hombre puerta espaldas

Foto: Kyn Torres.

Tenemos derecho a regresar (+Narración)

27 / febrero / 2023

El 20 de febrero se ha cumplido un año de mi salida de Cuba. Tuve el privilegio de viajar con una parte de mi familia por vía aérea directamente a Estados Unidos. Como millones de personas antes, repito ahora que el año se me ha ido volando. Pero el año ha durado lo mismo que otros anteriores y que los que vendrán. Tal vez no haya sido tan rápido para los que se quedaron en Cuba.

Es innecesario que sume un testimonio más, por demás no extraordinario, a los cientos de relatos que se han publicado sobre el exilio de los cubanos y cubanas.

La desesperación, el llanto, la extrañeza de todo, la sensación de extravío, la culpa por no ser más valientes y aguantar más, la inutilidad latente para desenvolvernos en una sociedad solamente en apariencia a noventa millas de la que hemos conocido hasta ahora, pero en realidad tan distante. Todo eso nos ha pasado, y más. También hemos sentido que abandonamos a gente que merecía, como nosotros, escapar del dolor. Hemos vivido el dilema de no poder expresar con soltura nuestro pesar, porque no es ético con los que te han traído y te ayudan cada día, y tampoco con los que deben comer un pan gris y rocoso en cualquier pueblo de Cuba mientras nosotros, mediante un vuelo de una hora de duración, pasamos de la miseria a la abundancia. Al menos a la aparente abundancia. A la abundancia de algunas cosas, pero no de todas.

Irse de Cuba es una obsesión para miles de personas que viven en el archipiélago. La agitación y la aspiración constante se heredan, se educan, se construyen en familia. Así he conocido a mucha gente. Quienes nunca se han tragado un cuento, quienes han desfilado en las marchas mirando hacia el norte, quienes han hablado bajito en los comedores de sus casas sobre los manjares de otros parajes. Quienes creen en el sueño americano, el mexicano, el hispano y en el sueño que sea, pero que permita despertar un día en otra parte.

Para otros miles, la decisión de irse de su tierra ha sido un proceso acumulativo de frustraciones, decepciones económicas, políticas, sociales, pérdidas de expectativas de desarrollo de planes personales y familiares. A quienes se les ha llenado la cachimba, quienes no soportan una raya más para el tigre, quienes han entendido que no se puede esperar más y arrancan.

También estamos los que nunca pensamos en irnos pero que también nos hemos ido. 

En Cuba viví muchos momentos tristes cuando me enteraba de que otro amigo o amiga se había ido. Viví muchos procesos de salida de gente muy querida. Durante años no alenté a nadie a irse; en realidad, alentaba a que hicieran cosas en la isla, cambiarla desde dentro, hacerla mejor. Después, empecé a sentir nostalgia y tranquilidad con las experiencias de partida de mis personas más queridas. Quienes se salvaban del naufragio inevitable, quienes alcanzaban botes salvavidas, quienes hallaban en el oleaje furioso un objeto al que asirse. Luego, comencé, poco a poco, a aconsejar a personas jóvenes que se fueran de Cuba. Empecé a traicionar mi idea de luchar desde dentro porque sentí pena por quienes tenían una vida por delante.

Pero sentí durante muchos años que no había nada más natural y justo que estar allí, en Cuba. Repetí muchas veces que en todos los países debe haber gente, que nuestro archipiélago no es distinto, que allí hay más de once millones de personas de las que somos parte.

Aun así, salí huyendo. No me siento orgulloso de haber huido, pero sí de las muchas personas que me han ayudado a sobrevivir durante este año fugaz, estos doce meses de salvación y dolor. No sé si mi hija pequeña va a ser feliz, pero sé que para ella Cuba no significará lo mismo que para mí. Eso no la hará ni mejor ni peor persona, pero su mamá y yo nos sentiremos por siempre responsables de que ella no sea una cubana en Cuba.

Mucha gente inteligente y buena me ha dicho que ya Cuba no les importa tanto. Que no pueden seguir el torbellino de noticias sobre lo que pasa allá, que han tenido que dedicar su interés a otras cosas para poder ser felices. También me han dicho que afuera han aprendido que Cuba no es el ombligo del mundo, que no es tan importante, que hay muchos lugares para viajar, conocer, vivir, como para estar pendientes de un lugar que cada vez se deja más en el camino.

