eltoque_logo
Iniciativas ponen la atención en centenares de detenidos y sus familiares

Madres de detenidos aguardan para ingresar a la unidad policial de 100 y Aldabó. La Habana, 19 de julio de 2021. Foto: tomada de DESAPARECIDOS #SOSCuba / Facebook.

Iniciativas ponen la atención en centenares de detenidos y sus familiares

La Conferencia Cubana de Religiosas/os (Concur), una organización que agrupa a todos los religiosos/as católicos que sirven en Cuba, según su página en Facebook, anunció este domingo 18 de julio un nuevo servicio de acompañamiento a los detenidos y sus familiares a raíz de las manifestaciones del 11J.

En el mensaje de lanzamiento explican que el servicio se enfoca en el asesoramiento para la presentación del recurso de habeas corpus, la ayuda a la localización de las personas detenidas, así como el acompañamiento espiritual y psicológico a sus familiares.

Joeluis Cerutti Torres, profesor de Física de la Universidad de La Habana y uno de los impulsores del servicio, explica que, aunque la motivación principal fue la de estar junto a quienes sufren, como parte de la vocación cristiana, ese acompañamiento también necesita a veces ayudas más «concretas».

«Una madre que aún no sepa dónde está su hijo no va a sentarse a conversar sin antes hacer lo posible por localizarlo. En ese sentido, nos pareció útil también ayudar a quien desee presentar el recurso de habeas corpus e intentar localizar a los detenidos; sea a través de una llamada a los lugares, acompañando a la familia a las oficinas de atención en las cuales se supone deben dar información», dice.

Asegura Cerutti Torres que el recurso de habeas corpus no es muy complejo y cualquiera lo puede presentar; sin embargo, el servicio puede ser de utilidad para que quienes no conozcan los detalles de estos procesos «no encuentren un modelo “frío”, sino una persona que le explique para qué sirve y tal vez le acompañe a presentarlo si lo pide por las razones que sean».

Aunque la iniciativa cuenta apenas con unas horas de creada, Cerutti comenta que quien se encarga del teléfono dijo que le sorprendía la rapidez con que los interesados se habían comunicado. 

Según el sacerdote católico de la Compañía de Jesús, Eduardo Llorens, desde el 12 de julio han presentado alrededor de veinte recursos de habeas corpus a los que las autoridades dieron respuesta en el tiempo establecido, pero siempre con las mismas palabras: los declaran sin lugar. No obstante, en cada caso también han obtenido información valiosa sobre el estado y el lugar de los detenidos.

Cuando han acompañado a las familias a los centros de detención cuenta que el resultado ha sido igual: desde evasivas o casi ninguna información, hasta datos más bien generales. Sin embargo, considera que «lo más importante es visibilizar los casos y demostrar que hay personas interesadas por el paradero de los detenidos».

Aclara también que la mayoría de las situaciones que han podido atender son de La Habana. Cuando llegan peticiones desde otras provincias acompañan tanto como les es posible o tratan de contactar a alguien que pueda colaborar desde el propio territorio. «Es bueno aclarar que no vamos a poder acompañar a todos, es imposible, pero a los que podemos acompañar intentamos hacerlo con calidad».

Se desconoce la cifra exacta de personas detenidas como resultado de las protestas que comenzaron el pasado 11 de julio, pero existen diferentes grupos y organizaciones de la sociedad civil que trabajan para dar a conocer toda la información posible sobre quienes permaneces detenidos, muchas veces sin que su familia conozca ni su ubicación ni su estatus legal.

El más reciente de esos esfuerzos es una lista en proceso de elaboración por un grupo de voluntarias junto a Cubalex, una ONG que se dedica a la defensa de los derechos humanos en Cuba, y que hasta la fecha ha publicado 505 nombres de personas detenidas como resultado de las protestas; varias de estas personas han sido liberadas y otras aún permanecen en paradero desconocido.

El documento incluye —en los casos en que se conoce— la provincia en la cual ocurrió la detención, el lugar y la hora en la que se les vio por última vez, su edad, el estado de su proceso y en qué punto se encuentra la verificación sobre su caso.

