme a la verdad.
Jorge Luis academico independiente

Alberto N Jones

Que puedo agregar a hechos de esta naturaleza que cuando te tocan, piensas eres el primero, el unico y te cuestionas. Mi formacion en medicina veterinaria y los hechos de que fui acusado injusta y falsamente, ocurrieron en Bayamo en 1974, lo que supone nada tiene en comun con el autor, quien he llegado a conocer y respetar a traves de las redes sociales.

Sin embargo, la unica diferencia clara entre un hecho y otro, es que fui de los primeros casos que han ido perfeccionando hasta nuestros dias, en las que todas las victimas han dejado una estela de injusticias, silencio, dolor e impunidad, en la que ninguno de los autores de estas infamias que han causado tanto daño al pais, han tenido el valor de dar la cara, enfrentar a sus victimas y ratificar sus acusaciones por falsas que fueren.

Hablare someramente de mi caso, a fin de ilustrar que nadie esta a salvo en ninguna profesion, cargo o funcion que pende de un hilo, muchas veces en manos de un energumeno sin pasado o historia, pero con el poder y la autoridad de aniquilar a cualquiera.

Mientras cursaba el tercer año de la carrera, fui enviado con otros ocho compaños a la RDA para estudiar Enfermedades Exoticas Catastroficas ante la posibilidad de la introduccion de algunos de esos agentes en Cuba por el gobierno de los Estados Unidos. Regresamos 18 meses despues y al concluir la carrera, fui enviado durante 2 años al laboratorio nacional en Arroyo Arenas para realizar un post grado en patologia veterinaria al final del cual, fui enviado como patologo y director de laboratorios diangosticos de la provincia de Oriente que se extendia desde Amancio Rodriguez hasta Gran Tierra, Baracoa.

Tarea imposible desde cualquier punto de vista, sin un transporte ni un laboratorio que respaldara mi trabajo, el cual tuve que comenzar literalmente desde cero, mientras apoye mi trabajo en la ayuda solidaria del hospital de Bayamo, laboratorios de suelos, la nestle y el departamento de higiene del MINSAP.

A ello fueron sumando, la atencion de tres tecnicos extranjeros, la presidencia del consejo cientifico e impartir clases de patologia en la recien creada filial universitaria de Oriente, todo eso, por un solo salario basico de 274 pesos, la dieta y otros gastos menores.

Mis logros a pesar de las adversidades fueron significativas a nivel diagnostico al descubrir varias enfermedades cuya existencia se desconocian en Oriente, en Cuba y unas constituyeron secreto estatal durante años. Por haber llevado al laboratorio desde el 6to y ultimo lugar al 3er lugar en tres años, por recalificar a todos los tecnicos y haber creado la escuela provincial, por haber sido reconocido como el mejor instructor de la Filial meses antes de ser detenido por Seguridad del Estado, acusado de estragos, de ser agente de la CIA sin tener un transmisor,receptor o telefono en mi casa, nunca aparecio algun colaborador a quien yo entregara los mensajes y con el proposito de neutralizar a la poblacion de Bayamo, echaron a rodar rumores que yo tenia planes para asesinar al Comandante Juan Almeida, quien me habia entregado un Jeep una vivienda a lado de la suya que les interesaba, por lo que fui sancionado a 8 de privacion de libertad de los 30 pedidos por el fiscal en una mascarada de juicio ejemplarizante.

Mi crimen fue, haberme enfrentado a la direccion municipal y provincial de medicina veterinaria, al miembro de seguridad del estado dentro del organismo y a sus informantes, que habian convertido al laboratorio en un realengo, donde algunas tecnicas eran sus amantes y formaban sus bachatas y comelatas al final de la noche e ingerian alcohol absoluto para uso diagnostico extraido del almacen, por lo que les prohibi la entrada al mismo, excepto en funciones de trabajo.

Sacaron del medio a su estorbo y nadie ha respondido ante las leyes por haber destruido, llevado a la ruina y convertido en escombros el laboratorio que habia servido para ademas, para encuentros cientificos entre medicos, biologos y veterinarios en Bayamo.

Alberto N Jones

Nora Darling

Tanto dolor siento!! Qué pena decirte que lloro!! Qué pena pedirte que, a pesar de todo, que de vez en cuando, vencido tú, nos prestes tus alas, tu actitud!! Fue grande leerte, excelente y brillante articulo.
Nora Darling

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE

Ilustración: Wimar Verdecia

Ilustración: Wimar Verdecia

Visión de vencido

Hace tres años que no piso un aula universitaria. En el lejano 2008 salí por primera vez de la Universidad de La Habana, porque mi vida era un yogur espeso y el gusto que sentía por la Colina, sus rincones, la ingenuidad estudiantil y el polvo blanco de tiza había sido vencido por la persecución de los dirigentes de la Facultad de Derecho, que no se escondían para amenazarme por mi relación “no profesional” con el estudiantado, que me decía Bultico, en alusión al apellido pegajoso de mi papá y me regalaba año tras año su Tiza de Oro, no por popular sino precisamente por profesional y decente.

La Universidad era mi casa. La Facultad de Derecho, el patio de recreo. Conocía cada pasillo, cada grieta, cada tarja y busto en ellas perdidos. Desde que podía andar hacía carreras alrededor de la Plaza Agramonte, otrora Cadenas, mientras mi papá terminaba sus clases. Los días 22 de cada mes íbamos en el Fiat rojo, argentino y empolvado, a esperar el sueldo de mi padre, para con mi hermana más pequeña y mi madre, comprar sellos y libros por centavos, en la esquina de 27 y L.

Los profesores vetustos y grandiosos como ceibas, con nombres gloriosos y resonantes como campanas imperiales, eran mi familia, a todos los había visto yo perder la expresión de cátedra ante los platos de mi mamá, en algún que otro almuerzo casero, en nuestro escueto apartamento de Santos Suárez, inmenso para albergar felicidad.