No quiero llegar a ese momento. Voy a esforzarme para no buscarlo ni alimentarlo ni esperarlo. Creo que la humanidad es muy grande, que la cultura es extensa, que la naturaleza es gigantesca, que las fronteras son un cuento para mantenernos separados; pero también creo que Cuba existe y los cubanos y cubanas somos gente del mundo y merecemos ser felices, como todos los seres humanos del planeta. Me pregunto si entender nuestra falta de singularidad, si entender nuestro carácter ordinario dentro de la humanidad y de su historia significa que no debemos luchar por la felicidad de nuestro pueblo.

Es justo que gritemos que quienes nos hemos ido tenemos derecho a regresar. Es un derecho humano y natural. Los cubanos no somos el ombligo del mundo, pero alguna parte del cuerpo seremos. Somos algo, Cuba es algo, está llena de gente que merece respeto, gente de la que conocemos su historia, sus costumbres, sus hábitos, las causas de su dolor, de su pobreza, las injusticias que sufren, la forma en que se divierten, los programas de televisión que ven, los libros que han leído, las telenovelas que los han enganchado, los dioses en los que creen, la forma en la que se lanzan al mar a remar, a esperar o a morir.

Quienes estamos fuera de Cuba, pero nos sentimos cubanos, aunque seamos reacios a las formas de los estados nacionales, a los símbolos patrios, a las barreras culturales que nos hinchan o hunden en el lodo, aunque no creamos en chovinismos ni ínfulas de superioridad de ninguna cultura, aún tenemos derecho a regresar.

Cuba también es nuestra. Tal vez no sea de quienes la han convertido en un país pobre, de emigrantes, de gente desesperada, pero sigue siendo de quienes pensamos que nadie va a trabajar por nosotros las horas que hay que dedicar a la reconstrucción del país.

Cientos hemos sido forzados a irnos de Cuba. No hemos sido, antes, procesados por delito alguno. No hemos atacado a nuestro pueblo, no hemos puesto en peligro la institucionalidad del Estado. Pero hemos pensado, hemos participado con civismo y hemos discrepado de las soluciones políticas y económicas que el Gobierno ha implementado, como es posible hacerlo en muchos lugares del mundo.

Hemos sido perseguidos, censurados, prohibidos, amenazados, reprimidos. Los que creen y repiten que no es tan grave el panorama son cómplices de la represión. La justifican desde diferentes puntos de vista. Que la situación de otros países, activistas, periodistas, opositores es mucho peor. Lo que nos deja solamente con la opción de empeorar nuestra experiencia para ser merecedores de atención.

Otra justificación, usual, es que el Gobierno cubano ha tenido que lidiar con una guerra económica e incluso con terrorismo de Estado durante décadas, y que esa realidad matiza la represión que sufrimos porque al Gobierno no le quedaría otra opción que defenderse —según ese análisis—.

El razonamiento justifica, de un plumazo, las violaciones de derechos humanos en situaciones de guerra, de tensión política, de diferendos entre Estados, en situaciones excepcionales, en fin… en todo ambiente en el que un Estado y su Gobierno se encuentren en una situación de lucha por el poder. Allí donde eso suceda, según el razonamiento anterior, los Gobiernos podrán amenazar y perseguir a periodistas independientes, profesores universitarios disidentes, escritores y escritoras críticos; podrán censurar obras de arte; podrán prohibir el derecho de manifestación; podrán celebrar elecciones con igual número de candidatos que escaños a ocupar; podrán apresar a personas por cubrirse con la bandera mientras van al baño; podrán montar a artistas en aviones y sacarlos del país sin proceso administrativo alguno mediante; podrán encarcelar a estudiantes por portar carteles con preguntas sobre el sistema político; podrán interrogar durante horas a intelectuales por sus artículos de opinión; podrán decidir sin proceso ni reglas quién sale del país y quién no; y podrán prohibir a los que viajan su regreso sin que haya consecuencia legal, porque en una plaza sitiada el Estado de derecho es un lujo al que no se puede aspirar.

Por esas razones el autoritarismo del Gobierno cubano sigue en pie, o al menos sigue siendo justificado, como si las faltas del enemigo debieran ser la causa de las nuestras. El bloqueo/embargo de Estados Unidos afecta al pueblo cubano. Es falso que no ha sido efectivo. Cómo no va a ser efectivo si es la causa oficial de los males de Cuba. La reacción del Gobierno cubano es luchar contra el bloqueo/embargo mientras priva al pueblo de Cuba de derechos políticos. Porque si tenemos derechos políticos podemos actuar, votar, programar, reprogramar y decidir, al fin, que hay otra forma de luchar contra el bloqueo/embargo. Es decir, que la decisión del Gobierno cubano de privarnos de derechos humanos básicos es una necesidad de su postura política, de su criterio de que la forma de sobrevivir como nación es con un único Gobierno para siempre y con un único partido político para siempre. 

