cartel le diner en blanc cuba

Evento Diner en Blanc en Cuba en 2019. Foto: Captura de pantalla.

Entre la elegancia francesa y la crisis alimentaria: Cena de Blanco en Cuba

11 / noviembre / 2023

Hoy 11 de noviembre de 2023 se celebra en La Habana la Cena de Blanco (Le Dîner en Blanc), un evento parisino que nació en 1988 y cuyo objetivo principal es que un grupo de amigos vestidos de blanco se encuentren en un lugar público para compartir una cena.

La Cena de Blanco se convirtió en una tradición para su fundador, el francés François Pasquier. Tiempo después, su hijo transformó el evento en un negocio rentable a través de una compañía internacional que desde entonces ha exportado la iniciativa a decenas de ciudades del mundo.

Una característica típica de la Cena de Blanco es que sus participantes no saben el lugar en el que se llevará a cabo hasta unas horas antes. Por regla general, el sitio de encuentro es un espacio público y los comensales pueden llevar su comida y compartirla con el resto.

El anuncio de la celebración de la Cena de Blanco en Cuba ha generado un amplio debate y criterios encontrados entre varios cubanos y cubanas. Sin embargo, no es la primera vez que el evento se desarrolla en Cuba. La primera Cena de Blanco tuvo lugar en 2019 en la terraza y los jardines del Hotel Nacional.

La Cena de Blanco de 2019 contó con la presencia de más de 500 personas; en su inmensa mayoría, ciudadanos estadounidenses que vinieron a la isla solo para participar en el evento y con la justificación de que viajaban bajo la licencia especial de «intercambio cultural». A pesar de que esa fue la justificación legal que emplearon las agencias de viaje para comercializar el evento, solo alrededor de 80 de los 500 comensales eran cubanos. Algunos de los estadounidenses pagaron paquetes de alrededor de 1 000 dólares para pasar una noche en el Hotel Nacional, participar en la cena y regresar a Estados Unidos.

Más allá de los debates, el problema de la Cena de Blanco no es el espectáculo en sí, sino la dicotomía que representa celebrar un evento chic y clasista en un país en el que la gente sufre los efectos de una profunda crisis alimentaria y exige soluciones

El problema fundamental de la celebración de la Cena de Blanco en La Habana es que se trata de un evento que, lejos de estar planeado para intercambiar con el pueblo cubano, está diseñado para reproducir la segmentación cada vez más creciente entre gente privilegiada y conectada y un pueblo que padece hambre y miseria. El cubano es un pueblo que lucha todos los días para alimentarse, mientras que la Cena de Blanco es símbolo del consumo de lujo. Es la muestra de la existencia en la isla de unas élites que cada vez con menos recelo buscan diferenciarse de la sociedad que padece.

Lo anterior hace que la discusión sobre la Cena de Blanco no sea simplemente moralista o purista. El hambre en Cuba es una realidad palpable e innegable. Una realidad que ha sido reconocida implícitamente incluso por los organizadores de la cena y por quienes favorecen su reproducción en Cuba. Digo que ha sido reconocida implícitamente porque han tomado medidas que implican abandonar la concepción original del evento para evitar enfrentar los efectos que tendría su desarrollo en una plaza o un parque cubanos.

El sitio que promociona la Cena de Blanco en La Habana reconoce que la iniciativa «evoca la elegancia y el glamur de la alta sociedad francesa y asegura que los invitados interactúan entre sí, sabiendo que están participando en un evento verdaderamente mágico donde no hay interrupciones: no hay tráfico de carros ni peatonal». Pero lo más interesante que señala el sitio web oficial del evento es que lo único disruptivo que hay en la Cena de Blanco son las «miradas asombradas y atónitas de los transeúntes que observan la escena ante ellos».

Ese es el principal problema de la celebración de la Cena de Blanco en La Habana. Su materialización en el escenario cubano es tan surrealista que ni siquiera sus organizadores pueden cumplir con uno de sus principios básicos, compartir públicamente en una plaza o un parque el «lujo y la clase francesa». No lo hacen porque sería muy riesgoso restregar en la cara de un pueblo necesitado un espectáculo como ese. Los organizadores de la Cena de Blanco y las autoridades cubanas saben que quizá en Toronto el evento solo genera «miradas asombradas y atónitas», pero en La Habana lo que muy probablemente generaría, si se realiza en un espacio público, serían reacciones de rabia. 

Por esa razón, la Cena de Blanco en Cuba se hace en un coto cerrado, en un restaurante, en un hotel, en un espacio protegido por paredes que separen a los privilegiados de quienes no tienen la clase suficiente para disfrutar de esos placeres.