Fui testigo de cómo se escribieron muchos de los libros con los que se han formado miles de juristas de Cuba, por décadas y décadas. El martilleo como de ametralladora de la máquina de escribir de mi papá formaba parte de los sonidos constantes de aquel barrio, lleno de columpios y papalotes idos a bolina.

Nunca me obligaron a estudiar Derecho. Yo quería ser arqueólogo, o pintor, ya que no podía ser como German Mesa ni como Luis Giraldo Casanova. Me decidí por la Historia del Arte y fracasé ante el intento de alcanzar la única plaza disponible para estudiar en la Facultad de Artes y Letras y caí, así, en la Colina, desganado, pero como quien cumple su destino.

Sin querer también me hice profesor. Sin querer me hice querer por los alumnos y alumnas, tan fácil como que yo los sentía como hermanos menores, y después como hijos tenidos en la adolescencia. En los alrededores de la tanqueta que los muchachos del Directorio 13 de marzo llevaron de regalo a la Universidad cuando el triunfo del 59, leí cientos de libros en voz alta para mis alumnos queridos, no para educar sino para vivir.

Las mismas asignaturas que vi pasar por mi vida con tanta gracia y pasión, se hicieron la razón de mi vida profesional. Desde 1993 no he dejado de estudiar Historia del Estado y el Derecho, Teoría del Estado y el Derecho, Derecho Romano, Derecho Constitucional y después, cuando apareció el librito amarillo de Filosofía del Derecho y el dulce Erasmo de Rotterdam en portada, también la Filosofía del Derecho.

Hace tres años de mi última salida de la Universidad. En 2008 prometí que iría a alguna aula de las que la Revolución tuviera abiertas, y estuve diez años en la Universalización, llamada también municipalización. De todo hice en tres municipios de La Habana, y percibí la belleza de mis alumnos, ahora mayores, sentados en pequeñas sillas de escuelas primarias, rodeados de crayolas y murales, oyendo en la noche clases de Derecho.

Pero en esos años, en uno de los giros del planeta que habitamos, una decisión del Ministerio de Educación Superior me convirtió, sin nadie esperarlo, otra vez en profesor de plantilla de la Facultad de Derecho. No había manera de evitar mi reingreso a la Colina. Tenía la edad necesaria, dirigía una carrera en un municipio, y tenía el grado científico y docente. Pero fue el 14 de septiembre de 2012 cuando sobré, esta vez por arte del odio de los mismos dirigentes de Derecho.

La Universidad tuvo que recolocarme, en el Centro de Estudios de Administración Pública, de la misma institución, y pasé allí cuatro años de trabajo, respeto, cariño, enseñanzas y reconocimiento. Mis alumnos fueron ahora dirigentes, cuadros de nivel intermedio, de La Habana y de Artemisa, y mis clases a casi mil de ellos en esos años eran sobre la Constitución cubana.

Algunos pecados me perseguían desde 1993. Nunca fui militante de la UJC, nunca fui militante del PCC, nunca fui dirigente de la FEU, y todo esto era sospechoso porque yo donaba sangre, iba a las escuelas al campo, a trabajos voluntarios, a los Juegos Caribes, a los Festivales de Cultura. Pero no saltaba cuando me mandaban a saltar ni confundía la Revolución con sus cuadros de dirección anecdóticos.

Vivir rodeado de libros puede ser un problema. Mi infancia transcurrió dentro de libros. Quería escribir libros, leía en voz alta para toda la familia lo que me daba tiempo para que todos leyeran para sí. Jugaba a escribir libros en las vacaciones, leía sin permiso autores prohibidos, conocía las historias de vida de los más virulentos, esperaba conocer a Guillén, a Dulce María o a Félix Pita, pero todos murieron sin que les diera la mano.

Los principios no sirven para nada en la era del envase. Como decía Galeano, estamos en la época en que importa más el entierro que el muerto, el frasco que el perfume y, por lo tanto, es más importante parecer que ser.

Y yo no parecía ni parezco amigo del jefe por ser jefe. Es mi fardo y debo cargarlo. No me quejo, es mi decisión. En 2003 estuve en el pico del aura por ayudar a un grupo de estudiantes de Derecho a organizar una marcha, de protesta, contra la invasión norteamericana a Irak, en 2007 casi vuelo en pedazos por crear, junto a un grupo de estudiantes, un mural revista, que se llamaría El Islote, y que duró menos que un merengue en la puerta de un colegio. En ese mismo año tuve que explicar a una comisión del Partido qué significaba el acto que habíamos hecho un grupo de intelectuales en homenaje a la Revolución de Octubre.

Julio Antonio Fernández Estrada debate el nuevo proyecto de Constitución para Cuba.

Julio Antonio Fernández Estrada debate el nuevo proyecto de Constitución para Cuba.

En 2016, ocho años después de haber dado mi última clase en el curso regular diurno de Derecho, al que no me dejaban volver, ni como profesor adjunto, desde que leyeron mi carta de solicitud de baja de aquel momento, otra vez tuve que dejar la Universidad.

En 2008, cuatro meses después de mi salida de la Colina, mi padre murió. En sus funerales en el Aula Magna, casi nadie sabía que él acababa de pedir la baja de la Facultad de Derecho, porque no podía dar clases en el mismo lugar en el que no me dejaban a mí entrar para dar un turno como profesor contratado.

Antes de mis palabras de despedida a mi papá, el 30 de octubre de 2008, en un lugar neutral, para no poner las cenizas de mi papá en la Facultad de la que se estaba yendo por decisión propia, una persona me pidió que no dijera lo que pasaba conmigo y con mi padre en la Universidad. Mi respuesta fue que no tomaría ese día para eso.

Las cenizas de mi padre no pudieron ser depositadas en el jardín de la Plaza Agramonte, por quejas de no sé quién, y solo pudimos esparcir una parte sin que su nombre ni sus fechas estén en ningún camposanto.

