Miguel Díaz-Canel Bermúdez (I), Presidente de la República, junto al General de Ejército Raúl Castro Ruz (D), tras su elección como Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (CC PCC), durante la Sesión de Clausura del VIII Congreso del PCC, en el Palacio de Convenciones, en La Habana, el 19 de abril de 2021. ACN FOTO/ Ariel LEY ROYERO/ rrcc.

Miguel Díaz-Canel junto a Raúl Castro durante el Congreso del PCC, el 19 de abril de 2021. Foto: Ariel Ley / ACN.

Díaz-Canel: 13 temas del traspaso de poder en Cuba

La promesa de un socialismo «próspero, democrático y sostenible» se deslizó en el discurso de clausura del 8vo Congreso del Partido Comunista pronunciado por el presidente Miguel Díaz-Canel, recién elegido primer secretario de esta organización política. Gran parte de su intervención estuvo dedicada al pasado. El presidente de 61 años hizo un recorrido por 150 años de historia de Cuba, que concluyó con la afirmación de que esta «se puede resumir en dos palabras: Pueblo y Unidad, que es decir Partido».

La biografía de Raúl Castro, incluidas las reformas raulistas que tuvieron lugar durante los dos mandatos del General, ocuparon otro tanto de la alocución. Díaz-Canel insistió en que este traspaso de poder tiene el signo de la continuidad y en que la generación histórica puede «afirmar que la Revolución no termina con ella». Aquí resumimos este y otros temas que abordó:

1. Raúl Castro será consultado sobre «las decisiones de mayor peso»

«Lo que recibimos hoy no son cargos y tareas. No es solo la conducción de un país. Lo que tenemos delante, desafiándonos continuamente, es una obra heroica, descomunal», afirmó.

Sobre el lugar de Raúl Castro en el poder, ahora que cesó como primer secretario de la máxima instancia de dirección del país, Díaz-Canel dijo que «por mérito propio, por legitimidad y porque Cuba lo necesita, será consultado sobre las decisiones estratégicas de mayor peso para el destino de la nación (…). Estará siempre presente, bien al tanto de todo, combatiendo con energía, aportando ideas y propósitos a la causa revolucionaria, a través de sus consejos, su orientación y su alerta ante cualquier error o deficiencia, presto a enfrentar al imperialismo como el primero con su fusil en la vanguardia del combate».

Entre la larga lista de méritos que enumeró sobre el general de 89 años, el presidente cubano mencionó que «bajo su mando, las Fuerzas Armadas Revolucionarias se convirtieron en el más disciplinado y eficiente órgano de la administración del Estado, se desarrollaron experiencias que posteriormente sirvieron al país, como el Perfeccionamiento Empresarial con valiosos conceptos de la administración, la sostenibilidad, la eficiencia y el control, del cual nació el Sistema Empresarial de las FAR que ha alcanzado notables resultados que tributan a la economía del país».

Al frente de ese sistema empresarial se encuentra Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, ex yerno de Raúl Castro y quien acaba de convertirse en miembro del nuevo Buró Político del Comité Central del PCC.

2. «Hechiceros de la comunicación»

El tema de «la construcción» de «matrices de opinión» es recurrente en sus discursos y esta no fue la excepción: «matrices mentirosas, manipulaciones e infamias de todo tipo, contribuyen a promover la inestabilidad política en el intento de derrocar gobiernos, allí donde no se ha logrado quebrar la voluntad de una nación libre e independiente. Ningún pueblo está a salvo de la mentira y de la calumnia en la era de la “posverdad”. Es una realidad que Cuba enfrenta todos los días, mientras persiste en su voluntad de construir una sociedad más justa, soberana y socialista, en paz con el resto del mundo y sin interferencias o tutelas extranjeras.

3. «El imperialismo estadounidense»

Díaz-Canel dedicó unas palabras a las restricciones y sanciones de Estados Unidos contra Cuba «cuyo impacto extraterritorial nos golpea en casi todos los frentes y en los últimos cuatro años escaló a niveles cualitativamente más agresivos», con el agravante de mantener vigentes más de 200 medidas de sanción en medio de una crisis sanitaria y económica.

