Cómo el Gobierno cubano lucra con la importación de autos

Foto: elTOQUE.

Cómo el Gobierno cubano lucra con la importación de autos

30 / abril / 2024

La forma en la que las autoridades cubanas regulan el proceso de importación convierte la importación de vehículos desde Estados Unidos en un negocio redondo para sus empresas y para el Estado.

En marzo de 2023, el empresario cubanoamericano Eduardo Aparicio —fundador y dueño de la compañía estadounidense Apacargo Express— aseguró que el principal problema y lo que más encarecía el precio del envío de vehículos a Cuba era que las empresas importadoras cubanas pretendían cobrar el 30 % de la factura original del vehículo. Aseguró que por un auto de 20 000 USD, una persona debía pagar 6 000 USD en concepto de impuestos a las autoridades cubanas.

Pero en noviembre de 2023, el cubanoamericano Alejandro Cantón —a nombre de la compañía Maravana Cargo con licencia de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) para exportar vehículos a Cuba— aseguró que ha enviado decenas de vehículos a la isla y que antes de importar los autos sus clientes han pagado a las importadoras cubanas —además de tarifas promedio de 8 000 USD que cobra su compañía y del valor nominal del vehículo— sumas que oscilan entre 20 000 y 56 000 USD (en dependencia de la marca, el modelo y el kilometraje del auto).

Los datos proporcionados por Cantón sirven para evaluar la precisión de las declaraciones de Eduardo Aparicio en marzo de 2023. Si se asume de válido el anuncio de Aparicio que aseguraba que las importadoras cubanas cobraban un 30 % de la factura original del vehículo y se aplica a las declaraciones de Cantón, se podría decir que el auto más económico que Cantón había enviado a Cuba hasta noviembre de 2023 no costaba menos de 60 000 USD (60 000 x 30 %).

Sin embargo, el 31 de octubre de 2023, apenas dos semanas antes de sus comentarios sobre las tarifas que impone Cuba, Alejandro Cantón anunció el envío de una camioneta Ford F150 para una mipyme en la isla. Un vehículo nuevo de este tipo en el mercado estadounidense puede costar aproximadamente 37 000 USD. Si se aplica el tipo impositivo declarado por Aparicio (30 % de la factura original del vehículo), por la camioneta Ford F150 que Maravana Cargo envió a Cuba el 31 de octubre de 2023, el cliente no debió pagar a la importadora cubana más de 11 000 USD. Sin embargo, la cantidad es significativamente menor a la que Alejandro Cantón reconoció el 15 de noviembre de 2023 como la más baja pagada por cualquiera de sus clientes a las autoridades de la isla (20 000 USD).

Alejandro Cantón habla desde la experiencia práctica luego de varios meses de envío de autos a Cuba. No hay razones para creer que ofrezca costos irreales a sus posibles clientes. Es probable que sus comentarios sobre las tarifas de las importadoras cubanas sean más precisos y reflejen mejor la realidad actual en relación con el negocio que las expectativas ofrecidas por Eduardo Aparicio antes de iniciar sus operaciones de exportación de vehículos a Cuba.

No obstante, lo anterior no quiere decir que las declaraciones en momentos distintos de Aparicio y de Martínez sean contradictorias.

Si se utilizan los testimonios de ambos empresarios de forma complementaria, se podría asegurar que el punto clave del proceso de importación y de la determinación de las tarifas de las empresas importadoras cubanas parece estar en la base imponible que utiliza (valor del vehículo de acuerdo con el entendido de las importadoras cubanas) y no en el tipo impositivo (porcentaje que se aplica sobre el valor del vehículo).

En la base imponible es donde podrían estar las causas de las discrepancias entre las expectativas de Aparicio y las cifras realmente manejadas por los clientes de Alejandro Martínez. Las autoridades cubanas podrían estar aplicando el 30 % de tipo impositivo mencionado por Aparicio, pero la base imponible que podrían estar utilizando no es la factura original del vehículo (como anunciara el titular de Apacargo Express), sino el valor ajustado tras la reevaluación del automóvil hecha en Cuba antes de autorizar su envío desde EE. UU.

En Cuba, la empresa estatal Cimex opera un mercado oficial de vehículos de segunda mano que proviene sobre todo de servicios de alquiler turístico. Aunque no hay datos oficiales sobre el desempeño del servicio de venta, sí existen referencias sobre los precios. Los precios o los criterios utilizados para su establecimiento son los que podrían estar utilizando las autoridades cubanas para reevaluar los autos que se planean enviar desde EE. UU. La anterior es una posibilidad razonable, dado que para mantener y justificar los precios del mercado controlado por Cimex sin ser sometidas a demasiados cuestionamientos, las autoridades cubanas no deberían permitir que existiese una gran diferencia final entre los costos asociados a la importación individual de vehículos y su compra directa en Cuba.