En 2016, para no poner a mi intachable jefa en la situación de expulsarme o de tener que enfrentar la orden de hacerlo, salí de la Universidad, por segunda vez, porque “¿cómo se me iba a ocurrir escribir en OnCuba y pretender ser profesor de la Universidad a la vez?”.

Un artículo sin merecimientos para detonar un cierre de contrato como profesor me sacó de la Colina hasta el día de hoy. Protesté, escribí cartas, me respondió el antiguo rector y me dijo, por escrito, que la Universidad no tenía ningún problema conmigo, que la Facultad de Derecho no me contrataba por decisión administrativa.

Escribí a la Facultad de Derecho. Le anexé la anterior respuesta del rector. Hace tres años que espero la respuesta. Conservo cada carta, firma, recibo, de todos estos años, incluida la carta en la que mi padre, profesor de Mérito de la UH, pide su baja. Ocho años después otro profesor de la Facultad pidió la baja en protesta por la prohibición de mi contrato como profesor de los cursos por encuentros, los únicos que conservaba desde 2008.

Mi petición a la Facultad fue verdaderamente ridícula y ni así me han respondido. Pedí en 2016 que me dejaran dar clases en el curso por encuentros, específicamente de Derecho Romano, asignatura de la que he sido conferencista en universidades de medio mundo, pero no me respondieron, aunque la persona que me iba a sustituir era una docente en adiestramiento.

Ahora, el Estado de Derecho baila un danzón en la puerta sagrada de la constitución de 2019. Relucen en ese documento la supremacía constitucional y los derechos humanos. Pero algunos ciudadanos somos desechados por los sistemas, sin haber cometido un delito, una falta, un error.

Tengo en mi poder mis expedientes académico y laboral. Nunca he sido sancionado por nada desde 1998. Pero los dirigentes, esos de los que es feo reírse tanto, han decidido dejarme sin trabajo por tres años, aunque no sobren en Cuba los profesores universitarios.

Al ejército de docentes, sin trabajo por injusticias cometidas en procesos laborales, administrativos, de censura política, les hablo. A los ciudadanos y ciudadanas de Cuba les pido que atiendan a nuestro reclamo. En silencio hemos soportado por años esta discriminación. Da lo mismo si somos comunistas o liberales, socialistas o amantes del libre mercado. Hemos sido privados de nuestro derecho a trabajar como profesores porque alguna comisión nos considera inadecuados.

La libertad de expresión es hoy un derecho humano. No sé qué les dirán a sus alumnos los profesores de Derecho que enseñen la importancia de la constitución. Anuncio a todos los responsables que mediante el próximo proceso judicial que se instaure, reclamaré mi derecho a ser profesor y a pensar diferente a las comisiones oficiales.

He dudado mil veces para escribir esta historia, apretada, reducida, sin los detalles de terror ni los más miserables. Me ha motivado ver que todo sigue igual. En los días de mi contrato cerrado, expulsaron al profesor titular Omar Everleny, del Centro de Estudios de la Economía Cubana. Poco después a otro titular, de la Universidad de Oriente, René Fidel González, por escribir en medios digitales de izquierda contenidos socialistas radicales.

Después han expulsado a profesores de otras universidades. En la misma Universidad de La Habana sobró un profesor de la Facultad de Historia, por pasarse del tiempo en una actividad sospechosa, que resultó ser formación a organizaciones políticas y sociales revolucionarias en América Central.

Ahora la UH quiere cambiar el contrato a Omara Ruiz Urquiola porque tiene pocas horas de clases, cuando todos sabemos que lo que tienen los que expulsan profesores por sus ideas, es poca vergüenza.

Todo esto debe ser “cultura del detalle”. Han ido por nosotros al detalle, sin equivocarse. A los oportunistas y a los arribistas no los han tocado. A los mediocres y cobardes los han entronizado.

Y han ido por más, no se han quedado con uno o dos profesores, sino que avanzan en busca de la próxima presa.

Yo confieso que he sido vencido. Tengo la aptitud de los vencidos. Los vicios de los vencidos. Deliro y hablo solo, redundo con la democracia, reitero con el socialismo, caigo mal con la república. Es un hecho que no pude, parece que no puedo, me huele que no podré.

 

Discriminación política en las universidades: rasgos de continuidad

También puedes ver:

República del no

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR88 CUP
1 USD67 CUP
1 MLC77.8 CUP
+0.3
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rigel

Excelete articulo, una vez mas me identifico. Pues somos de la misma generacion. Su padre excelente profesor (decian los de derecho-pues soy biologo-) pero siempre nos daba los buenos dias,era una persona muy empatica, y a primera vista, inteligente.
Todos los que no hemos sido militantes y tenemos la velentia de pensar diferente hemos sufrido eso y otros vejamenes que no valen la pena enumerar.
Pero algun dia los mediocres y cobardes van a bajarse del carro, son los menos, por eso tanto odio y ensañamiento.
Una pena que eso este pasando, justo por lo que lucharon los que hicieron la revolucion ahora a nombre de ella cometen los mismos crimenes o peores pues antes siempre hubo opciones ahora te quedas o te vas..asi de sencillo.
Fuerza y apoyo a Bulte Junior y a todos los que han sido vetados o anulados profesionalmente !