Expertos: Cuba y EE. UU. «deberán actuar con más rapidez de lo que jamás lo habían hecho»

«Nadie con un mínimo de honestidad y con datos económicos que son de dominio público puede desconocer que ese cerco constituye el principal obstáculo para el desarrollo de nuestro país y para avanzar en la búsqueda de la prosperidad y el bienestar. Al ratificar esta verdad, no se intenta ocultar las insuficiencias de nuestra propia realidad, sobre lo que hemos abundado bastante. Se trata de responder a los que con cinismo difunden la idea de que el bloqueo no existe. (…). Que nadie ose quitarle al bloqueo ni un adarme de culpa de nuestros principales problemas», afirmó.

El presidente cubano ratificó el discurso de su antecesor al declarar la voluntad de «vivir en paz y relacionarnos con nuestro vecino del Norte como lo hacemos con el resto de la comunidad internacional, sobre bases de igualdad y respeto mutuos, sin injerencias de ninguna índole».

4. Comida y belleza

A la defensa de «la independencia, la soberanía, la democracia socialista, la paz, la eficiencia económica, la seguridad y las conquistas de justicia social», Díaz-Canel sumó en su enumeración de las misiones del Partido Comunista de Cuba «la lucha por una prosperidad que abarque desde la alimentación hasta la recreación, que incluya el desarrollo científico, una riqueza espiritual superior, el bienestar, y que empodere el diseño de lo funcional y lo bello».

5. Tareas del Partido: ser «más democrático, más atractivo»

Retomando otro comentario de Raúl Castro en su discurso de cesión, el nuevo secretario del Partido Comunista afirmó que «por el carácter de Partido único, el (PCC) tendrá siempre el desafío de ser cada vez más democrático, más atractivo, más cercano al pueblo en su conjunto y no solo en su entorno inmediato. (…)».

El diálogo como camino posible: propuestas y recursos para la resolución del conflicto actual en Cuba

«Lo más revolucionario dentro de la Revolución es y debe ser siempre el Partido, así como el Partido debe ser la fuerza que revoluciona a la Revolución», añadió al hablar de esta fuerza política que él no considera «monocromática, ni idéntica entre sí, y mucho menos unánime al expresarse».

También mencionó «la obligación (de) ser abanderados de la pelea contra la corrupción, los modos deshonestos de actuar, el abuso de poder, el favoritismo y la doble moral» y mencionó que «la labor partidista en la búsqueda constante de alternativas emancipadoras, también está urgida de un baño de ciencia y de tecnología (…)».

6. Defensa y estado de derecho

Al comentar sobre los «objetivos del desarrollo», el presidente cubano mencionó «la seguridad y soberanía alimentaria, el desarrollo industrial y el problema energético. Pero también, y en primer lugar, la preparación para la Defensa, el fortalecimiento del orden institucional y del Estado de Derecho socialista».

Los culpables

Aseguró que continuarán «trabajando en las leyes derivadas de la nueva Constitución y en el fortalecimiento de la democracia socialista, vinculada a la justicia y la equidad social; el ejercicio pleno de los derechos humanos; la representación efectiva y la participación de la sociedad en los procesos económicos y sociales en curso, hacia un socialismo próspero, democrático y sostenible. Todo ello en un entorno cada vez más libre de los lastres del burocratismo, del centralismo excesivo y de la ineficiencia».

Condicionó «el éxito de esos propósitos» a la capacidad que tenga el poder «para dialogar con la población, entusiasmar e implicar a toda la ciudadanía y reconstruir valores que le den mayor sentido y trascendencia al compromiso social».

7. La Revolución puede «dar felicidad»

Nuevamente apelando a las «matrices de opinión», el presidente cubano denunció que «se quiere construir» la imagen de «una Revolución rígida, detenida, lenta, que no tiene soluciones ni nada nuevo que ofrecer, incapaz de propiciar diálogos y defender la participación, de dar felicidad». En respuesta, aseguró que la cubana no es «una sociedad cerrada» ni el proceso revolucionario es «débil, desfasado o anquilosado».

8. «…la paciencia de este pueblo tiene límites»

Díaz-Canel asegura que «sería ingenuo pretender que los exponentes de determinados actos artísticos, políticos o de cualquier naturaleza ignoren o no les interese considerar los contextos».

Se refirió a «la frustración, el desespero y la impotencia del vecino del Norte y de sus acólitos, de los vendepatria y anexionistas, de los sumisos e indignos que se pliegan a los designios del imperio, todos ellos jurados enemigos que se empeñan en construir los más perversos planes para atacar a la Revolución, crear desconfianza y quebrar la unidad».