Salomé García Bacallao, quien forma parte del equipo, asegura que se han apoyado en las publicaciones de páginas de Facebook como Liberación Cuba para obtener información. Incluso, crearon el grupo DESAPARECIDOS #SOSCuba que fue, de hecho, desde el cual comenzaron la lista. «A medida que crecía nos dimos cuenta de que la represión era demasiada, necesitábamos otro método. Y empezamos el Excel», explica.

María Matienzo, otra de las colaboradoras, ratifica que no existen listados oficiales públicos y por ello verifican la información a través de familiares, personas cercanas y amistades de los detenidos quienes las han contactado de manera directa.

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos, Cuba Decide y Prisoners Defenders son otras organizaciones que han dado a conocer sus propios registros de personas detenidas y desaparecidas. En el caso de la organización Prisoners Defenders, no solo publicó una lista con 187 nombres, sino que presentó una denuncia el 14 de julio ante el Comité contra la Desaparición Forzada de las Naciones Unidas que a su vez inició una acción urgente y exigió información al Gobierno cubano sobre el paradero de estas personas.

LAS UNIVERSIDADES EN LA HABANA Y OTROS SECTORES REACCIONAN A LAS DETENCIONES

El viernes 16 de julio un grupo de estudiantes, profesores y egresados de la Universidad de La Habana entregó una carta en la sede oficial del Ministerio de Educación Superior (MES). La misiva, que continúa abierta a nuevas firmas, está dirigida al ministro José Ramón Saborido y exige la liberación inmediata de los estudiantes detenidos por las protestas.

«Consideramos que, en virtud del tiempo transcurrido (más de 96 horas), su situación se encuentra en estado de irregularidad», subraya.

Los firmantes solicitaron la intervención inmediata del Ministerio en ese asunto, por tratarse de una violación de los derechos de los educandos. Exigieron, además, que se garantice la transparencia de los procesos judiciales correspondientes.

El documento demandaba el pronunciamiento inmediato del MES respecto a estos hechos, así como la publicación sistemática de la situación de cada uno de los estudiantes hasta que obtengan su libertad definitiva.

Con el fin de preveer posteriores represalias administrativas, el texto pide a los decanatos de la institución que no se tramite sanción alguna contra los estudiantes liberados.

Como respuesta, el Ministerio de Educación Superior publicó una breve nota que solo responde, en parte, a uno de los reclamos presentados en la carta.

En su nota oficial, el MES adujo que la participación de los estudiantes universitarios había sido mínima y apenas en algunas localidades. «Nos mantenemos al tanto del proceso de investigación y confiamos, como todo el pueblo, en el proceder de las autoridades competentes».

Luego de conocer la respuesta, la comunidad universitaria reiteró el reclamo de libertad inmediata para todos los estudiantes, asunto que el Ministerio ignoró en su mensaje.

Estudiantes de la Facultad de Arte de los Medios de la Comunicación Audiovisual (Famca), de la Universidad de las Artes (ISA), también se pronunciaron contra la incitación a la violencia y criticaron la campaña mediática de los medios oficiales para desacreditar las protestas.

Además, se declararon a favor de la transparencia de la información y del derecho de los cubanos a manifestarse de manera pacífica, y expresaron su inconformidad con las convocatorias del Gobierno para realizar actos multitudinarios como respuesta al 11J.

«Consideramos que no ha sido el mejor ejemplo a dar para la población, teniendo en cuenta la situación epidemiológica cubana y el alza del número de contagiados y muertos de la última semana a causa del virus SARS CoV-2 en la Isla. El acto de reivindicación al cual se convocó contradice las indicaciones más elementales del Ministerio de Salud Pública de Cuba y las instancias sanitarias internacionales», declararon los firmantes de la carta.

La Facultad de Biología se sumó al llamado para un entendimiento pacífico, al respeto de las libertades individuales y a la no violencia como vía para resolver los problemas.

«Todos somos cubanos, hermanos de la misma tierra, que nuestro llamado sea a la unidad como principio para construir una Cuba con todos y para todos», indicaron en un mensaje en el cual también criticaron la celebración de actos multitudinarios en medio de la delicada situación epidemiológica de Cuba. «Nos enfrentamos a una nueva variante del virus, cuatro veces más contagiosa (...); protegernos entre todos es la voz de mando», expusieron.