Sarah rivero suarez

Gracias por tu apoyo a los q hemos sido anulados profesionalmente, las mas de las veces por capricho (en mi caso de tu mismo campo de la biologia, en este caso marina). Cuba es quien pierde pq en lo personal es seguro q siempre habra herramientas para seguir alante
Sarah rivero suarez
Rigel

Jhonny

Super bien escrito el articulo y muy valiente ademas, animo Julio Fernandez y sigue asi luchando por lo justo que eso el futuro te lo agradecera.
Jhonny

Mq

JAFE: no puedes rendirte. Si te sientes revolucionario, socialista, comunista, no tienes derecho a rendirte. Hay gente que a la izquierda del Estado está trabajando dentro y fuera de las instituciones. Y todos los revolucionarios son necesarios. Busca bien a tus amigos y no pares de dar la batalla.
Mq

Jos� Alberto Barrueto Rodr�guez

Hola querido profesor Bultico:

Aprovecho este espacio para saludarlo y enviarle un abrazo, como muchos del Grupo D de la graduaci�n del 2007 recordamos sus clases, sus palabras, los debates que generaba entre nosotros; que coadyuvaron a nuestra formaci�n como profesionales del Derecho aunque hoy andemos muchos desperdigados por el mundo y en otros oficios. Lamento al igual que muchos de sus disc�pulos este estado de cosas para con profesores, que como usted, insisten en formar seres vivos intelectualmente y no meramente elementos decorativos del sistema operativo; donde cada vez m�s, abundan [email protected] [email protected] mentalmente, con escasez de criterio propio y sin visi�n de futuro.

Jos� Alberto Barrueto Rodr�guez

Patricia

Felicidades Profe! Este artículo conmueve desde el principio, me saco las lagrimas! Ver con cuánta fuerza luchas por tu derecho a dar clases y el amor que le tienes a tu profesión! Increíble el miedo que existe a una tiza que no es militante!
Patricia

Alberto

Yo yo yo yo. Mucha escofina, mucho autobombo, mucha egolatría. Qué desagradable leer este autoelogio. Y dónde esta aqui el contraste de fuentes.Por que creerle?

Eloy viera

Por suerte, para gustos se hicieron los colores. Quiere contrastar? quiere fuentes diferentes?Lea esto que de seguro no le resulta desagradable pero para otros muchos es bochornoso y no es otra cosa que el reconocimiento oficial de que lo sufrido por Julio Antonio no es aislado, sino politica oficial.
Eloy viera

´rODOLFO

LE CREO, PORQUE SE QUE ES ASI, COMO TODO EL MUNDO LO SABE Y ES UNA ACCIÓN DE SENTIDO COMUN CREERLO, PORQUE ES SABIDO QUE ES ASI COMO EL LO CUENTA. y NO RESALTA AQUI TODOS LOS MERITOS QUE TIENE, QUE CON SEGURIDAD TU NO TIENES NINGUNO.. COMO POR LO MISMO QUE DEBO CREER QUE ERES UN ENVIDIOSO Y UN DEFENSOR POR CARAMBOLA DE UN SISTEMA QUE A TI TAMBIEN TE OPRIME, A NO SER QUE SEAS UN ¨MANDADO¨POR LOS OPRESORES, -UN PATETICO MERCENARITO IDEOLOGICO- O SEAS UNO DE ELLOS. ASI DE SIMPLE.
´rODOLFO

Carlos Leon

Egolatria? Autobombo? Habla ustede de Julio o de Fidel Castro? Vea usted, el padre fue un gigante que no solo educo a su hijo para ser un hombre decente sino que educo a cientos de otros hombres y mujeres, yo incluido. Con Julio comparti las aulas de la Facultad de Derecho y aunque no estabamos en el mismo grupo le conocí. Una de sus caracteriosticas personales, al igual que su padre, era la de decir lo que pensaba aunque le fuera “incomodo” a alguien. Ese ha sido su unico pecado, el negarse a ser un simulador, un repetidor de dogmas y doctrinas. Lamentablemente la gran revolucion cubana no mira con buen ojo a los pensadores porque, claro esta, para pensar estan los jefes.
No es del todo incomprensible que usted piense improbable que un profesor sea tan querido por sus alumnos. Solo el que ha tenido esa experiencia lo entiende. A julio no lo tuve de profesor porque somos contemporaneos pero tuve el privilegio de ser alumno de su padre, Julio Fernandez Bulte y otro gigante Delio Carreras Cuevas. En una conferecia de Fernandez Bulte un alumno (de mi año y que hoy dia ocupa un cargo “elevado” en el gobierno cubano) se paro en una conferencia de Teoria del Estado y el Derecho y bajo una arenga a lo Hassan digna de la tribuna anti-imperialista. Bulte le escucho con toda atencion y respeto hasta que termino y entonces le dijo “…es cierto que en el capitalimo desarrollado los obreros son explotados, pero llevan las cadenas de la explotacion en el maletero de sus coches.” Julio al igual que su padre es un pensador, no un repetidor y eso, eso pone muy incomodo al dirigente, no es casual que se les llame “cuadros” en la nomenclatura partidista. No es porque sean lindos, es porque son cuadrados.

chilan

autobombo fidel castro? nnnnoooooooooooooooooooo
chilan
Carlos Leon

lila

egolatría? no creo que sea este artículo en particular ególatra, ni lo que cuenta motivo de su actual “desagrado” . hiel la suya, alberto, en dos oraciones. si el hombre su familia, su saga… tiene historia, pues que cuente. yo tomo la esencia de todo lo que leo, aún más si está bien escrito, y lo está. odio los envidiosos, los tipos que dudan del otro, pero cuando dan fe, su fe, sudan tufo contaminado, más que el supuesto de aquel que le provocó. lo de la escofina espero que haya sido su único punto a favor del julio, por lo de la herramienta de estilo, vaya. aunque creo que vuelve a equivocarse su nota de dos líneas, el autor es bastante recto en la escritura y no regala, por suerte nada a la “orfebrería” en madera…
lila
Alberto

Eloy Viera Moreno

Estimado Julio: me gustaría pensar el problema que describes se reduce a la Universidad. Lamentablemente es una realidad compartida durante 60 años en todos los centros laborales, aplicada con proporcional mayor medida de acuerdo con la importancia de centro en la economía nacional. Para ello se inventó el término “idoneidad”. En cuanto a tu persona ¡sigue soñando! Como le dije una vez a mis hijos “estos HPs no merecen mártires” . Estoy seguro que tu generación es la llamada al cambio, y dentro de ese proceso gentes como tú son imprescindibles. Un abrazo.
Eloy Viera Moreno