Por eso es difícil contrarrestar la opinión de una persona reprimida en Cuba que dice que vive en dictadura. Tampoco es justo criticar a quien dice que pasa hambre, porque el hambre es su experiencia y no la de quienes comen varias veces al día. Las mujeres saben lo que es el odio machista, lo han experimentado, lo han sufrido. Ningún hombre puede quitar palabras de sus bocas cuando ellas dicen que son ultrajadas y que se sienten en peligro.

Las personas afrodescendientes sufren el racismo, saben que existe, que no es antiguo ni es una referencia histórica o una alusión al pasado. Es injusto que quienes no han sufrido discriminación por el color de su piel hablen por ellos, les digan que no sienten el racismo del que hablan.

He visto disminuir con ánimo discriminatorio las experiencias de exclusión y persecución de personas de los colectivos LGBTIQ+ por otras que no pertenecen a ellos y por gente que, con iguales justificaciones, les quitan, además, las voces a quienes luchan por sus derechos.

Es lo que sucede en Cuba también con quienes hemos sufrido discriminación política. No hay ningún derecho humano más importante que otro. Pero quienes disienten del discurso oficial tienen que probar, primero, antes de ser merecedores de atención y respeto, que no han recibido nunca un centavo de una institución extranjera, que están en contra del bloqueo/embargo, que son patriotas, que les gusta la poesía de José Martí y que no quieren participar de cargo político alguno en el futuro más cercano.

Entonces, cuando un preso político dice que ha vivido en dictadura, totalitarismo, autoritarismo, deberíamos escucharlo con más respeto y no hablar por él, no quitarle su voz como un día le quitaron su libertad.

Quienes hemos emigrado tampoco tenemos derechos, según la mitología política sobre Cuba, porque no hemos seguido compartiendo los problemas de la gente, como si algún dirigente en el país compartiera algún problema de la gente alguna vez.

Por eso debemos defender nuestro derecho a regresar. El derecho debe quedar plasmado. No pedimos un privilegio. Quienes estamos fuera, quienes se han ido porque siempre quisieron irse, quienes se cansaron del dolor, quienes fuimos alentados a dejarlo todo y quienes han sido expulsados debemos volver, podemos volver, tenemos derecho a trabajar en Cuba, a vivir en Cuba, a opinar en Cuba, a disentir en Cuba. Tenemos derecho a volver, a regresar para ayudar con nuestro conocimiento, nuestras experiencias, nuestros defectos y limitaciones, pero también con nuestro amor por nuestra cultura y nuestra gente. Tenemos derecho a regresar, a participar y a actuar a favor de la justicia, de la democracia, de la libertad y del bienestar. Nada de lo anterior es un crimen ni un pedido de perdón. Es un derecho que tenemos como cubanos y cubanas.

Historias al oído trae los mejores textos de elTOQUE narrados en la voz del locutor cubano Luis Miguel Cruz "El Lucho". Dirigido especialmente a nuestra comunidad de usuarios con discapacidad visual y a todas las personas que disfrutan de la narración.



¡Ayúdanos a poner voz y sonido a nuevas historias!

Tu contribución es esencial para continuar haciendo Historias al Oído. Cualquier apoyo es útil y contribuye a que podamos seguir contando la realidad de Cuba y los cubanos en este formato.

Evalúe esta noticia

cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Aramís Milán

Es importante acotar que Julio Antonio, primero mi profesor, luego mi amigo y desde hace mucho mi hermano, no hace màs que un resumen crítico de la historia personal de casi cada cubano en los últimos años, que bien pueden ser unos 60 años. Julio Antonio, no miente, y ha sido consecuente con su discurso. Nunca quiso, ni por asomo irse y se tuvo que ir. Ojo, desde que lo conozco viajaba gracias a sus vastos conocimientos y vivía en Cuba como uno más, sin más lujos que el cariño que todos lo tenían. Su defensa a ultranza de los derechos ciudadanos le terminó costando el poder seguir viviendo en Cuba. Esta es la triste realidad de muchos que nunca quisimos irnos, y al final nos fuimos. Grandes palabras, mi hermano, porque profundo es el dolor. Y bien que lo sabes, bien que lo sufres. Te abrazo, siempre. Pronto volveremos a hacer patria.
Aramís Milán

