Quién responde por el fracaso de la Tarea Ordenamiento

Foto: elTOQUE.

Quién responde por el fracaso de la Tarea Ordenamiento

18 / diciembre / 2023

El reciente reconocimiento oficial de lo que hace meses era un secreto a voces, el fracaso de la Tarea Ordenamiento, devuelve una pregunta recurrente, ¿quiénes y cómo responden por el fracaso?

Muchos podrán argumentar que la respuesta fue la destitución de Marino Murillo de sus cargos —ministro de Economía, jefe de la Comisión de Implementación de los Lineamientos y vicepresidente del Consejo de Ministros—.

Sin embargo, la destitución de Murillo (como la de tantos otros antes que él) no puede considerarse una sanción o no al menos una que resarce el daño real del desastre de una decisión política que le han endilgado porque requerían un chivo expiatorio. En cualquier caso, Murillo solamente —como se dice en Cuba— explotó para arriba o para el lado. Pasó de ser el gurú de turno de la economía cubana y de los lineamientos a atender uno de los pocos grupos empresariales rentables del Estado cubano, Tabacuba.

Pero más allá del debate, en Cuba una decisión como la Tarea Ordenamiento no es exclusivamente el resultado del entusiasmo unipersonal de un burócrata; sobre todo después de la muerte de Fidel Castro y del abandono oficial de Raúl Castro de la vida pública. Es la decisión de la fuerza política que controla el país sin otras alternativas y, peor aún, es la decisión de la casta política que tras bambalinas maneja los hilos al margen de cualquier estructura. 

Es indiscutible que las organizaciones políticas se enfrentan de manera constante al dilema de conceder a los gobernantes un margen de maniobra suficiente para ejercer el Gobierno, al mismo tiempo que evitan que alcancen un nivel de poder incontenible.

Ante la disyuntiva, las democracias contemporáneas han buscado establecer un equilibrio mediante mecanismos como la accountability — en términos cubanos, la «rendición de cuentas»—.

Accountability vs. rendición de cuentas a la cubana

El 20 de diciembre de 2023 la Asamblea Nacional del Poder Popular se reunirá en el Palacio de las Convenciones. Es muy probable que Alejandro Gil Fernández —quien sustituye a Murillo— ofrezca un informe oral en el que explique nuevamente por qué su Gobierno no logró mejoras en 2023. La propaganda cubana denominará el discurso —que podría ser igual al de seis meses atrás— «rendición de cuentas».

Sin embargo, en muchos lugares del mundo rendir cuentas implica mucho más que reconocer la debacle, pedir más confianza y resistencia y proponer un futuro mejor que nunca llega.

En la teoría política más consensuada, el accountability (o la «rendición de cuentas») comprende dos elementos esenciales, 1) answerability y 2) enforcement.

El concepto «answerability» se refiere a la responsabilidad que tienen los funcionarios públicos de realizar dos acciones fundamentales: a) informar sobre las decisiones que toman y b) explicar y justificar por qué las toman.

Para que exista un adecuado desarrollo de la accountability, no basta —como constantemente repiten los burócratas cubanos— con que se divulguen «oportunamente» qué acciones se llevan a cabo o qué decisiones se esperan tomar. Requiere también que se expliquen y se debatan con la ciudadanía los motivos que llevaron a tomar una decisión en particular. El poder público no puede estar ajeno a la lógica del razonamiento público.

Por eso no basta que los responsables de una decisión salten hacia adelante y recalifiquen una tarea bajo el título «plan».

Es imprescindible recordarles a los entusiastas del castrismo —que dicen que en Cuba se explica todo y que los funcionarios están en constante comunicación con la ciudadanía— que aunque la información y la transparencia de las acciones de los funcionarios estatales son elementos necesarios, tampoco son suficientes para lograr la «rendición de cuentas».

Una «rendición de cuentas» real requiere otro componente vital para desarrollarse, la posibilidad de que los funcionarios públicos enfrenten sanciones en caso de incumplir con sus deberes y funciones o, lo que es igual, la accountability requiere del «enforcement».

La posibilidad de ser objeto de sanciones sirve de incentivo y lleva a quienes ocupan posiciones de poder a pensar dos veces antes de incurrir en actos de corrupción o abusos por temor al castigo que sobre ellos pueda caer. Sin embargo, en Cuba no existe la transparencia ni el razonamiento público de las decisiones políticas y, además, el enforcement está limitado a explosiones hacia arriba —como las de Murillo o el plan pijama de Carlos Lage, Felipe Pérez Roque y los purgados en 2009—.

Solamente en casos excepcionales la corrupción y los abusos de poder de los altos mandos de la burocracia enfrentan consecuencias legales; como los relacionados con los generales Arnaldo Ochoa y José Abrahantes en 1989 o el de Juan Carlos Robinson en 2006. 