R Garcia

Buen escrito Julio, no coincido contigo del todo pero sin dudas necesitamos mas gente como tu en Cuba. Lo mas lamentable es que todo lo que te ha sucedido puedes extrapolarlo a casi todos los sectores del pais y en mayor o menor medida a cualquiera de las ultimas 6 decadas. Yo pase situaciones parecidas en mi vida laboral y antes cuando me gradue en esa misma universidad con 4.98 de promedio general no me dieron el titulo de oro solo por no ser de la UJC.
Saludos

Nora Darling

Hola, después de leer tu comentario, me gustaría, por favor, que me o nos explicaras, por qué "no coicindes del todo" con él? Es sólo una pregunta. Ante todo recibe todos mis respetos. R Garcia, muchas gracias.
Nora Darling
R Garcia

David

Julito, te entiendo perfectamente pero el problema va más allá del ámbito académico. Es una situación de control estatal sistémico donde nadie puede sobresalir de ninguna manera, sino es aplastado en un ostracismo inxiliado, donde vegetase un abrazos fuerte. Me gradué en el 2001 y tú viejo fue mi tutor, te estimo y admiro, es una pelea cubana contra los demonios….
David

Hiram Hernández

Cuando Galileo Galilei se retrató ante el fuego inquisidor hubo alguien que gritó: «Maldita la tierra que no tiene héroes» a lo que alguien le ripostó: «No. Maldita la tierra que los necesita!» La historia de Julito es miles de historias, lamentablemente, tan cubanas como el boniatillo y el picadillo enriquecido. Aquí nuestro aporte a la universalidad de las relaciones entre la arbitrariedad y los herejes. Julito, mi amigo entrañable, ha luchado más de la mitad de su vida por una Cuba sin arbitrariedades, con instituciones responsables, con poderes democráticos y legítimos. Julito de tanto pensar y hacernos pensar una Cuba que no necesite héroes, ha terminado convirtiéndose en uno. A nosotros nos queda la convicción o la esperanza de que esa Isla se mueva.
Hiram Hernández

cary

La historia de discriminaciones y expulsiones injustas en la Universidad de la Habana es amplia y muy triste. Estudié en los años 80, una época que aún me duele porque fuí parte de la injusticia. Lo comprendí después. En mi defensa debo decir que con 18 años eres arcilla fresca en las manipuladoras manos de un sistema que proclama que la Universidad es sólo para los revolucionarios y que los homosexuales, los rockeros, los católicos, los amantes de la música norteamericana, los poco combativos (léase gente que estaba solo por estudiar sin interesarle las marchas y los mítines), ninguno de esos, podía ser revolucionario. Expulsaron estudiantes por el simple hecho de haber participado en la Misa del Gallo en la Catedral de la Habana, aún sin ser verdaderos creyentes, solo acudieron por curiosidad, pero al parecer estaban siendo vigilados y eso no los hacía dignos de estudiar en la Universidad. Triste historia, pero que nadie puede negar.
cary

Alex

Alberto, tu debes ser o un militarote, o un hijo de papá o un tipo venido de otro planeta o simplemente un testaferro del Estado, pagado para enfrentar a la gente que escribe en redes sociales y que no puede quejarse de otra manera, ya que la gente de tu bando no responde ni respeta la ley, ni siquiera la nueva Constitución. Si existen ególatras en este mundo son Uds que creen que ser quienes tienen la verdad en la mano. De lo que habla el profesor es muy común en las Universidades y los centros de investigaciones, donde lo que importa es la fidelidad a la clase dirigente, no a la Revolución. Muchos de los comecandelas que han hecho la vida imposible a las personas honestas que critican las cosas mal hechas o que simplemente no responden al guión, hoy viven fuera del país, luego de desertar en el extranjero de alguna misión encomendada por la institución que los empleó.

Critican al Macarthismo y son peores que Mc Carthy. Por ese tipo de actuación, es que dieron pie a Mac Carthy para decir que tomaban medidas contra los comunistas para evitar que si triunfaban, coartaran las libertades de los demás, tu tipo de gente existe en todos los signos políticos, porque o estás ciego o eres uno de los oportunistas.

Alex

Alberto

Con todo respeto ,demasiada autosuficiencia para mi gusto.Donde esta escrito que alguien tiene derecho para reclamar un puesto en una catedra ??? ,creo que en ningun lugar del mundo.Es posible que esa aptitud egocentrica sea la que lo limite.

Dariel

No leyó la parte en que se dice que hay déficit de profesores? Y aun así no lo aceptan. Creo que el profesor se da su justo valor, sin falsa modestia
Dariel

Hiram

Alberto, aunque en principio sabemos que en Cuba existen individuos a los cuales el Estado les facilita internet doméstico y gratuito a cambio de actuar como trol que obstaculizan el debate critico y/o nos hacen visibles para los órganos de la seguridad, vamos a suponer que no lo eres y que tu crítica es legítima. Entonces te digo que Julio Fernández Estrada apenas menciona parte de las injusticias y arbitrariedades de la qué él y otros hemos sido víctimas. Yo estaba ahí cuando el primer «explote» de Julito. Fue cuando abrimos un espacio para debatir las herencias del socialismo de Estado y el marxismo-leninismo. Debate hicimos y escribimos. Está publicado en Cuba bajo el título: Poder. Vivir en Cuba. Segundo «explote»: cuando Julito público en OnCuba su «No me hablen de Obama ni de Industriales. Según sé le dijeron que un profesor no publica en esos medios ideológicamente sospechosos. O sea, un profesor cubano no debe ser un intelectual. ¿Te has preguntado por qué grandes intelectuales cubanos no están en la Universidad? Sobre tu duda es muy sencillo: ¿cuántos Phd tiene la facultad de derecho? ¿No era a cada cual según su capacidad? Negarle a Julito, con el currículo que tiene, su aporte en la Universidad es un robo al pueblo cubano. La respuesta es muy sencilla, en la Universidad no se está respetando el valor de lo público. La Universidad es pública, es de todo el pueblo cubano, no de una parte de ella. No es de lo que piensan, o dicen pensar, de una determinada manera. De hecho, a Julito no lo quieren en la Universidad porque él enseña a pensar y valorar lo público. Lo cual no conviene a los burócratas que lo privatizan. Otra respuesta muy simple: es la falta de organización de los docentes y de los alumnos lo que permite estas arbitrariedades. Lo de Julito es un solo una anécdota de todo lo que nos falta para vivir en una sociedad democrática, no digamos ya socialista.
Hiram