Magalys marzan ferrer

Me a hecho llorar.yo soy de los tantos cubanos y cubanas que decidimos quedarnos.pero lloro y sufro por los muchos que se han ido y siguen saliendo.espero con todas mi alma que puedan venir aunque sea por un segundo y sacarse la nostalgia de nuestra cuba.suerte hermano
Magalys marzan ferrer

Jose luis. Vila

Que orgullo tener cubanos como julio antonio que dicen verdades que. Nos hacen siempre reflexionar . Es verdad. Tenemos derecho a regresar , hay que saber volver .
Jose luis. Vila

Tulio Pia porro

Muy bueno e instructivo este espacio.
Tulio Pia porro

Efrain

Sin tanta filosofía innecesaria,el problema se resume en esa dictadura cruel donde unos pocos se han adueñado de la patria,su presente y su futuro incluso su pasado que han intentado cambiarlo,sus sueños,para ello han asesinado muchos cubanos desde pedro L boitel por eso lo único aceptable es su desaparición y el pueblo libre elija su destino,AHI está el derecho a regresar,libre de esa crápula,sin perdón para los asesinos.NO CREO EN OTRA SOLUCIÓN!!!!
Efrain

Jesus

Que ciertas palabras, como me duele Cuba, mi pueblo, mi gente querida que mal vive y mi gente querida que ya no viven. Esa es una pena sin consuelo.
Jesus

Ernesto duenas

Buena reflexión en momentos tan polarizados
Ernesto duenas

Ulises Marin

Me alegro que JA haya tocado el tema; y de la forma en que lo hace. Propongo crear un "grupo", "movimiento", "iniciativa", o como queran llamarle que abogue activame te en las redes y en todas las formas posibles por eliminar la vergonzosa "repatriacion", el vergonzoso estatus de "emigrado", el denigrante atropello del derecho natural de entrar, salir y permanecer afuera o adentro de Cuba in ninguna restriccion, excepto la exigencia de una documento de viaje legalmente valido, y con todas las garantias y derechos que de dicho documento se deriven. El que delito cometa en la Ley, que delito pague segun la Ley. Nada mas! Pido a El Toque que gentilemente me facilite una forma de contacto con Julio Antonio, siempre que el este de acuerdo. Muchas gracias.
Ulises Marin

Ray

Claro que tienen derecho a regresar, a usted como a muchos otros, les asiste el deber de hacerlo, para mostrar al país como cuando se siembra la democracia se cosechan derechos, pero cuando se siembra odio y la segregación se cosecha odio y opresión. El país y sus ciudadanos deben aprender y ustedes los deberán de enseñar, solo es cuestión que quienes se creen dueños de países y arquitectos de destinos humanos, se marchen, podrá demorar un poco pero no será demasiado
Ray

El tigre

No más que excelente comentario
El tigre

Norma Paula Rodríguez Arguelles

Considero valedero el comentario aún cuando no esté completamente de acuerdo con él, pero.de que hay que luchar por una Cuba mejor " con todos.y para el bien de todos" , no me cabe la menor duda , sin odios , sin extremismo , sin venganza , siempre con la premisa de la práctica martiana.
Norma Paula Rodríguez Arguelles

Kisimira

Tampoco quise nunca irme de Cuba, hasta que dejé de sentirme bien en Cuba, pero también me niego a renunciar a ella, a dejar de saber de ella, a olvidarla. Gracias por cada palabra escrita.
Kisimira

El toro sin cachos

Bueno hermano si quieres tanto a cuba porque no está luchando allá en Cuba para mejorar la situación es muy fácil irse a otro país hablar mal del suyo y de paso el país donde estas es el que tiene a cuba bloqueado seguro le están pagando para que malpongas a tu país convirtiéndote en apátridas, traición a tu patria, así paga el diablo al que le sirve pero cada cabeza es un mundo quédese tranquilo allá y cumpla su sueño americano y después no regrese con rabo entre las piernas, buenas tardes disfrute con los gringos que son los que están acabando al mundo porque ellos viven de las guerras y en los liceos, escuelas y universidades los alumnos matan a los profesores cuando les viene en ganas y compran armamentos como comprar un caramelo en cualquier bodega eso sí es un país bueno ya tiene un año y está chillando quiere regresar y no puede diga la verdad y deje a los demás que vivan en su cuba que cada quien tome su decisión por su voluntad cuando quiera.
Glenda Boza Ibarra

Hola. Le recomendaría que volviera a leer el texto. Creo que no lo entendió bien.