Nube de palabras generada a partir del texto íntegro del discurso de Miguel Díaz-Canel. El tamaño de las palabras representa la frecuencia con que aparecen; las más repetidas tienen mayor tamaño. Generador: nubedepalabras.es

Nube de palabras generada a partir del texto íntegro del discurso de Miguel Díaz-Canel. El tamaño de las palabras representa la frecuencia con que aparecen; las más repetidas tienen mayor tamaño. Se suprimieron algunos conectores gramaticales como preposiciones y conjunciones. Generador: nubedepalabras.es

Retomó los mensajes de la prensa oficial cubana durante los últimos meses sobre «los manuales de Guerra No Convencional contra Cuba, (…) una guerra en la que todo lo banal, vulgar, indecente y falso, vale, y, sin embargo, trata de colarse por el flanco de la sensibilidad, de la cultura y del pensamiento», a través de la «… construcción calumniosa de seudorealidades, empeñados en confundir, desalentar y promover sentimientos negativos.»

El presidente advirtió «al lumpen mercenario que lucra con el destino de todos, a los que piden «invasión ya», a los que continuamente ofenden de palabra y de hecho a quienes no descansan, ¡que la paciencia de este pueblo tiene límites!»

Llamó a todos los militantes comunistas a no «ser pasivo espectador de una provocación o dejar que una compañera o compañero de fila se enfrente en solitario a los provocadores».

Falso que «en Cuba nadie es sancionado por su forma de pensar» (breve listado de ejemplos)

9. «Un goteo informativo»

«Vivimos en un país estructurado y organizado, donde se trabaja mucho para resistir el embate de una realidad hostil y asfixiante, pero que se empeña en seguir adelante hacia un mayor bienestar social. Esa verdad hay que hacerla sentir todos los días mediante un goteo informativo, educativo, ilustrativo sobre cada proyecto, sobre cada escenario de resistencia y de construcción para superar la adversidad.

«Hagámoslo sin altisonancias, ni alardes, ofreciendo contenidos desde la verdad y la virtud, desde la firmeza y la coherencia, desde la elegancia y la mesura, sin discursos que provoquen agobio y rechazo, con argumentos y sentimientos, desde la sensibilidad y la empatía», convocó.

El presidente cubano Miguel Díaz-Canel en el discurso de clausura del Congreso del Partido Comunista de Cuba, 19 de abril de 2021. Foto: Ariel Ley / ACN.

Miguel Díaz-Canel en el Congreso del Partido Comunista, 19 de abril de 2021. Foto: Ariel Ley / ACN.

10. Unas líneas para el género y la inclusión

También como en el discurso de Raúl Castro, Díaz-Canel incluyó el tema de la «emancipación de la mujer, (…) la violencia de género, el racismo y la discriminación». Añadió el cuidado del medio ambiente y los animales. «Y reconozcamos que nos falta avanzar aún, para dar cada vez más una respuesta más justa a las inquietudes populares». En su repaso histórico mencionó a figuras femeninas con intención, una práctica reciente en el discurso político.

Convocó al ejercicio de «una militancia partidista y revolucionaria que sea activa en el enfrentamiento a las conductas racistas, y discriminatorias y en defensa de los derechos de la mujer cubana».

Decreto Ley de Bienestar Animal en Cuba: lo que debes saber

11. «Los alimentos que necesitamos»

El presidente se refirió brevemente a «la ineficiencia e ineficacia en el desempeño de una parte significativa del sistema empresarial y del sector presupuestado». Dijo que «se presentan problemas estructurales que afectan su desenvolvimiento, y que no han logrado resolverse (…) el exceso de gastos (…) y la falta de control de los recursos materiales y financieros, así como trabas innecesarias y el burocratismo».

Celebró la «capacidad de resistencia» que ha demostrado la economía cubana al preservar «las conquistas sociales, sin renunciar a los objetivos de desarrollo previstos, así como al apoyo solidario a otros pueblos».

Viandas, hortalizas y frutas: un lujo para muchos cubanos

En cuanto a la crisis económica actual, afirmó que «debemos (…) resolver el desafío de producir los alimentos que necesitamos, el mejor aprovechamiento y uso de las fuentes renovables de energía, la utilización sostenible y con calidad de las potencialidades turísticas, la eficiencia en el proceso inversionista, la orientación de la producción nacional a resolver las demandas del mercado interno, la elevación de la calidad de todos los servicios que se prestan a la población».

