Cómo los símbolos nacionales y la política detuvieron un torneo de béisbol en Barranquilla

Foto: elTOQUE.

Cómo los símbolos nacionales y la política detuvieron un torneo de béisbol en Barranquilla

19 / enero / 2024

El Team Rentería EE. UU., organizador principal de la Serie Intercontinental de Béisbol que se celebraría entre el 26 de enero y el primero de febrero de 2024 en Barranquilla, Colombia, anunció la cancelación del evento deportivo en la noche del 16 de enero de 2024.

El anuncio se produjo después de que el 9 de enero de 2024 el Gobierno colombiano —por medio de su Ministerio de Deportes— emitiera un comunicado en que mostraba su inconformidad con la presencia en la Serie de un equipo organizado por la Federación Profesional de Béisbol de Cuba (FEDCUBE).

FEDCUBE apostó por constituir un equipo «nacional» con peloteros no vinculados con los organismos del Partido Comunista y que por diversas razones hubiesen sido excluidos de sus convocatorias. La creación de otro equipo nacional se ha convertido desde sus inicios en una disputa política con el régimen cubano que entiende el deporte como uno de los símbolos de su poder. Por esa razón, el equipo de la FEDCUBE ha tenido nombres ilustrativos («Patria y vida», «Dream team»).

La Administración de La Habana lleva muchos años entrenando y creando conexiones para desarrollar sus luchas políticas. Desde el anuncio de la participación de un equipo de la FEDCUBE en la Serie Intercontinental comenzó a mover su aparato mediático —y sus influencias políticas y alianzas en la región— para evitar su presencia en el evento o, en última instancia, la cancelación de este.

Pocas dudas podrían esgrimirse para desconocer la influencia de Cuba en el comunicado del Ministerio de Deportes de Colombia. El organismo anunció que la Serie no formaba parte de los eventos reconocidos por la Confederación Mundial de Béisbol y Sóftbol ni contaba con el respaldo del Comité Olímpico Internacional. Defendió, además, la posibilidad exclusiva de los equipos y deportistas avalados por el Gobierno cubano para usar los símbolos nacionales que identifican la nación cubana.

Para hacerlo, apelaron a argumentos político-jurídicos, al reconocimiento de «manera exclusiva y legítima de la Federación Cubana de Béisbol y Softbol» y a la declaración expresa de que el uso de los símbolos nacionales por parte del equipo de FEDCUBE sería interpretado «como una clara infracción a los derechos constitucionales y deportivos de la República de Cuba».

La utilización de símbolos nacionales en eventos internacionales por parte de atletas no afiliados a federaciones que sean reconocidas legalmente por diversos Estados es un tema complejo y multifacético —a pesar de las posibles incomodidades que ello pueda generar en quienes opinan que el régimen cubano ha confiscado los símbolos nacionales y limita su uso a los cubanos que considera «enemigos»—.

En muchos casos, el uso de los símbolos nacionales en eventos deportivos está asociado con la participación bajo la bandera de un país y, a menudo, se requiere que los competidores representen a una federación nacional reconocida por las autoridades deportivas de su Estado. No obstante, las reglas y regulaciones específicas del evento internacional pueden determinar quién tiene derecho a utilizar símbolos nacionales. Las organizaciones que supervisan el evento establecen las normativas (el Comité Olímpico Internacional,COI, o las federaciones deportivas internacionales).

Por ejemplo, debido a la invasión rusa a Ucrania y al apoyo de Bielorrusia durante la guerra, el COI prohibió la participación en los Juegos Olímpicos de París 2024 de atletas que compitan bajo el auspicio de las federaciones nacionales de los dos países. La prohibición no alcanza a atletas individuales y neutrales originarios de esos territorios. Sin embargo, los principios que regirán la participación de los atletas les prohíben realizar actividades o comunicaciones que impliquen el uso de la bandera, el himno o cualquier otro símbolo que identifique al Estado ruso y al bielorruso o a sus federaciones nacionales.

Bajo la premisa de que son los organizadores del evento quienes establecen las reglas sobre el uso de los símbolos nacionales, es común que en algunos encuentros que no estén directamente vinculados a federaciones nacionales (competiciones individuales o eventos no federativos, como era el caso de la Serie Intercontinental de Barranquilla) exista más flexibilidad en el uso de insignias o himnos nacionales. Aun así, puede ser necesario obtener autorización y seguir determinados protocolos.