OROH

Si entendió bien. Pero su ideología coincide 100% con la ideología totalitaria que nos empobrece.
OROH
glenda-boza-ibarra
El toro sin cachos

Roberto

Mucho teque, demasiado largo y cansón para leer. Algunas cosas dice en las coincido. Pero se fue porque se fue. Yo he viajado a muchos lugares como profesor y se lo que es estar fuera de casa, lo que significa que amigos, hijos y etc, decidan irse a probar suerte en otra parte, pero es la decisión de cada quien, entonces no se quejen. Que si buscar democracia (mentira, no hay en ninguna parte), que si buscar libertad (mentira, hay la libertad que te permita la sociedad, como en todas partes). Que vivir mejor económicamente , es cierto (muchos no lo logran, porque el vago no cabes nada más que en este país, otros porque se creyeron que vivir fuera es así de sencillo y que lo que ven en noticias es mentira, y otros etc...). Simplemente, si te fuiste, no te lamentes. Tu lo decidiste. No hagas drama. Echa para adelante. Sigues siendo cubano (hay quienes quieren olvidarlo), pero ni eres yanqui, ni mexicano, ni marciano, eres cubano.

Mel

"se fue porque se fue"...que sabe usted...? Es conveniente, sensato y justo, informarse minimimanente sobre la persona o los actos de las personas que uno enjuicia...si, porque usted ha emitido un juicio. El profe se fue del territorio y tiene derecho como todos los que se han ido a regresar... Tiene derecho a expresarlo y de la manera en la que mejor le convenga...por cierto, la que solo pueden catalogar de "teque" los que padecen de mucha falta de información y de empatia...Hay cubanos que aún estando fuera del territorio están más presentes que otros que "no se han ido".
Mel

El Lucho

Estimado forista: Sobre lo que refiere en su primera oración, le proponemos la versión en audio de este texto. Puede pinchar en el reproductor del artículo o buscar Historias al oído en Ivvox, Spotify o Google Podcasts. ¡Gracias por su sintonía!
El Lucho
Roberto

Modesto Hernandez

Yo le voy a decir algo sin escribir mucho si usted analiza bien la situación de Cuba se ve a las claras que hemos sido engañados durante años y mirándolo bien en Cuba antes del 1959 es verdad que necesitábamos mejorar en algo pero no tomar el rumbo al que nos llevó el máximo dirigente de la Revolución que tomó este rumbo por su enfermiza condición de estar por en cima de los demás y el daño ha sido tan grande que esta difícil de realizar lo sino se hubiesen echo todas las maldades que acompañaron el sistema implantado. Todos los países con poca economía para salir adelante lo han hecho con las inversiones de países más ricos y nosotros lo teníamos al lado aquel falso concepto de fatalismo geográfico que se manejaba no era tal era un beneficio que teníamos y demostrado con la economía que existía en el país no había wue ir a buscar tan lejos eso pero en ka mente del líder de ka Revolución no era gobernar por la Constitución del 40 que tendría que conocerla porque era abogado el quería un sistema dictatorial y totalitario como el que esta y sin separación de poderes para gobernar hasta su muerte y para desgracia de todo el país lo logró y hoy en día los wue quedan que tienen kas manos manchadas de sangre siguen apostando por ser los voceros de esos regímenes ex socialistas que están causando muerte y destrucción en el mundo y Cuba es ka embajadora en América de esos gobiernos porque ha minado toda América Latina con ese veneno revolucionario y esas potencias tienen recursos pero también se dieron cuenta wue en Cuba su principal desgracia es la burocracia y esa corrupción desenfrenada que existe y que ka practican generalmente los wue ocupan los cargos principales en el gobiernoy recordando algo que dijo nuestro Apóstol de la independencia al que ese país lo ha comido para su propaganda distorsionadora de ka realidad. En 1887 José Marti dijo que el socialismo era un sistema condenado al fracaso porque entre ka burocracia y la corrupción desenfrenada que se apoderaba del mismo estaba condenado al fracaso
Modesto Hernandez

Jose Cuervo

Esta claro lo que escribes. El bloqueo hizo lo contrario al efecto esperado, se tomo com escudo para todo lo que ha hecho. No le hace nada al gobierno, solo ayuda a que este lo use para empobrecer mas al pueblo. Si desaparece el bloqueo no tienen mas "motivos" para el intento de justificar lo injustificable. Si no vivistes los sesenta cuando los jovenes eran bien reprimidos, te salvaste, porque eramos considerados peligrosos porque los jovenes son los que buscan los cambios.
Jose Cuervo

