eltoque_logo

Autores

Lennier López

Lennier López

Estudió hasta 2012 tres años la carrera de Comunicación Social en la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas. Ese año por motivos familiares se fue a vivir a la ciudad de Miami. En 2017 se graduó en Sociología en la Universidad Internacional de la Florida. Colabora desde 2016 con Cuba Posible.

Díaz-Canel nos dejó claro que su Gobierno no tiene sobre la mesa una solución pacífica. No es nada sorprendente que tampoco le interese un proceso de diálogo.
En Cuba, hacer política, entre muchas otras profesiones, se ha convertido en una práctica amateur. No es reconocida como profesión y no existe formación abierta a todos para que estudien la cosa pública. ¿Qué podemos esperar?
Es revelador el entusiasmo de los lectores al encontrarse con las medidas. Son muchos los que a través de las redes sociales se manifiestan, y muchos más, sin acceso a internet, leen la “bola” impresa o se la pasan por correo.
El referéndum constitucional del 24 de febrero tiene mucha más importancia de la que algunos escépticos piensan. El proceso político que le ha antecedido ha servido para, entre otras cuestiones, medir la capacidad movilizativa y la ilusión ciudadana del pueblo cubano.
La delegación de la “sociedad civil” oficial cubana fue a sabotear los espacios que no les conviniera de la Cumbre de las Américas en Perú. Un país que premia la intolerancia no puede dirigirse a buen futuro.
Cada día son más los cubanos apáticos a la política en la que dicen no creer ni estar interesados. Pero no nos hace falta creer en la política, nos hace falta participar, porque la política es hacer, lo demás es retórica.
Ante la exclusión y la intransigencia hacia algunos cubanos hay que regresar a José Martí, autor de una frase que define a la República: “con todos y para el bien de todos”. Así se hace la Patria.
Con el Task Force para promover Internet en Cuba Trump comete dos errores: viola la soberanía de Cuba y refuerza la posición donde más cómodos se sienten sectores ortodoxos dentro del gobierno cubano: la confrontación.
Los derechos de los cubanos deben esperar un poco más para su plena realización.