eltoque_logo

Galerías

Felicia tiene 71 años y vende libros en un cuartico de la calle Carlos III. La pandemia y la crisis han afectado su pequeño emprendimiento por el encierro y porque “la gente no tiene dinero para comprar libros”.

La crisis en que Cuba se encuentra, sumada al ordenamiento monetario, ha impactado de lleno sobre los emprendimientos privados. El aumento en el precio de las licencias para operar, además de las restricciones y la caída de las ventas, convierten el día a día de los cuentapropistas en una batalla por la supervivencia.

Dos experiencias exitosas de agricultura urbana que demuestran que es posible obtener alimentos en patio y azoteas. En una de ellas, Oscar colabora con amistades en un proyecto conjunto que nació en el período de confinamiento por la COVID-19. En un espacio muy reducido han logrado maravillas.

En El Hueco, a las afueras de Santa Clara, las personas buscan alternativas para alimentarse en medio de la escasez. Lo mismo siembran una parcela de tierra que hacen boniatillo que o pescan en la presa. Ricardo, por ejemplo, hace casabe y siembra habichuelas.

Es 8 de septiembre y la iglesia de la calle Buen Viaje, en Santa Clara, no cierra sus puertas durante todo el día. Vendedoras de velas, estampas y ofrendas salpican las escaleras del templo que usualmente organiza las procesiones más multitudinarias en honor a la Virgen de la Caridad del Cobre, Santa Patrona de Cuba.
Les compartimos los resultados del Taller online de Fotografía “Después de Abril”, convocado por elTOQUE y Periodismo de Barrio. Más de 70 personas documentaron los días de confinamiento debido a la COVID-19. Retratos, paisajes añorados y cotidianos marcaron la memoria de los participantes.
La Habana sigue en fase 1, estamos de vuelta a una nueva normalidad de caras cubiertas y frascos con desinfectante por doquier. Una ciudad que quedó silenciada con el aislamiento físico, ahora amanece, y las personas se ponen en movimiento.
Me quedé sola. Mi casa, mi historia, mis recuerdos y mi vida recomenzaron en cuarentena. Sentarme en mi balcón se convirtió en una rutina y un privilegio. Comencé a fotografiar la vida fuera de mis paredes, la que veía y escuchaba desde mi ventana.
Las escobas y escobillones generan un comercio seguro y estable en cualquier lugar y en Cuba ha generado una fuente de trabajo y de ingresos permanentes para quienes solicitan su patente de productor vendedor de servicios varios y se dedican a la confección de estos utensilios de limpieza.
Es un hecho. La sala Kid Chocolate ha desaparecido. Ubicada en un espacio preferencial, justo frente el Capitolio de La Habana, la instalación deportiva perdió el pulso contra el afán de convertir La Habana Vieja en una galería de tiendas y hoteles lujosos.
Retratos, paisajes añorados, fachadas cotidianas o naturaleza circundante fueron algunas de las imágenes de cuarentena recurrentes en la memoria de los participantes en el Taller Online de Fotografía “Después de Abril”. La iniciativa fue organizada por elTOQUE y Periodismo de Barrio como parte del Servicio de Información sobre el coronavirus.
Un grupo de más 60 personas se reunieron el 2 de agosto para bicicletear La Habana en homenaje a Eusebio Leal, quien falleció el 31 de julio. Recorrieron varias zonas de la ciudad, en especial de La Habana Vieja.
La vida de Rosa y su hijo lleva años poniéndose cada vez más dura en un caserío precario a las afueras de Santa Clara.
Más allá de las colas y sus policías, siempre surrealistas, la vida convulsa de una ciudad en cuarentena debe buscarse puertas y ventanas adentro.
Más de 200 personas se sumaron este sábado 11 de mayo a una marcha independiente realizada por activistas por la igualdad de derechos para la comunidad LGBTIQ, en La Habana.

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR77 CUP
1 USD60 CUP
1 MLC65.7 CUP
calendar_icon

CUBA

Un agente de la policía cubano reprime a un manifestante pacífico