«Para superar la crisis es preciso dinamizar el proceso de actualización del modelo económico y social y la implementación de la Estrategia y del Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta 2030», combinando planificación, descentralización y autonomía e «incluyendo la empresa estatal, las micro, pequeñas y medianas empresas y las cooperativas».

12. Los problemas del ordenamiento

Como lo hizo Raúl tres días antes, Díaz-Canel comentó que la llamada Tarea Ordenamiento no ha sido del todo «bien comprendida, incluso por quienes tienen la responsabilidad de ejecutarla».

En cuanto a la pertinencia del momento escogido para su aplicación, en medio de la pandemia y «el recrudecimiento del bloqueo», el presidente cubano aseguró que no era posible «seguir postergando esa transformación orientada a estimular el desarrollo y la participación articulada de todos los actores económicos».

El «ordenamiento» en la opinión pública cubana y el malestar social

13. «Mucho más que una luz al final del túnel»

Cerca de cerrar su intervención, Díaz-Canel aseguró que el hecho de que Cuba, «un país bloqueado hasta límites perversos haya logrado sostener la vitalidad de sus principales servicios, atender a toda su población contagiada y sospechosa, habilitar en tiempo récord más de una veintena de laboratorios de biología molecular, diseñar y elaborar prototipos nacionales de ventiladores pulmonares y kits de diagnóstico, y desarrollar cinco candidatos vacunales, planteándose producir dosis suficientes para inmunizar a toda la población y aportar a otras naciones, además de brindar una meritoria y reconocida colaboración médica a varios pueblos del orbe, es mucho más que una luz al final del túnel».

 

Lee el discurso completo aquí

 

También te sugerimos:

LOS CAMBIOS DEL PODER POLÍTICO TRAS EL VIII CONGRESO DEL PCC

EL DISCURSO DE CESIÓN DE RAÚL CASTRO EN DOCE PUNTOS

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR77 CUP
1 USD60 CUP
1 MLC65.5 CUP
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

boletin_elTOQUE
eltoque_logo
Miguel Díaz-Canel Bermúdez (I), Presidente de la República, junto al General de Ejército Raúl Castro Ruz (D), tras su elección como Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (CC PCC), durante la Sesión de Clausura del VIII Congreso del PCC, en el Palacio de Convenciones, en La Habana, el 19 de abril de 2021. ACN FOTO/ Ariel LEY ROYERO/ rrcc.

Miguel Díaz-Canel junto a Raúl Castro durante el Congreso del PCC, el 19 de abril de 2021. Foto: Ariel Ley / ACN.

Díaz-Canel: 13 temas del traspaso de poder en Cuba

La promesa de un socialismo «próspero, democrático y sostenible» se deslizó en el discurso de clausura del 8vo Congreso del Partido Comunista pronunciado por el presidente Miguel Díaz-Canel, recién elegido primer secretario de esta organización política. Gran parte de su intervención estuvo dedicada al pasado. El presidente de 61 años hizo un recorrido por 150 años de historia de Cuba, que concluyó con la afirmación de que esta «se puede resumir en dos palabras: Pueblo y Unidad, que es decir Partido».

La biografía de Raúl Castro, incluidas las reformas raulistas que tuvieron lugar durante los dos mandatos del General, ocuparon otro tanto de la alocución. Díaz-Canel insistió en que este traspaso de poder tiene el signo de la continuidad y en que la generación histórica puede «afirmar que la Revolución no termina con ella». Aquí resumimos este y otros temas que abordó:

1. Raúl Castro será consultado sobre «las decisiones de mayor peso»

«Lo que recibimos hoy no son cargos y tareas. No es solo la conducción de un país. Lo que tenemos delante, desafiándonos continuamente, es una obra heroica, descomunal», afirmó.

Sobre el lugar de Raúl Castro en el poder, ahora que cesó como primer secretario de la máxima instancia de dirección del país, Díaz-Canel dijo que «por mérito propio, por legitimidad y porque Cuba lo necesita, será consultado sobre las decisiones estratégicas de mayor peso para el destino de la nación (…). Estará siempre presente, bien al tanto de todo, combatiendo con energía, aportando ideas y propósitos a la causa revolucionaria, a través de sus consejos, su orientación y su alerta ante cualquier error o deficiencia, presto a enfrentar al imperialismo como el primero con su fusil en la vanguardia del combate».