Las reacciones en Cuba incluyen a la red YoSíTeCreo en Cuba, primera plataforma de apoyo y acompañamiento a las víctimas de violencia machista, desde la cual también denuncian la situación de los detenidos, en especial de mujeres y menores de edad.

«Pedimos su liberación y reporte por parte de las autoridades a las familias que aún siguen buscando de estación en estación sin recibir la debida información», reclaman en su página oficial de Facebook.

En este escenario, hicieron un llamado a organizaciones internacionales presentes en Cuba como la Unicef y la Unesco, para que desempeñen sus funciones en materia de derechos humanos. 

A nivel internacional, la red de activistas anticapitalistas Marx21, con un mensaje firmado por más de cien intelectuales de la izquierda internacional, pidió la liberación de Frank García, historiador y marxista cubano del Centro de Investigaciones Juan Marinello; de Leonardo Romero, estudiante de Física de la Universidad de La Habana (quien fue liberado recientemente y ha denunciado violencia física por parte de los guardias hacia los detenidos en prisiones de La Habana) «y sus compañeros».

»Pedimos la liberación incondicional de Frank y de todos sus compañeros, y el respeto de los derechos democráticos del pueblo cubano», destaca el documento.

El texto está respaldado por el politólogo estadounidense Noam Chomsky, la abogada brasileña Luciana Genro, el jurista hispanoargentino Gerardo Pisarello, el historiador belga Eric Toussaint, el australiano Robert Austin Henry y el activista indio Sukla Sen, entre otras firmas de referencia.


TAMBIÉN TE SUGERIMOS:

¿PUEDES DEMANDAR A ETECSA POR LOS CORTES DE INTERNET?

PRIMERAS MEDIDAS DEL GOBIERNO CUBANO TRAS LAS MANIFESTACIONES DEL 11J

DESINFORMACIONES EN EL CONTEXTO DE LAS PROTESTAS EN CUBA

elTOQUE
Contamos las historias de jóvenes como tú que se sienten protagonistas de esta Cuba que cambia; aquellos que transforman los barrios, que emprenden, dialogan y construyen iniciativas ciudadanas para su gente. Te mostramos cómo otros jóvenes superaron las barreras y hoy impulsan un proyecto propio.
sumavoces

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Obispo David

¿Y donde están las iglesias, concilios y líderes protestantes en este asunto?
Obispo David

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE

Iniciativas ponen la atención en centenares de detenidos y sus familiares

Madres de detenidos aguardan para ingresar a la unidad policial de 100 y Aldabó. La Habana, 19 de julio de 2021. Foto: tomada de DESAPARECIDOS #SOSCuba / Facebook.

Iniciativas ponen la atención en centenares de detenidos y sus familiares

La Conferencia Cubana de Religiosas/os (Concur), una organización que agrupa a todos los religiosos/as católicos que sirven en Cuba, según su página en Facebook, anunció este domingo 18 de julio un nuevo servicio de acompañamiento a los detenidos y sus familiares a raíz de las manifestaciones del 11J.

En el mensaje de lanzamiento explican que el servicio se enfoca en el asesoramiento para la presentación del recurso de habeas corpus, la ayuda a la localización de las personas detenidas, así como el acompañamiento espiritual y psicológico a sus familiares.

Joeluis Cerutti Torres, profesor de Física de la Universidad de La Habana y uno de los impulsores del servicio, explica que, aunque la motivación principal fue la de estar junto a quienes sufren, como parte de la vocación cristiana, ese acompañamiento también necesita a veces ayudas más «concretas».

«Una madre que aún no sepa dónde está su hijo no va a sentarse a conversar sin antes hacer lo posible por localizarlo. En ese sentido, nos pareció útil también ayudar a quien desee presentar el recurso de habeas corpus e intentar localizar a los detenidos; sea a través de una llamada a los lugares, acompañando a la familia a las oficinas de atención en las cuales se supone deben dar información», dice.

Asegura Cerutti Torres que el recurso de habeas corpus no es muy complejo y cualquiera lo puede presentar; sin embargo, el servicio puede ser de utilidad para que quienes no conozcan los detalles de estos procesos «no encuentren un modelo “frío”, sino una persona que le explique para qué sirve y tal vez le acompañe a presentarlo si lo pide por las razones que sean».