El régimen cubano ha utilizado los criterios generales manejados en el mundo del deporte para impedir, incluso en eventos privados, que deportistas que le son adversos utilicen la bandera y el himno nacional. Tal fue el caso del boxeador Robeisy Ramírez, a quien los organizadores de una pelea profesional que tuvo lugar el 25 de julio de 2023 en Japón le impidieron usar el himno y la bandera cubana durante el evento. Alegaron que atendían exigencias de funcionarios de la embajada de la isla en el país nipón.

No obstante, hoy se conoce que el principal objetivo del Gobierno colombiano no era evitar la violación de los «derechos constitucionales y deportivos de la República de Cuba», sino impedir la presencia del equipo de la FEDCUBE en una Serie de Béisbol sobre la cual no han esgrimido objeciones adicionales.

De hecho, el Ministerio de Deportes colombiano emitió el comunicado de prensa del 9 de enero después de que varios meses antes se hubiese negado a cofinanciar la Serie Intercontinental, pero sin que ello implicara una retirada del aval al evento que continuó organizándose por el Team Rentería.

De acuerdo con una entrevista que ofreció Edison Rentería, líder del Team Rentería, a W Radio, desde junio de 2023 los organizadores de la Serie presentaron una solicitud de cofinanciación al Ministerio de Deportes de Colombia a través de un club afiliado a la Liga del Atlántico que «cumplía con los requisitos necesarios y que previamente había establecido convenios con entidades gubernamentales». Pero la negativa de financiamiento no vino acompañada de una retirada del aval de la organización del evento, el cual continuó desarrollándose con el apoyo —según Rentería— de «la Alcaldía [de Barranquilla], la Gobernación del Atlántico y también de algunos patrocinadores de televisión internacional».

El reconocimiento «exclusivo» y «legítimo» de la Federación Cubana de Béisbol funcionó también para justificar la decisión del Gobierno colombiano de no cofinanciar la Serie Intercontinental de Barranquilla. De acuerdo con lo establecido en el artículo 4 de la Ley 1967 de 2019 de Colombia, el Ministerio de Deportes tiene la atribución de «cofinanciar [solo] a los organismos oficialmente reconocidos, los gastos operacionales y eventos nacionales e internacionales de conformidad con las disposiciones vigentes sobre la materia».

La negativa para cofinanciar fue el primer paso —y menos costoso políticamente— del Gobierno colombiano para impedir la realización de la Serie Intercontinental y con ello la presencia del equipo de la FEDCUBE. No obstante, a pesar de que la decisión redujo los recursos disponibles para los organizadores, no fue suficiente para cancelar el torneo. A pesar de la falta de cofinanciación y del comunicado del 9 de enero, el Team Rentería mantuvo su determinación de llevar a cabo el evento e, incluso, mostró su disposición de cumplir con las exigencias del Ministerio de Deportes colombiano y no utilizar la bandera ni el himno cubanos.

Lo anterior no fue suficiente para el Gobierno de Colombia. El reconocimiento «exclusivo» y «legítimo» de la Federación Cubana de Béisbol implicaba, además, plegarse a sus concepciones, que son iguales que las del régimen de La Habana.

Las concepciones habían quedado claras desde el 14 de diciembre de 2023 cuando la Federación Cubana de Béisbol emitió un comunicado sobre la FEDCUBE: «Además de carecer de legitimidad, acorde con las normas deportivas internacionalmente establecidas para representar a Cuba en cualquier evento deportivo, (…) irrespeta los más elementales preceptos del deporte al asociarse y comprometerse con una campaña vinculada a la organización, financiamiento y promoción de actos violentos contra instituciones y la legalidad en Cuba con fines de desestabilización».

El apoyo a un Gobierno que defiende pronunciamientos como el anterior y la insistencia del Team Rentería y del equipo de la FEDCUBE de bypasear los intentos monopólicos, favorecieron el uso de la única vía que le quedaba al Gobierno de Petro para impedir la participación del equipo «Patria y vida» en un evento internacional, la cancelación de la competición.

Para cancelar el evento apelaron al artículo 26 del Decreto 1 288 de 1995 vigente en Colombia, el cual reconoce que solamente «el Comité Olímpico Colombiano y las federaciones deportivas nacionales podrán presentar solicitudes para organizar competiciones o eventos deportivos internacionales con sede en Colombia, previo concepto favorable» del Ministerio de Deportes.