David

Que fino te queda eso de sembrar la duda… Como si a todos nosotros no nos quedará claro que el es posiblemente en mejor en Cuba y su exilio en materia de Derecho Constitucional. Debería estar sentado en el parlamento, si el objetivo del establishment no fuera tener ahí a 500 “Serviles de Unanimidad”
David

Karel

Es cierto que no se puede reclamar un puesto de catedra pero cómo accéder à un puesto en la Universidad. Por concurso? En CUBA no existe el concurso de profesores en el cual el que obtenga mejor resultado gana pla plaza. Donde la convocatoria es libre y todos pueden presentarse. Tribunales academicos? No en la Cuba de hoy los tribunales no buscan el mejor profesor, buscan al militantes de PCC. Sino el compañerismo o la palanca à discipulos para tener todo bajo el control.
Karel
Alberto

Mytico

Me pregunto cuando este país va a cambiar.
La respuesta debe estar en el pueblo, cuando dejen esa aptitud de conformidad que ya se pasa de castaño oscuro.
Mytico

polloporpescado

PARECE MENTIRA QUE DESPUÉS DE 60 AÑOS TODAVIA EN ESTA ISLA QUEDEN PERSONAS COMO ALBERTO.
YO FUI EXPULSADO DE UNA ESCUELA A LOS 12 AÑOS POR DIVERSIONISMO IDEOLOGICO. MAS TARDE DE OTRA Y LUEGO DE OTRA. LLEGAR A LA UNIVERSIDAD??? NI SOÑARLO!!!
polloporpescado

lili

Y estas bien , que decir de los miles de cubanos que hoy no pueden entrar a Cuba en 8 años, cuanta maldad de un gobierno fascista y criminal que secuestro el pais y a las familias , la negacion de entrada al pais a los propios ciudadanos es una violacion de la Carta de Derechos Humanos de la ONU y el Derecho Internacional , es un crimen de lesa humanidad pues genera daños psicologicos en los afectados que dificilmente puedan sanar y mas aun es la evidencia del caracter fascista de un gobierno dictatorial que debe ser y sera enfrentado con medidas cada vez mas energica. Un gobierno paria e inmoral.
lili

Miguel

Julito: Fui alumno de tu padre y tuve el grandísimo honor de que me considerara en repetidas ocasiones depositario de su confianza para atender casos que de alguna manera le interesaban. Aunque no te conozco personalmente siempre escuché de ti y la alta calificación profesional y docente que alcanzaste por ti mismo. La he palpado en algunos de tus trabajos e intervenciones.
Estoy convencido que no te reconoces como la primera, la única ni la última víctima de las miserias humanas que desgraciadamente abundan en este mundo alimentadas muchas veces por intereses mezquinos en materia política o de otra naturaleza. Sólo te recomiendo que no estés para nada vencido y que tu actitud frente a la adversidad sea de lucha y eterna inconformidad con ese estatus quo que te martiriza. Como puedes apreciar, no estás solo en la batalla y será el mejor homenaje que puedas rendir a la memoria de tu padre.
Miguel

delvalle

Lamentable, doloroso, difícil, terrible, una prueba infinita a la paciencia, a la salud mental, a la estabilidad emocional y todo por el conocimiento propio de que se está cometiendo una injusticia y sé que no es la única; existen muchas histoarias no contadas, lo sé porque está la mía. Sea firme, tenga fe.
delvalle

Alejandro

¿Cómo esperabas que se respetara tu libre pensamiento si ” te reiteras con el socialismo”? Cómo espera algo más de la “dictadura del proletariado”? ¿Acaso se puede esperar libertades en las dictaduras? Puedes pensar como quieras pero es contradictorio el hecho de que creas que encontrarás en el socialismo el derecho a pensar diferente al “hombre nuevo”.
Alejandro

EmilY

Resulta muy triste que mentes brillantes y con tanto para dar sean aplastadas por quienes se sienten con poder para hacerlo. Triste y vergonzoso! Es una realidad que les pasa a los que piensan diferentes y con argumentos que no se pueden transmitir a las nuevas generaciones. Nos enseñan a pensar pero no les interesa que apliquemos los conocimientos.
EmilY

Diana

Tristísimo…doloroso y cierto. Yo fui testigo de la castración moral de uno de los mejores profesores en una importante Universida de la cual no digo más. Estas cosas horribles y temibles sí pasan. Cuando tienen q decidir entre un coherente y un corcho o un íntegro y un pusilánime o un sincero y un adulón o un digno y un arrastrado o un talentoso con criterio y un medriocre papagayo, siempre, siempre, siempre escogen al segundo.
Q manera de hacer todo lo contrario de lo q nos enseñó el Che, Martí, Fidel…
😢😢😢😢
Diana

Lis.Miranda

La verdad q es injusto y penoso pero como dicen por ahí la universidad no lo es todo hay genios sin estudios… e idiotas con doctorado.. Lo único q hacen es lo q les conviene y ya ,por eso es q este país tiene a tantos genios en la calle con voces d lideres ,y lideres sin voces ni agallas
Lis.Miranda

Antonio

JAFE, no te conozco, pero te admiro sin conocerte. Te regalo cuatro frases de nuestro José Martí, para dar un poco de aliento y fuerzas a tú alma. Sigue adelante y no te rindas, es el mejor homenaje que puedes hacer a tú padre. Saludos.