Aunque la iniciativa cuenta apenas con unas horas de creada, Cerutti comenta que quien se encarga del teléfono dijo que le sorprendía la rapidez con que los interesados se habían comunicado. 

Según el sacerdote católico de la Compañía de Jesús, Eduardo Llorens, desde el 12 de julio han presentado alrededor de veinte recursos de habeas corpus a los que las autoridades dieron respuesta en el tiempo establecido, pero siempre con las mismas palabras: los declaran sin lugar. No obstante, en cada caso también han obtenido información valiosa sobre el estado y el lugar de los detenidos.

Cuando han acompañado a las familias a los centros de detención cuenta que el resultado ha sido igual: desde evasivas o casi ninguna información, hasta datos más bien generales. Sin embargo, considera que «lo más importante es visibilizar los casos y demostrar que hay personas interesadas por el paradero de los detenidos».

Aclara también que la mayoría de las situaciones que han podido atender son de La Habana. Cuando llegan peticiones desde otras provincias acompañan tanto como les es posible o tratan de contactar a alguien que pueda colaborar desde el propio territorio. «Es bueno aclarar que no vamos a poder acompañar a todos, es imposible, pero a los que podemos acompañar intentamos hacerlo con calidad».

Se desconoce la cifra exacta de personas detenidas como resultado de las protestas que comenzaron el pasado 11 de julio, pero existen diferentes grupos y organizaciones de la sociedad civil que trabajan para dar a conocer toda la información posible sobre quienes permaneces detenidos, muchas veces sin que su familia conozca ni su ubicación ni su estatus legal.

El más reciente de esos esfuerzos es una lista en proceso de elaboración por un grupo de voluntarias junto a Cubalex, una ONG que se dedica a la defensa de los derechos humanos en Cuba, y que hasta la fecha ha publicado 505 nombres de personas detenidas como resultado de las protestas; varias de estas personas han sido liberadas y otras aún permanecen en paradero desconocido.

El documento incluye —en los casos en que se conoce— la provincia en la cual ocurrió la detención, el lugar y la hora en la que se les vio por última vez, su edad, el estado de su proceso y en qué punto se encuentra la verificación sobre su caso.

Salomé García Bacallao, quien forma parte del equipo, asegura que se han apoyado en las publicaciones de páginas de Facebook como Liberación Cuba para obtener información. Incluso, crearon el grupo DESAPARECIDOS #SOSCuba que fue, de hecho, desde el cual comenzaron la lista. «A medida que crecía nos dimos cuenta de que la represión era demasiada, necesitábamos otro método. Y empezamos el Excel», explica.

María Matienzo, otra de las colaboradoras, ratifica que no existen listados oficiales públicos y por ello verifican la información a través de familiares, personas cercanas y amistades de los detenidos quienes las han contactado de manera directa.

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos, Cuba Decide y Prisoners Defenders son otras organizaciones que han dado a conocer sus propios registros de personas detenidas y desaparecidas. En el caso de la organización Prisoners Defenders, no solo publicó una lista con 187 nombres, sino que presentó una denuncia el 14 de julio ante el Comité contra la Desaparición Forzada de las Naciones Unidas que a su vez inició una acción urgente y exigió información al Gobierno cubano sobre el paradero de estas personas.

LAS UNIVERSIDADES EN LA HABANA Y OTROS SECTORES REACCIONAN A LAS DETENCIONES

El viernes 16 de julio un grupo de estudiantes, profesores y egresados de la Universidad de La Habana entregó una carta en la sede oficial del Ministerio de Educación Superior (MES). La misiva, que continúa abierta a nuevas firmas, está dirigida al ministro José Ramón Saborido y exige la liberación inmediata de los estudiantes detenidos por las protestas.

«Consideramos que, en virtud del tiempo transcurrido (más de 96 horas), su situación se encuentra en estado de irregularidad», subraya.

Los firmantes solicitaron la intervención inmediata del Ministerio en ese asunto, por tratarse de una violación de los derechos de los educandos. Exigieron, además, que se garantice la transparencia de los procesos judiciales correspondientes.

El documento demandaba el pronunciamiento inmediato del MES respecto a estos hechos, así como la publicación sistemática de la situación de cada uno de los estudiantes hasta que obtengan su libertad definitiva.

Con el fin de preveer posteriores represalias administrativas, el texto pide a los decanatos de la institución que no se tramite sanción alguna contra los estudiantes liberados.