La accountability o «rendición de cuentas» también se refiere a una relación de control desde la sociedad hacia el Estado y de las diferentes instituciones estatales entre sí.

En el caso cubano, el «enforcement» es un componente impensado de la rendición de cuentas y, además, es indefendible la dimensión vertical del accountability. En sociedades democráticas, la rendición de cuentas tiene un componente electoral trascendental. Las elecciones son un mecanismo mediante el cual la sociedad puede controlar a quienes ocupan posiciones de poder en el Estado. Unos gobernantes corruptos e incapaces, en condiciones democráticas mínimas, muy probablemente no sean votados por muchos sectores de la ciudadanía en los siguientes ejercicios electorales.

Para que la accountability vertical se desarrolle es imprescindible que exista pluralismo político y alternancia en el poder. El primero está prohibido en Cuba y el segundo es impensado desde el momento en punto en que constitucionalmente se considera que el futuro cubano solamente puede estar vinculado a un modelo de desarrollo —el socialismo, que empodera y mantiene en cargos de gestión a funcionarios incapaces de impulsar transformaciones y otorgar progreso al país—. Entre otras causas, porque el modelo es incapaz de ofrecer transformaciones y progreso.

No obstante, los defensores de la idea de que el sistema cubano es «singularmente» democrático podrán decir que el problema no sucede solo en Cuba y que tampoco en las democracias representativas de hoy la accountability electoral es efectiva. Lo anterior, en parte, es verdad; pero debido al déficit es que en las democracias se habla de otra dimensión de la accountability que en Cuba es inexistente, la horizontal.

La accountability horizontal implica que el Estado también debe tener la capacidad de autocontrol mediante instituciones que vigilen el accionar de otros órganos estatales. Dentro de la accountability horizontal destaca la que los teóricos denominan de «balance», que surge cuando una institución estatal reacciona contra otra para evitar que invada su jurisdicción o usurpe sus funciones.

Lo que está sucediendo ahora en España con la discusión sobre la amnistía es un ejemplo de lo anterior. Una institución que no está contemplada en la Constitución española, pero que quiere ser impulsada por el ejecutivo como parte de los acuerdos con otras fuerzas políticas del país que le permitieron formar Gobierno. Ante la posibilidad de una amnistía, el poder judicial español ha dicho que Pedro Sánchez y el PSOE pretenden invalidar decisiones judiciales legítimamente dispuestas y que la idea de una amnistía contradice las reglas del Estado de derecho.

Este tipo de discusiones tampoco tienen lugar en Cuba. En Cuba, los jueces —según el presidente del Tribunal Supremo Popular— son los jueces del Partido Comunista y de la «Revolución». El sistema cubano no se basa en la independencia de poderes o jurisdicciones. El Estado cubano como régimen totalitario responde a una única jurisdicción, la del Partido Comunista. 

Por eso, antes de «rendir cuentas» a los diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular —que en teoría es el máximo órgano de poder del Estado— Alejandro Gil Fernández tuvo que rendir informe ante el Comité Central del Partido Comunista.

En Cuba no solo hay ausencia de accountability horizontal de balance, también la hay de lo que la doctrina califica «accountability horizontal asignada». El término se refiere a la existencia de órganos estatales que, a diferencia de las instituciones de balance, no ejercen un control político reactivo basado en la superposición y posible usurpación de funciones, sino que están dirigidos a vigilar que otros organismos del Estado no traspasen los cauces institucionales que los limitan.

En teoría, en el caso cubano la Fiscalía General de la República y la Contralaría General son los órganos encargados del control. Pero en la realidad, su control no alcanza —a menos que la burocracia y la clase política lo disponga— a las más altas esferas de dirección del país o a los organismos de mayor poder económico y de decisión (el Ministerio de las Fuerzas Armadas y del Interior).

En Cuba hay rendición de informes, pero jamás habrá rendición de cuentas. Entre muchas causas, porque la rendición de cuentas con sus desdobles es una característica de las democracias y de los Estados de derecho.

Ninguno de los calificativos aplica al caso cubano. Nadie debería dudar que el próximo 20 de diciembre de 2023 Alejandro Gil Fernández dirá de nuevo —con muchos números— lo mal que está el país, culpará al bloqueo y volverá a pedir confianza. Entre otros motivos, porque sabe que su cinismo no tendrá consecuencias.


Si te interesan los temas jurídicos puedes visitar nuestro proyecto elTOQUE Jurídico, en el cual encontrarás análisis y debates sobre las leyes, los derechos y los procesos jurídicos en Cuba. 
Síguenos también en Twitter: @eltoquejuridico


toque-promo

Si crees que nuestro periodismo es relevante para Cuba y su pueblo, queremos que sepas que este es un momento crítico.