“La libertad es el derecho que tienen las personas de actuar libremente, pensar y hablar sin hipocresía”.

“La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla”.

“En los pueblos libres, el derecho ha de ser claro. En los pueblos dueños de sí mismos, el derecho ha de ser popular”.

“Un hombre que oculta lo que piensa, o no se atreve a decir lo que piensa, no es un hombre honrado”.

Antonio

Cleidy

Tu padre fue un magnifico hombre y profesor, no se puede esperar menos de ti asi que …Toma aire, recobra el aliento y sigue adelante,

…Lo que brilla con luz propia nadie lo puede apagar,
su brillo puede alcanzar la oscuridad de otras costas.
Qué pagará este pesar del tiempo que se perdió.
de las vidas que costó, de las que puede costar….

Cleidy

Rosa

Comprendo todo lo que se dice en este blog. Entiendo las diversas frustraciones que han generado decisiones, al parecer, injustas y que no deberían ocurrir en ningún lugar. Me gustaría además que eso no sucediera en mi país ni en ninguno. Pero me pregunto también si estas personas que comentan aquí sus problemas y sus penas se han puesto a pensar por una vez que Cuba es un país en guerra. Hace 60 años somos uno de los enemigos preferidos del imperio más poderoso del planeta. El imperio que emplea todo tipo de armas para acabar con todo el que se interpone en su afán de gobernar el mundo y no a base de aplicar la justicia ni derecho alguno sino todo lo contrario. ¿Motivación? El control de las riquezas, no creo que alguien diga que eso no está demostrado. Me pregunto si creen que es fácil luchar contra los tanques pensantes imperiales. ¿Qué piensan esos tanques? Pues, cómo acabar con cualquier idea que busque justicia para todos, mejoras para los millones de seres humanos que hoy viven en la más terrible miseria. La miseria no les importa mucho, el problema son los que luchan contra ella. A lo mejor se dan el lujo de permitir que fluyan ideas distintas en las universidades, no lo niego; pero siempre que no se pasen. Vivo en un país neoliberal o sea nuevo y liberal o algo así. ¿saben lo que eso significa en lenguaje sencillo? Significa que el estado no controla nada y las empresas privadas lo controlan todo. Así es la cosa. ¿Creen que hay muchas libertades aquí? Pues no, realmente, hay muy pocas. Sí, puedes decir lo que quieras… siempre que a tu empresario (que es de alguna manera) tu dueño, no le moleste. Entonces, ¿dónde están las libertades? Hay algunos de los que aquí comentan (con razón, no les quito la razón) que piden cambios (tampoco les quito la razón) también me gustaría que hubiera cambios pero ¿cambios hacia dónde? Quizás cuando el imperio deje de perseguirnos podremos ocuparnos de que toda la justicia se aplique bien en nuestro país. Mientras, es mejor que no perdamos la perspectiva de defendernos. No entro en detalles, los detalles se pueden atender cuando se tiene en cuenta el todo. Pueden decir lo que quieran pero por favor no pierdan esa perspectiva.
Rosa

Tony

Impresionante como este tipo de acciones, siempre injustas, se repiten. Me recuerda lo que hicieron con mi madre, Gloria Ma. Leon Rojas, profesora titular de Historia de los EEUU en la Universidad de la Habana quién fue expulsada primero del PCC para posteriormente también despojarla de una de sus grandes pasiones: dar clases.
Formó parte de la campaña de alfabetización y fue la integrante cubana más joven que asistió al 8vo Festival de la Juventud y los Estudiantes en Helsinki 1962, desde ese momento tenía claro que quería ser profesora.

Pero en 1994 no pudo continuar haciéndolo. Todo porque no acató las órdenes que prohibían sostener cualquier tipo de relación o encuentro académico, cultural, etc con nacionales del vecino del norte. Mi madre fue una de las defensoras de que desde el diálogo e intercambio, podríamos estar mejor preparados y aspirar a un mayor acercamiento, al menos inicialmente, entre académicos para después continuar tendiendo puentes entre nuestros pueblos. Nunca nadie se disculpó con ella pese a que años después se comprobaba que gracias a muchas acciones y relaciones iniciadas por ella, comenzaba un intercambio productivo. Incluso gracias a sus convicciones y entereza, en confiar y ayudar a quién lo merece, hoy este país tiene uno de los mejores libros de la política exterior de Cuba en Africa: “Misiones en Conflicto” escrito por Piero Gleijeses de quién se pensaba era agente de la CIA y quién solo contó con la ayuda y confianza de mi madre para ir tumbando obstáculos por muchos años.
A raíz de la visita de Obama a Cuba y el -fugaz- momento de un mejoramiento en las relaciones entre ambos países, Esteban Morales me confesó: no dudes que para llegar a este feliz momento, hay una cuota importante del sacrificio y pensamiento de tu madre. Esto también le pertenece”.

Al final no era mi intención escribir tanto sobre esto, sino ofrecer todo mi apoyo a Julio Antonio Fernández (Bultico, como cariñosamente muchos le llamábamos por ser hijo de ese ilustre cubano y profesor, Julio Fdez Bulté). Joven integro, honesto y sencillo. Culto y preparado como pocos. Defensor siempre de las causas justas.

Poner en tela de juicio sus principios, difamar y calumniar sobre su ética es cuando menos injusto, reprochable y lamentable. Triste ver como hay acciones, ya sean los 70s, 90s o 2020 que vuelven a repetirse.