Como respuesta, el Ministerio de Educación Superior publicó una breve nota que solo responde, en parte, a uno de los reclamos presentados en la carta.

En su nota oficial, el MES adujo que la participación de los estudiantes universitarios había sido mínima y apenas en algunas localidades. «Nos mantenemos al tanto del proceso de investigación y confiamos, como todo el pueblo, en el proceder de las autoridades competentes».

Luego de conocer la respuesta, la comunidad universitaria reiteró el reclamo de libertad inmediata para todos los estudiantes, asunto que el Ministerio ignoró en su mensaje.

Estudiantes de la Facultad de Arte de los Medios de la Comunicación Audiovisual (Famca), de la Universidad de las Artes (ISA), también se pronunciaron contra la incitación a la violencia y criticaron la campaña mediática de los medios oficiales para desacreditar las protestas.

Además, se declararon a favor de la transparencia de la información y del derecho de los cubanos a manifestarse de manera pacífica, y expresaron su inconformidad con las convocatorias del Gobierno para realizar actos multitudinarios como respuesta al 11J.

«Consideramos que no ha sido el mejor ejemplo a dar para la población, teniendo en cuenta la situación epidemiológica cubana y el alza del número de contagiados y muertos de la última semana a causa del virus SARS CoV-2 en la Isla. El acto de reivindicación al cual se convocó contradice las indicaciones más elementales del Ministerio de Salud Pública de Cuba y las instancias sanitarias internacionales», declararon los firmantes de la carta.

La Facultad de Biología se sumó al llamado para un entendimiento pacífico, al respeto de las libertades individuales y a la no violencia como vía para resolver los problemas.

«Todos somos cubanos, hermanos de la misma tierra, que nuestro llamado sea a la unidad como principio para construir una Cuba con todos y para todos», indicaron en un mensaje en el cual también criticaron la celebración de actos multitudinarios en medio de la delicada situación epidemiológica de Cuba. «Nos enfrentamos a una nueva variante del virus, cuatro veces más contagiosa (...); protegernos entre todos es la voz de mando», expusieron.

Las reacciones en Cuba incluyen a la red YoSíTeCreo en Cuba, primera plataforma de apoyo y acompañamiento a las víctimas de violencia machista, desde la cual también denuncian la situación de los detenidos, en especial de mujeres y menores de edad.

«Pedimos su liberación y reporte por parte de las autoridades a las familias que aún siguen buscando de estación en estación sin recibir la debida información», reclaman en su página oficial de Facebook.

En este escenario, hicieron un llamado a organizaciones internacionales presentes en Cuba como la Unicef y la Unesco, para que desempeñen sus funciones en materia de derechos humanos. 

A nivel internacional, la red de activistas anticapitalistas Marx21, con un mensaje firmado por más de cien intelectuales de la izquierda internacional, pidió la liberación de Frank García, historiador y marxista cubano del Centro de Investigaciones Juan Marinello; de Leonardo Romero, estudiante de Física de la Universidad de La Habana (quien fue liberado recientemente y ha denunciado violencia física por parte de los guardias hacia los detenidos en prisiones de La Habana) «y sus compañeros».

»Pedimos la liberación incondicional de Frank y de todos sus compañeros, y el respeto de los derechos democráticos del pueblo cubano», destaca el documento.

El texto está respaldado por el politólogo estadounidense Noam Chomsky, la abogada brasileña Luciana Genro, el jurista hispanoargentino Gerardo Pisarello, el historiador belga Eric Toussaint, el australiano Robert Austin Henry y el activista indio Sukla Sen, entre otras firmas de referencia.


TAMBIÉN TE SUGERIMOS:

¿PUEDES DEMANDAR A ETECSA POR LOS CORTES DE INTERNET?

PRIMERAS MEDIDAS DEL GOBIERNO CUBANO TRAS LAS MANIFESTACIONES DEL 11J

DESINFORMACIONES EN EL CONTEXTO DE LAS PROTESTAS EN CUBA

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR88 CUP
1 USD67 CUP
1 MLC77.9 CUP
+0.4
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Obispo David

¿Y donde están las iglesias, concilios y líderes protestantes en este asunto?
Obispo David
boletin_elTOQUE