Entre la larga lista de méritos que enumeró sobre el general de 89 años, el presidente cubano mencionó que «bajo su mando, las Fuerzas Armadas Revolucionarias se convirtieron en el más disciplinado y eficiente órgano de la administración del Estado, se desarrollaron experiencias que posteriormente sirvieron al país, como el Perfeccionamiento Empresarial con valiosos conceptos de la administración, la sostenibilidad, la eficiencia y el control, del cual nació el Sistema Empresarial de las FAR que ha alcanzado notables resultados que tributan a la economía del país».

Al frente de ese sistema empresarial se encuentra Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, ex yerno de Raúl Castro y quien acaba de convertirse en miembro del nuevo Buró Político del Comité Central del PCC.

2. «Hechiceros de la comunicación»

El tema de «la construcción» de «matrices de opinión» es recurrente en sus discursos y esta no fue la excepción: «matrices mentirosas, manipulaciones e infamias de todo tipo, contribuyen a promover la inestabilidad política en el intento de derrocar gobiernos, allí donde no se ha logrado quebrar la voluntad de una nación libre e independiente. Ningún pueblo está a salvo de la mentira y de la calumnia en la era de la “posverdad”. Es una realidad que Cuba enfrenta todos los días, mientras persiste en su voluntad de construir una sociedad más justa, soberana y socialista, en paz con el resto del mundo y sin interferencias o tutelas extranjeras.

3. «El imperialismo estadounidense»

Díaz-Canel dedicó unas palabras a las restricciones y sanciones de Estados Unidos contra Cuba «cuyo impacto extraterritorial nos golpea en casi todos los frentes y en los últimos cuatro años escaló a niveles cualitativamente más agresivos», con el agravante de mantener vigentes más de 200 medidas de sanción en medio de una crisis sanitaria y económica.

Expertos: Cuba y EE. UU. «deberán actuar con más rapidez de lo que jamás lo habían hecho»

«Nadie con un mínimo de honestidad y con datos económicos que son de dominio público puede desconocer que ese cerco constituye el principal obstáculo para el desarrollo de nuestro país y para avanzar en la búsqueda de la prosperidad y el bienestar. Al ratificar esta verdad, no se intenta ocultar las insuficiencias de nuestra propia realidad, sobre lo que hemos abundado bastante. Se trata de responder a los que con cinismo difunden la idea de que el bloqueo no existe. (…). Que nadie ose quitarle al bloqueo ni un adarme de culpa de nuestros principales problemas», afirmó.

El presidente cubano ratificó el discurso de su antecesor al declarar la voluntad de «vivir en paz y relacionarnos con nuestro vecino del Norte como lo hacemos con el resto de la comunidad internacional, sobre bases de igualdad y respeto mutuos, sin injerencias de ninguna índole».

4. Comida y belleza

A la defensa de «la independencia, la soberanía, la democracia socialista, la paz, la eficiencia económica, la seguridad y las conquistas de justicia social», Díaz-Canel sumó en su enumeración de las misiones del Partido Comunista de Cuba «la lucha por una prosperidad que abarque desde la alimentación hasta la recreación, que incluya el desarrollo científico, una riqueza espiritual superior, el bienestar, y que empodere el diseño de lo funcional y lo bello».

5. Tareas del Partido: ser «más democrático, más atractivo»

Retomando otro comentario de Raúl Castro en su discurso de cesión, el nuevo secretario del Partido Comunista afirmó que «por el carácter de Partido único, el (PCC) tendrá siempre el desafío de ser cada vez más democrático, más atractivo, más cercano al pueblo en su conjunto y no solo en su entorno inmediato. (…)».

El diálogo como camino posible: propuestas y recursos para la resolución del conflicto actual en Cuba

«Lo más revolucionario dentro de la Revolución es y debe ser siempre el Partido, así como el Partido debe ser la fuerza que revoluciona a la Revolución», añadió al hablar de esta fuerza política que él no considera «monocromática, ni idéntica entre sí, y mucho menos unánime al expresarse».

También mencionó «la obligación (de) ser abanderados de la pelea contra la corrupción, los modos deshonestos de actuar, el abuso de poder, el favoritismo y la doble moral» y mencionó que «la labor partidista en la búsqueda constante de alternativas emancipadoras, también está urgida de un baño de ciencia y de tecnología (…)».