Palacios Rita L

Eres maravilloso mi querido primo. Me has echo llorar pero que lindo todo tu escrito. Te pareces tanto a tu padre que desde aquí te felicito llena de orgullode ser familia.
Palacios Rita L

EMELINA

DESGARRADOR!!!! Pero habrá solución primero con tanta falta de unión ? Un abrazo enorme, un honor que tú y tu papá fueron profesores de mi hija!!!❤️🇨🇺
EMELINA

Ivan

Tu comentario es muy bonito, pero bien compleja la realidad de Cuba y la desunion total e historica de este pueblo. Desde dentro te digo que es dificil que mucha gente te entienda.
Ivan

Irina Martinez

Q devastadoramente bueno está esto. Y no sé si es algo bueno o malo encontrarme en este parrafo d su reflexion, pero ésta soy yo. "Mucha gente inteligente y buena me ha dicho que ya Cuba no les importa tanto. Que no pueden seguir el torbellino de noticias sobre lo que pasa allá, que han tenido que dedicar su interés a otras cosas para poder ser felices. También me han dicho que afuera han aprendido que Cuba no es el ombligo del mundo, que no es tan importante, que hay muchos lugares para viajar, conocer, vivir, como para estar pendientes de un lugar que cada vez se deja más en el camino"
Irina Martinez

Ludmila

Me ha gustado mucho, concuerdo en que cubanos somos todos, los que se han ido y los que nos hemos quedado. El día de la unión de todos y el momento de la nueva Cuba, llegará
Ludmila

Kitsowa

Estos males desaparecerán cuando exista una relación normal entre cuba y eeuu. Muchos creen q es imposible y hay un grupo q desean que siga siendo imposible porque lo que les interesa es precisamente destrozar de necesidades al pueblo cubano y así conseguir sus intereses perdidos.
Kitsowa

Tony Lopez

Cuanta tristeza me genera leer y saberlo lejos. Julito probablemente sea una de las personas más brillantes, capaces y sinceras que nos hemos dado el lujo de perder o mejor dicho, de empujarlo y quizás presionarlo a marcharse como a tantos otros. Denota en sus palabras como aún añora y prefiere a su Habana, como probablemente piensa que es un país salvable donde pueden efectivamente estar y formar parte todxs. Un abrazo fuerte querido; ojalá sea posible dártelo en algún momento cercano, y aquí, en tu Habana.
Tony Lopez

Fernando Segundo Lastre Mendoza

Me parece muy atinado el artículo de Julio, creo que sí que hay un derecho inalienable de todos los Cubanos a cambiar el país a buscar un mejor futuro para nuestros hijos, en la patria, a buscar el consenso entre los que pensamos de diferentes maneras porque eso nos enseñó Martí, cuando escribió que la sociedad es verdaderamente libre si como rebaños en un valle los diversos grupos de animales pastan serenamente y comparten, los beneficios del valle cada cual en su grupo, pero todos contribuyendo al progreso del valle, entiéndase de la patria a la que en aquel momento se le sumaba la necesidad de la unión en virtud de la independencia del dominio extranjero, pero nunca con la idea de obligar al prójimo a o naar como no quiere o no entiende, no a obligar al hombre a seguir a otro erigido en ...bailarín de la palabra... de esas cosas habló Martí cuando exponía la necesidad de tener un plan para enfrentar al enemigo, pero algunos bailarines de la palabra tergiversaron sus ideas para hacernos creer que estábamos en el camino de la patria si estábamos con el gobierno, por eso encuentro muy adecuado el pensamiento de este periodista y coincido en una cosa, tenemos el derecho a regresar y a regresar para hacer valer nuestras opiniones de la forma que cada quien pueda hacerlo, de contribuir a formar una patria nueva donde se salve lo mejor de nuestra esencia como pueblo y se reconstruya la economía y la sociedad, y donde se escuche al que piensa diferente aunque a muchos no nos guste que alguien se cubra con la bandera para ir al baño, quizás el acto en sí, resulta más afrenta que la intención de mostrar la protesta, pero en esencia escuchar la protesta e incluirla en el debate, en fin el derecho de todos los Cubanos a la prosperidad de Cuba, si esa intención prevalece entonces creo que hay un futuro para nuestro pueblo y que un día podremos incluir en el a nuestros hijos que también salieron como nosotros buscando ese futuro fuera, solo que nuestro arraigo es mayor que el de ellos.
Fernando Segundo Lastre Mendoza