Aunque las estadísticas muestran un aumento significativo en las exportaciones de vehículos desde EE. UU. hacia Cuba, parece que la principal motivación detrás del crecimiento no es la rentabilidad. Es más probable que la preferencia por la alternativa se deba a la mayor variedad y calidad de los vehículos disponibles más que a los costos totales de la operación, que aunque más bajos no son sustancialmente inferiores a los precios de las tiendas de Cimex.

A modo de ejemplo, al menos hasta marzo de 2023, Cimex ofrecía modelos Hyundai (como el Accent fabricados en 2016) a precios que rondaban los 64 000 USD. El Hyundai Accent es de los vehículos más baratos del mercado, por lo que pudiese coincidir con los valores de los vehículos menos valorados por las autoridades cubanas y por los que los clientes de Alejandro Martínez tuvieron que pagar a las importadoras estatales 20 000 USD —aproximadamente lo que cuesta un Accent nuevo y de la variante más cara en el mercado estadounidense—.

Sin embargo, más allá de cualquier análisis que se realice para evaluar la rentabilidad de importar vehículos a Cuba y al admitir el carácter especulativo del ejercicio, hay un aspecto que parece ser absolutamente cierto. La exportación de vehículos a Cuba desde EE. UU. es una opción prohibitiva para el ciudadano promedio y un negocio muy lucrativo para las autoridades de la isla, aunque se justifique bajo el argumento de «apoyar al pueblo cubano».

Si efectivamente las autoridades cubanas utilizan —para definir las tarifas de sus empresas importadoras— una base imponible que podría ser hasta tres veces el precio real del vehículo en EE. UU. (por ejemplo, un Hyundai Accent cuesta 20 000 USD en EE. UU. y más de 60 000 USD en Cuba) y un tipo impositivo del 30 % del valor revaluado, podrían obtener —sin esfuerzo alguno— ganancias equivalentes al 100 % del valor nominal de muchos de los autos que hoy se importan desde territorio estadounidense.

Si se toma en cuenta la hipótesis anterior y se la aplica al volumen de vehículos importados desde EE. UU. del primero de enero al primero de marzo de 2024, se puede sostener que en tan solo dos meses el régimen cubano podría haber cosechado ganancias de 8 200 000 USD. En el escenario hipotético de que solo obtuvieran el porcentaje anticipado por Aparicio (30 % del valor nominal de los vehículos), en igual período habría logrado ganar aproximadamente 2 millones de dólares a la par que moderniza su anquilosado parque vehicular.

toque-promo

Si crees que nuestro periodismo es relevante para Cuba y su pueblo, queremos que sepas que este es un momento crítico.

Detrás de cada publicación hay un equipo que se esmera porque nuestros productos cumplan altos estándares de calidad y se apeguen a los valores profesionales y éticos.

Pero mantener la vigilancia sobre el poder, exigir transparencia, investigar, analizar los problemas de nuestra sociedad y visibilizar los temas ocultos en la agenda pública; es un ejercicio que requiere recursos.

Tú puedes contribuir con nuestra misión y por eso hoy solicitamos tu ayuda. Selecciona la vía que prefieras para hacernos llegar una contribución.

Evalúe esta noticia

cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

carrito

Las importadoras a las pymes les cobran el 10% del valor del vehiculo +- (entre CUP y MLC), ejemplo, un KIA Picanto, Finauto puesto en Cuba el modelo GT Line 2024 cuesta 15500 euros, el arancel son 106000 CUP y 8xx MLC. Para privados es segun una tabla que tiene la comercializadora, ejemplo el mismo picanto esta segun la tabla cerca de 40000 USD, se paga la diferencia de lo que costó (auto - flete - comisiones) y la referencia de la comercializadora, si ese mismo picanto puesto en Cuba costó 25000 USD se le paga a la importadora 15000 MLC
carrito

Manuel

Tiene mucha razón este artículo,son más que ladrones
Manuel

Sanson

Se ha convertido en una costumbre eso de que el Estado estafe al pueblo
Sanson

MERCADO INFORMAL DE
DIVISAS EN CUBA (TIEMPO REAL)

toque_logo_white
1 EUR310.00 CUP
-10
1 USD300.00 CUP
-5
1 MLC265.00 CUP
-5
Calendar iconCUBA
publicidad_banenr
test
bell-notification

No te pierdas nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

No te pierdas
nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

bell-notification