6. Defensa y estado de derecho

Al comentar sobre los «objetivos del desarrollo», el presidente cubano mencionó «la seguridad y soberanía alimentaria, el desarrollo industrial y el problema energético. Pero también, y en primer lugar, la preparación para la Defensa, el fortalecimiento del orden institucional y del Estado de Derecho socialista».

Los culpables

Aseguró que continuarán «trabajando en las leyes derivadas de la nueva Constitución y en el fortalecimiento de la democracia socialista, vinculada a la justicia y la equidad social; el ejercicio pleno de los derechos humanos; la representación efectiva y la participación de la sociedad en los procesos económicos y sociales en curso, hacia un socialismo próspero, democrático y sostenible. Todo ello en un entorno cada vez más libre de los lastres del burocratismo, del centralismo excesivo y de la ineficiencia».

Condicionó «el éxito de esos propósitos» a la capacidad que tenga el poder «para dialogar con la población, entusiasmar e implicar a toda la ciudadanía y reconstruir valores que le den mayor sentido y trascendencia al compromiso social».

7. La Revolución puede «dar felicidad»

Nuevamente apelando a las «matrices de opinión», el presidente cubano denunció que «se quiere construir» la imagen de «una Revolución rígida, detenida, lenta, que no tiene soluciones ni nada nuevo que ofrecer, incapaz de propiciar diálogos y defender la participación, de dar felicidad». En respuesta, aseguró que la cubana no es «una sociedad cerrada» ni el proceso revolucionario es «débil, desfasado o anquilosado».

8. «…la paciencia de este pueblo tiene límites»

Díaz-Canel asegura que «sería ingenuo pretender que los exponentes de determinados actos artísticos, políticos o de cualquier naturaleza ignoren o no les interese considerar los contextos».

Se refirió a «la frustración, el desespero y la impotencia del vecino del Norte y de sus acólitos, de los vendepatria y anexionistas, de los sumisos e indignos que se pliegan a los designios del imperio, todos ellos jurados enemigos que se empeñan en construir los más perversos planes para atacar a la Revolución, crear desconfianza y quebrar la unidad».

Nube de palabras generada a partir del texto íntegro del discurso de Miguel Díaz-Canel. El tamaño de las palabras representa la frecuencia con que aparecen; las más repetidas tienen mayor tamaño. Generador: nubedepalabras.es

Nube de palabras generada a partir del texto íntegro del discurso de Miguel Díaz-Canel. El tamaño de las palabras representa la frecuencia con que aparecen; las más repetidas tienen mayor tamaño. Se suprimieron algunos conectores gramaticales como preposiciones y conjunciones. Generador: nubedepalabras.es

Retomó los mensajes de la prensa oficial cubana durante los últimos meses sobre «los manuales de Guerra No Convencional contra Cuba, (…) una guerra en la que todo lo banal, vulgar, indecente y falso, vale, y, sin embargo, trata de colarse por el flanco de la sensibilidad, de la cultura y del pensamiento», a través de la «… construcción calumniosa de seudorealidades, empeñados en confundir, desalentar y promover sentimientos negativos.»

El presidente advirtió «al lumpen mercenario que lucra con el destino de todos, a los que piden «invasión ya», a los que continuamente ofenden de palabra y de hecho a quienes no descansan, ¡que la paciencia de este pueblo tiene límites!»

Llamó a todos los militantes comunistas a no «ser pasivo espectador de una provocación o dejar que una compañera o compañero de fila se enfrente en solitario a los provocadores».

Falso que «en Cuba nadie es sancionado por su forma de pensar» (breve listado de ejemplos)

9. «Un goteo informativo»

«Vivimos en un país estructurado y organizado, donde se trabaja mucho para resistir el embate de una realidad hostil y asfixiante, pero que se empeña en seguir adelante hacia un mayor bienestar social. Esa verdad hay que hacerla sentir todos los días mediante un goteo informativo, educativo, ilustrativo sobre cada proyecto, sobre cada escenario de resistencia y de construcción para superar la adversidad.

«Hagámoslo sin altisonancias, ni alardes, ofreciendo contenidos desde la verdad y la virtud, desde la firmeza y la coherencia, desde la elegancia y la mesura, sin discursos que provoquen agobio y rechazo, con argumentos y sentimientos, desde la sensibilidad y la empatía», convocó.