MAURICIO DE MIRANDA PARRONDO

Excelente texto, Julito. Lo realmente inadmisible es que esta es la historia de varias generaciones desde que comenzó la Revolución que luego se convirtió en su contrario. Es la historia de quienes en las oleadas de Camarioca, Mariel, Maleconazo y la última a través de Centroamérica. Pero además de quienes fueron parte de esas oleadas, también es la historia de los cientos de miles que a lo largo de más de seis décadas han sido forzados a buscar su futuro en otro lugar porque "no los queremos, no los necesitamos" y al final es a ellos a quienes apelan en esa suerte de país rentista en el que han convertido a Cuba, con la particularidad de que ni siquiera les reconocen los derechos plenos de ciudadanía que, en la práctica tampoco les reconocen a quienes viven dentro de Cuba. Nuestro país se ha convertido en una máquina que fabrica exiliados. Es algo inadmisible e imperdonable.
MAURICIO DE MIRANDA PARRONDO

Lincoln Rivero Robledo

Comparto que puedan regresar, a construír a luchar por una Cuba mejor, sin odios sin rencor, amando y defendiendo la cubana, abra otros y no pocos que regresen, (como ya han hecho algunos, por no poder con el sueño Americano, por que las grandes oportunidades no son para todos, por que es duro ser un emigrado, slo aspiró a un cuba mejor para todos, es difícil muy difícil pero tenemos que lograrlo todos juntos por nuestra descendencia y por nuestra amada Tierra
Lincoln Rivero Robledo

Esteban Insausti

Cada palabra de este texto destila amor, desarraigo,esperanza pero también dolor, soledad, haciéndonos partícipes de un viaje íntimo de búsquedas y resistencias, casi parecería una suerte de ensayo sobre ese síndrome de no pertenecer a nada, contra una identidad afincada en el civismo y la decencia, la misma que le queda todo aún por aportar. Julio no solo es un jurista ilustre, honesto, coherente, un patriota. Julio es también un pedazo tremendo que le falta a la isla, esa misma Cuba que también vela en silencio clamando por su regreso.
Esteban Insausti

Carlos

Gracias como siempre Julio. Me siento en todo lo que describes.
Carlos

OLDMAN

Lo que acabo de leer, es lo mejor que he visto en años, incluyendo todas las plataformas por eso sigo esta web y la seguiré por la objetividad de sus artículos, por su veracidad y otros atributos de los que carece la prensa toda en nuestra Cuba, tal vez mas adelante me embulle y les comparta algunos de mis puntos de vista sobre este y otros temas, pero desde dentro que es donde estoy y estaré. Le felicito profesor por este articulo, que llamara a muchos a la reflexión sobre lo que vivimos día a día en nuestro país, que es el de todos los cubanos donde quiera que estén.
OLDMAN

OLDMAN

Tienes razon Glenda, no entendio o no leyo bien el articulo pobrecito, mis saludos para ti despues de unos cuantos años, recuerda SNET soy el mismo, que nunca pudimos vernos para conversar, contactame por el correo seria interesante hablar. Mis afectos y mi reconocimiento por tu constancia.
OLDMAN

Analista

Por qué "no puede" regresar? Al no explicar, deja que cada cual imagine lo que quiera... Los únicos cubanos que "NO PUEDEN" regresar a Cuba son los que dejaron asuntos pendientes con la justicia. Hasta los desertores de misión internacionalista pueden regresar, luego del bien ganado período de espera de 8 años. Mi hijo llegó a EE.UU. en balsa hace más de 10 años y al mes siguiente de tener residencia permanente estaba en Cuba. Yo tengo doble ciudadanía, ID y pasaporte norteamericano y lo mismo de Cuba. Entro y salgo cuando quiero, tengo casa en Cuba y puedo quedarme allá cuanto quiera, cuando quiera. Si tu Julio, llevas un año, debes estar esperando tu residencia permanente. Cuando la tengas, junto a tu pasaporte cubano, puedes viajar a Cuba cuando quieras. Como no has pasado más de 24 meses fuera de Cuba, siquiera has.perdido tus derechos como residente permanente en Cuba. Entiendo tu nostalgia, pero te fuiste porque quisiste, como yo, así que déjate de cuentos de "represión extrema" y otras pendejadas.
Glenda Boza Ibarra

