eltoque_logo

trabajo comunitario

El trabajo comunitario se práctica en Cuba desde hace muchos años. Ha sido incentivado por la Revolución cubana con la intención de contribuir a solucionar problemas o paliar un déficit que sufren los integrantes de un cierto grupo social. También están dirigidas al desarrollo de las potencialidades que existen en las comunidades y en la sociedad cubana en general, para beneficiarlas. Los proyectos comunitarios conllevan la ejecución de un sistema de acciones acordadas y son impulsados por las propias personas comprometidas a resolver la cuestión. Esta labor requiere además, de procesos educativos a nivel de base para preparar a la población, hacer que se concientice su importancia para ocupar espacios priorizados, generar compromisos y procesos reales de participación ciudadana a partir de la unidad, así como lograr el fortalecimiento de las estructuras del barrio y los Órganos del Poder Popular a nivel de base. Aquí encontrarás muchos ejemplos de trabajo comunitario a lo largo y ancho de todo el país.

En el proyecto Corazón Solidario reciclan la cera para hacer nuevas velas y comercializarlas. Foto: Sadiel Mederos.
Corazón Solidario es un proyecto de la iglesia católica en Santa Clara que atiende a pacientes con trastornos siquiátricos. Ante el desabastecimiento actual de productos de aseo personal y alimentos, han encontrado varias alternativas para no detener sus servicios.
La Chiqui y otras mujeres del barrio habanero San Isidro han encontrado un lugar para conversar sobre sus problemas cotidianos en las sesiones del proyecto “Espacio para el diálogo y la liberación femenina”.
La Liga en Cuba es un torneo de fútbol sala respaldado por proyectos comunitarios como ArteCorte, en La Habana, y también por el Indiana Futsal y el emprendimiento capitalino, Mi barrio Sueña.
Divino es un restaurante ubicado en el barrio habanero Mantilla donde se les ofrece comida y atención gratuitas a los ancianos. Liderado por Yoandra Álvarez, Divino es una empresa socialmente responsable en Cuba.
Adela, una avileña de más de 40 años, tiene una paladar solidaria en el Vedado habanero donde muchas personas de la tercera edad y niños, comen de manera gratuita.
El callejón de las tradiciones es el fruto del trabajo de muchas personas que han creído en que un sueño: el de salir de la suciedad y la pobreza, es posible. El esfuerzo de los habitantes de este barrio de Matanzas es un ejemplo singular.
Los protagonistas de estas historias han comprendido que la productividad no solo depende de sus ventajas técnicas; también son fundamentales el manejo ambiental y la estabilidad social de la comunidad en que se desarrollan.
Levantó el barrio con su carisma. Por sus dotes nacieron pasarelas, sketches humorísticos, coreografías… Niños y adolescentes hicieron añicos la monotonía nocturna de un pueblo de campo. Pero aquel proyecto comunitario dejó de existir.
Hernier despertó una mañana de 2011 con la extraña habilidad de decir las palabras al revés inmediatamente se lo pregunten. Lo que fue rareza hoy es diversión
Organizado por la Red de Emprendimiento de la Universidad de La Habana (UH) y el Centro de Estudios de Administración Pública de la Universidad de La Habana, este jueves sesionó en la capital el primer taller “Gobernanza, desde una alianza público privada en Cuba”.
Ha’BiCi, el primer sistema de bicicletas públicas de La Habana, es resultado de una alianza entre el emprendimiento Vélo Cuba e instituciones estatales como la Oficina del Historiador de La Habana (OHCH). Hasta el momento, la experiencia ha demostrado la viabilidad de iniciativas de este tipo.
Emprendores cubanos ven en la economía solidaria un camino para la evolución del emprendimiento que Cuba necesita, enfocado en las necesidades de las comunidades y en el desarrollo social.
Aunque Cuba exporta desechos recuperados, todavía es mucho lo que se pierde por concepto de sustitución de importaciones y exportaciones.
La casa 412 de la calle Maceo en Santa Clara transformó sus ruinas en una especie de hospital de día para enfermos mentales.
La economía de comunión es como la aspirina o el limón: no cura todos los males, pero sirve para casi todos
Alejandro es rapero de espíritu y lo es en todo momento; cuando crea los backgrounds sentado de frente a la computadora,cuando está en casa descansando, cuando conversa, cuando juega pelota. En realidad Alejandro es Licenciado en Cultura Física y en dos ocasiones ha integrado la preselección del equipo de beisbol de Villa Clara, como cátcher; pero lo que ha logrado como productor de música para raperos es mucho más sorprendente.
“Rodando fantasías” es un proyecto que enseña a niños de Santa Clara a filmar ellos mismos sus historias audiovisuales.
Con un carácter formativo, Armonía es una iniciativa comunitaria que se desarrolla en Centro Habana, un municipio con complejidades demográficas y socioeconómicas en la capital del país.
Oasis Nelva, más que una tienda, un bar, o una crepería, es un espacio donde se rinde culto a la naturaleza. En el punto exacto donde se cruzan las calles Habana y Muralla, en La Habana Vieja, germinó hace siete años esta tienda de jardinería integral, un lugar donde casi todo es verde.
Cuando resta poco más de un mes para que entre en vigor el “paquete” de nuevas regulaciones para el trabajo por cuenta propia (TCP), las dudas e incertidumbres continúan en un sector que las califica como “medidas arbitrarias y que para nada cuentan con la aprobación de quienes las tienen que cumplir”.
Zona Rayoactiva, esa plataforma pensada para promover, a partir de encuentros prácticos, alianzas para la transformación social en la calle Rayo del Barrio Chino se realizó este viernes a pesar de la lluvia.
“Los valores de solidaridad y humanismo no le son ajenos al sector cuentapropista, si trabajamos todos juntos, sin prejuicios, los privados también podemos comprometernos con el bienestar social”.
¿Será que jóvenes de hogares disfuncionales pueden encontrar una guía de vida en el fúbol?
Tres talleres en comunidades distintas nos enseñaron que hay mucho talento en el país. Sólo necesitan las herramientas para contar sus historias sin intermediarios.
Dariel Juvier atiende psicológicamente a 30 ancianos de una casa de abuelos en Placetas, el segundo municipio más envejecido de Cuba.