Detrás de cada publicación hay un equipo que se esmera porque nuestros productos cumplan altos estándares de calidad y se apeguen a los valores profesionales y éticos.

Pero mantener la vigilancia sobre el poder, exigir transparencia, investigar, analizar los problemas de nuestra sociedad y visibilizar los temas ocultos en la agenda pública; es un ejercicio que requiere recursos.

Tú puedes contribuir con nuestra misión y por eso hoy solicitamos tu ayuda. Selecciona la vía que prefieras para hacernos llegar una contribución.

Evalúe esta noticia

cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Alfredo

Excelente libertaria y esclarecedora noticia .como no lo hace la prensa Totalitaria y Comprometida de Cuba, la estatal.

Alfredo

Todo está muy claro y la mayoría no están de acuerdo pero el temor los invade y terminan bajando los brazos y los que pueden tienen una cobardía espantosa porque están claro de la decadencia y no dudo que estén esperando que las contradicciones aumenten,lo que está claro es que los pocos que quedan ya se están cansando y los errores seguirán aumentando y con ello enfermedades cerebro vasculares,y los de la continuidad no tienen cabeza para seguir todas esas leyes estúpidas,todo imperio en decadencia terminan así.
Alfredo
Alfredo

Aleaga Pesant

Excelente analisis. Un saludo desde La Habana
Aleaga Pesant

Rogelio

No vale la pena ni comentar, desde el inicio vimos q era un "ordenamiento conveniente" y solo unos cuantos de arriba se beneficiaban. Lo pueden arreglar pero ... sabemos q no quieren. Entonces a resistir hasta q las contradicciones sean antagónicas y en ese momento si no habrá arreglo para nadie. La URSS fue ejemplo.
Rogelio

Lupe

Responde Liborio!! Con las bodegas vacias, los hospitales en crisis, los precios en las nubes, los viejos en su inmensa mayoría pasando trabajos y nadie mas!! Ellos experimentan con la hierba… son elefantes!!
Lupe

Gonzalo Garay García

En hora buena, el toque es lo mejor que tenemos en materia de información y por supuesto nada que ver con la información de los medios nacionales, me gustaría algún comentario hacerca del código de trabajo y las violaciones que también ocurren en este sector, la actuación de los cindicatos ya que a través de estos medios también también se silencia impidiendo una voz que puede ser muy importante en la libertad de expresión, bendiciones y feliz año nuevo para todo el colectivo de el toque 👍🇨🇺
Gonzalo Garay García

Gustavo Nuñez Perez

Ellos son lo que tienen la culpa pero no se van del poder y van a seguir jodiendo al pueblo y justificando todo y la culpa la tiene el cacariado bloqueo
Gustavo Nuñez Perez

Jose antonio

Me gusta mucho sus publicaciones son objetivas y ajustada ala verdad Sin verborrea y retóricas. Gracias
Jose antonio

Frank

Gracias por su trabajo.
Frank

Luis Alberto Alarcon Alarcon

Desde mi adolescencia hasta inicios del 2022 (hoy cuento con 52 años)estuve suscrito al oficialista Granma hasta que no tuve alternativa que abolir la suscripción tras darme cuenta que sólo era más de lo mismo y que al fin y al cabo muchas informaciones llegaban tarde al lector o simplemente la omitiendo mientras otras eran repetitivas.He descubierto El toque y el cambio es abismal;sinceridad,seriedad,veracidad,claridad...en fin lo que realmente se necesita para mantenerse informado y actualizado en temáticas muy importantes. Agradezco sus publicaciones.Muchas Gracias.
Luis Alberto Alarcon Alarcon

Pedro Cusido

Cada vez que cometen errores y meten la pata en algo, los que pagan los platos rotos, son los segundones, ejemplos (Robaina, Lage, Pérez Roque y otros) nunca es culpa de los dinosaurios gediátricos que son los que verdaderamente cortan el bacalao.
Pedro Cusido

Roberto

Excelente reflexión , ya en Enero de 2024 se cumplieron esos vaticinios Alejandro Gil fue destituido como Ministro de Economía, veremos hacia dónde se “cae” hacia arriba o hacia el lado , típico de gobierno cubano o desgobierno mejor dicho
Roberto

Perneherectus

Gracias son maravillosos
Perneherectus

MERCADO INFORMAL DE
DIVISAS EN CUBA (TIEMPO REAL)

toque_logo_white
1 EUR318.00 CUP
+3
1 USD311.00 CUP
+1
1 MLC266.00 CUP
+1
Calendar iconCUBA
test
bell-notification

No te pierdas nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

No te pierdas
nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

bell-notification