Estimado lector. No todos los cubanos pueden regresar a Cuba, incluso aunque no tengas asuntos pendientes con la justicia. El Gobierno cubano se arroga el derecho de decidir quiénes pueden o no entrar al país. En los últimos meses varias personas que se oponen al gobierno, pero mantienen su ciudadanía y residencia, se han visto imposibilitados de regresar a la isla con su familia y a disfrutar de sus bienes. Se les prohibe la entrada por el único hecho de pensar diferente. Entonces, no todos tienen derecho a regresar. En estos enlaces puede encontrar más información: Dónde está la respuesta legal del Gobierno cubano al destierro de Anamely Ramos | elTOQUE

¿Está garantizado el derecho constitucional de regresar a Cuba? | elTOQUE

José Darío sanchez

Al pájaro se le conoce por la caga- dicho campesino...no le haga caso a ese comentarista,porque su dimensión ética y ciudadana no tiene nada que ver con la de Julio.....puro "aserrín de corneta"....
José Darío sanchez
glenda-boza-ibarra
Analista

Pedro Cusido

He leído su artículo y comprendo todo lo que expresa en el, Soy un hombre de 74 años y hace mas de 10 años salí de Cuba con la misma convicción que usted, yo he llegado a la conclusión de que Cuba es una tierra enferma, una sociedad que durante más de 60 años ha sido sometida a una idea totalitaria y ha sido amaestrada como el arriero a sus mulas, desde el comienzo, Fidel Castro desde que se le poso la paloma blanca en el hombro, comprendió que era el mesías y que podría perpetuarse en el poder de por vida. Que podría convertirse en el Gran Líder de Latinoamérica. Así arrastró consigo una gran parte no solo de Cuba, sino una parte de América latina. Como si no iban a soportar tanta locura: Los incontrolables fusilamientos, la radical reforma agraria, las aventuras guerrilleras en África y Bolivia, El cordón de La Habana, la gran ofensiva revolucionaria del 68, la zafra de los 10 millones, la vaca ubre blanca, las aventuras militares en Angola y Etiopia, los muchos procesos de “Rectificación de errores y tendencias negativas” y unos cuantos etcéteras mas. Además de estos los más recientes que no viví por haber salido del país, como las barbaridades que usted conoce. Cuba me duele, como han dicho algunos intelectuales, pero ya comprendí que la sociedad cubana es como el ciego que no quiere ver, es como “La feria de los tontos” de la canción de Varela. Me entristece ver como una gran parte de la sociedad a pesar de estar muriendo de hambre, sigan culpando al bloqueo de sus penurias. El hecho de que un 60 y pico por ciento de la población vote en las cómicas elecciones que organizan dan la medida de que aun amordazados, siguen apoyando la dictadura. Gracias a personas como usted y los demás periodistas de El Teque, veo que en Cuba hay personas que saben pensar, es una lástima que todo el talento joven de cuba se está hiendo, los mejores intelectuales, los mejores artistas, los mejores científicos e incluso los mejores deportistas, en fin, yo diría que todo el que puede, ya que esta “trancao el domino”. Gracias por leer este escrito, quizás sea un poco pesimista, ojala esta en un error pero así lo veo, el futuro de cuba es difícil, aun cuando esa dictadura acabe bruscamente, lo que viene será muy difícil, encausar a la sociedad cubana por caminos de libertad y democracia será una tareas de años. Atentamente Pedro Cusido
Pedro Cusido

ARIEL

No sabía que el profesor había salido de Cuba, me enviaron el artículo para leerlo. Creo que el artículo que escribe es un desahogo, pero muy pronto, para el tiempo en que esta fuera de Cuba. Debería volver a escribir mínimo en tres años. Cuando uno sale de Cuba debe exorcizar toda la maleza castro-comunista que te tatúan, y eso dura, duele bastante tiempo. Es un proceso, una transición hacia la sanación de la mente y el alma. Saludos y que le vaya bien.
ARIEL

Pedro Jorge

Tienes, como todos los cubanos fuera de la isla, derecho a regresar... Yo soy de los que nunca pensé en irme pero estoy cambiando ese pensamiento hace algún tiempo.. me queda solo, esperar a que se me dé.
Pedro Jorge

Valdes Leon Yunior

Excelente
Valdes Leon Yunior

MERCADO INFORMAL DE
DIVISAS EN CUBA (TIEMPO REAL)

toque_logo_white
1 EUR320.00 CUP
1 USD315.00 CUP
1 MLC270.00 CUP
Calendar iconCUBA
publicidad_banenr
test
bell-notification

No te pierdas nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

No te pierdas
nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

bell-notification