Tony

Boris caro

Julio, recuerdo aquel incidente por el proyecto sobre la Revolución de Octubre. Yo asistía a las conferencias en el Marinello, y luego escribí un reportaje sobre uds para IPS, por el cual te amonestaron en la facultad. Ya tu ves, aquel “regaño” no era solo el resultado de unas palabras mal citadas, sino de un cáncer sistémico en la academia cubana, y que cala profundo en el país.

No te imaginas cómo me encabrona leer y escuchar la mierda que la pandilla de cobardes y oportunistas de la prensa oficialista cubana publica sobre gente como tú y Guanche. Pero no me sorprende, porque la historia de la Revolución cubana también es la de una constante represión contra los que piensan diferente, contra quienes se atreven a cuestionar los dogmas oficiales.

Vives hoy otro capítulo de la novela kafkiana de la Revolución. Tu historia ya fue contada por el escritor checo en El Proceso.

Te van a machacar, Julio, te van a machacar hasta que te canses y te vayas al exilio. Y no le temas a esa palabra, que tantos emigrantes cubanos relacionan con el sector anexionista de Miami. Al exilio se fue Martí, tú conoces esa historia mejor que yo.

Un abrazo desde la distancia, desde el exilio, pero cercano en la admiración por ti y por otros valientes que pelean por el presente y el futuro de Cuba.

Boris caro

Jorge Luis academico independiente

Te admiro profesor Julio Fernandez Estrada tu padre se sentiria una vez orgulloso de ti por tus ideas y riogor intelectual tu caso ha sido uno mas dentro de los intelectuales que piensan diferente en un sistema totalitario, pero la verdad siempre sera revolucionaria y el totalitarismo teme a la verdad.
Jorge Luis academico independiente

Alberto N Jones

Que puedo agregar a hechos de esta naturaleza que cuando te tocan, piensas eres el primero, el unico y te cuestionas. Mi formacion en medicina veterinaria y los hechos de que fui acusado injusta y falsamente, ocurrieron en Bayamo en 1974, lo que supone nada tiene en comun con el autor, quien he llegado a conocer y respetar a traves de las redes sociales.

Sin embargo, la unica diferencia clara entre un hecho y otro, es que fui de los primeros casos que han ido perfeccionando hasta nuestros dias, en las que todas las victimas han dejado una estela de injusticias, silencio, dolor e impunidad, en la que ninguno de los autores de estas infamias que han causado tanto daño al pais, han tenido el valor de dar la cara, enfrentar a sus victimas y ratificar sus acusaciones por falsas que fueren.

Hablare someramente de mi caso, a fin de ilustrar que nadie esta a salvo en ninguna profesion, cargo o funcion que pende de un hilo, muchas veces en manos de un energumeno sin pasado o historia, pero con el poder y la autoridad de aniquilar a cualquiera.

Mientras cursaba el tercer año de la carrera, fui enviado con otros ocho compaños a la RDA para estudiar Enfermedades Exoticas Catastroficas ante la posibilidad de la introduccion de algunos de esos agentes en Cuba por el gobierno de los Estados Unidos. Regresamos 18 meses despues y al concluir la carrera, fui enviado durante 2 años al laboratorio nacional en Arroyo Arenas para realizar un post grado en patologia veterinaria al final del cual, fui enviado como patologo y director de laboratorios diangosticos de la provincia de Oriente que se extendia desde Amancio Rodriguez hasta Gran Tierra, Baracoa.

Tarea imposible desde cualquier punto de vista, sin un transporte ni un laboratorio que respaldara mi trabajo, el cual tuve que comenzar literalmente desde cero, mientras apoye mi trabajo en la ayuda solidaria del hospital de Bayamo, laboratorios de suelos, la nestle y el departamento de higiene del MINSAP.

A ello fueron sumando, la atencion de tres tecnicos extranjeros, la presidencia del consejo cientifico e impartir clases de patologia en la recien creada filial universitaria de Oriente, todo eso, por un solo salario basico de 274 pesos, la dieta y otros gastos menores.

Mis logros a pesar de las adversidades fueron significativas a nivel diagnostico al descubrir varias enfermedades cuya existencia se desconocian en Oriente, en Cuba y unas constituyeron secreto estatal durante años. Por haber llevado al laboratorio desde el 6to y ultimo lugar al 3er lugar en tres años, por recalificar a todos los tecnicos y haber creado la escuela provincial, por haber sido reconocido como el mejor instructor de la Filial meses antes de ser detenido por Seguridad del Estado, acusado de estragos, de ser agente de la CIA sin tener un transmisor,receptor o telefono en mi casa, nunca aparecio algun colaborador a quien yo entregara los mensajes y con el proposito de neutralizar a la poblacion de Bayamo, echaron a rodar rumores que yo tenia planes para asesinar al Comandante Juan Almeida, quien me habia entregado un Jeep una vivienda a lado de la suya que les interesaba, por lo que fui sancionado a 8 de privacion de libertad de los 30 pedidos por el fiscal en una mascarada de juicio ejemplarizante.

Mi crimen fue, haberme enfrentado a la direccion municipal y provincial de medicina veterinaria, al miembro de seguridad del estado dentro del organismo y a sus informantes, que habian convertido al laboratorio en un realengo, donde algunas tecnicas eran sus amantes y formaban sus bachatas y comelatas al final de la noche e ingerian alcohol absoluto para uso diagnostico extraido del almacen, por lo que les prohibi la entrada al mismo, excepto en funciones de trabajo.

Sacaron del medio a su estorbo y nadie ha respondido ante las leyes por haber destruido, llevado a la ruina y convertido en escombros el laboratorio que habia servido para ademas, para encuentros cientificos entre medicos, biologos y veterinarios en Bayamo.

Alberto N Jones

Nora Darling

Tanto dolor siento!! Qué pena decirte que lloro!! Qué pena pedirte que, a pesar de todo, que de vez en cuando, vencido tú, nos prestes tus alas, tu actitud!! Fue grande leerte, excelente y brillante articulo.
Nora Darling
boletin_elTOQUE