De acuerdo con la legislación vigente en Colombia, el Gobierno de ese país tiene la potestad para definir, en última instancia, qué eventos deportivos se desarrollan o no en el territorio bajo su control.

Más allá de los argumentos legales, resulta notable que el consentimiento no haya sido revocado desde el momento en que se anunció la celebración del evento o se iniciaron las gestiones para su realización. La falta de pruebas concretas —que muchos demandan— no impide considerar la posible influencia que el régimen cubano (principal beneficiario de la decisión) podría haber ejercido sobre la determinación del Gobierno de Gustavo Petro.

La influencia tuvo la capacidad para cancelar un evento internacional apoyado por autoridades locales y que pudo haber brindado entretenimiento a miles de colombianos. El principal objetivo de la cancelación fue complacer los deseos del Gobierno de La Habana y evitar que se consolidara por primera vez una iniciativa destinada a demostrar la capacidad que tendrían los deportistas cubanos si se desarrollaran al margen del control del Partido Comunista de Cuba.

Los Gobiernos colombianos previos fueron críticos y no muy amigables con el cubano, a pesar del papel de las autoridades del archipiélago en el proceso de Paz con las FARC durante la Administración de Juan Manuel Santos. Sin embargo, la victoria electoral de Gustavo Petro, exguerrillero del M-19 —grupo armado desprendido de las FARC en la década de los setenta y apoyado por el castrismo— fue catalogada por el Gobierno cubano y su propaganda de «histórica» y «popular».

Desde su acceso a la presidencia, Petro no ha negado su admiración por el régimen de La Habana. Gustavo Petro ha defendido la necesidad de las sanciones en política migratoria contra Cuba y Venezuela para detener la emigración; ha pedido la eliminación de Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo; y ha dicho que el sistema de salud de Cuba es superior al de Colombia. En 2023, Petro estuvo dos veces en La Habana; en una de ellas participó en otra ronda de los Diálogos de paz que sostiene su Gobierno con el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

La vicepresidenta del país, Francia Márquez, también ha demostrado ser una admiradora del Gobierno cubano y ha negado catalogarlo de «dictadura» al tiempo que reconoce que su país sí lo ha sido. Durante una vista a La Habana, también en 2023, Márquez reconoció que el bloqueo tiene que ser levantado y que Cuba, un país que apuesta por la paz, no puede estar incluido en una lista de patrocinadores del terrorismo. Asimismo, reconoció que deberían implantar el modelo de Salud cubano en Colombia.

Las conexiones e identificaciones de los más altos funcionarios colombianos del momento —que en última instancia controlan el Ministerio de Deportes— con las autoridades cubanas ofrecen certezas sobre lo que otros llaman especulaciones, la influencia del Gobierno de La Habana en la cancelación de la Serie Intercontinental de Béisbol de Barranquilla. Un certamen deportivo que no afectaba a Bogotá, pero que implicaba un símbolo poderoso de la ruptura del control total del régimen del Partido Comunista sobre la nación cubana, su cultura y los símbolos que la identifican.


Si te interesan los temas jurídicos puedes visitar nuestro proyecto elTOQUE Jurídico, en el cual presentamos análisis y opiniones sobre las leyes, los derechos y los procesos jurídicos en Cuba.
Síguenos también en Twitter: @eltoquejuridico
toque-promo

Si crees que nuestro periodismo es relevante para Cuba y su pueblo, queremos que sepas que este es un momento crítico.

Detrás de cada publicación hay un equipo que se esmera porque nuestros productos cumplan altos estándares de calidad y se apeguen a los valores profesionales y éticos.

Pero mantener la vigilancia sobre el poder, exigir transparencia, investigar, analizar los problemas de nuestra sociedad y visibilizar los temas ocultos en la agenda pública; es un ejercicio que requiere recursos.

Tú puedes contribuir con nuestra misión y por eso hoy solicitamos tu ayuda. Selecciona la vía que prefieras para hacernos llegar una contribución.

Evalúe esta noticia

cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MERCADO INFORMAL DE
DIVISAS EN CUBA (TIEMPO REAL)

toque_logo_white
1 EUR395.00 CUP
-5
1 USD
380.00 CUP
-10
1 MLC
300.00 CUP
-10
Calendar iconCUBA
publicidad_banenr
test
bell-notification

No te pierdas nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

No te pierdas
nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

bell-notification