Los cálculos para acomodar la Cena de Blanco en Cuba son terriblemente perversos y, por ende, la discusión al respecto es profundamente política.


ELTOQUE ES UN ESPACIO DE CREACIÓN ABIERTO A DIFERENTES PUNTOS DE VISTA. ESTE MATERIAL RESPONDE A LA OPINIÓN DE SU AUTOR, LA CUAL NO NECESARIAMENTE REFLEJA LA POSTURA EDITORIAL DEL MEDIO.
toque-promo

Si crees que nuestro periodismo es relevante para Cuba y su pueblo, queremos que sepas que este es un momento crítico.

Detrás de cada publicación hay un equipo que se esmera porque nuestros productos cumplan altos estándares de calidad y se apeguen a los valores profesionales y éticos.

Pero mantener la vigilancia sobre el poder, exigir transparencia, investigar, analizar los problemas de nuestra sociedad y visibilizar los temas ocultos en la agenda pública; es un ejercicio que requiere recursos.

Tú puedes contribuir con nuestra misión y por eso hoy solicitamos tu ayuda. Selecciona la vía que prefieras para hacernos llegar una contribución.

Evalúe esta noticia

cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mayra

Sigue y seguirá siendo una vergüenza, queda bien claro la irrespetuosidad al pueblo cubano. Después no quieren que se diga que hay división de ckases
Mayra

Verdine Ranero

Duele mucho ver aún ayer, en la calle Cuba y Chacon, a vecinos del edificio derrumbado el día 4 de noviembre, sentados en la calle con sus precarias y disminuidas pertenencias, restos del siniestro que no fácilmente podrán reemplazar dados sus escasisumos ingresos. Y hay que decir que algunas de esas personas van a dormir al hospital y alli se asean, sin que hallen respuesta a su dura situación. Contrasta la realización de una cena lujosa, tal parece como que a nadie importa su diezmada situación social y perversamente l lanza señales para que lo miren y sufran...
Verdine Ranero

Osvaldo

No entiendo el sentido de este artículo. ¿Defiende el Socialismo Cubano y critica que se violen reglas de igualdad? ¿La crítica es a los nuevos ricos que quieren rescatar costumbres del capitalismo y la aristocracia francesa? Si es un evento privado de personas que llevan su cena a la cita, ¿entonces la critica es para esos participantes privados? Comparto el criterio de que "restregar" esa fastuosa celebración a la parte humilde del pueblo es un acto condenable. Pero según el artículo se produce en lugares cerrados, donde a diario ocurren fiestas de los nuevos ricos. Restaurantes, centros nocturnos, áreas de piscinas,... etc ya forman parte de las desigualdades generadas en la sociedad cubana, que cada vez se parece más al mundo desigual que impera en casi todo el Planeta, para no ser absoluto. Tal vez el autor quiere y no se atreve a dirigir su crítica a los protagonistas y de soslayo intenta vincular (sin decirlo) a las autoridades. Pero, si prohíben esa fiesta fastuosa entonces acusan a las autoridades de abusos, dictadura, etc. Si lo permiten, la víctima es la parte del pueblo que tiene dificultades para comer. Realmente es ambiguo el artículo que deja a la interpretación libre sus objetivos. Quizás ese fue el propósito.

D

El objetivo es criticar por criticar. Hay que preguntarle al autor qué sistema defiende, qué modelo, cuál es su programa para Cuba. Qué hará si el día de mañana no está en el PCC y hay hambre, desigualdades, y los demás problemas que critica. Con cada nuevo artículo demuestra que periodismo hace y que defiende. Si en algún momento hubo dudas, ya no las hay, de que está prensa ni es independiente ni libre, es prensa y como prensa responde a las líneas editoriales de quienes lo financian.
D
Osvaldo

José Arturo Ramírez Céspedes

No entiendo la moral de los europeos. Que los franceses viven bien eso justifica su inercia y desidia respecto a esta cena..es asqueroso, obsceno, inmoral y violatorio dar una cena con el hambre que impera en Cuba. Se me escapan los apóstrofes para insultar a quienes vinieran como aquellos de Gervasio Escobar y Campanario de Alegrías de Sobremesa
José Arturo Ramírez Céspedes

MERCADO INFORMAL DE
DIVISAS EN CUBA (TIEMPO REAL)

toque_logo_white
1 EUR
330.00 CUP
-10
1 USD
310.00 CUP
-15
1 MLC
270.00 CUP
-5
1 CHF310.00 CUP
-15
Calendar iconCUBA
publicidad_banenr
test
bell-notification

No te pierdas nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

No te pierdas
nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

bell-notification