El presidente cubano Miguel Díaz-Canel en el discurso de clausura del Congreso del Partido Comunista de Cuba, 19 de abril de 2021. Foto: Ariel Ley / ACN.

Miguel Díaz-Canel en el Congreso del Partido Comunista, 19 de abril de 2021. Foto: Ariel Ley / ACN.

10. Unas líneas para el género y la inclusión

También como en el discurso de Raúl Castro, Díaz-Canel incluyó el tema de la «emancipación de la mujer, (…) la violencia de género, el racismo y la discriminación». Añadió el cuidado del medio ambiente y los animales. «Y reconozcamos que nos falta avanzar aún, para dar cada vez más una respuesta más justa a las inquietudes populares». En su repaso histórico mencionó a figuras femeninas con intención, una práctica reciente en el discurso político.

Convocó al ejercicio de «una militancia partidista y revolucionaria que sea activa en el enfrentamiento a las conductas racistas, y discriminatorias y en defensa de los derechos de la mujer cubana».

Decreto Ley de Bienestar Animal en Cuba: lo que debes saber

11. «Los alimentos que necesitamos»

El presidente se refirió brevemente a «la ineficiencia e ineficacia en el desempeño de una parte significativa del sistema empresarial y del sector presupuestado». Dijo que «se presentan problemas estructurales que afectan su desenvolvimiento, y que no han logrado resolverse (…) el exceso de gastos (…) y la falta de control de los recursos materiales y financieros, así como trabas innecesarias y el burocratismo».

Celebró la «capacidad de resistencia» que ha demostrado la economía cubana al preservar «las conquistas sociales, sin renunciar a los objetivos de desarrollo previstos, así como al apoyo solidario a otros pueblos».

Viandas, hortalizas y frutas: un lujo para muchos cubanos

En cuanto a la crisis económica actual, afirmó que «debemos (…) resolver el desafío de producir los alimentos que necesitamos, el mejor aprovechamiento y uso de las fuentes renovables de energía, la utilización sostenible y con calidad de las potencialidades turísticas, la eficiencia en el proceso inversionista, la orientación de la producción nacional a resolver las demandas del mercado interno, la elevación de la calidad de todos los servicios que se prestan a la población».

«Para superar la crisis es preciso dinamizar el proceso de actualización del modelo económico y social y la implementación de la Estrategia y del Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta 2030», combinando planificación, descentralización y autonomía e «incluyendo la empresa estatal, las micro, pequeñas y medianas empresas y las cooperativas».

12. Los problemas del ordenamiento

Como lo hizo Raúl tres días antes, Díaz-Canel comentó que la llamada Tarea Ordenamiento no ha sido del todo «bien comprendida, incluso por quienes tienen la responsabilidad de ejecutarla».

En cuanto a la pertinencia del momento escogido para su aplicación, en medio de la pandemia y «el recrudecimiento del bloqueo», el presidente cubano aseguró que no era posible «seguir postergando esa transformación orientada a estimular el desarrollo y la participación articulada de todos los actores económicos».

El «ordenamiento» en la opinión pública cubana y el malestar social

13. «Mucho más que una luz al final del túnel»

Cerca de cerrar su intervención, Díaz-Canel aseguró que el hecho de que Cuba, «un país bloqueado hasta límites perversos haya logrado sostener la vitalidad de sus principales servicios, atender a toda su población contagiada y sospechosa, habilitar en tiempo récord más de una veintena de laboratorios de biología molecular, diseñar y elaborar prototipos nacionales de ventiladores pulmonares y kits de diagnóstico, y desarrollar cinco candidatos vacunales, planteándose producir dosis suficientes para inmunizar a toda la población y aportar a otras naciones, además de brindar una meritoria y reconocida colaboración médica a varios pueblos del orbe, es mucho más que una luz al final del túnel».

 

Lee el discurso completo aquí

 

También te sugerimos:

LOS CAMBIOS DEL PODER POLÍTICO TRAS EL VIII CONGRESO DEL PCC

EL DISCURSO DE CESIÓN DE RAÚL CASTRO EN DOCE PUNTOS

elTOQUE
Contamos las historias de jóvenes como tú que se sienten protagonistas de esta Cuba que cambia; aquellos que transforman los barrios, que emprenden, dialogan y construyen iniciativas ciudadanas para su gente. Te mostramos cómo otros jóvenes superaron las barreras y hoy impulsan un proyecto propio.
sumavoces

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE